Pelagia de Antioquía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santa Pelagia de Antioquía
Saint pelagia.jpg
Santa Pelagia entre sus cortesanos, mientras san Nono reza por ella. (manuscrito del siglo XIV).
Nombre Pelagia
Nacimiento Fecha desconocida, c. siglo IV.
Antioquía, actual Turquía
Fallecimiento 468
Jerusalén
Venerada en Iglesia ortodoxa, Iglesia católica.
Festividad 8 de octubre, junto a santa Thais.

La venerable[1] Pelagia de Antioquía (fallecida c. 468) es una santa cristiana que después de una vida libertina se dedicó a la oración y el ascetismo. Es venerada especialmente en la Iglesia Ortodoxa y las Iglesias orientales católicas.

Biografía[editar]

Según la tradición,[2] Pelagia fue una prominente actriz de la ciudad de Antioquía, de religión pagana, quien por su forma de vida, había conducido a la perdición a muchas personas.[3]

Un día, por curiosidad, entró en una reunión de cristianos y, al oír al obispo predicar sobre el infinito tesoro de la misericordia de Dios, se conmovió. Aunque quiso rezar no pudo, porque ya no recordaba cómo se hacía. Sin embargo, tomó el firme propósito de dejar su anterior vida. Fue finalmente convertida a Cristo y bautizada por un obispo llamado Nono, al que le había escrito:

«Al santo discípulo de Jesús: He oído decir que tu Dios bajó del cielo a la tierra para salvación de los hombres. Él no desdeñó hablar con la mujer pecadora. Si eres su discípulo, escúchame. No me niegues el bien y el consuelo de oír tu palabra para poder hallar gracia, por tu medio, con Jesucristo, nuestro Salvador.»

Repartió entre los pobres sus joyas y bienes, liberó a sus esclavos y vistiendo una humilde túnica, dejó Antioquía. Decidió ir a vivir al Monte de los Olivos en Jerusalén, donde vivió como una asceta.[4]

Por prudencia ocultó su condición de mujer, tomando el nombre masculino de "Pelagio". Durante el concilio de Antioquía recibió la visita de un diácono, a quien recibió sin revelarle su verdadera identidad. Cuando volvió el diácono encontraron muerto al ermitaño. Al disponerse a ungirlo con mirra, descubrieron que era una mujer. Esta historia se repite también en la tradición de María de Egipto.[5]

Fue enterrada el 8 de octubre del año 468. Su tumba, en el Monte Olivos, es, hasta el día de hoy, un lugar de peregrinaje.

Significado y leyenda[editar]

Hermann Usener ha tratado de demostrar,[6] por una serie de sutiles deducciones, que esta santa, junto a santa Marina y santa Margarita no es más que una farsa cristiana de la diosa griega del amor, Afrodita. Sin embargo, para la mayoría de los investigadores no hay duda de la existencia de la primera Pelagia de Antioquía, la Pelagia nombrada por Ambrosio de Milán y Juan Crisóstomo. Las leyendas que han quedado unidas a su nombre son el resultado de un desarrollo común en la historia literaria.

Himnos[editar]

El la liturgia oriental se han compuesto varios himnos en su honor:

En Ti, Madre Pelagia, con exactitud fue preservada la imagen,
porque llevaste la Cruz, seguiste a Cristo,
obraste y enseñaste a ignorar el cuerpo siendo perecedero
y a preocuparnos por las cosas del alma que es inmortal.
Por eso se regocija tu alma, piadosa, junto a los ángeles.
Con ayunos consumiste tu cuerpo;
con oración vigilante recibiste perdón total de tus hechos pasados, oh madre.
Nos has revelado el camino del arrepentimiento, madre Pelagia.

Referencias[editar]

  1. En la Iglesia Ortodoxa, a los monjes y ascetas santos se les denomina "Venerable" (en griego: Όσιος, Hosios). El término no está relacionado con el término católico romano que describe un candidato a la santidad. Para los ortodoxos, los venerables se consideran plenamente canonizados.
  2. Actas de los santos, octubre, iv. 248 seq.
  3. Burrus, Virginia (2004). «Seduction of the Eye: Pelagia of Antioch». Eadem, The Sex Lives of Saints: An Erotics of Ancient Hagiography. Philadelphia: University of Pennsylvania Press. pp 137-147. 
  4. Cox Miller, Patricia (2005). «Is There a Harlot in This Text? Hagiography and the Grotesque». The Cultural Turn in Late Ancient Studies: Gender, Asceticism, and Historiography. Durham, NC: Duke University Press. pp. 419-435. 
  5. San Juan Crisóstomo, (Horn. in Matth. lxvii. 3).
  6. Usener, Hermann (1879). Legenden der heiligen Pelagia. Bonn. 

Enlaces externos[editar]