Parque nacional Desierto de los Leones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Desierto de los Leones
Categoría UICN II (Parque nacional)
Desierto de los leones.jpg
Bosques de coníferas cercanos al convento carmelita
Situación
País Flag of Mexico.svg México
División Distrito Federal
Coordenadas 19°15′12″N 99°19′51″O / 19.25333333, -99.33083333Coordenadas: 19°15′12″N 99°19′51″O / 19.25333333, -99.33083333
Datos generales
Administración Secretaría de Medio Ambiente
Grado de protección Parque Nacional
Fecha de creación 17 de noviembre de 1917
Legislación Decreto 17-11-1917[1]
Superficie 1.866 ha
[editar datos en Wikidata ]

El Parque Nacional Desierto de los Leones es uno de los parques nacionales con los que cuenta la Ciudad de México en la serranía que está ubicada en la parte Sur de sus límites y que fue dotado de una extensión de 1,866 hectáreas;[2] comprendiendo en su territorio se protege una amplia variedad de pinos y especies animales.

Este fue uno de los primeros parques nacionales que tuvo México a comienzos del siglo XX, y ha estado muy ligado al desarrollo de la capital del país debido a que desde tiempos del virreinato, las aguas de sus manantiales eran llevadas por medio de un acueducto a la ciudad. Un monasterio de la orden de los carmelitas descalzos se estableció en sus bosques debido a la paz y tranquilidad natural que imperaba en este lugar. Sirve como recreo y esparcimiento a la población vecina y de la capital.

Historia[editar]

Probablemente su nombre se deba a que éstas tierras en el periodo colonial estuvieron en disputa, la cual se sostuvo con uno de los caciques locales una familia de apellido León cuyo objetivo fue por la posesión de éstas (quizá por la abundancia de agua que ha existido en el lugar). Aunque bien es sabido entre locales y gente de la ciudad que había quienes creían en la presencia de los felinos en la zona , ó por la fauna que se ocultaba en sus cuevas. Si bien este hermoso bosque servía de paso entre la Ciudad de México y la cercana ciudad de Toluca, la orden de los carmelitas descalzos habrían de elegir tierras de este sitio para entonces poder levantar uno de sus conventos de su Orden, que sirviera de retiro y meditación cristiana, y por la tranquilidad, lejanía del bullicio humano y paz observada se le llamó a toda le extensíon del bosque "Desierto", como a todas las fundaciones que establecían fuera de las ciudades (como ejemplos esta el Santo Desierto del Carmen, que también es parque nacional, en el Estado de México) en las que podían llevar a cabo la meditación y cumplimiento de sus votos.[3]

La orden religiosa tendría que abandonar su recinto conventual recién empezada la guerra de Independencia, cediendo al entonces gobierno de la capital virreinal aparte de ésta construcción, las demás posesiones cercanas para que fueran instalados cuarteles militares, cuyo uso se dio hasta entrado el Siglo XIX, a pesar de que algunas veces el lugar quedó en el abandono a merced de servir como guarida de bandidos y ladrones, e incluso se instaló una fabrica secreta dedicada a la fabricación de moneda falsa.[4]

Los gobiernos posteriores a la reforma fueron conscientes en cuanto los recursos acuíferos y forestales con que cuenta la zona y que ya habían sido utilizados para satisfacer la demanda de la capital (En Santa Fé, uno de los poblados cercanos, se levantó un acueducto que llevaba la llamada "agua delagada" (baja en sales) a la Ciudad de México), por tal motivo se declaró los montes como zona de reserva forestal e interés público en el año de 1876. Tiempo después, iniciada la revolución, el presidente Venustiano Carranza promulgó el decreto que le otorgó la categoría de Parque Nacional el 15 de noviembre de 1917.[5]

Ya en pleno Siglo XX, ante el crecimiento de la Ciudad de México hacia el Poniente del Valle de México y la necesidad de contar con espacios naturales que propicien el esparcimiento, recreación y la conciencia de la importancia que éstos representan, tanto gobierno local como federal han buscado la conservación y expansion de éste importante éspacio. El 19 de diciembre de 1983, el Presidente Miguel de la Madrid Hurtado decretó la expropiación de 1,529 ha a favor del Departamento del Distrito Federal, para destinarlas a la preservación, explotación y embellecimiento del Desierto de los Leones. Posteriormente y debidio al deterioro que sufrieron zonas aledañas a causa de algunos incendios en el año de 1998, se crea una zona de restauración ecológica que abarcaba una supreficie aproximada de 400 hectáreas de éstas y algunas partes del parque nacional.

Por último, el 16 de abril de 1999, la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca firmó con el Gobierno del Distrito Federal el acuerdo de coordinación mediante el cual el Gobierno Federal transfirió la administración del Parque Nacional “Desierto de los Leones” al gobierno local, lo cual se concretó mediante el acta de entrega recepción del 24 de noviembre del año 2000.

Decreto[editar]

El Decreto por el cual se creó el área denominada como Parque Nacional Desierto de los Leones fue publicado en el Diario Oficial de la Federación del 17 de noviembre de 1917, designando por tal motivo una superficie de 1,866 hectáreas.[6]

Aspectos físicos[editar]

El Parque Nacional Desierto de los Leones fue uno de los primeros bosques en declararse área natural protegida en la capital y en la República Mexicana.

Ubicación[editar]

Comprende parte de las delegaciones Cuajimalpa y Álvaro Obregón en el Distrito Federal. La mejor forma de llegar al parque es en auto, ante lo cual se presentan dos opciones.

La primera es tomando el Antiguo Camino al Desierto de los Leones al cual se accesa por la lateral del Anillo Periférico rumbo al Sur a la altura de la colonia Altavista, y de San Ángel; esta vía se toma hasta llegar al parque nacional. La otra opción se ubica a la altura de la caseta de cobro de la Autopista México - Toluca pasando Santa Fe y Cuajimalpa. Después de San Ángel y Altavista hay una colonia llamada Tetelpan, la cual conserva al igual que Santa Rosa y Desierto lo rústico de los pueblitos y celebra dos fiestas anuales

Orografía[editar]

La superficie que comprende este se encuentra ubicada dentro de dos cadenas montañosas que cierran la parte Sureste del Valle de México y que forman parte del Eje Neovolcánico, y así mismo presentan en general en el lugar unas alturas que van de los 2,600 a 3,700 msnm, estas dos cadenas son:

Por tal motivo, el terreno ubicado dentro de esta área presenta una forma muy abrupta y accidentada en la parte Sur, razón por la cual aparecen pendientes muy inclinadas que dan origen a barrancas y elevadas cumbres y cerros que forman el límite natural tanto del Valle de México como del de Valle de Toluca. La elevación máxima que presenta el lugar es el cerro San Miguel, con una altura de 3,790 msnm.[7]

Los terrenos son de origen volcánico y ricos en materia orgánica, conforme aumenta la elevación tienden a tornares pedregosos y junto con el clima frío se impide el crecimiento de árboles y otras especies de mayor altura.

Hidrografía[editar]

Existen varios arroyos y cañadas originados en este lugar que alimentaban a los ríos de la Cuenca del Valle de México, los cuales llevaban las aguas hasta lo que eran los lagos de la cuenca del valle. Actualmente con la expansión de la mancha urbana y las necesidades de agua para consumo de la población, algunos de los ríos y manantiales son ocupados para actividades y consumo humanos ya que es una importante zona de captación de agua para la Ciudad de México, o como espacios para la práctica de la psicultura. Aunque es aquí donde se forman numerosos arroyos y pequeñas presas que todavía alimentan principalmente a dos ríos del Valle de México: El Río Mixcoac y el Río Hondo.

El Río Mixcoac tiene su origen con los riachuelos y cañadas que alimentan al Río del Santo Desierto; mientras que el Río Hondo es alimentado por las aguas de otros arroyos que forman al denominado Arroyo Agua de Leones, que une sus aguas con el Río Borracho y el Río Ajolotes.

El segundo recurso acuífero del parque lo conforman la enorme cantidad de manantiales que forman a los anteriores, y dentro del parque se localizan 3 concentraciones de éstos, conocidas como Taza Vieja, Presa de Los Leones y Chorro de Agua.

Clima[editar]

Se sabe que el parque cuenta con dos tipos de climas identificados:

  • Semifrío Subhúmedo con lluvias en verano. Localizado en la zona Norte y Centro del parque.
  • Semifrío húmedo. Ubicado en la porción Sur.

Flora y Fauna[editar]

Antiguo convento carmelita.

Flora[editar]

Croquis general del Parque Nacional del Desierto de los Leones.

Los bosques que se preservan en la zona corresponden a los propios que se observan a lo largo de la cadena del Eje Neovolcánico, caracterizado por ser uno de los reductos de la especie de Abies religiosa que hay en el país y de bosques de Pinus hartwegii que se presentan junto con la vegetación del lugar como una de las zonas bien conservadas en esta parte del Valle de México, ubicándose como uno de los corredores ecológicos entre las Cañadas de Contreras y el Parque Nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla, mejor conocido como La Marquesa.

Las principales especies que se encientran en el parque son:

Abies religiosa, de la cual se mencionó anteriormente que es aquí donde se presenta uno de los últimos reductos en México de ésta especie. En general crece en la cima de los cerros medianos en alturas superiores a los 3,000 msnm, a diferencia de otras zonas en donde se encuentra a menroa altura, principalmente en la zona de cañadas y en las faldas de los cerros.

La zona que supera los 3,600 msnm se encuentra poblada por la especie de Pinus hartwegii y la zona de pastizales, siendo vegetación característica de tal altura.

Las especies de Quercus que se encuentran en el parque son: Quercus laurina, Quercus castanea y Quercus laeta, destacando la primera como la especie predominante.

Algunas especies han sido introducidas al parque como medida de reforestación llevada a cabo durante el siglo XX. En algunas zonas la especie que caracteriza su introducción de forma natural es el Pinus patula, la cual se puede encontrar en pequeñas poblaciones. Debido al incendio ocurrido en el año de 1998, en zonas afectadas por el siniestro se introdujeron las especies de Cupressus lusitanica, Pinus montezumae y Pinus ayacahuite, principalmente en algunas zonas que antes estaban pobladas por Abies religiosa.

Micología[editar]

Existen alrededor de 100 especies de hongos, de los cuales algunos son comestibles, unos cuantos venenosos y todos de gran importancia para el bosque. Entre los hongos comestibles podemos citar las especies Amanita caesarea, Boletus edulis y Lactarius deliciosus. Entre las especies tóxicas encontramos Amanita gematta, Amanita muscaria y Amanita pantherina.

Fauna[editar]

Existen 7 especies de anfibios, 9 de reptiles, casi 30 de mamíferos y casi un ciento de aves.

Se ha reportado que en la zona que comprende al parque y en general la parte Sur del Valle de México de la cual forma parte, se encuentran al menos 30 especies de vertebrados que han sido catalogados como endémicos (esto es, que son propios de la zona), y de los cuales la mitad está clasificado como amenza de riesgo o sujetos a protección especial (De acuerdo a la NOM-059-SEMARNAT-2001).[7]

Cabe mencionar que la totalidad de especies de anfibios y reptiles son endémicas (solo existen en el valle de México) y se encuentran en alguna categoría de riesgo, al igual que algunas aves (como el clarín jilguero,) Sciurus aureogaster, Odocoiles virginianus, Bassariscus astutus, tlacuache, conejo, tuza, mapache, coyote, zorra gris, Cyanocitta stellari, Tardus migratirtus, venado cola blanca, azulejo, chipe rey cejidorado, gavilán ranero, halcón cola roja, aura común, gallinita de monte, mosquerito, cernícalo chitero, halcón peregrino, pájaro carpintero, zorzal pinto, zorzal gorjiblanco, coyote, zorrillo blanco, murciélago, lince zorrillo listado, ratón de los volcanes, ratón dorado, ardilla, musaraña cola larga, zorrillo manchado, conejo astellano, salamandra y víbora de cascabel.

Actividades recreativas[editar]

Vista de las bancas del parque.

Dentro del parque se realizan actividades de educación ambiental y es destacable su función como centro recreativo y de esparcimiento para los habitantes del D.F.

Algunas de las actividades recreativas que se pueden hacer dentro del parque son: Andar en bicicleta, incluso puedes alquilar bicicletas por si no tienes; hacer un picnic o una parrillada y pasar una buen rato con tu familia y amigos; o si no disfrutar de las famosas quesadillas que se comen en los diversos puestos de comida que hay en el parque, caminar por el bosque y ver la flora y fauna que tiene el Parque.

Todas estas actividades son un perfecto escape de la cotidianidad de la Ciudad de México pero sin salir de ella; en el parque podemos tomarnos un tiempo para reflexionar, y pasar un tiempo en familia y con amistades disfrutando de un paisaje lleno de vida y paz.

También el parque es utilizado en ocasiones especiales para bodas, ya que con la magnífica infraestructura del monasterio y el perfecto paisaje del bosque hacen un lugar increíble para hacer este tipo de eventos.

Estos paraísos naturales son los lugares idóneos para el esparcimiento familiar y una alternativa para disfrutar de un día de campo volando papalotes de fabricación artesanal o paseando en bicicleta o caballo.


También sin olvidar el tradicional y famoso pulque, es una verdadera atracción para la mayoría de las personas que visitan este parque. Los cuales ya los puedes encontrar en una gran variedad.

En este parque, como ya es una gran atracción turística tanto como para los lugareños, como para extranjeros, disfrutan de un día fuera de la cotidianidad, el estrés, tráfico, escuela, trabajo, etc. Incluso han llegado casos en los que las personas que disfrutan este parque junto con su flora y su fauna, han llegado a realizar desde un cumpleaños hasta bodas. Esto nos hace pensar que en realidad este parque es una buena opción para pasar un grato momento, con la familia y amigos.

En la actualidad en este hermoso paraje de montaña, los restos de las antiguas construcciones se funden con el bosque que los rodea en medio de la serenidad de sus jardines, patios, fuentes y espacios, que permiten adentrarnos en las atmosfera de tiempos pasados y descubrir con nuevos ojos la riqueza del entorno natural que rodea a la Ciudad de México.

Asimismo el Desierto de los Leones alberga un museo de sitio, salones para exposiciones y es sede de diversos eventos culturales como conciertos de música sacra y ferias de horticultura. Además los parajes que la rodean son un sitio ideal para variadas actividades recreativas que van desde bicicleta de montaña, hasta caminatas y días de campo en familia.

Notas[editar]

  1. * Fernando Vargas Márquez. (2000). Áreas naturales protegidas de México con decretos federales (1899 – 2000). México: SEMARNAP, PNUD, RDS. p. 301. 968-817-376-2. 
  2. * Fernando Vargas Márquez. (2000). Áreas naturales protegidas de México con decretos federales (1899 – 2000). México: SEMARNAP, PNUD, RDS. p. 301. 968-817-376-2. 
  3. "EL DESIERTO DE LOS LEONES. LA HISTORIA DEL EX CONVENTO". Reportaje publicado en la web de terra.com. Consultado el 4 de octubre de 2008.
  4. "Desierto de los Leones: un retiro en la ciudad". Reportaje publicado en la web de ciudadnorte.info, publicado el 1 de febrero de 2008. Consultado el 4 de octubre de 2008.
  5. "Decreto del Parque nacional Desierto de los Leones" de 1917. Consultado el 30 de enero del 2010. En formato PDF.
  6. * Fernando Vargas Márquez. (2000). Áreas naturales protegidas de México con decretos federales (1899 – 2000). México: SEMARNAP, PNUD, RDS. p. 301. 968-817-376-2. 
  7. a b "Programa de conservación y manejo Parque Nacional Desierto de los Leones". Consultado el 4 de octubre de 2008. En formato .PDF.

Infraestructura de conservación en el Desierto de los Leones.

Las principales tareas se centran en la rehabilitación y construcción de casetas de vigilancia e infraestructura de caminos, indispensables para realizar acciones de conservación de los recursos naturales como el suelo y el agua.

Se construyó asimismo el Centro de Educación Ambiental El Pantano, se realizaron brigadas de reforestación con 322 mil 640 plántulas en 538.57 hectáreas y se dio mantenimiento a la regeneración natural en 86 mil 677 plantas, en una superficie aproximada de 142.19 hectáreas.

Más información http://sdpnoticias.com/nota/275990/Inauguran_infraestructura_de_conservacion_en_el_Desierto_de_los_Leones?iframe=true&width=80%&height=80%

Enlaces externos[editar]