Myrmecia pilosula

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Myrmecia pilosula
Myrmecia.pilosula.jpg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hymenoptera
Familia: Formicidae
Subfamilia: Myrmeciinae
Género: Myrmecia
Especie: M. pilosula
F. Smith, 1858

Myrmecia pilosula, es una especie de hormiga nativa de Australia, perteneciente al género Myrmecia. Se han registrado colonias de estas hormigas en todo el país, pero se encuentran más a menudo en Tasmania, zonas rurales de Victoria, Nueva Gales del Sur, Territorio de la Capital Australiana y el área sudeste de Australia Meridional.

Estas hormigas son negras o rojas y negras, y pueden tener las patas, antenas y mandíbulas amarillas o naranja. Miden unos 10-12 mm de longitud. Su característico movimiento saltarín (puede dar saltos de hasta 10 cm de longitud) cuando se encuentra en un estado inquieto hace que se las conozca como hormigas saltadoras. Sus colonias pueden encontrarse escondidas discretamente bajo una roca, o pueden estar formadas por un montículo con múltiples entradas con un diámetro de hasta un metro generalmente formado de grava fina.[1]

Como con muchas especies de hormigas buldog, las hormigas saltadoras son generalmente recolectoras solitarias, aunque viven en colonias como la mayor parte de hormigas, y sólo las obreras recolectan. Son muy territoriales y las luchas con hormigas saltadoras de otras colonias son comunes, e incluso entre miembros de la misma colonia.

Myrmecia pilosula es una especie carnívora y carroñera. Pican a sus víctimas con un aguijón similar al de las avispas, abejas y hormigas de fuego. Su veneno es uno de los más potentes en el mundo de los insectos. También son cazadoras reconocidas; hasta las avispas se encuentran entre sus víctimas. Estas hormigas tienen una visión excelente, que les ayuda en la caza.

Los síntomas de las picaduras de estas hormigas son similares a las de las hormigas de fuego. La reacción es local; edema, eritema y fiebre, seguida por la formación de una ampolla. La frecuencia cardíaca aumenta y la tensión arterial cae rápidamente. El veneno provoca en insectos de gran tamaño una parálisis, además de consumir lentamente el sistema inmunológico y los órganos vitales. En individuos alérgicos al veneno (aproximadamente el 2-3% de los casos), una picadura provoca a veces un shock anafiláctico, y ha llegado a ser mortal en algunos casos.[2] El tratamiento es muy similar al de picaduras de abeja y avispa. También hay un programa de inmunoterapia alérgica («vacunas de alergia») desarrollado para picaduras de esta hormiga, que utilizan su propio veneno.[1]

El genoma de Myrmecia pilosula tiene un único par de cromosomas (los machos, en su condición de haploides, sólo tienen un cromosoma); esto representa el número de cromosomas más bajo conocido en el mundo animal, lo que las convierte en un interesante tema de estudio en la genética y la biología del desarrollo de los insectos sociales.[3] [4]

Referencias[editar]

  1. a b «Myrmecia pilosula (Smith)» (en inglés). Manaaki Whenua - Landcare ResearchInvasive Ant Threat: Information Sheet number 15. Consultado el 28 de abril de 2009.
  2. «ASCIA (Clinical Immunology & Allergy) paper on Jack Jumper Ant Allergy» (en inglés) (PDF). Australian National Botanic Gardens (2005). Consultado el 28 de abril de 2009.
  3. Crosland MWJ, Crozier RH (1986). «Myrmecia pilosula, an ant with only one pair of chromosomes» (en inglés). Science 231:  p. 1278. doi:10.1126/science.231.4743.1278. PMID 17839565. 
  4. Tsutsui ND, Suarez AV, Spagna JC, Johnston JS (2008). «The evolution of genome size in ants» (en inglés). BMC Evolutionary Biology 8 (64):  p. 64. doi:10.1186/1471-2148-8-64. http://www.biomedcentral.com/1471-2148/8/64. Consultado el 21 de abril de 2009. 

Enlaces externos[editar]