Inmunoterapia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La inmunoterapia, bioterapia, terapia biológica, terapia modificadora de la respuesta biológica o terapia MRB, en medicina, se refiere al conjunto de estrategias de tratamiento para estimular o reponer el sistema inmunitario frente al cáncer, infecciones u otras enfermedades así como para aminorar los efectos secundarios de tratamientos muy agresivos usados contra el cáncer. El objetivo puede ser profiláctico (preventivo) o terapéutico (curativo o de mantenimiento). Dentro de los tratamientos biológicos están los anticuerpos monoclonales, las vacunas y los denominados factores de crecimiento.[1]

Las moléculas activas implicadas en la inmunoterapia se denominan inmunomoduladores. La mayor parte son citoquinas y algunas de ellas, como por ejemplo el factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF, Granulocyte colony-stimulating factor) o el interferón, ya están siendo usados en clínicas. Otros tipos de citoquinas, como las interleuquinas 1,2,6,8 ó el factor de necrosis tumoral [TNF-α], se están utilizando en numerosos ensayos clínicos y otros estudios preliminares para un futuro uso en inmunoterapia.

Activación[editar]

Cáncer[editar]

La inmunoterapia del cáncer intenta estimular el sistema inmunitario para rechazar y destruir tumores. El primer caso de inmunoterapia en cáncer fue probablemente en 1890, cuando con la inyección de Streptococcus pyogenes en un tumor se inducía su regresión. Sin embargo, no se habló de inmunoterapia contra el cáncer hasta casi 100 años más tarde, cuando Rosenberg publicó un artículo en el que se informaba de una baja tasa de remisión del tumor en 1205 pacientes con cáncer que fueron sometidos a diferentes tipos de inmunoterapia.[2] El componente principal de la respuesta inmune es el TNF-α, entre otras citoquinas. Actualmente se están llevando a cabo numerosos estudios orientados al uso de la terapia génica para hacer que las células tumorales expresen distintos tipos de citoquinas. Hoy en día esta estrategia aún no es válida en clínica, pues no existe forma de transmitir los genes de interés directa y exclusivamente a las células tumorales.

Una técnica que ya es viable clínicamente es la inmunoterapia con BCG para la primera fase (no invasiva) del cáncer de vejiga utiliza la instilación de bacterias vivas atenuadas en la vejiga, y es eficaz en evitar la reaparición en hasta dos tercios de los casos. La inmunoterapia tópica utiliza una crema de mejora inmunitaria (imiquimod) que es un productor de interferón que hace que las propias células T asesinas de los pacientes destruyan las verrugas, las queratosas actínicas, el cáncer de célula basal, el cáncer de célula escamosa, el linfoma cutáneo y el melanoma maligno superficial. La inmunoterapia con inyección usa inyecciones de antígenos de paperas, candida o tricofitina para tratar las verrugas (tumores inducidos por el HPV).

Inmunoterapia basada en células dendríticas[editar]

Ésta utiliza las células dendríticas para activar una respuesta citotóxica hacia un antígeno. Las células dendríticas, una célula presentadora de antígeno, son creadas por el paciente. Estas células son entonces impulsadas con un antígeno o transfeccionadas con un vector viral. Las células dendríticas activadas son entonces puestas de nuevo en el paciente; estas células entonces presentan los antígenos a los linfocitos efectores (células T CD4+, células T CD8+, en células dendríticas especializadas y también en células B). Esto inicia una respuesta citotóxica que ocurre contra estos antígenos y cualquier cosa que pueda presentar estos antígenos. Un uso de esta terapia es en la inmunoterapia del cáncer. Los antígenos tumorales son presentados a las células dendríticas que causan que el sistema inmunitario tenga como objetivo estos antígenos, que a menudo están expresados en células cancerosas.

Inmunoterapia adoptiva basada en células T[editar]

Esta terapia usa las respuestas citotóxicas basadas en células T para atacar al cáncer. En resumen, las células T que tienen una reactividad natural o manipulada genéticamente al cáncer de los pacientes son expandidas in vitro usando una variedad de maneras y entonces transferidas adoptivamente en un paciente con cáncer. Las células T con una reactividad que ocurre de manera natural hacia el cáncer de los pacientes pueden encontrarse infiltradas en los propios tumores del paciente. El tumor es creado, y estos linfocitos infiltrantes de tumor (TIL) son expandidos in vitro usando altas concentraciones de interleucina-2 (IL-2), anti-CD3 y alimentadores alorreactivos. Estas células T son entonces transferidas de nuevo al paciente junto con administración exógena de IL-2. Hasta este momento, ha sido observada una tasa de respuesta objetiva del 51%; en algunos pacientes, los tumores se encogen a tamaños no detectables. En el caso de las células T manipuladas, los receptores de células T (TCR) que han sido identificados por tener reactividad contra los antígenos asociados a los tumores son clonados en un virus incompetente para la replicación que es capaz de la integración genómica. Los linfocitos propios de un pacientes son expuestos a estos virus y entonces expandidos no específicamente o estimulados usando los TCR manipulados. Las células son entonces transferidas de nuevo en el paciente. Esta terapia ha sido demostrada con éxito en respuestas clínicas objectivas en pacientes con cáncer refractario en fase IV. La rama de cirugía del National Cancer Institute (Bethesda, Maryland) está investigando activamente esta forma de tratamiento del cáncer para pacientes que padecen melanomas agresivos.

Vacunación[editar]

La inmunoterapia antimicrobiana, que incluye la vacunación, implica activar el sistema inmunitario para responder a un agente infeccioso.

Supresión[editar]

La inmunosupresión produce una respuesta inmune anómala en enfermedades autoinmunes o reduce una respuesta inmune normal para evitar el rechazo de órganos o células trasplantadas.

Tolerancia inmune[editar]

La tolerancia inmune es el proceso por el cual el cuerpo no lanza de manera natural un ataque del sistema inmunitario en sus propios tejidos. Las terapias de tolerancia inmune buscan reajustar el sistema inmunitario de modo que el cuerpo para de atacar erróneamente sus propios organos o células en una enfermedad autoinmune o acepta tejido exterior en trasplante de organos.[3] Un breve tratamiento debe entonces reducir o eliminar la necesidad de inmunosupresión de por vida y las posibilidades de efectos secundarios, en el caso de los trasplantes, o mantener la propia función del cuerpo, al menos en parte, en casos de diabetes tipo 1 u otros desórdenes autoinmunes.

Alergias[editar]

La inmunoterapia también se usa para tratar alergias. Mientras otros tratamientos de alergias (como antihistamínicos o corticosteroides) tratan sólo los síntomas de la enfermedad alérgica, la inmunoterapia es el único tratamiento disponible que puede modificar el curso natural de la enfermedad alérgica, reduciendo la sensibilidad a los alérgenos.

Un régimen a medida individualizado de tres a cinco años de inyecciones puede tener como consecuencia beneficios a largo plazo. Una investigación reciente sugiere que los pacientes con una inmunoterapia completa pueden continuar viendo beneficios durante los años por venir.[4] La inmunoterapia no funciona para todos y es sólo efectiva en parte en algunas personas, pero ofrece a los enfermos de alergia la posibilidad de finalmente reducir o parar la medicación sintomática o de rescate.

La terapia es indicada para gente que es extremadamente alérgica o que no puede evitar alérgenos específicos. Por ejemplo, pueden no ser capaces de vivir una vida normal y evitar completamente el polen, ácaros del polvo, esporas de moho, pelusa de mascotas, veneno de insectos, y ciertos otros desencadenantes comunes de reacciones alérgicas. La inmunoterapia no es generalmente indicada para alergias alimentarias o medicinales. La inmunoterapia está típicamente hecha a medida de manera individual y administrados por un alergista (alergólogo). Hay programas de vacunación disponibles en algunos sistemas de asistencia sanitaria y pueden ser recetados por médicos de cabecera. Esta terapia es particularmente útil para gente con rinitis alérgica o asma.

La terapia es particularmente probable que tenga éxito si comienza desde una edad temprana o poco después de que la alergia se desarrolle por primera vez. La inmunoterapia implica poner una serie de inyecciones con regularidad durante varios años por un especialista en un hospital clínico. En el pasado, esto se llamaba suero, pero este es un nombre incorrecto. La mayoría de los alergistas ahora llaman a esta mezcla un extracto de alergia. Las primeras inyecciones contienen cantidades muy pequeñas del alérgeno o antígeno al cual se es alérgico. Con dosis progresivamente crecientes con el paso del tiempo, el cuerpo se ajustará al alérgeno y se hará menos sensible a él. Este proceso se llama insensibilización. Una pastilla sublingual recientemente aprobada (Grazax), que contiene un extracto de polen de hierbas, es efectiva de modo parecido, con pocos efectos secundarios, y puede ser autoadministrada en casa, incluso por esos pacientes que también padecen de asma alérgica, una enfermedad que impide el uso de inyecciones para la insensibilización.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Definición de Inmunoterapia, Diccionario del Cáncer, INC
  2. Rosenberg SA (Jan 1984). "Adoptive immunotherapy of cancer: accomplishments and prospects". Cancer Treat Rep 68 (12): 233–55.
  3. Rotrosen D, Matthews JB, Bluestone JA (2002). «The immune tolerance network: a new paradigm for developing tolerance-inducing therapies». J. Allergy Clin. Immunol. 110 (1):  pp. 17-23. PMID 12110811. 
  4. Durham SR, Walker SM, Varga EM, et al (1999). «Long-term clinical efficacy of grass-pollen immunotherapy». N. Engl. J. Med. 341 (7):  pp. 468-75. PMID 10441602. 

[Trata de hacer que tus propias células te ataquen para así poder combatir el cáncer]