Antena (artrópodos)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antena de Tabanus subsimilis.

Las antenas son apéndices multisegmentados presentes en los metámeros anteriores de los artrópodos mandibulados.

En los crustáceos son birrámeas y están presentes en los dos primeros segmentos de la cabeza, llamándose al par más pequeño anténulas. Todos los demás grupos de artrópodos (con la excepción de los quelicerados y los proturos, que carecen de ellas) tienen un único par unirrámeo de antenas.

Las antenas están articuladas a la cabeza pudiendo rotar en su base articular monocondilar. Alojan multitud de sensilias táctiles, olfatorios, gustativos y termo- e higroreceptores, que permiten al animal percibir la presencia de objetos tocándolos, oír, percibir el movimiento del aire, percibir aromas y sabores, así como captar la temperatura y humedad del ambiente y los objetos tocados por ellas. La percepción de todos estos estímulos es una definitiva ventaja biológica.

Insectos[editar]

Términos usados para describir las formas de las antenas.
Forma de las antenas en los lepidópteros, por C. T. Bingham (1905).

En los insectos, los receptores olfatorios pueden ser extremadamente sensibles y capaces de diferenciar determinadas sustancias químicas aún al nivel de sus isómeros. De esta manera los insectos machos de ciertos órdenes como son Lepidoptera, Coleoptera, etc. pueden percibir y orientarse hacia las feromonas sexuales liberadas por las hembras de su misma especie, facilitándose los encuentros sexuales; también los receptores pueden percibir feromonas de alarma emitidas por algún otro miembro de su colonia e iniciar una maniobra evasiva al peligro que pudiera representar la presencia de un insecto carnívoro depredador, como sucede en las colonias de pulgones u áfidos. Los receptores olfatorios tienen asociados a un grupo de neuronas sensoriales. Estas neuronas emiten nervios o paquetes de axones que, en el caso de las antenas, penetran al deutocerebro a través de los lóbulos antenales. La capacidad para distinguir olores está relacionada con la proteína trasportadora de los olores que mueve la substancia química (olor) desde su entrada al receptor hasta la superficie de la dendrita de alguna de las neuronas sensoriales. La sensibilidad de un receptor olfatorio a un químico causa la despolarización o cambio de polaridad eléctrica de la neurona sensorial, lo que puede ser observado gráficamente usando un electroantenógrafo.

Estructura[editar]

La antena típica de un insecto presenta tres segmentos básicos:

  • Basal o escapo. El artejo basal que se articula con la cápsula cefálica.
  • Pedicelo o tallo. El segundo artejos que une el escapo al flagelo.
  • Flagelo o clávola. El flagelo a menudo es el segmento más largo de la antena y también el más variado en formas. Está compuesto por una sucesión de anillos, también llamados artejos antenales o flagelómeros. Técnicamente los flagelómeros no son verdaderos segmentos pues carecen de musculatura propia. En muchos escarabajos y en las avispas Chalcidoidea los flagelómeros apicales forman una clava o maza, y el término colectivo para los segmentos entre ésta y la base antenal es funículo; por razones tradicionales, en los escarabajos son los segmentos entre la clava y el escapo, pero en las avispas son los segmentos entre la clava y el pedicelo. En los grupos con antenas más uniformes (por ejemplo Diplopoda), todos los segmentos se denominan antenómeros. Algunos grupos tienen una cerda simple o apical con diversas formas o subapical llamada arista (que puede estar especialmente bien desarrollada en algunos dípteros).

Crustáceos[editar]

Los crustáceos tienen dos pares de antenas. Las del primer par son unirrámeas y a menudo se les denomina anténulas, mientras el segundo par es birrámeo, lo que significa que cada antena está formada por dos partes, unidas en su base.[1] En la mayoría de los adultos las antenas son órganos sensoriales, pero se usan por las larvas nauplio para nadar y alimentarse. En algunos grupos de crustáceos, como los Palinuridae y Scyllaridae, las segundas antenas son alargadas mientras en otros, como los cangrejos, las antenas son de tamaño reducido.

Referencias[editar]