Moya (Gran Canaria)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Moya
Municipio de España
Bandera de Moya
Bandera
Escudo de Moya
Escudo
Moya
Moya
Ubicación de Moya en España.
Moya
Moya
Ubicación de Moya en la provincia de Las Palmas.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of the Canary Islands.svg Islas Canarias
• Provincia Provincia de Las Palmas - Bandera.svg Las Palmas
• Isla Gran Canaria
Ubicación 28°06′39″N 15°35′00″O / 28.1107662, -15.583223Coordenadas: 28°06′39″N 15°35′00″O / 28.1107662, -15.583223
• Altitud 490 msnm
(mín.:0, máx.:1700)
• Distancia 26,7 km a Las Palmas de Gran Canaria[1]
Superficie 31,87 km²
Población 7977 hab. (2013)
• Densidad 250,3 hab./km²
Gentilicio Moyense
Alcalde Hipólito Suárez (PP)
Sitio web Ayuntamiento de Moya
[editar datos en Wikidata]

Moya es un municipio español perteneciente a la provincia de Las Palmas (Canarias). Está situado en el norte de la isla de Gran Canaria.

El municipio se halla en el centro de la conocida como montaña de Doramas, nombre del caudillo aborigen proclamado guanarteme de Gáldar.

El municipio toma su nombre del idioma ínsulo-amazigh (propia de los aborígenes canarios), que al igual que otras muchas localidades del Archipiélago fueron castellanizados con posterioridad, siendo la evolución del mismo: (a)Măyo > Amuyo > Amoya > Moya. El significado de (a)Măyo en el ínsulo-amazigh vendría a ser una especie de margarita que crece en matorrales, de flores amarillas muy olorosas, aspecto que señala la gran cantidad y variedad de endemismos existente en el municipio.[2]

El municipio cuenta con un rico patrimonio natural. En su suelo se halla el espacio natural de Los Tilos, relicto de la antigua selva de Doramas, que representa la mayor superficie de laurisilva de la isla de Gran Canaria. Por otra parte, Moya es cuna del poeta modernista canario Tomás Morales, cuya casa natal es actualmente un museo.

Historia[editar]

Moya surge como núcleo de población moderno tanto por razones de necesidad de asentamiento agrícola como de carácter religioso. Los repartos de tierras y aguas efectuados tras la conquista de Gran Canaria y la orografía condicionaron el asentamiento poblacional, conformándose núcleos dispersos por encima de los 600 metros de altitud -Montaña de Doramas- y agrupados por debajo de esa cota –casco de Moya-. El fomento de la agricultura impulsó el proceso urbanizador en el siglo XVIII y, si a mediados de la centuria, el casco de Moya concentra el 43'7% del vecindario y Fontanales, segundo lugar en importancia, el 14'2%, en los comienzos del siglo XIX la concentración vecinal en el casco se reduce al 19'3% y la de los núcleos del entorno de la Montaña de Doramas se eleva al 31'2% debido a los repartos y roturaciones de nuevas tierras en dicha Montaña (1806 y 1812). La vivienda habitual, de dimensiones modestas (una o dos habitaciones) y con escasa inversión en su construcción, fue la casa de una planta (casco, la costa y Fontanales) y la cueva (entorno de la Montaña de Doramas), con un ritmo de crecimiento similar al de la población: 138 viviendas de fines del siglo XVII, 159-318 en el XVIII y 791 a mediados del XIX, en su mayoría de una planta (92'2%).

La alta natalidad y mortalidad registrada en el periodo 1480-1850 han dado como resultado un crecimiento demográfico lento: 60 habitantes a fines del siglo XVI, 700 en el XVII y 878 en el XVIII, produciéndose la aceleración del crecimiento en el siglo XIX ya que, por efecto de las roturaciones de tierras en la Montaña, se pasó de los 1.188 habitantes de 1802 a los 3.701 de 1848.

El crecimiento de la población permitió a Moya adquirir en los comienzos de la modernidad la condición de pueblo y contar con párroco y alcalde. La ermita construida a fines del siglo XV bajo la advocación de la Candelaria, de reducido tamaño y materiales de piedra y barro con techo a dos aguas, una pequeña campana y planta de una nave, fue reemplazada en 1673 por una nueva iglesia que, aunque sometida a diversas reconstrucciones, permaneció en pie hasta su sustitución por el actual templo a mediados del siglo XX. Muy pronto, el 18 de abril de 1515, el obispo Vázquez de Arce la convirtió en parroquia, precediendo el párroco al alcalde y permitiendo el establecimiento de una escuela de primeras letras a cargo del sacristán hasta la fundación de la primera escuela pública de niños en 1806 con la dotación de tres suertes de tierra en la Montaña. El alcalde no fue nombrado h asta fines del siglo XVI, añadiéndose a su gestión en 1766 dos diputados del común, un síndico personero y un fiel de fechos, elegidos mediante compromisarios electos por los vecinos. La existencia de estos empleos no permitió al municipio de Moya, salvo los paréntesis constitucionales de 1813-14 y 1820-23,adquirir la condición de ayuntamiento hasta los años 1835-36 en que se definen sus facultades político-administrativas y económico-fiscales.

Demografía[editar]

A 1 de enero de 2010 la población del municipio ascendía a 8098 habitantes, 4122 hombres y 3976 mujeres.[3]

Gráfica de evolución demográfica de Moya (Gran Canaria) (municipio) entre 1900 y 2010

     Población de hecho (1900-1981) según los censos de población del INE.      Población de derecho (1990-2010), población según el padrón municipal, datos del INE.

Economía[editar]

La economía se basó en la agricultura, actividad a la que se dedican a fines del siglo XVIII unas 5.000 fanegadas (3.500 de regadío), incrementadas con las repartos y datas efectuadas en la Montaña durante el siglo XIX y que suscitaron una importante conflictividad con los pueblos circunvecinos de Teror, Arucas y Firgas. En la primera mitad del siglo XVI tuvieron importancia los cultivos del azúcar (ingenio de Salvago-Espínola) y de subsistencia; tras el declive del azúcar se intensificaron los cultivos de la vid, cereales y hortofrutícolas. El millo, introducido en el segundo tercio del siglo XVII, se convirtió en el cultivo predominante representando en el siglo XIX el 60% de la riqueza productiva. La ganadería se redujo a los animales de transporte, cría de ovejas y cabras para el consumo local y ganado mayor para las labores agrícolas. La Montaña de Doramas propició un desarrollo de la silvicultura y extracción de madera. A fines del XVIII se desarrollan ciertas actividades artesanales como la alfarería, cestería, manufactura textil y labores de ebanistería, a lo que se unen los molinos harineros levantados en los barrancos de Azuaje y Moya.

Reserva Natural de Los Tilos de Moya[editar]

La Reserva Natural de Los Tilos de Moya es la mayor reserva de laurisilva de la isla. Cuenta con una extensión de algo más de 90 hectáreas, de las cuales 90 hectáreas pertenecen a Moya y casi 1 hectárea a Santa María de Guía.

Fiestas y celebraciones[editar]

Moya es un municipio con un calendario festivo muy atractivo la fiesta de la Virgen de la Candelaria, patrona del municipio, teniendo lugar el 2 de febrero. Destaca también la Romería en honor a San Antonio, que se celebra cada año en el sábado más cercano al 13 de junio. Además de las fiestas en honor a San Judas Tadeo patrón de la villa que se celebran el 28 de octubre.

A poco más de 10 kilómetros del centro de Moya se encuentra Fontanales, donde se celebran anualmente las Fiestas en Honor a San Bartolomé Apóstol, santo que es invocado para la protección de los campos. Se celebra el 24 de agosto.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]