Monte Verde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Yacimiento arqueológico de Monte Verde.

Monte Verde es un importante yacimiento arqueológico descubierto en 1975 por Félix Werner y Carlos Jünger. Es un asentamiento humano del pleistoceno tardío ubicado en el sector de Monte Verde de la Región de Los Lagos, al sur de Chile. Consta de dos yacimientos: MV-I y MV-II, los cuales se han datado en 33 000 años (fechado radio-carbónico) y 14 800 años antes del presente, derribando la entonces "Teoría del Poblamiento Americano" que fechaba la llegada del hombre al nuevo mundo hace 12 500 años.[1] [2]

Descripción[editar]

Aspecto del sitio en 2012.

Hace 14 800 años, un pequeño grupo humano, denominado «cultura monteverdina», habitaba en las cercanías del río Maullín, en las inmediaciones de la actual ciudad de Puerto Montt. Sus restos arqueológicos fueron excepcionalmente bien conservados por causas naturales fortuitas que permitieron la formación del sitio.[3] En 1997, luego de la verificación de sus datos por un grupo de científicos, reconociéndolo como uno de los sitios más antiguos de América habitado por seres humanos que se haya podido verificar hasta el presente, el descubrimiento puso fin al Consenso de Clovis que postulaba el poblamiento tardío del continente americano y dio sustento a ideas como la del poblamiento temprano.[2] [4] [5]

Yacimiento[editar]

Monte Verde
Monte Verde
Localización de Monte Verde en el mapa de Chile.

El yacimiento cuenta con tres sitios denominados Monteverde I, Monteverde II, y Chinchihuapi.

La casualidad permitió que este yacimiento se mantuviera perfectamente bien conservado, incluyendo carne y cuero de mastodonte, cuerdas, estacas, maderas, gran cantidad de restos de alimentos y plantas y hasta las pisadas de un pie pequeño.

Esta conservación se produjo por el ascenso del nivel del agua del pequeño arroyo Chinchihuapi, lo que transformó el lecho del arroyo y el piso del sitio en el fondo de un pantano. El depósito de sedimentos pobres en oxígeno y la buena turba cubrieron el campamento de Monte Verde permitiendo que se preservara perfectamente lo que habitualmente no se conserva en un sitio arqueológico. La evolución de este pantano en presencia de una gran cantidad de hierro proveniente de los volcanes andinos, originó sobre esta turba un segundo sello formado por óxido de hierro, duro como una roca, pero más importante, impermeable al agua de las lluvias sureñas.

Arqueología[editar]

Descubrimiento[editar]

En la década de 1973 campesinos locales, específicamente pertenecientes a la familia Barría, cambiaron a pala y picota el curso del arroyo Chinchihuapi para facilitar el tránsito de sus yuntas de bueyes que tiraban carretas que transportaban largos troncos. Al año siguiente, la erosión causada por la modificación del arroyo dejó a la vista grandes huesos de mastodontes (gonfoterios), que los habitantes locales no supieron reconocer, pero que los Barría guardaron por curiosidad. En 1978, por azar, un estudiante de la Universidad Austral de Chile, Luis Werner, de paso por el lugar recibió los huesos de la familia Barría, y este se los entregó a los profesores Mauricio van de Maele y Troncoso, quienes visitaron Monte Verde e incrementaron la colección de huesos recogiendo los que estaban a la vista en los estratos del Chinchihuapi.

Investigación[editar]

Las investigaciones en el sitio Monte Verde han identificado dos componentes: Monte Verde I (MV-I)"[6] y Monte Verde II (MV-II).[7] Monte Verde tenía instrumentos líticos, óseos, una rica colección de madera y muchísimos restos de plantas. Entre los restos de madera había vestigios de la arquitectura más temprana descubierta en América. Las condiciones de conservación del sitio permitieron recuperar una vivienda de gran tamaño con forma de carpa o toldo. Su estructura, formada por ramas de árboles y cubierta con cueros de animales, es muy parecida a las viviendas de los posteriores grupos tehuelches de la Patagonia y semejante a las chozas de los kawésqar de los canales patagónicos.

La exploración comenzó en 1977 cuando el grupo de investigadores liderado por el arquéologo Tom Dillehay excavó un pozo de exploración con 4 de sus alumnos del Bachillerato de la Universidad Austral de Chile. Inmediatamente, Dillehay se dio cuenta que estaba frente a un asentamiento completamente diferente a los sitios de la cultura Clovis; este sitio representaba un lugar de campamento de recolectores y cazadores semisedentario a sedentario. Posteriormente se pudo colegir que los habitantes de Monte Verde poseían conocimientos de la estacionalidad y de las fluctuaciones ambientales y que tenían interacción social con otros grupos.

En 1979 gran parte de la cultura Monte Verde y su historia natural ya había sido comprendida y fue presentada en el XII Congreso Nacional de Arqueología en el Campus Teja de la Universidad Austral de Chile, en la isla Teja, Valdivia.

Esta datación fue confirmada por un panel internacional de científicos que visitó el sitio en 1997, siendo desde ese año reconocido por la mayor parte de la comunidad científica, como uno de los sitios más antiguos habitados por seres humanos en América que se haya podido verificar hasta el presente.

Posteriormente en el 2007, Monte Verde sería relacionado con un nuevo yacimiento arqueológico conocido como Pilauco bajo, postulándose que ambos sitios serían complementarios; en el que Monte Verde sería un sitio habitacional y Pilauco bajo un lugar de caza y/o carroñeo.[8]

El 9 de mayo de 2008, un equipo de Science informó de que se identificaron nueve especies de algas marinas recuperadas de hogares y otras áreas en el antiguo asentamiento. Las muestras de algas fueron datadas entre hace 14 220 directamente a 13 980 años, confirmando que MV-II se ocupó más de 1000 años antes que cualquier otra forma fiable de fecha de los asentamientos humanos en el Cono Sur de América.[9] [10]

Posteriormente el 26 de noviembre de 2013, se retomarían las excavaciones por el arqueólogo Tom Dillehay (y financiado por la National Geographic) con el objetivo de encontrar restos y comprobar definitivamente la antigüedad postulada (y aún no aceptada) de 33 mil años en las excavaciones anteriores.[11]

Repercusiones[editar]

Los descubrimientos de Monte Verde y otros yacimientos antropológicos de América, tales como Piedra Museo (Argentina), Pedra Furada (Brasil), Topper (EE.UU.) han replanteado completamente la teoría predominante sobre el poblamiento de América, teoría del poblamiento tardío, fundada sobre la Cultura Clovis, que sostiene que el hombre solo ingresó al continente americano hace aproximadamente 13 500 años, y han dado fundamento a una nueva teoría del poblamiento temprano de América, que ubica la fecha de ingreso entre 23 000 y 50 000 años adP, al mismo tiempo que modifica las teorías sobre las rutas de entrada y difusión por el continente.

Artefactos encontrados[editar]

En el sitio Monte Verde II se recuperaron:[cita requerida]

  • 38 trozos de carne y cuero de animal.
  • 11 especímenes de papa silvestre (Solanum maglia).
  • 9 especies de algas, 7 de ellas comestibles.
  • 23 especies de plantas no locales.
  • Más de 20 000 partes de plantas pertenecientes a 55 taxones locales.
  • 380 elementos arquitéctónicos y herramientas hechos de madera, la mayor parte relacionada con la estructura de viviendas domésticas.
  • Más de 650 líticos culturales.
  • Decenas de huesos de mastodonte y otros animales.
  • Varios fogones, braseros y hoyos en distintas áreas.
  • Fragmentos de cordeles y de pedazos de piola hechos de juncos.

Estos artefactos forman una colección almacenada en el Museo Histórico y Antropológico Maurice van de Maele de la Universidad Austral de Chile en la ciudad de Valdivia, XIV Región de Los Ríos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Monte Verde
  2. a b «Monte Verde Archaeological Site». Tentative List of Properties of Outstanding Universal Value. World Heritage - United Nations Educational, Scientific, and Cultural Organization. Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  3. «Monte Verde Archaeological Site» (en inglés). UNESCO. Consultado el 17 de enero de 2011.
  4. «Ancient seaweed chews confirm age of Chilean site». Reuters. 8 de mayo de 2008. 
  5. Tom D. Dillehay, Michael B. Collins, Mario Pino, Jack Rossen, Jim Adovasio, Carlos Ocampo, Ximena Navarro, Pilar Rivas, David Pollack, A. Gwynn Henderson, José Saavedra, Patricio Sanzana, Pat Shipman, Marvin Kay, Gastón Muñoz, Anastasios Karathanasis, Donald Ugent, Michael Cibull, and Richard Geissler. «On Monte Verde: Fiedel's Confusions and Misrepresentations». Universtiy of Kentucky. Consultado el 2 de noviembre de 2010.
  6. Mithen, S. After the Ice: A Global Human History 20,000-5000 BC. Orion Books, 2003. ISBN 0-7538-1392-0.
  7. Donald Ugent, Tom Dillehay, and Carlos Ramírez, Potato remains from a late pleistocene settlement in southcentral Chile, Economic Botany, 41(1), 17-27, January 1987
  8. Diario austral Osorno.com.pe, Página 14 del dia 23 de Enero de 2008.
  9. Dillehay TD, Ramírez C, Pino M, Collins MB, Rossen J, Pino-Navarro JD (9 de mayo de 2008). «Monte Verde: seaweed, food, medicine, and the peopling of South America». Science 320 (5877):  pp. 784. doi:10.1126/science.1156533. PMID 18467586. 
  10. Salisbury, David F.. «New Evidence About Earliest Americans Supports Coastal Migration Theory». Vanderbilt University. Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  11. [1], Página 7 del dia 26 de Noviembre de 2013.
Bibliografía
  • Dillehay, Tom D.; Cecilia Mañosa (2004). Monte Verde: un asentamiento humano del pleistoceno tardío en el sur de Chile. Santiago de Chile: LOM ediciones. ISBN 956-282-659-7, OCLC 62113415. 

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 41°30′17″S 73°12′16″O / -41.50472, -73.20444