Luis María de Borbón y Vallabriga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luis María de Borbón y Vallabriga
Cardenal de la Iglesia católica
Goya - cardealvallabriga01.jpg
Retrato del cardenal Luis de Borbón, por Goya
Ordenación 13 de marzo de 1799
Consagración episcopal 15 de marzo de 1799 por Antonio Sentmanat y Castellá
Proclamación cardenalicia 20 de octubre de 1800
Información personal
Nombre secular Luis María de Borbón y Vallabriga
Títulos Cardenal de Santa María della Scala
Nacimiento 22 de mayo de 1777 en Cadalso de los Vidrios
Fallecimiento 18 de marzo de 1823 en Madrid

Coat of Arms of Luis María de Borbón y Vallabriga, Cardinal, Archbishop of Toledo and Seville.svg
Escudo de Luis María de Borbón y Vallabriga

[editar datos en Wikidata ]

Luis María de Borbón y Vallabriga (Cadalso de los Vidrios, 22 de mayo de 1777 - Madrid, 18 de marzo de 1823) fue un noble y eclesiástico español, arzobispo de Sevilla, arzobispo de Toledo y regente durante la Guerra de la Independencia Española. Era hijo del infante Luis de Borbón y Farnesio. Asimismo ostentó la titularidad del condado de Chinchón.

Biografía[editar]

Nació sin rango especial alguno debido al matrimonio morganático de su padre con María Teresa de Vallabriga, lo que le privó en sus primeros años del apellido Borbón y de lugar en la línea sucesoria. En 1779 su familia se trasladó a Velada y Arenas de San Pedro, donde su padre se convirtió en mecenas de importantes artistas, como Goya, quien retrató a su familia.

A la muerte de su padre en 1785, el niño pasa a cuidado de monjes en Toledo, destinado al arzobispado. Al igual que sus hermanas, que habían sido educadas para la vida religiosa. Su tío Carlos III deseaba evitar a toda costa la descendencia de sus sobrinos, tratando de impedir que le disputasen el trono a sus hijos, nacidos fuera de España.

A diferencia de su padre sintió desde joven la vocación sacerdotal, aunada al poco afecto que tenía por su madre. En 1793 se convirtió en arcediano de Talavera y conde de Chinchón, título que cedió a su hermana, María Teresa de Borbón y Vallabriga, en 1795.

El matrimonio de esta hermana con Manuel Godoy impulsó su carrera hasta hacerle arzobispo de Toledo y cardenal. Recibe el Toisón de Oro y el título de Grande de España. En la cumbre de su carrera vuelve a ser retratado por Goya.

Cuando en 1808 las tropas de Napoleón invaden España, Luis es el único miembro de la familia real que permaneció en la nación. Huyó a Andalucía y participó en las Cortes de Cádiz, también firmó el decreto que suprimía el tribunal de la Inquisición española.

A la retirada de los franceses en 1813, Luis María preside el consejo de regencia que gobernará el país hasta la llegada de Fernando VII y la jura de la Constitución de 1812. Goya pide ayuda al regente para «perpetuar, por medio del pincel, las más notables y heroicas hazañas... contra el tirano de Europa». Así nacen La carga de los mamelucos y El tres de mayo de 1808 en Madrid, que adornaron la puerta de Alcalá a la llegada de Fernando VII el 13 de mayo de 1814.

La mañana del 13 de mayo llega Fernando a Madrid. Entra por la puerta de Atocha y se detiene en la de Alcalá, de los arcos cubiertos de rosas penden dos grandes cuadros de Goya, encargados por el regente Luis María: El 2 de mayo en Madrid y Los fusilamientos en la montaña del Príncipe Pio, el 3 de mayo de 1808. Se detiene el monarca a admirar las pinturas por un momento, luego continua el paseo triunfante, en su tétrica carroza negra.

El golpe de Estado que dio el rey a fin de restaurar el absolutismo propició la detención de los componentes de la regencia, excepto Luis que fue obligado a renunciar al arzobispado de Sevilla.

En 1820, Rafael del Riego lanza un pronunciamiento que obliga al rey a jurar la constitución y a aceptar un gobierno moderado. Durante este período, conocido como Trienio Liberal, Luis María formó parte de la primera línea de gobierno.

Fue promovido a Caballero de la Orden del Toisón de Oro el 9 de julio de 1820.

Su muerte, acaecida en la capital el 18 de marzo de 1823 le libró de la represión que se suscitó durante la "Década Ominosa", comenzada pocos meses después bajo el amparo de los Cien Mil Hijos de San Luis. Fue enterrado en la catedral de Toledo.



Predecesor:
Antonio Despuig y Dameto
Arzobispo de Sevilla
1799 - 1800
Sucesor:
Romualdo Mon y Velarde
Predecesor:
Francisco de Lorenzana
Arzobispo de Toledo
1800 - 1824
Sucesor:
Pedro Inguanzo Rivero


Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]