Kon (mitología inca)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Kon en la mitología inca era el dios de la lluvia y el viento que venía del sur, hijo de los dioses Inti y Mama Quilla.

Historia[editar]

Kon era un dios antiguo que pobló la tierra de seres humanos y les brindó agua y frutos; salía de entre las montañas y la gente siempre esperaba su llegada ya que con él venían las lluvias para la prosperidad de sus tierras de cultivo; pero los humanos se olvidaron pronto de las ofrendas que debían darle por ser el creador. Entonces Kon los castigó quitándoles las lluvias y transformando las fértiles tierras en los inmensos desiertos de la costa. Kon solo dejó algunos ríos para que con mucho esfuerzo y trabajo los humanos puedan subsistir.

El dios Kon fue el creador de esa primera generación de hombres que poblaron la tierra; pero un día fue vencido por el dios Pachacámac quien los convirtió en monos, zorros y lagartos para luego crear una nueva generación de seres humanos. Kon era considerado el dios creador del mundo por culturas de la costa peruana como Paracas y Nasca, que lo representaban volando con máscaras felinas y portando alimentos, cabezas trofeo y un báculo; o bien con su cabeza y ojos prominentes por lo que también es conocido como el "Dios oculado".

Apareció por el mar, desde el Norte, no tenía huesos ni carne, sin embargo su forma era humana. Andaba mucho y ligero, como hijo del Sol recorría las sierras y valles solamente con la voluntad y su palabra. Crea el mundo, lo puebla con seres humanos a los que provee de abundante agua y frutos. Los hombres olvidaron las ofrendas que le debían, entonces los castigó quitándoles las lluvias y transformando las fértiles tierras en los inmensos desiertos costeños. Kon sólo dejó algunos ríos para que se mantuviesen con regadío y trabajo.

Desde las tierras del sur llegaría Pachacámac, también hijo del Sol, desterrando a Kon y destruyendo su creación, para hacer una nueva generación de hombres y proveerlos de cuantas cosas tienen.

El cronista mexicano Pedro Gutiérrez de Santa Clara (1521 ~ 1563) escribió:

   "Cuentan los indios muy viejos, que lo oyeron de sus antepasados, que el primer dios que
   hubo en la tierra fue llamado Cons (Kon), el cual formó el cielo, la luna, estrellas y la
   tierra, con todos los animales y todo lo demás que hay en ella. Y formó con su resuello
   todos los indios y los animales terrestres y aves celestes y muchos árboles y plantas. Y
   que después de esto se fue a la mar y que anduvo a pie enjuto sobre ella, y sobre los ríos,
   y que crió todos los peces que hay, con su sola palabra, y que hizo otras cosas
   maravillosas, que después se fue de esta tierra y se subió al cielo".
   Tiempo después, llegó a la tierra otro dios, "más poderoso que Cons", llamado Pachacámac,
   que quiere decir "hacedor del mundo o reformador, el cual destruyó todo lo que había hecho
   Cons. A los indios que Cons había creado los convirtió en simios o monas, y los envió a 
   vivir a los Andes y a los valles que hay por allí". Pero, misericordioso, Pachacámac creó 
   a otros hombres "y muchas indias muy hermosas", "así en la serranía como en los llanos". 
   Los que poblaron la serranía, hallaron una tierra "fresca", por haber salido recién del 
   diluvio.

La versión mitológica de la creación esta caracterizada por dos dioses que actúan sucesivamente, hay dos creaciones la de Kon y la de Pachacámac que resulta definitiva; habiéndose retirado ambos, el Sol y la Luna -presentes todos los días- quedaron como dioses principales, pero no en calidad de creadores. El mito además parece indicar dos corrientes civilizadoras, la primera que llega del mar por el Norte (Kon) y la segunda, desde el Sur representada por Pachacámac, que ganó la confrontación

Características[editar]

Kon era un dios eminentemente volador, era rápido y ligero porque carecía de huesos, tenía cabeza de felino pero se sostiene que usaba máscaras felínicas.

En imágenes se le puede ver volando y portando un báculo, alimentos y cabezas trofeo.