Jadiya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jadiya
Guillaume Rouille

Promptuarii Iconum Insigniorum.1553
Jadiya
Alexandra Nereïev

Jadiya Bint Juwaylid (en árabe: خديجة بنت خويلد)o Jadīŷat al-Kubrà (Jadiya la Grande) (nació en el 555 en arabia - La Meca, 619) fue la primera esposa del profeta del islam Mahoma. Fue la hija de Juwaylid ibn Asad y de Fāṭima bint Zāʾida, perteneciente al clan de los Banu Quraysh. Es importante en el Islam como la primera esposa del Profeta Mahoma, y es considerada como "la madre del Islam". Tres de sus hijas se casarían con Califas:

Jadiya es la transcripción más cercana, en español, a la pronunciación original árabe; sin embargo, muchas veces este nombre aparece escrito, en textos en español, Khadija o Khadijah, transcripciones adaptadas a la fonética del francés o del inglés.

Jadiya era viuda y miembro de la tribu de Quraysh, la más poderosa de la Meca, a la que también pertenecía Mahoma. Se dedicaba al comercio y a los negocios. Mahoma entró a su servicio y viajó con sus caravanas antes de convertirse en su marido. Se casó con él cuando ella tenía cuarenta años (otras versiones citan 26 o 27 años) y Mahoma veinticinco. Estaba casado con ella cuando recibió —según la creencia musulmana— la revelación divina por medio del ángel Gabriel. Por esta razón, Jadiya fue la primera mujer que se convirtió al islam y le ayudó con su fortuna en la propagación de la nueva doctrina.

Biografía[editar]

El padre de Jadiya, Juwaylid ibn Asad, quien murió alrededor del año 585, era un comerciante, un hombre de negocios cuya riqueza y talentos empresariales fueron heredados por Jadiya, que logró con éxito los intereses del negocio de su padre y conservó la fortuna de la familia. Se dice que cuando las caravanas comerciales de la tribu Banu Qurayshse reunían para emprender su largo y arduo viaje a Síria, ya sea durante el verano, o a Yemen durante el invierno, la caravana de Jadiya igualaba a las caravanas del resto de comerciantes de la tribu Quraysh juntos. Fatimah bint Za'idah, la madre de Jadiya, falleció alrededor del año 575, miembro de la tribu de los Banu Amir ibn Luayy ibn Ghalib y pariente lejana de Mahoma.

Khadija se ganó muchos títulos, entre ellos destacan:

  • Amīrat Quraish (Princesa de los Quraish).
  • Al-Tāhira (La Pura).
  • Jadīŷat al-Kubrà (Jadiya la Grande).

Se dice que poseía un carácter impecable. Solía vestir y alimentar a los pobres, ayudar a sus parientes económicamente y proveía económicamente la unión entre sus parientes, que de otra manera no habrían tenido medios económicos para casarse.

Jadiya no creía ni adoraba a los ídolos de la Arabia preislámica, algo atípico en la cultura árabe preislámica.

Su renombre para los negocios hizo que muchos hombres pidieran su mano en matrimonio. Antes de casarse con Mahoma, Jadiya estuvo casada dos veces y tuvo dos hijos de los dos matrimonios anteriores. Primero se casó con Abu Hala Malak ibn Nabash ibn Zarrara ibn al-Tamimi y después casó con ʿAtīq ibn ʿĀʾid ibn ʿAbdallah al-Majzūmī. Debido a su condición de mujer exitosa en los negocios, Jadiya deseaba que su esposo prosperara y ayudarlo en sus negocios. Sin embargo, Abu Malak murió antes de que su negocio se convirtiera en un éxito. Al poco tiempo se volvió a casar con Atique del cual también quedó viuda.

Jadiya no viajaba con sus caravanas comerciales, ella confiaba en otros para negociar en su nombre, a los que compensaba con comisiones. En el año 595 Jadiya necesitaba un agente para una operación en Síria. Varios agentes en los que ella confiaba y algunos familiares suyos le recomendaron a su lejano primo Mahoma. La experiencia de Mahoma en el trabajo comercial con caravanas le ganó los títulos de Aṣ-Ṣādiq (el que dice la verdad) y al-Amīn (El digno de confianza). Jadiya contrató a Mahoma, que entonces tenía 25 años. El beneficio que Mahoma devolvió a Jadiya fue el doble de lo que ella había previsto. Jadiya quedó impresionada al escuchar esta buena noticia y le ofreció Mahoma una propuesta de matrimonio sobre la base de su honestidad conocida. Jadiya ya sabía que su propuesta sería considerada como algo extraño ya que muchos hombres ricos del clan Quraish habían pedido su mano y ella los había rechazado.

Maysara transmitió una historia a Jadiya sobre un estraño suceso que había ocurrido durante el viaje de Mahoma. En el viaje de vuelta a La Meca desde Siria, Mahoma se detuvo a descansar bajo un árbol. Un monje llamado Nestora que pasaba cerca, dijo a Maysara que un día el hombre que había acostado bajo ese árbol sería un Profeta. Nestora es conocido por haberle dicho a Maysara «Nadie más que un profeta podría sentarse bajo este árbol». Además, se rumorea que Maysara estaba cerca de Mahoma y mientras este dormía, fue testigo de la presencia de dos ángeles que se encontraban por encima de Mahoma, creando una nube para protegerlo contra el calor y el resplandor del Sol.

Al escuchar la historia acerca del misterio del árbol por boca de Maysara, Jadiya se interesó más en Mahoma y buscó la sabiduría de su prima Waraqa bint Naufal ibn Asad ibn ʿAbdu'l-ʿUzza. Su prima la informó sobre la certeza de la historia que su siervo le había explicado.

Matrimonio con Mahoma[editar]

Jadiya era de una familia noble y, en la época de Mahoma, era viuda. Era una mujer muy rica y por esta razón muchos hombres querían su mano en matrimonio. Sin embargo, Jadiya se negó a casarse con ninguno de ellos.

Después del regreso de Mahoma de Siria, el siervo de Jadiya le dijo lo bien que había negociado Mahoma. Jadiya se quedó impresionada y se dijo que Mahoma era la persona más honesta que jamás había conocido. Jadiya meditó la idea de ofrecer una propuesta de matrimonio al joven Mahoma, Jadiya tuvo un sueño que le traería a su decisión final. En este sueño Jadiya explica que el Sol baja desde los cielos a su jardín, iluminando completamente su casa. Este sueño la sobresaltó y de nuevo buscó la sabiduría de su prima Waraqa. Después de escuchar el sueño de Jadiya, Waraqa le aseguró que no había razón para alarmarse, y que el sueño era muy prometedor. Ella le indicó que el Sol era una indicación de que el Profeta iba a adornar su casa y enriquecer su vida con su presencia.

Jadiya alentó a una amiga suya, llamada Nafīsa, a acercarse a Mahoma y preguntarle a este si quería casarse con Jadiya. Mahoma era generalmente considerado como una persona amable y guapo, así que habría sido visto como un honor para cualquier mujer el hecho de casarse con él. Después de escuchar la primera propuesta de matrimonio, Mahoma se resistía porque estaba preocupado ya que no disponía de los medios adecuados para mantener a una esposa. Sin embargo, Nafīsa persistió en el tema preguntándole si consideraría casarse con una mujer que tenía los medios para proveerse sola. Mahoma aceptó reunirse con Jadiya y, cuando los dos se conocieron, acordaron consultar a sus respectivos tíos sobre su matrimonio. El matrimonio fue monógamo durante 25 años y Jadiya concibió 6 hijos durante el matrimonio, estos eran:

  • Qāsim ibn Muḥammad (muerto a los 2 años).
  • ʿAbdullāh ibn Muḥammad, conocido por los títulos de aṭ-Ṭayyib (el Bueno) y aṭ-Ṭāhir (el Puro). Fallecido en la adolescencia.
  • Zainab bint Muḥammad.
  • Ruqayya bint Muḥammad.
  • Fāṭima bint Muḥammad.

La práctica de la monogamia era muy rara en el período de tiempo durante el cual se casó la pareja.

Convirtiéndose en la primera musulmana[editar]

Cuando Mahoma recibió su primera revelación por parte del Ángel Gabriel(Ŷibrīl), fue la primera persona (a parte de Mahoma) en convertirse al Islam. Al recibir la revelación, Mahoma regresó junto a Jadiya, temiendo por su vida y pidiendo que ella lo cubriera con una manta. Después de calmarse, Mahoma le explicó el encuentro con el Ángel Gabriel, y ella lo consoló diciendo «Dios seguramente te protegerá de cualquier peligro y no permitirá que nadie te insulte ya que eres un hombre de paz y reconciliación y siempre extiendes la mano de la amistad a todos».

Jadiya no dudó en abrazar el Islam, confiando en las enseñanzas de su marido. Ella era su apoyo, siempre le dio fuerza, proclamando su verdad a los que no creían y sin menospreciar ninguna oposición de aquellos que se oponían a las palabras de su esposo.

Era ella quien ayudó a Mahoma a creer en su misión, y a extender la religión del Islam. Era una líder en la comunidad preislámica.

La riqueza de Jadiya fue otro factor que contribuyó a la propagación del Islam.

Para animar a Mahoma a propagar la verdad del Islam, Jadiya le dijo «!Estad alegres y de buen ánimo. Aquel en cuyas manos está mi vida, es testigo de que quieres ser el mensajero de su pueblo!» y luego añadió «No has sido amante con tu parentela, amable con tus vecinos, caritativo con los pobres, hospitalario con el forastero, fiel a tu palabra, y siempre defensor de la verdad?».

Ella soportó pacientemente en medio de la persecución a la que su venerado marido y seguidores se expusieron, en manos de los politeístas y los aristócratas del clan Banu Quraish, sacrificando su enorme riqueza para ayudar a promover el Islam, para ayudar a liberar a los esclavos que habían abrazado el Islam y ayudando a alimentar y albergar a la comunidad musulmana que poco a poco comenzó a crecer en número y fuerza, en busca de las recompensas de Dios. Jadiya demostró su dedicación a su esposo y sus seguidores durante el boicot del año 617 CE, en el que los Quraishatacaron, golpearon y encarcelaron a cualquiera que siguiera a Mahoma y creyera en sus enseñanzas. Los seguidores de Mahoma estarían días sin comer ni beber, produciendo la muerte de algunos y otros cayendo gravemente enfermos. Este fue un momento especialmente importante para demostrar como Jadiya era leal a las palabras de su esposo. Jadiya fue arrancada de su riqueza para ser sometida a una tortura cruel. Al permanecer al lado de los fieles seguidores de su esposo, Jadiya demostró que creía en las palabras de Mahoma y siempre luchó por el desarrollo del Islam.

Ella permaneció al lado de Mahoma y lo apoyó durante toda su misión de difundir el Islam.

Muerte[editar]

Entre todas las mujeres de Mahoma, ella fue la más amada por él, como se ha dicho en los libros de los hadices.

Aisha bint Abi Bakrdijo «Aprendí a guardar silencio cada vez que el nombre de Jadiya era mencionado por Mahoma». En otro Hadith Aisha bint Abi Bakr añadió «Un día molesté al Profeta y le dije: «es Jadiya la que siempre prevalece en tu mente». Entonces, Mahoma dijo: «Dios mismo había alimentado su amor en mi corazón».»

Jadiya murió en el año 619 CE, que llegó a ser conocido como "el Año de los Dolores", a causa de la devastación que causó su muerte al Profeta Mahoma. Su tumba se encuentra en el cementerio Ŷannat al-Muʿallà, en La Meca.

Bibliografía[editar]

  • Segura Graíño, Cristina (1998). Diccionario de mujeres en la historia. Madrid: Espasa Calpe. ISBN 84-239-8631-4.