Ilustración (diseño gráfico)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina ilustración al dibujo o imagen que adorna o documenta el texto de un libro.

Ilustración (v.Latin, lat. illustrare), (de ilustrar) sust. Estampa, grabado o dibujo que adorna ó documenta un libro. Componente gráfico que complementa o realza un texto.

Las ilustraciones son imágenes asociadas con palabras. Esto significa que podemos producir imágenes que llevan un mensaje, como las pinturas rupestres, y los mosaicos religiosos. Un buen punto de partida son los manuscritos medievales. Un aspecto importante de la ilustración es el uso de diseños bidimensionales, a diferencia de las imágenes pintorescas y espaciales que tratan de captar la tercera dimensión.


Utilización[editar]

Ilustración científica[editar]

Ilustraciones de libros científicos, en donde se aclara mediante una imagen lo que se explica en el texto de un modo realista. Por ejemplo ilustraciones de anatomía o ingeniería. Normalmente realizadas mediante grabados.

Ilustración literaria[editar]

Fue importante para el desarrollo cultural en el siglo XVIII. Tuvo un número importante de lectores de mediana edad y por tanto un gran número de artistas que creaban dichas imágenes. Representantes importantes fueron Eugène Delacroix y Gustave Doré.

De especial importancia fue el movimiento „Arts and Crafts“ en Inglaterra, a partir de mediados del Siglo XIX. Con William Morris y Aubrey Beardsley surgío entonces el Renacimiento en la ilustración de los libros modernos tal y como lo conocemos hoy, especialmente en el llamado "Art Nouveau“.

También en estas fechas surgieron movimientos como la caricatura o la historieta, con artistas como Alfred Dubout, Paul A. Weber, Robert Högfeldt, Flora Paul, Kurt Halbritter, Guillermo Mordillo, Edward Gorey, Walter Moers, Brian Bagnall, Wilhelm Maier Solgk.

A comienzos de la época moderna comienza a usarse la ilustración para libros infantiles, con artistas como Alan Aldridge, Carl Busse, Etienne Delessert, Maurice Sendak, Eric Carle, Wolf Erlbruch, Sabine Friedrichson, Janosch, Eva Johanna Rubin, Rotraut Susanne Berner, Jutta Bauer, Lisbeth Zwerger, Luis Murschetz, Friedrich Karl Waechter, Renate Seelig, Byron W. Sewell, Nicholas Heidelbach, Roberto Innocenti, Jacky gleich, Gennady Spirin, Hans de Beer, de Marcus Pfister, René Borst.

Ilustración publicitaria[editar]

En los últimos 50 años la ilustración publicitaria ha resultado ser importantísima. No sólo para la creación de carteles, sino también para envases y productos variados, ya que ofrece al espectador una visualización rápida de la información a explicar (por ejemplo en folletos de instrucciones).

La ilustración publicitaria también ofrece ventaja con respecto a la fotografía, ya que se puede cargar de connotaciones emocionales caricaturescas que la fotografía no alcanza.

El storyboard es también muy utilizado en el mundo de la publicidad, para la creación de spots publicitarios, como primera fase en la presentación de una campaña.

Storyboard.

Ilustración editorial[editar]

Otra área es la ilustración editorial, utilizada en periódicos y revistas de todo tipo, así como páginas web.

Historia[editar]

Ilustración del Código Vidobonensis (1550).

La ilustración se inicia con el nacimiento de la imprenta. Como la invención de la imprenta dio un golpe de muerte a los manuscritos, los miniaturistas se dedicaron a ilustrar con sus composiciones y rúbricas iluminadas las iniciales y márgenes de los hoy llamados incunables. La impresión, en Harlem, de planchas xilográficas en colección como la célebre Biblia de los pobres, el Spéculum humanae salvationis y el Cantar de los cantares, anteriores a la invención de la imprenta implicaba la pronta aparición de viñetas grabadas en los libros.

Las primeras viñetas tiradas junto con el texto y grabadas en madera o cobre, aparecieron en en los siguientes lugares:

Edición de Don Quijote de 1605.

Hasta mediados del siglo XVI los grabadores de imágenes trabajaron poco menos que desconocidos para los libreros con la ventaja de que sus planchas podían ser tiradas la mismo tiempo que el texto lo cual no era óbice a que se intercalaran también láminas sueltas. En el transcuros del siglo XVII y sobre todo, XVIII, se perdió casi por completo el arte de grabar en madera, sustituyéndose por el grabado en cobre o calcografía, al buril o el aguafuerte, tirados en talla dulce sobre la misma hoja que el texto. De aquel entonces, datan varias ediciones de valor inestimable tanto más cuanto las tiradas eran muy cortas. Tales, entre otras, son:

  • el Decamerón;
  • los Cuentos de Marmontel y las Tragedias de Corneille, ilustradas por Graveloti;
  • las Fábulas, de Lafontaine ilustradas por Eisen (edición llamada de los Arrendatarios generales);
  • Dafnis y Cloe, con grabados de Prud'hom;
  • etcétera.

Todos estos volúmenes además de estampas, contienen también cabeceras y finales tirados en talla dulce. En España, podemos alabar las ediciones de Sánchez e Ibarra y del Quijote de la Academia.

Con la invención de la prensa de brazo cobró nuevo favor el grabado en boj, sobre todo, desde que el periodismo ilustrado comenzó a adquirir desarrollo. Cupo al inglés Thomas Berwick la gloria de restaurar aquel arte llevándolo a la perfección sustituyendo la madera de peral empleada antiguamente por el boj cortado de través. Así aparecieron grabados con los útiles del grabador en talla dulce, los dibujos de Tonny Johannot, Grandville, etc.

Ilustración del s. XIX

En Francia. La prensa ilustrada cobró rápido incremento y si en Francia contaban desde 1833 con el Magasin pittoresque, desde 1843 con L'illustration, desde 1857 con el Monde illustré, etc. en España existían, las siguientes publicaciones, estableciéndose importantes talleres de grabación en boj:

  • el Semanario pintoresco de Mesonero Romanos;
  • el Mundo pintoresco de Oliveres, de Barcelona;
  • El laberinto (1844) editado en Madrid por Ignacio Boix;
  • la Ilustración universal, publicada en 1854 por Fernández de los Ríos;
  • el Museo Universal de Gaspar y Roige.

Los progresos de las artes fotomecánicas proporcionaron nuevos caminos a la ilustración tipográfica generalizándose la cincografía, la fotolitografía, la fototipia, la foto cromolitografía, la tricomía gracias a cuyos procedimientos los dibujos de pluma o lápiz se reprodujeron directamente sin la intervención del grabador al igual que las reproducciones directas de todos los objetos.[1]

Hoy en día, crece más y más el interés de los coleccionistas por los originales usados en libros, revistas, posters, blogs, etc. Muchas revistas y galerías de arte hacen homenaje a los ilustradores tanto del pasado como del presente.

En el mundo del arte visual, los ilustradores son hoy en día comparados con artistas plásticos y diseñadores gráficos. Los juegos de ordenador y los cómics están en continuo crecimiento, por lo que los ilustradores actuales están recibiendo una gran importancia y popularidad en estos mercados. Especialmente en Corea, Japón, Hong Kong y EEUU.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat, 1906 a 1914

Fuentes[editar]

Bibliografía[editar]

  • Serie Tesis: Ilustrar lo sublime, por J. Martínez Moro, Edita Universidad del País Vasco.

Enlaces externos[editar]