Hilma af Klint

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Hilma af Klint
Portrait of Hilma af Klint.jpg
Retrato de Hilma af Klint
Nacimiento 26 de octubre de 1862
Bandera de Suecia Solna
Fallecimiento 21 de octubre de 1944 81 años
Bandera de Suecia Danderyd
Nacionalidad Sueca
Ocupación Artista
Área Pintura
Movimiento Naturalismo, Arte abstracto
Educación Real Academia Sueca de las Artes
[editar datos en Wikidata ]

Hilma af Klint (26 de octubre de 1862 - 21 de octubre de 1944), artista sueca y pionera del arte abstracto.[1]

Biografía[editar]

Hilma af Klint nació en Solna, municipio integrado en el área metropolitana de Estocolmo (Suecia). Desde 1882 a 1887 asistió a la Real Academia Sueca de las Artes. Unos años más tarde, la academia puso un estudio a Hilma y otros dos compañeros en el barrio artístico y bohemio de Estocolmo, el Kungstraedgaarden, para que desarrollaran su talento. Allí, Klint realizó tanto retratos como paisajes de estilo naturalista.

A partir de 1896 Hilma af Klint comenzó a frecuentar grupos espiritistas y ocultistas. Junto a otras cuatro amigas formaron un grupo llamado Las Cinco. Klint y sus amigas pintaban y escribían en estado de trance. En 1906 empezó una de sus series artística emblemáticas: Los cuadros para el templo. En 1908 conoció a Rudolf Steiner, miembro destacado de la Sociedad Teosófica y fundador de la Antroposofía.

Hilma af Klint suspendió su trabajo para asistir a su madre dependiente, período en el cual abandonó el barrio de Kungstraedgaarden. No retomó su labor pictórica con Los cuadros para el templo hasta 1912, trabajo que concluyó en 1915. Un año después, pintó bajo los lineamientos de la geometría abstracta la serie Parsifal y en 1917, la serie Átomo.

En 1920, año en que murió su madre, viajó a Suiza, donde se reencontró con Rudolf Steiner. Allí se unió a la Sociedad Teosófica y estudió sus textos. En lo pictórico, realizó una serie de pinturas sobre las grandes religiones del mundo.

En 1925, abandonó la pintura por completo para dedicarse a los estudios teosóficos. Murió en un accidente en 1944.

Obra artística[editar]

Fue una innovadora radical de un tipo de arte que daba la espalda a la realidad visible. Desde 1906 desarrolló un lenguaje abstracto. La obra de Hilma af Klint no es una abstracción real del color y la forma en sí mismos, sino que trata de modelar lo invisible. Esto sucedió años antes de que apareciera la obra de Wassily Kandinsky, Piet Mondrian y Kazimir Malevitj, que aún son tratados como los precursores del arte abstracto a principios del siglo XX.

Tras abandonar el lenguaje figurativo naturalista, Hilma af Klint parte de la base que existe una dimensión espiritual en la existencia y quiere hacer visible el contexto que existe más allá de lo que el ojo puede ver. Al igual que otros de sus contemporáneos, ella está muy influida por las corrientes espirituales de la época, particularmente el espiritismo, la teosofía y la antroposofía. Tiene la conciencia de que cuando pinta mantiene un nexo de unión con un conocimiento superior que envía un mensaje a través de ella. Su pintura explora la existencia húmana en diferentes dimensiones.

Hilma af Klint realizó más de 1000 trabajos, entre pinturas y obra en papel. En vida, expuso su obra temprana y figurativa, pero nunca la abstracta. En su testamento redactó que su obra abstracta no se expusiera en público hasta veinte años después de su muerte, dado que estaba convencida de que hasta entonces no se podría valorar y comprender su obra en su justa medida.

Referencias[editar]

  1. «La mujer que inventó la abstracción». El País. Consultado el 18 de abril de 2014.

Enlaces externos[editar]