Graus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Graus
Municipio de España
Bandera de Graus
Bandera
Escudo de Graus
Escudo

Vista aérea de Graus.

Vista aérea de Graus.
Graus
Graus
Ubicación de Graus en España.
Graus
Graus
Ubicación de Graus en la provincia de Huesca.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Aragon.svg Aragón
• Provincia Flag of Huesca (province).svg Huesca
• Comarca Ribagorza
• Partido judicial Barbastro[1]
Ubicación 42°11′26″N 0°20′18″E / 42.190555555556, 0.33833333333333


Coordenadas: 42°11′26″N 0°20′18″E / 42.190555555556, 0.33833333333333
• Altitud 469[2] msnm
• Distancias 81,8 km
83,1 km a Lérida
155 km a Zaragoza
193 km a Tarragona
233 km a Pamplona
Superficie 299,79 km²
Población 3513 hab. (2013)
• Densidad 11,72 hab./km²
Gentilicio Grausino, na
Código postal 22430
Alcalde (2011) José Antonio Lagüens Martín (PP)
Sitio web Ayuntamiento
Bien de interés cultural RI-53-0000198 como Conjunto Histórico Artístico desde el 7 de noviembre de 1975[3]
[editar datos en Wikidata]

Graus es un municipio de la provincia de Huesca, en la comunidad autónoma de Aragón, España. Está al sur de la comarca de la Ribagorza, en la confluencia de los ríos Ésera e Isábena.

Es capital administrativa de la comarca. Con una población de casi 4.000 habitantes (2.750 pertenecientes al pueblo y el resto a los pueblos dependientes)[4] se sitúa como el pueblo más grande de toda la comarca. Es una de las zonas de Aragón en las que se conserva como lengua el aragonés, aquí en una variante bajorribagorzana (grausino).

Geografía[editar]

El término municipal de Graus integra hoy a los pueblos de: Abenozas, Aguilar, Aguinalíu, Bellestar, Benavente de Aragón, Castarlenas, Centenera, Ejep, Güel, Juseu, Panillo, Pano, La Puebla de Fantova, La Puebla del Mon, Pueyo de Marguillén, El Soler, Torre de Ésera, Torre de Obato, Torrelabad, Torres del Obispo y Las Ventas de Santa Lucía.

También están las aldeas deshabitadas de: Bafaluy, Cancer, Erdao, Fantova, Grustán, Portaespana y Torruella de Aragón.

Historia[editar]

Los primeros datos de población de Graus se remontan al Paleolítico como lo demuestran los restos hallados en el yacimiento de «Las Forcas» junto a la Peña del Morral.

Tras el paso del Islam, Graus fue reconquistado por los cristianos en el 1083 por Sancho Ramírez, tras la muerte en 1064 de Ramiro I en el sitio de Graus.

Fue cedida al monasterio sobrarbense de San Victorián de Asán, para que éste se encargase de su reconstrucción y repoblación otorgando para ello importantes privilegios a todos aquellos que poblasen Graus.

Después el monarca Pedro II le concedió a la villa el título de «Muy Noble y Muy Antigua» que conserva hasta la actualidad.

Un hecho fundamental para la tradición local se produjo en el año 1415 cuando, de camino hacia Francia, visitó la villa el dominico valenciano fray Vicente Ferrer, posteriormente canonizado, quien, al parecer, recaló en Graus invitado por Berenguer de Bardaxí; ambos habían sido compromisarios tres años antes en Caspe, donde se resolvió de manera pacífica el difícil problema sucesorio de la Corona de Aragón. El Santo valenciano predicó aquí con gran éxito y en agradecimiento regaló a la villa un crucifijo que se conserva y se venera en su iglesia parroquial. Las fiestas mayores de la localidad los días 13 y 14 de septiembre están dedicadas a San Vicente Ferrer y al Santo Cristo, en recuerdo de tan celebrada visita y apreciada donación.

Siglos más tarde, en 1588, Felipe II estableció la celebración de una feria semanal todos los lunes que ha perdurado hasta ahora. A éstas hay que añadir posteriormente la ferias de Santa Lucía, otorgada por Carlos II en 1681, y la de mayo (actual Propirineo)

En los siglos XVI y XVII disfruta de un gran esplendor económico que propicia el mecenazgo y construcción de las grandes casas-palacio que todavía hoy se alzan majestuosas en la portentosa Plaza Mayor y en otros puntos de la población; en esta época se construye también el que quizá sea el monumento más importante de la villa, la Basílica de Nuestra Señora de la Peña.

En el siglo XIX se integran Grustán, Portaspana, Torre de Obato y parte de Puidecinca.

En la década de 1920 incorpora los términos de Barasona y Benavente de Aragón. En la década de 1960 incorpora los términos de Aguinalíu, Panillo, Puebla de Fantova y Torruella de Aragón. Y en la década de 1970 absorbe Güel y Torres del Obispo.

Administración[editar]

Lista de últimos alcaldes de Graus[editar]

Período Alcalde Partido
1979-1983 José María Campo Aguilar[5] UCD
1983-1987 Ramón Miranda Torres PSOE
1987-1991 Ramón Miranda Torres PSOE
1991-1995 José Antonio Bernabeu Nácher CDS
1995-1999 Ramón Miranda Torres PSOE
1999-2003 Ramón Miranda Torres PSOE
2003-2007 Ramón Miranda Torres PSOE
2007-2011 María Victoria Celaya Cosculluela PSOE
2011-2015 José Antonio Lagüens Martín[6] PP

Resultados electorales[editar]

Elecciones municipales[7]
Partido 1979 1983 1987 1991 1995 1999 2003 2007 2011
PP 2 3 4 4 4 4
PSOE 4 6 6 5 6 5 6 4 4
PAR - 1 3 2 1 - 3 2
CHA 1 1 - 1
PIE -
UCD / CDS 7 2 1
AP-PDP-UL / PDP 5 2
Total 11 11 11 11 11 11 11 11 11

Demografía[editar]

A 1 de enero de 2012 la población del municipio ascendía a 3.595 habitantes, 1847 hombres y 1748 mujeres.[8]


Gráfica de evolución demográfica de Graus (municipio) entre 1900 y 2010

     Población de derecho (1900-1991) o población residente (2001) según los censos de población del INE.      Población según el padrón municipal de 2010 del INE.

Lugares de intéres[editar]

  • Plaza Mayor
  • Barrichos
  • Basílica de la Peña
  • Puente de Abajo
  • Iglesia de San Miguel
  • Antigua iglesia de la Compañía de Jesús, hoy Espacio Pirineos
  • Corazón de Jesús
  • Ermita de San Pedro

Recorrido turístico recomendado[editar]

El recorrido recomendado por los monumentos de Graus comienza desde el Portal de Linés, última puerta de que dispuso Graus antes de su expansión en el siglo XIX hacia la calle Barranco, actual zona de comercio y servicios. Después, tomar la calle Benasque hasta llegar a la Plaza Mayor:

  • La Plaza Mayor fue creada para albergar uno de los recursos económicos más importantes de la villa, el comercio, instalándose bajo sus porches los comerciantes que iban a los mercados y a las ferias. Realizada durante la ampliación urbanística del siglo XVI, gracias al aumento demográfico y económico de Graus, está catalogada como Bien de Interés Cultural desde 1975. Forma un pentágono irregular y aúna tres tipos constructivos diferentes que son la arquitectura dintelada, los arcos de medio punto y los arcos ojivales o apuntados que conforman una galería de soportales que recorre todo el contorno de la plaza y que sustentan algún de los edificios más importantes como son:
  • El ayuntamiento, de estilo renacentista aragonés, sigue la tipología constructiva de los ayuntamientos de la época, con entrada de soportales (dos arcos de medio punto), gran balcón corrido en la primera planta y galería de arcadas en la segunda; remodelado entre los años 2002 y 2003, es un escaparate de la arquitectura vanguardista de la zona que le ha valido el premio García Mercadal, siendo especialmente destacable el mural alegórico al paso del tiempo que decora el techo del Salón de Actos. Por su perfección está representado en el pueblo español de Barcelona, como ejemplo del Renacimiento de Aragón.

También en la plaza se puede encontrar tres importantes casas-palacio que son: Casa Palacio Barón, Casa Palacio Heredia y Casa Palacio Bardaxí.

  • Casa-palacio del Barón, de estilo renacentista, debe su nombre al Barón de la Conca, que según la leyenda mandó decorar la fachada de su mansión para complacer a su esposa andaluza. Se construyó sobre el antiguo Palacio del Vicario de San Victorián y fue también palacio del Justicia de la Ribagorza. La ornamentación del siglo XVIII, recogida en todas las caras del edificio destaca por su llamativo ciclo pictórico, utilizando un sugestivo colorido en tonos vivos. Su función es realzar las imágenes centrales de las alegorías a las ciencias y a las letras que hay en el frente principal que da hacia la Plaza Mayor. Jarrones con flores, rostros en los dinteles de las ventanas y ribetes vegetales ornamentan el resto de la vivienda.
  • Casa-palacio Heredia. También es renacentista, la casa palacio de la Familia Heredia se erigió en época renacentista pero fue remodelándose y decorándose en estilo neoclásico dos siglos más tarde. Habitada por una floreciente familia, fue morada de personajes relacionados con la naturaleza pirenaica y el desarrollo agrícola, así como diplomáticos y militares. Presenta un prominente alero curvo con elementos influidos por el espíritu de la ilustración. En las pinturas aparecen reflejados diversos apartados de la Parábola del Hijo Pródigo, enmarcados entre columnas y representaciones de las estaciones del año. Cenefas vegetales se extienden por la fachada, concentrando la mirada en el reloj de sol. Actualmente ha reacondicionado su interior recuperándose sus principales estancias, sobre todo su exquisita escalera central que conduce y distribuye la circulación por las partes nobles del edificio y albergará la sede de la Comarca de la Ribagorza. Reinaugurada en febrero de 2008 por el Presidente del Gobierno de Aragón.
  • Casa-palacio Bardaxí: Es la más sobria de las tres, está decorada en estilo neoclásico con molduras y frontones en ventanas y balcones intentando emular la sobriedad de los antiguos palacios griegos. El linaje de los Bardaxí se funde en la historia, no sólo de Ribagorza, sino también en la de importantes hechos acaecidos en Aragón. Berenguer de Bardaxí, uno de los representantes del reino de Aragón en el Compromiso de Caspe, o Eusebio Bardaxí y Azara, destacado diplomático, que llegó a ser diputado a Cortes de Cádiz, embajador en países europeos y presidente del gobierno, son dos de los ejemplos más notorios.

Las tres casas están sustentadas sobre columnas y dinteles, reservándose los arcos para el Ayuntamiento y edificios colindantes.

También son de destacar en la plaza otras casas como:

  • Casa Loscertales: Encuadrada entre casas de mayor valor histórico, sus tres plantas se hallan decoradas con figuras y pilastras que recorren todo el edificio. Una imagen de un querubín sostiene uno de sus balcones, mientras que esbeltas columnas adosadas y un decorado alfiz, moldean su entorno.
  • Casa Capucho: Es el más amplio de los edificios existentes en la Plaza Mayor, siendo su decoración menos sugestiva que el resto. Columnas y frontones en colores azulados y grises resaltan sus vanos principales, y una cenefa recorre los óculos existentes en su planta superior. Balcones de forja, con figuras plásticas, y el alero de madera, despuntan en la gran fachada.
  • Casa de la Cultura: La cooperativa obrera Gradense-Ribagorzana tuvo su sede en este inmueble desde 1918 hasta 1939, siendo el sindicato agrícola más importante de la zona. Posteriormente fue usada como sede por otros sindicatos, la Falange, el Sindicato Vertical o la Sección Femenina, y en los últimos años antes de su cesión al ayuntamiento de Graus, como sede de la Asociación de Amigos de Sobrarbe y Ribagorza, que promovía la edición de El Ribagorzano. Tras su cesión, se convirtió en Casa de la Cultura, donde se daría cabida a las diferentes artes que tanta categoría han tenido en el ambiente cultural que rebosa la localidad. Desde su bodega abovedada utilizada como sala de conferencias, hasta sus habitáculos destinados para la Escuela Municipal de Música, existen otros usos culturales diferentes.

Una vez visita la plaza Mayor se recomienda tomar la calle del mismo nombre y tras unos pocos metros se llega al comienzo del Barrichos (Barrio de Abajo), a su entrada se alza el palacio de Rodrigo de Mur, de estilo también renacentista se puede observar la típica distribución de los palacios de la época, primera planta o planta noble con grandes ventanales muy decorados y una segunda planta con ventanas más modestas por ser ésta la planta destinada a vivienda del servicio. La peculiaridad de este palacio es que en la mayoría de los dinteles de las puertas y ventanas se puede leer con letras entrelazadas "Roderico Mur y Marca" o "Roderico ama a Marica" dependiendo de si se opta por la explicación de que es el nombre del noble lo que aparece en los dinteles o sin embargo es la marca de la leyenda de amor de este noble con una de sus sirvientas.

Tras el palacio, se recomienda adentrarse en el Barrichos, núcleo originario de población de la villa desde el cual se desarrolló hasta alcanzar las cotas actuales, la primera casa destacada que se encuentra es la posada del Beato de Cerdán, donde San Vicente Ferrer descansó a su paso por la villa camino a Perpiñán para mediar en el cisma de la Iglesia. Pocos metros más adelante, a la derecha, se encuentra la que fue casa del inquisidor Tomás de Torquemada. Seguir recorriendo toda la calle principal para admirar las vistas de la Basílica desde prácticamente todos los callejones que corren perpendiculares a la calle principal, al llegar al final de la calle se encuentra una pequeña plaza con otro de los palacios grausinos, la Casa Fantón (derivación de la palabra infanzón) que todavía conserva su escudo nobiliario en la fachada y que denota nobleza al aparecer el símbolo de la familia Mur, importantes nobles ribagorzanos, así como la bandera aragonesa, al igual que el palacio de Rodrigo de Mur se distribuye en dos plantas diferenciadas. Esta casa da nombre a la pequeña plaza que se alza frente a ella y al fondo de la cual se haya la más antigua puerta de entrada a la villa, situada a la salida de la población hacia el sur era la que permitía que todos aquellos que viniesen desde Barbastro o cualquier punto del sur de Graus pudiesen o no pasar al interior.

Etapas de la construcción de la Basílica de la Virgen de la Peña: 1538-42, 1556-60 y 1585-95

Desde esta plaza se puede ascender hasta el más significativo monumento de la villa, la Basílica de la Peña, construida en el siglo XVI. Fue reformada tras el deterioro sufrido durante la guerra civil, en la que se quemaron e hicieron desaparecer los bellos retablos que adornaban todas sus paredes. El conjunto se compone de un patio-claustro con una galería de arcadas de medio punto sustentadas por columnas salomónicas que sirve como estupendo mirador para descubrir el municipio, sobre el descansa una galería que sirvió como hospital de peregrinos y que en la actualidad alberga un magnífico museo de iconos religiosos.

A partir de este claustro emerge la iglesia, que tan sólo conserva dos bóvedas de crucería y la portada como elementos originales, el resto son reconstrucciones. A modo de curiosidad, en el centro del patio se puede disfrutar de la sombra de uno de los pocos olmos que vencieron a la grafiosis y lograron sobrevivir, éste está relleno de piedras para sujetar su tronco.

Fiestas[editar]

  • Fiesta Mayor, del 12 al 15 de septiembre en honor del Santo Cristo y San Vicente Ferrer. Declaradas de interés turístico nacional principalmente por lo rico y variado de sus tradiciones: uno de los dances al son de la gaita aragonesa mejor conservados de Aragón, junto con comparsa de gigantes y cabezudos, trabucos, "cantos de albadas", la pastorada ribagorzana más importante de las conservadas, La Mojiganga así como un cúmulo de actos tradicionales y escenarios incomparables que hacen que aquél que las visite no las olvide jamás.
  • La Fiesta de la longaniza (plato típico de la zona). Cada año se prepara la longaniza más grande del mundo en Graus, generalmente el último sábado de julio o el primero de agosto.

Rutas[editar]

Las siguientes rutas de senderismo pasan por la localidad:

Hijos ilustres[editar]

Hermanamientos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]