Fruta confitada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Frutas confitadas»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Fruta confitada a la venta en el mercado de La Boqueria (Barcelona, España).

La fruta confitada es aquella fruta que se sumerge y cocina posteriormente en almíbar de forma que pierda su humedad interior y se logre así conservarla. Las frutas confitadas suelen emplearse en la elaboración de ciertos bollos, tomadas de forma simple forman parte de la repostería española típica de la Navidad.

Características[editar]

El proceso continuo de sumergir la fruta en almíbar provoca que ésta se sature de azúcar, evitando así el crecimiento de microbios que la pudren,[1] por lo que pueden mantenerse varios años en buen estado sin necesidad de medidas de preservación adicionales. Dependiendo del tamaño y el tipo de fruta, el proceso de confitado puede suponer varios días.[2] Pueden confitarse piezas enteras, trozos de fruta o tiras de piel.

Las frutas confitadas pueden, posteriormente, ser glaseadas o escarchadas. Ambos procesos consisten en dar un recubrimiento de azúcar a la fruta. El glaseado aporta un recubrimiento uniforme y liso, mientras el escarchado da un aspecto de «escarcha» al solidificarse el azúcar sobre la fruta formando pequeños cristales.

Algunas frutas que suelen confitarse son los dátiles, las cerezas marrascas, las piñas y el jengibre.[3] También se conservan bien los higos, melocotones, albaricoques, peras, carambolas, manzanas y frutas cítricas.

Cáscaras de naranja en proceso de confitado

Historia[editar]

La conservación por medio de la utilización del azúcar (miel de palma y miel) ya era conocida en las antiguas culturas de China y la Mesopotamia. A menudo era el único método de conservación conocido: Los antiguos romanos preservaban el pescado sumergido en miel. Sin embargo, se considera como verdaderos precursores del confitado moderno a los árabes, que ya servían cítricos y rosas confitadas en el momento principal de sus banquetes. Con la dominación árabe de partes del sur de Europa, la fruta confitada inició su camino hacia Occidente. Los primeros documentos que reseñan el uso de frutas confitadas en Europa se remontan al siglo XVI. En esa época, las frutas confitadas tenían un tratamiento similar al de las especias. En España era muy popular el diacitrón (apareciendo en varias obras literarias del siglo XVI).[4] En Italia, se convierten en el ingrediente clave de algunos de los más famosos dulces de su tradición culinaria: entre ellos, el Panettone Milanés y la Cassata Siciliana.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. «Britannica Online Encyclopedia — Candied Fruit» (en inglés). Consultado el 23 de noviembre de 2007.
  2. «Food, Facts, and Trivia — Candied Fruit» (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2007.
  3. «Answers.com — candied fruit; candied flowers» (en inglés). Consultado el 3 de enero de 2008.
  4. Elena Varela Merino, (2009), Los galicismos en el español de los siglos XVI y XVII, Volumen 1, Madrid, CSIC, pág. 517-518