Enrique Paillardell

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Había habido planes militares británicos desde el siglo anterior, proponiendo campañas

Enrique Paillardell
Coronel
Lealtad Bandera de Argentina Argentina

Nacimiento ca. 1775
Buenos Aires, Flag of Cross of Burgundy.svg Gobernación del Río de la Plata
Fallecimiento 1815
Buenos Aires, Flag of Argentina.svg Argentina

Enrique Paillardell (en algunas fuentes: Enrique Pallardelli o Enrique Paillerdelle) (Buenos Aires, ca. 1775 – íd., 1815) fue un militar argentino que participó en las Expediciones Auxiliadoras al Alto Perú, en las guerras civiles durante el Directorio de las Provincias Unidas del Río de la Plata y que fue murió ejecutado por haber colaborado durante el gobierno del Director Supremo Carlos María de Alvear.

Biografía[editar]

Enrique Paillardell fue el hijo de un francés y una peruana; se dedicó al comercio en su juventud. Se enroló en el ejército para luchar contra las dos fallidas Invasiones Inglesas al Virreinato del Río de la Plata y permaneció en un regimiento de infantería hasta que se produjo la Revolución de Mayo en la capital virreinal, Buenos Aires.

Participó en el Ejército del Norte que lucharon contra los realistas en las Expediciones Auxiliadoras al Alto Perú. Se destacó por sus vínculos con las provincias del sur del Virreinato del Perú. El general revolucionario Manuel Belgrano intentó utilizarlo para convencer a parte del ejército realista, cuyos oficiales eran peruanos, de unirse al partido independentista.

A principios de 1813, mientras avanzaba hacia el Alto Perú, el general Belgrano lo comisionó para apoyar una revuelta en el sur del Perú, en la ciudad de Moquegua. Con una pequeña compañía, se dirigió allí y reunió a unas decenas de voluntarios rebeldes, que habían tomado el control de la ciudad y de la vecina Tacna, pero habían fracasado en Arica. Justamente desde Arica llegó un batallón realista que destrozó el pequeño ejército de Paillardell. Cuando éste quiso unirse a Belgrano, se enteró de que el general patriota había sido derrotado en la batalla de Vilcapugio y retrocedía; alcanzó a unírsele justo después del desastre de Ayohuma. De todos modos, fue ascendido al grado de teniente coronel.[1]

Por el desaliento que le causaron estas dos derrotas, terminó convencido de que no valía la pena seguir intentando la liberación del Alto Perú, y que lo mejor era aliarse a los patriotas de Chile para llegar, desde allí, a Lima, por el Océano Pacífico. En cuanto el coronel José de San Martín se hizo cargo del Ejército del Norte, le hizo llegar esa idea, que fue apoyada entusiastamente por su amigo Tomás Guido. Había habido planes militares británicos desde el siglo pasado proponiendo campañas desde Buenos Aires, a través de Chile y con destino final en Lima. De modo que fue ésta la idea que se decidió San Martín a llevar adelante.[2]

Justamente por esa idea de no seguir avanzando, San Martín decidió acantonar permanentemente a su ejército en San Miguel de Tucumán, en una posición defensiva, centrada en una gran fortaleza. El sitio elegido fue el "Campo de las Carreras", el mismo lugar donde Belgrano, en 1812, había librado exitosamente la Batalla de Tucumán. San Martín puso la construcción bajo la dirección de Paillardell, que tenía algún prestigio de ingeniero, aunque no se sabe que haya estudiado ingeniería. Después de tres meses de trabajo, quedó incompleta, transformada en una serie de cuarteles rodeados por un foso y una empalizada. Era conocida como "La Ciudadela", y fue el cuartel general del Ejército del Norte desde 1816 hasta 1819.[3] También fue director de la academia de Matemáticas de mencionado ejéricto.

En abril de 1814 pidió y obtuvo el traslado a Buenos Aires junto con su hermano, el mayor Guillermo Paillardell. Se incorporó a la campaña que llevaba Carlos María de Alvear en la Banda Oriental, culminando exitosamente el largo sitio que le había impuesto el ejército de José Rondeau. Hizo imprimir una traducción de un tratado militar, que dedicó a Alvear. Éste quedó muy impresionado y lo ascendió a coronel, además de iniciarlo en la Logia Lautaro.

Cuando Alvear fue nombrado Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, en enero de 1815, designó a Paillardell comandante del Fuerte de Buenos Aires.

Los tres meses del directorio de Alvear fueron considerados por los porteños como un gobierno insoportable debido a su carácter arbitrario y a los desmanes que cometían sus oficiales favoritos –que incluían asesinatos y robos– y que le hicieron muchos enemigos.

Cuando el ministro de guerra, Francisco Javier de Viana, inició la campaña contra los federales autonomistas de Santa Fe, Alvear envió a la mayor parte del ejército de la capital, unos 2.000 hombres, a su campamento de Olivos, bajo el mando del coronel Paillardell.

Poco después, la avanzada del ejército al mando de Ignacio Álvarez Thomas produjo la sublevación de Fontezuelas. Cuando algunos grupos de militares se unieron a la revuelta, Alvear ordenó a Paillardell que avanzara sobre la capital, cosa que éste no llegó a hacer. El Cabildo de Buenos Aires asumió provisoriamente el mando político, y envió al coronel Juan José Viamonte a hacerse cargo del ejército de Olivos. Paillardell rechazó las escasas fuerzas de Viamonte con descargas de fusilería, en una escaramuza que le causó lagunas bajas y lo obligó a retroceder. Por unas horas más, Alvear tuvo a su disposición el ejército, por lo que se negó a renunciar.

Pero finalmente, tras una serie de comunicaciones cruzadas, sabiendo que ni siquiera contaba con la fidelidad de todos los hombres de Paillardell, y anoticiado del regreso del ejército rebelde al mando de Álvarez Thomas, Alvear presentó su renuncia y emigró. El jefe del campamento de Olivos entregó sus fuerzas a Viamonte y fue arrestado.

Las nuevas autoridades consideraron necesario hacer un escarmiento de los partidarios de Alvear. Muchos de sus oficiales fueron enviados al jefe de los federales, José Artigas, para que éste dispusiera de ellos; pese a que se temía que los hiciera ejecutar, Artigas los puso en libertad. Los jefes políticos fueron condenados a condenas de destierro.[4]

El único partidario de Alvear que fue condenado a muerte —por un tribunal militar especialmente creado para la ocasión— fue Enrique Paillardell; la causa para su condena fue haber causado bajas en defensa de su gobierno. Viamonte —el derrotado por Paillardell— fue miembro del tribunal que lo condenó.

Enrique Paillardell fue fusilado en mayo de 1815 en Buenos Aires.

Referencias[editar]

  1. Véase Bartolomé Mitre, Historia de Belgrano y de la independencia argentina. Ed. Estrada, Bs. As., 1947.
  2. Véase Mitre, op. cit.
  3. Posteriormente, en ese lugar se libraron también otras batallas, durante las guerras civiles argentinas, la más famosa de las cuales fue la derrota de Gregorio Aráoz de Lamadrid por Facundo Quiroga, en 1831.
  4. Entre los desterrados estaban el ministro general Viana, Juan Larrea, Gervasio Posadas, Agustín Donado, Hipólito Vieytes, Nicolás Herrera, Valentín Gómez, Bernardo de Monteagudo y Guillermo Paillardell.

Bibliografía[editar]

  • Cutolo, Vicente, Nuevo diccionario biográfico argentino, 7 volúmenes, Ed. Elche, Bs. As., 1968-1985.
  • Segreti, Carlos S. A., La aurora de la Independencia. Memorial de la Patria, tomo II, Ed. La Bastilla, Bs. As., 1980.