Educación 2020

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Educación 2020
Educación 2020 y Bachelet.jpg
El equipo de Educación 2020 junto a la presidenta Michelle Bachelet en abril de 2009, entregando sus propuestas de mejoramiento a la educación.
Tipo ONG
Género Educacional
Fundación 2008
Fundador(es) Mario Waissbluth
Ámbito Bandera de Chile Chile
Coordinador nac. Mario Waissbluth
Directora ejec. Adriana Delpiano
Sitio web www.educacion2020.cl

Educación 2020 (Educación veinte-veinte) es una organización no gubernamental chilena que busca el mejoramiento de la educación primaria y secundaria de ese país.

Nacida como movimiento ciudadano, Educación 2020 surgió en septiembre de 2008 como respuesta a una columna de opinión emitida por el académico Mario Waissbluth en la revista Qué Pasa. En un comienzo, el movimiento contó con el apoyo de los centros de estudiantes de Ingeniería Civil de la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica de Chile, pero rápidamente convocó apoyo de diversas universidades, centros de estudiantes y varias organizaciones. A agosto de 2011, el movimiento contaba con más de 80.000 adherentes registrados en su sitio web.[1]

Educación 2020 busca generar una reforma al sistema educacional chileno hacia 2020 con el objetivo de lograr una educación de calidad con equidad. Para esto, la institución trabaja a través del impulso de propuestas que apuntan a la formación de profesores y directores de escuelas de alta calidad, mejorar las condiciones para aulas vulnerables, mayor participación de los apoderados, y un cambio en la institucionalidad y financiamiento de la educación pública. Para que estas propuestas influyan en las políticas públicas educativas, Educación 2020 estimula la movilización ciudadana, dialoga con las autoridades del Gobierno y el Parlamento, y presiona través de la prensa y redes sociales.[cita requerida]

Historia[editar]

Durante el gobierno de Michelle Bachelet, la situación de la educación en Chile saltó de manifiesto con una serie de protestas y manifestaciones realizadas por estudiantes secundarios y que dieron origen a la llamada Revolución Pingüina. Como efecto de la Revolución Pingüina, se estableció el Consejo Asesor Presidencial de la Educación para poder crear una nueva institucionalidad para la educación chilena, reemplazando la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) instaurada en 1990 por el Régimen Militar con una Ley General de Educación. Pese a estos intentos, muchos grupos (principalmente estudiantiles) manifestaron su rechazo a la nueva LGE, lo que motivó una serie de nuevas manifestaciones durante 2008, pero de mucha menor envergadura que la de dos años antes.

El 23 de agosto de 2008, el académico Mario Waissbluth (profesor de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile) escribió un artículo en la revista quincenal Qué Pasa respecto a la realidad educativa del país. La columna titulada Estatuto Docente: Una tragedia peor que el Transantiago criticaba el Estatuto Docente aprobado en 2000 durante el gobierno de Ricardo Lagos Escobar y la formación de profesores - lo que generaba una mala educación a nivel nacional demostrado a través de una serie de cifras - y lo comparaba con Transantiago, considerado por muchos como uno de los proyectos más nefastos aplicados por los gobiernos de la Concertación desde el retorno de la democracia.[2]

La polémica columna tuvo fuerte repercusiones. Pero pese a ciertas críticas, la mayor parte de la discusión apoyó las conclusiones de Waissbluth y enfrentaron el dilema de cómo mejorar la situación. Así, un grupo de estudiantes de las carreras de ingeniería de la Universidad de Chile y de la Pontificia Universidad Católica de Chile decidieron junto a Waissbluth formar un referente que permitiera llevar a cabo las reformas necesarias. El 7 de septiembre de 2008 nació "Educación 2020" en conjunto con los centros de estudiantes de las carreras mencionadas, a las que luego se sumarían las de la Universidad Diego Portales y la Universidad Técnica Federico Santa María.[3] [4]

En primera instancia, él y un grupo de estudiantes de ingeniería de distintas universidades del país, buscarían firmas para que las autoridades gubernamentales se comprometieran efectivamente en mejorar la educación de los chilenos. Sin embargo, la cantidad de adherentes aumentó rápidamente y se comenzaron a organizar distintos grupos ciudadanos en torno al primer documento oficial llamado "Manifiesto Educación 2020".[5] y que querían comprometerse con la educación de Chile.

En menos de un mes, Waissbluth y el grupo de estudiantes se sentaron junto a la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados -que aprobó el manifiesto por unanimidad-, fueron invitados a distintos programas de radio y televisión, comenzaron a participar en charlas y diversas actividades a medida que el movimiento crecía de forma insospechada: sólo durante el mes de septiembre del 2008 hubo 22.209[cita requerida] y se hizo necesaria una organización que permitiera canalizar las inquietudes ciudadanas a las autoridades competentes en el tema.

Estructura[editar]

Mario Waissbluth.

Luego de la gran cantidad de adherentes, Educación 2020 comenzó a pensar en una organización con rasgos de fundación que permitiera un funcionamiento más organizado y esquematizado. Para ello se conformó un directorio con personas destacadas en distintas áreas.

En junio del 2009, el directorio de Educación 2020 contaba con la presencia del exministro de Obras Públicas Jaime Estévez, de la especialista en educación Patricia Matte, la periodista Patricia Politzer, el ingeniero y empresario Rodrigo Jordán, la economista Alejandra Mizala, la gerente general de la Fundación País Digital Claudia Bobadilla, la doctora en educación Celia Alvariño, el ingeniero Mario Waissbluth -que a la vez se convirtió en coordinador nacional de Educación 2020- y cuatro estudiantes de Ingeniería que fueron los pioneros en la expansión del movimiento y en la promoción de las propuestas de Educación 2020: Valentina Quiroga, María Fernanda Ramírez, Matías Reeves y Francisco Jeria.

El núcleo principal del movimiento fueron, hasta comienzos de 2010, los llamados «Grupos Ciudadanos Organizados» (GCO) que permitieron un rol activo de la ciudadanía en la promoción de Educación 2020 y en la discusión de las propuestas educativas del movimiento. Los GCO estaban dentro de lo que se ha llamado como “movimiento ciudadano”, a cargo de Matías Reeves. Estos grupos se formaron espontáneamente en distintas ciudades de Chile: Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, Talca, Coquimbo, Valparaíso, Rancagua, Chillán, Temuco, Valdivia, Punta Arenas, Santiago y Concepción. Estas dos última ciudades poseen la mayor cantidad de adherentes: en junio de 2009, Santiago contaba con 8.035 y Concepción con 1.713. Los miembros también se organizaron sectorialmente, en grupos de secundarios, universitarios, profesores y padres y apoderados, cada uno con sus respectivos coordinadores.

Hoy la institución cuenta con un staff de 14 profesionales, organizados en tres áreas: Política educativa, Proyectos y ciudadanía y Comunicaciones. Su coordinador nacional es Mario Waissbluth y su directora ejecutiva, Adriana Delpiano. Por otra parte, el movimiento cuenta con el apoyo de 120 instituciones.[cita requerida]

Propuestas[editar]

Hoja de Ruta (2008)[editar]

Durante los siete meses de existencia del movimiento se trabajó arduamente en un segundo documento oficial: la llamada "Hoja de Ruta" que guiaría los pasos de Educación 2020 durante la década 2010-2020. El documento proponía una revolución en la calidad y equidad de la educación en Chile como el primer proyecto país que todos los chilenos deben llevar adelante al comenzar el tercer centenario de la Nación.

La llamada Hoja de Ruta fue entregada a la presidenta Michelle Bachelet, a la ministra de Educación Mónica Jiménez de la Jara, a la subsecretaria de Hacienda María Olivia Recart y a los precandidatos presidenciales del momento: Sebastián Piñera, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Marco Enríquez-Ominami, Adolfo Zaldívar, Alejandro Navarro, Jorge Arrate y Pamela Jiles. La idea de entregar la propuesta a las autoridades y principales movimientos políticos intentaba demostrar la transversalidad del movimiento, que proponía el problema de la educación como “un problema de Chile como país sin importar color político, raza, etnia o religión”.

Las propuestas de Educación 2020 giran en torno a 5 grandes temas: profesores, directivos, apoderados, aula y recursos.

  • Profesores de excelencia: Se trata de un desafío que incluye una mejora en la formación de profesores, una reforma urgente a las escuelas de pedagogía, aumento de becas para los mejores estudiantes secundarios para que ingresen a la carrera, elevar el nivel y alcance de la formación continúa de profesores con parámetros de calidad y exigencias que potencien su eficacia, una mejora en la Carrera Docente, estabilidad laboral y una evaluación docente inequívoca y transparente.
  • Directivos de nivel internacional: Los ejes de acción propuestos son:
    1. Directivos altamente capacitados e involucrados en el aprendizaje escolar.
    2. Formación de directivos de calidad a través de programas de reentrenamiento, formación y certificación
    3. Nueva forma de concursabilidad, más transparente y menos basada en el currículo.
    4. Atribuciones necesarias en lo pedagógico, lo administrativo y lo financiero.
  • Aumento de recursos a escuelas vulnerables: Para ello, se propuso revisar rigurosamente la relación actual de horas lectivas/no lectivas, con especial atención en las escuelas vulnerables de la enseñanza primaria. En este perspectiva se propone elaborar un calendario de modificación gradual de la proporción de horas lectivas/no lectivas en los contratos docentes, para avanzar en un plazo prudente hacia una proporción cercana al promedio de los países desarrollados. En Chile se ocupa el 25% del tiempo en horas no lectivas, mientras que en países desarrollados el tiempo destinado para ellas es más de un 35%.
  • Apoderados informados y participativos: Tal como lo propone una alto sector de la ciudadanía, los padres deben ser participativos y fiscalizadores de lo que está pasando con la educación de su hijo. Para ello, Educación 2020 propone promover la acción y el interés de los padres para que entiendan que la educación es un agente de movilidad social que permite un mayor desarrollo siempre y cuando las condiciones educativas sean decentes.
  • Aumento de recursos: Los recursos necesarios señalados en la Hoja de Ruta de Educación 2020 son:
    1. Mejora de remuneración de profesores y directores: US$1.500 millones (de 2009)
    2. Programas de retiro de profesores y directores: US$120 millones (promedio anual hasta el 2020)
    3. Formación de directores de nivel internacional: US$5 millones
    4. Mejora de las escuelas de pedagogía y de gestión escolar: US$15 millones por dos años, US$3.5 millones anuales hasta el año 2020 para proyectos, US$1 millón para evaluación del sistema de acreditación y US$3.5 millones para becas.
    5. Refuerzo a aulas vulnerables: US$350 millones (del 2009)
    6. Programas de información y trabajo con apoderados: US$5 millones.

Agenda Inmediata[editar]

Según el movimiento ciudadano, la implementación de las propuestas para el mejoramiento de la oferta educativa en la escuela y el aula requiere acciones inmediatas que representen acuerdos políticos, modificaciones reglamentarias, legales y asignaciones que se deben hacer imprescindiblemente con el presupuesto del año 2010:

  1. Un acuerdo nacional que comprometa como promesa cierta un aumento gradual de incentivos para los profesores - basados en una evaluación rigurosa - para generar ingresos equivalentes a los de un ingeniero, abodado o médico para los buenos profesores.
  2. Un proyecto de ley sobre carrera profesional docente que siente las bases para que en forma gradual pero garantizada, el país pueda contar hacia el año 2020 con una planta de profesores de nivel equivalente a los de países desarrollados.
  3. Revisión rigurosa de la relación horas lectivas/no lectivas y otras condiciones del aula vulnerable, y consecuentemente, calendario de aumento gradual en la subvención diferenciada.
  4. Acelerar la implementación y divulgación de la Evaluación Diagnóstica de egresados de Pedagogía del programa INICIA del Gobierno de Chile, con la batería completa de instrumentos de evaluación.
  5. Reducir el plazo -hoy establecidos en tres años - para definir estándares curriculares en las escuelas de pedagogía.
  6. Otorgar carácter obligatorio al examen nacional de habilitación, tanto de competencias disciplinarias como pedagógicas a partir de fines del 2010.
  7. Incrementar de inmediato los recursos para el fortalecimiento académico de carreras pedagógicas acreditadas por más de tres años, con apoyo de expertos visitantes. Esto incluye también el incremente de la investigación pedagógica.
  8. Fortalecer de inmediato programas de pedagogía dirigidos a profesionales o licenciados en distintas áreas disciplinarias, en las especialidades en que existe escasez de docentes, cautelando la rigurosidad de la formación pedagógica.
  9. Someter el sistema de acreditación a una evaluación internacional independiente y alinearlo con los modelos y exigencias de los sistemas más exitosos en el mundo.
  10. Modificar la Ley de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior para sancionar de manera efectiva a las carreras que no resulten acreditadas por dos veces consecutivas, por ejemplo, impidiendo el ingreso de alumnos nuevos mientras no logren acreditarse, y hacer efectivo el fin de los Programas de Formación Docentes de dudosa calidad.
  11. Mejorar en el presupuesto 2010 la asignación de becas para los estudiantes con más de 650 puntos en la PSU, que opten por estudiar una carrera de pedagogía acreditada por más de 3 años.
  12. Asignar en el presupuesto 2010 recursos complementarios a los municipios para permitir la indemnización y retiro de aquellos directores vitalicios que no logren refrendar su posición en los concursos.
  13. Mejorar gradualmente los incentivos para los directivos, que reconozcan la carga de trabajo y la importancia del liderazgo, incrementando la asignación directiva que actualmente alcanza sólo un 25% sobre la Remuneración Básica Mínima Nacional.
  14. Crear en el presupuesto 2010 un programa de emergencia para la formación y certificación de 3.000 directores, y realizar las modificaciones legales y técnicas para exigir una certificación nacional previa a todos los postulantes al cargo de director de un establecimiento escolar.
  15. Destinar en el presupuesto 2010 una partida presupuestaria para un Fondo Concursable de Participación Escolar, que incentive el compromiso de los padres y los apoderados en la educación de sus hijos.
  16. Extender a partir de 2010-2011 la prueba SIMCE a 5 ocasiones durante Básica y Media, divulgando los resultados a nivel de escuela y aula.

Además de la aprobación total de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de Chile, la comisión homónima del Senado chileno también aprobó la Hoja de Ruta por unanimidad.

La Presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet, en su última cuenta anual al país, comprometió recursos del año 2010 para la formación de Directivos, el Examen de Habilitación Pedagógica obligatorio y la disminución de las horas lectivas de los profesores, propuestas centrales de la Hoja de Ruta de Educación 2020.

Críticas[editar]

Mario Waissbluth reconoce en su libro "Se Acabó el Recreo: La Desigualdad en la Educación" que el movimiento Educación 2020 contaba "con un conjunto menor pero no despreciable de furiosos detractores." Añade inmediatamente Waissbluth que han recibido calificativos como

"reaccionarios, comunistas, fascistas, populistas, nazis, plagiadores, tecnócratas, teóricos ilustrados y ególatras."[6]

En una crítica, en forma de carta abierta,[7] un lector del movimiento afirma la falta de apertura del líder para con las críticas mediante el uso de la red social twitter. El autor de la carta critica el excesivo foco de las propuestas en los profesores, como una falta del movimiento de abordar propuestas sistémicas. Asimismo, enfatiza la presencia de ingenieros en el directorio de Educación 2020, y los conmina a examinar sus ámbitos de acción. El autor también se refiere al exceso de propaganda, y al apresuramiento de las críticas de Educación 2020 al gobierno.

Otros critican al movimiento por considerarlo populista y con diagnósticos que descontextualizan los avances realizados en las últimas décadas en la educación en Chile.[8]

La propuesta de educación 2020 es también criticada por expresar falta de conocimiento de la educación como disciplina y por desconocer como la educación se institucionaliza.[9] Esta crítica académica señala la limitación de considerar que los problemas en educación pueden resolverse con el sentido común. La propuesta de Educación 2020 estaría limitada pues: 1) asocia la calidad a conceptos como entrenamientos, certificación y re-certificación de competencias, cuestión que es parte de la jerga empresarial, industrial y militar. 2) reducen la educación a elementos técnicos, negando su naturaleza individual, social, histórica e ideológica. 3) no reconoce las diferencias estructurales y socio-históricas que definen la actividad docente en Chile, al comparar a los profesores Chilenos con los de otros países "desarrollados."[9]

Véase también[editar]


Referencias[editar]

  1. Educación 2020. «Sitio oficial». Consultado el 30 de agosto de 2011.
  2. Waissbluth, Mario (23 de agosto de 2008). «Estatuto Docente: Una tragedia peor que el Transantiago». Consultado el 6/06/2009.
  3. La Tercera (7 de septiembre de 2008). «“La educación le ha costado al país dos décadas de una inequidad intolerable”». Consultado el 6/06/2009.
  4. Qué Pasa (12 de septiembre de 2008). «Emoción 2020». Consultado el 6/06/2009.
  5. Educación 2020 (2008). «Manifiesto de Educación 2020». Consultado el 6/06/2009.
  6. Waissbluth, M. (2010). Se Acabó el Recreo: La Desigualdad en Educación. Santiago: Random House Mondadori. ISBN 9789568410346. 
  7. cerdotopia (Blog) (ed.): «Carta abierta a Educacion2020 y a Mario Waissbluth» (19-05-2010). Consultado el 18 de febrero de 2012.
  8. Cristóbal Aninat, Gregory Elacqua (09-07-2009). La Segunda (ed.): «Populismo educacional: Educación 2020». Consultado el 18 de febrero de 2012.
  9. a b Oliva, María Angélica (21-09-08). Centro de Políticas Públicas y Derechos indígenas (blog) (ed.): «Educación 2020: marketing para un andamio de slogans». Consultado el 18 de febrero de 2012.

Enlaces externos[editar]