Eduardo Sojo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
De qué lado caerá, el político progresista español Práxedes Mateo Sagasta, El Motín, agosto de 1881.

Eduardo Sojo, Demócrito (Madrid, 1849 - ibídem, 1908)[1] [2] fue un dibujante español, que también trabajó en Argentina. Precursor de la caricatura política en este país, fue fundador de dos revistas tituladas Don Quijote, una en Argentina y otra en España. Firmaba con el pseudónimo «Demócrito».

Carrera profesional[editar]

Nacido en Madrid en 1848, Sojo fue testigo de la insurrección del Cantón de Cartagena en 1873.[2] Durante su periodo en España, Sojo participó activamente como dibujante y caricaturista en publicaciones de Madrid, como la revista republicana y anarquista El Motín, Madrid Cómico[3] [4] o Gil Blas; además de en El Cantón Murciano[2] o La Broma.[5] Su estilo como dibujante en El Motín ha sido destacado como posible influencia para publicaciones posteriores como La Traca.[6]

Los padres de la patria, que a la vez son hijos de ella, y por lo tanto abuelos de sí mismos, en El Motín, septiembre de 1881.

Tras emigrar a Argentina en 1883,[2] el 16 de agosto de 1884 publicó en el país hispanoamericano el primer número de la revista Don Quijote, de caricaturas y crítica política, que marcó un hito y saldría hasta 1905. Sojo impuso en Don Quijote una línea editorial donde predominó «un ingenio de cuño netamente hispánico»,[7] además de estar muy politizada;[8] esta última una de las causas de la marcha del proyecto de Fray Mocho, que acabaría años más tarde en la publicación rival Caras y Caretas.[8] También participaron en la revista los dibujantes españoles Manuel Mayol «Heráclito» y José María Cao «Demócrito II».[9]

Fue perseguido políticamente a causa de sus duras críticas e ilustraciones, y llegaron a secuestrarle las piedras litográficas del semanario.[10] El segundo número fue editado sin imágenes: en lugar de ellas se hacía una descripción de la figura faltante. A partir del siguiente número, el jefe de policía apareció siempre caricaturizado con una piedra litográfica debajo del brazo.[11]

Hizo famosas caracterizaciones de políticos argentinos en clave de distintos animales, a Miguel Juárez Celman —contra quien dirigió «tremendos ataques»—[12] lo caracterizaba como un «burrito cordobés»,[13] mote con el que se sería conocido más adelante,[14] y a Julio A. Roca por ejemplo con un zorro.[13]

Ilustración satírica en el Don Quijote argentino, noviembre de 1884.

El militar, político, periodista y escritor Lucio V. Mansilla, tras ser caricaturizado como un carnero, pidió el arresto de Sojo y lo atacó con las siguientes palabras:[15]

Un galleguito, una especie, como diría Sarmiento, de piojo fétido, capaz de envenenar, no con la mordedura, con el simple contacto de sus patas! [...] El que pretende enlodarnos es un galleguito infame, que paga de esta manera la hospitalidad que recibe [...] El galleguito Sojo a cualquier casa a cualquier parte que vaya, siempre será el galleguito Sojo. Y encárguese cada uno de nosotros de darle una paliza, si lo tiene a mano, que yo, por mi parte, he hecho ese compromiso y lo cumpliré!

En 1885, Sojo fue el responsable de la revista Don Quijote en Buenos Aires, cuya representación, prohibida en la capital argentina, tuvo lugar en el pueblo vecino de San José de Flores.[7] [16] En esta pieza combinaba elementos característicos de la zarzuela española con otros propios de la Argentina, para criticar al gobierno de Roca.[17] En 1890 se produjo en Argentina la Revolución del Parque, que supuso la caída del gobierno de Juárez Celman, de la que se considera que fue partícipe Sojo a través de Don Quijote.[18]

Regresó a España para fundar una publicación homónima; el Don Quijote español apareció en enero de 1892[19] y seguiría contando con ilustraciones realizadas por Demócrito. El dibujante falleció en Madrid a comienzos de 1908.[12] [1]

El Museo del Dibujo y la Ilustración, de Buenos Aires, tiene en su colección distintas ilustraciones de Sojo en Don Quijote, algunas de ellas litografías en color.[20]

Referencias[editar]

  1. a b Berenguer Carisomo, 2003, p. 66.
  2. a b c d Biagini, 1991, p. 104.
  3. Llera Ruiz, 2003, p. 211.
  4. Barrero, 2011, p. 31.
  5. Laguna Platero, 2003, p. 121.
  6. Laguna Platero, 2003, p. 118.
  7. a b Garasa, 1987, pp. 161-169.
  8. a b Rogers, 2005, p. 6.
  9. Burkart, 2007.
  10. Matallana, 2003, pp. 137-138.
  11. Díaz, 2013, p. 3.
  12. a b «Eduardo Sojo». Las Dominicales del Libre Pensamiento (366):  p. 2. 28 de febrero de 1908. ISSN 2171-5122. http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002663296&page=2. 
  13. a b Ximena Avila, 2000.
  14. Pigna, Felipe (12 de abril de 2009). «Aquella revolución radical de 1890» (html). Clarín. http://edant.clarin.com/suplementos/zona/2009/04/12/z-01896057.htm. 
  15. Matallana, 2003, p. 137.
  16. Biagini, 1991, p. 109.
  17. Cox, 2000, p. 66.
  18. Biagini, 1991, p. 107.
  19. Biblioteca Nacional de España (ed.): «Don Quijote (Madrid)». Hemeroteca Digital.
  20. Museo del Dibujo y la Ilustración (ed.): «Colección Sojo».

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]