Economía de Gabón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Gabón
Moneda Franco CFA de África Central
Organizaciones OMC, Unión Africana
Estadísticas
PIB (PPA) 20,81 mil millones ([1] 2009) (120.º)
Variación del PIB -2,8% (2009)
PIB per cápita 13.700
PIB por sectores agricultura 5,4%, industria 56,7% comercio y servicios 37,9% (2009)
Inflación (IPC) 3% (2009)
IDH sin informaciones
Coef. de Gini sin informaciones
Fuerza Laboral 633.000 (2009)
Desempleo 21%
Industrias principales extracción y refino de petróleo, manganeso, oro, productos químicos; reparo de navíos, alimentos y bebidas, textiles, madera, cemento
Comercio
Exportaciones 5 868 millones (2009[1] )
Destino de exportaciones Estados Unidos 28,2%, República Popular de China 21,2%, Japón 11,3%, Francia 6,2%, España 4,5%, Trinidad y Tobago 4,4% (2008)[1]
Importaciones 2 296 millones (2009[1] )
Origen de importaciones Francia 32,2%, Estados Unidos 11,1%, República Popular de China 5,4%, Bélgica 4,7%, Camerún 4,4%, Países Bajos 4,2% (2008)[1]
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 3 065 millones (2009)
Ingresos 3 141 millones
Gasto público 2 877 millones
Ayuda económica 53,87 millones (2005)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses

Gabón tiene una renta per cápita que es el triple de la de muchas naciones del África subsahariana. Aunque por una alta desigualdad en los ingresos una amplia proporción de la población es pobre[1] . Gabón dependió de la leña y del manganeso hasta que se descubrió petróleo a principios de los 70. Ahora el sector del petróleo supone el 50% del PNB y el 80% de las exportaciones[1] . La producción de petróleo ahora está disminuyendo de su apogeo de 370.000 barriles por día en 1997. La caída de los precios del petróleo en 1998 tuvo un impacto negativo en los beneficios del gobierno y la economía.

El 1997 una misión del Fondo Monetario Internacional criticó el gobierno de Gabón por su excesivo gasto fuera del planeado en el presupuesto, además de excesiva toma de préstamos junto al banco central y de la demora de los procesos de privatización.

Referencias[editar]