Delirio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Delirio
Clasificación y recursos externos
CIE-10 F22
CIE-9 297
CIAP-2 P71
MedlinePlus 000740
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Delirio en psiquiatría y psicología, es un síntoma propio de las psicosis.

Definición[editar]

Etimológicamente viene del término latino "de-lirare" que significa salir del surco al labrar la tierra. La palabra ha evolucionado para significar la creencia que "se sale" de la norma establecida por el grupo de pertenencia social. En el lenguaje diario, describe una creencia que es falsa, extravagante o derivada de un engaño. En psiquiatría, la definición es necesariamente más precisa e implica que la creencia es patológica (el resultado de una enfermedad o proceso de una enfermedad). Como patología, es distinta de una creencia basada en información falsa o incompleta o de ciertos efectos de la percepción que son llamados, más precisamente, apercepción o ilusión.

Los delirios suceden normalmente en un contexto neurológico, aunque no están vinculados a ninguna enfermedad en particular y se ha encontrado que ocurren en el contexto de muchos estados patológicos (físicos y mentales). Sin embargo, tienen importancia particular en el diagnóstico de las psicosis y, particularmente, en la esquizofrenia, la manía y los episodios del trastorno bipolar. También pertenece a la nosología psiquiátrica en forma de un síndrome delirante, definitorio junto a los síndromes alucinatorios y disociativo-autistas de todas las psicosis.

El delirio, o idea delirante, debe cumplir varios requisitos:

  • ser una idea firmemente sostenida pero con fundamentos lógicos inadecuados.
  • ser incorregible con la experiencia o con la demostración de su imposibilidad.
  • ser inadecuada para el contexto cultural del sujeto que la sostiene.

Estos requisitos son necesarios porque hay muchas ideas que pueden ser sostenidas con firmeza y convicción más o menos incorregibles por diversas personas (por ejemplo, ideas religiosas o políticas), y sin embargo no constituir delirios: se requiere que el proceso por el que se llega a la convicción sea inadecuado.
Por ejemplo, un sujeto puede afirmar que es portador de una verdad que debe propagar por el mundo, dado que escuchó su nombre en la televisión. El delirio no se diagnostica por la convicción de "ser portador de una verdad que revelar" (muchas personas podrían decir algo parecido), sino por la forma extravagante por la que llega a esa convicción (haber escuchado su nombre por la televisión).

Típicamente, ante la argumentación de que eso no tiene lógica, el sujeto persiste en su convicción. Dado que no es una convicción habitual, habría que verificar si acaso pertenece a algún grupo religioso que sostenga convicciones similares, pero, aún en este caso, los propios miembros de su grupo podrían haber detectado una alteración de la lógica del pensamiento que considerarían anormal. En ese caso, la idea se considera delirante.

Clasificación[editar]

Psicopatología Clásica[editar]

Entendido como mecanismo de defensa frente al derrumbe de la estructura del Yo, los delirios son el último recurso para mantener la identidad. La Psicopatología Clásica los clasifica como:

  • Delirios Impositivos. El mecanismo de defensa que se activa lo hace por exaltación, manifestando la persona con su conducta la necesidad de comunicar, compartir y buscar adeptos a su sistema de creencias.
  • Delirios Defensivos. El mecanismo de defensa que se activa lo hace por depreciación, manifestando la persona con su conducta la necesidad de alejarse de los otros, buscando protección y ocultarse.

Clasificación moderna[editar]

  • Sistematizados. Cuando las creencias están organizadas en torno a un núcleo teórico, con coherencia y estructura interna, de forma que todas las preguntas que se le hagan pueden ser respondidas adecuadamente, con lógica y orientación finalista. Es típico de las psicosis paranoides, agudas o crónicas.
  • No sistematizados. Conjunto de ideas y creencias delirantes pobremente sostenidas, sin coherencia interna, con pocos recursos, donde no hay un núcleo, ni razones que organicen los pensamientos, de forma que las preguntas no obtienen respuestas adecuadas. Es típico de la esquizofrenia.
  • Delirio encapsulado. Ideación delirante que no se instala en el foco de la vida del paciente, prestándole este una atención relativamente baja. En la entrevista psiquiátrica el paciente puede confesar que tiene estas ideas, pero resulta claro que no se trata de un fenómeno que tenga una incidencia importante en su vida, en la manera de establecer los vínculos y mantenerlos, etc.[1]
  • Delirio parafrenizado. Designa aquellas formas de delirio sistematizados y encapsulados de carácter fabuloso, expansivo, confabulatorio o fantástico que el paciente suele no confesar en las primeras entrevistas, aun cuando, movido por estas ideas, venga desde hace tiempo realizando ciertos actos o acciones que satisfagan la ideación delirante.[2]

Otra forma de conceptualizarlos[editar]

Delirios "normales"[editar]

Todas aquellas creencias dentro de la realidad (ser rico, ser famoso, haber descubierto la vacuna contra el SIDA, descubrir la cura contra el cancer etc.) son pequeñas formas de perderse en una interfase de ilusión que crea la mente. Quizás la forma más fácil de diferenciarlo del delirio verdadero es que este es "apodíctico", o sea irreductible a cualquier contrastación racional y parten de un conocimiento personal no compartido e incierto.

Delirios extraños[editar]

Todas aquellas creencias que están fuera de la realidad reconocida por la ciencia (creer que a uno le roban el pensamiento, creer que puede resucitar a personas fallecidas, etc).

Se define el Delirio Encapsulado como la locura razonante, porque, salvo por una idea delirante muy específica, el paciente funciona con normalidad en la mayoría de aspectos de su vida, pudiendo pasar totalmente desapercibido; hasta que alguien le habla de ese tema, y entonces el paciente empieza a delirar y comportarse de forma enajenada.

En el DSM-IV (A.P.A.) y la CIE-10 (O.M.S.) aparecen 6 y una categoría residual:

El delirio de grandeza es una enfermedad psicológica, de la rama de la paranoia, que consiste en creerse falsamente un personaje poderoso o importante y comportarse como tal (Elvis, Napoleón, etc.).

Clasificación de la Escuela Francesa[editar]

La Escuela Francesa los clasifica en función del Polo del Self que está afectado y la relación entre el Yo y los Otros (si son por exaltación o impositivos, o si son por depreciación o defensivos):

Polo Actitudinal[editar]

Polo Intelectual[editar]

Polo Corporal[editar]

Polo Erótico[editar]

Es importante reseñar que existe un grupo de Psicosis caracterizadas por delirios confusionales, entre los que cabe destacar la psicosis postparto, las bouffée delirantes, y las pseudopsicosis.

Referencias[editar]

  1. Capponi M., Ricardo. Psicopatología y semiología psiquiátrica. Universitaria, 12ª edición, 2011. p. 111. ISBN 978-956-11-2274-1
  2. Ibidem