Convención del Metro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Convención del Metro o Tratado del Metro, es un tratado internacional firmado el 20 de mayo de 1875 en París,[1] por diecisiete estados, con el fin de establecer una autoridad mundial en la Metrología. Fue la sucesora de la Comisión Internacional del Metro (en francés: Commission internationale du mètre) creada en 1870.

Aunque el sistema métrico decimal había sido propugnado por los científicos desde sus orígenes, por sus aplicaciones a la ciencia, la convención tenía unos intereses más prosaicos, como la industria y el comercio, por eso, inicialmente la competencia de la Conferencia General se circunscribía a las unidades de peso[2] y longitud (como su nombre indica), pero en la 6ª Conferencia General (1921) fue revisado y su ámbito de competencias ampliado a todas las medidas físicas. En 1960 el sistema de unidades establecido desde 1921 fue renombrado como «Sistema Internacional de Unidades» (abreviado SI, en francés Système international d'unités, en inglés International System of Units) en la 11ª Conferencia General.

Antecedentes[editar]

Grabado en madera, de 1800, mostrando las nuevas unidades decimales que fueron las legales en Francia desde el 4 de noviembre de 1800

Desde la antigüedad, los gobernantes de diversos países quisieron que los pesos y medidas de sus estados fueran uniformes para favorecer el comercio, sin engaños ni complicados cambios de unidades.

Por otro lado, los científicos sentían la necesidad de contar con un sistema racional de unidades, para poder intercambiar sus experiencias y para trabajar con mayor facilidad. Desde el siglo XVII, científicos como John Wilkins o Tito Livio Burattini fueron haciendo propuestas para instaurar un sistema racional.

Luis XVI de Francia, encargó a un grupo de científicos (entre los que estaba Lavoisier) sentar las bases de un nuevo sistema de medidas, comisión que propuso como unidad de longitud el metro (del griego, medida, nombre que había propuesto en 1675 Burattini) y de peso el grave (de gravedad) (dividido en 1000 gramos). Sus trabajos crearon el que luego se llamó sistema métrico decimal.[3] Lavoisier llegó a decir de él que «nada más grande ni más sublime ha salido de las manos del hombre que el sistema métrico decimal».[cita requerida]

Sin embargo, el mal uso en las unidades de medida por los comerciantes fue una de las causas de la Revolución francesa (1789), y su reforma fue uno de los asuntos inscritos en la agenda de la Asamblea Nacional. Talleyrand, influyente personaje de la Asamblea invitó a varios países a participar en el establecimiento del nuevo sistema pero, dado el rechazo del resto de las naciones al régimen revolucionario francés, la Asamblea se quedó sola y, si bien aceptó el metro, no le gustó el nombre de grave (relacionado con el abolido título de conde en cierta forma) y prefirió el gramo y su múltiplo el kilogramo.[3] [4] La Revolución, con su ideología oficial de la razón pura facilitó este cambio (pero en 1793 ejecutó a Lavoisier en la guillotina). Así pues, la primera adopción oficial del sistema ocurrió el 4 de noviembre de 1800 e introdujo el metro y el kilogramo, que fueron las bases del sistema métrico decimal, manufacturando prototipos que quedaron guardados en los Archivos Nacionales.[5]

El Reino Unido de los Países Bajos (Holanda y Bélgica) adoptó el sistema métrico en 1817. Entre 1840 y 1870, lo adoptó un cierto número de países, incluyendo España, muchos países sudamericanos y muchos de los estados italianos y alemanes. En 1863, la Unión Postal Universal adoptó el gramo para expresar los pesos permitidos para las cartas.

En la decada de 1860, se encontraron deficiencias en la barra patrón del metro y también que se curvaba cuando se usaba.[5] La Conferencia géodésica internacional, Berlin, 1867, proclamó la necesidad de un sistema único de medidas en Europa, y recomendó la construcción de nuevos patrones del sistema métrico.

El 1 de septiembre de 1869, Napoleón III propuso la creación de una comisión cientifica internacional para promover el uso de las unidades de medida métricas. El 16 de noviembre de 1869, el gobierno francés envió una invitación a los estados extranjeros para asistir a esta comisión. Austria-Hungria, Baviera, Bélgica, Chile, Colombia, Ecuador, España, los Estados Pontificios, Estados Unidos de América, Gran Bretaña, Grecia, Italia, Nicaragua, Paises Bajos, Perú, Portugal, Prusia y la Confederación de Alemania del Norte, El Imperio Ruso, San Salvador, Suecia y Noruega, Suiza, el Imperio Otomano, Venezuela y Wurtenberg se adhirieron a la propuesta.

La Comisión Internacional del Metro[editar]

En julio de 1870, dos semanas antes del comienzo previsto de la Conferencia, estalló la guerra franco-prusiana. Aun así, los delegados invitados se reunieron (sin la presencia de las delegaciones alemanas) del 8 al 13 de agosto, formando la Comisión Internacional del Metro, y se llegó al acuerdo de convocar una nueva conferencia cuando todos los delegados pudieran estar presentes.

El año siguiente Francia perdió la guerra y Napoleón III fue enviado al exilio. Alemania e Italia, ahora estados unificados, adoptaron el sistema métrico como sistema de medidas, pero los prototipos del metro y del kilogramo seguían al cuidado y bajo control del gobierno de la Tercera República Francesa. En 1872 el gobierno republicano retomó la idea de la Conferencia. El comité preparatorio se reunió entre el 2 y el 14 de abril de 1872. Los trabajos de la Comisión se reanudaron el 24 de septiembre de 1872, hasta el 12 de octubre. Se acordó la fabricación de nuevos patrones y, para más adelante, la convocatoria de la Convención del Metro y la creación de la Oficina Internacional de Pesas y Medidas (BIPM).[6] [7]

La conferencia de 1875[editar]

Las tareas principales de los delegados en esta conferencia eran dos:

  • remplazar los artefactos que representaban los patrones del metro y del kilogramo, que guardaba el gobierno francés, y
  • crear un organismo que administrase y mantuviese los patrones para todo el mundo.

La conferencia no trató de otras unidades de medida[8] . Con la guerra franco-prusiana reciente, hubo roces entre los delegados de ambas potencias pero aunque, como resultado de haber perdido la guerra, Francia perdió el control del sistema métrico, consiguió que se pusiese bajo control internacional, en vez de que pasase a manos de los alemanes, y que las oficinas internacionales estuvieran ubicadas en París.

Los patrones de referencia[editar]

Prototipo histórico de la barra del metro, hecho en aleación de platino-iridio, que fue el patrón entre 1889 y 1960.

Uno de los fines de la Convención era discutir la renovación de los patrones internacionales, basados en los viejos patrones franceses que, para ese entonces, tenían 70 años de antigüedad y que gracias a las dilataciones y reducciones podían ser ligeramente distintos que los adoptados en 1799.

Antes de la conferencia de 1870, los políticos franceses supusieron que la comunidad internacional podrían rechazar un metro que era 0,03% (0,3 mm) más corto que el diseñado inicialmente, por lo que ordenaron una nueva medida del meridiano. Sin embargo, en la Convención en 1875, se propuso que los nuevos prototipos de metro y de kilogramo patrones, reprodujesen los valores de los artefactos originales lo más aproximadamente posible.[6] Se llegó a la conclusión de que, si el perfeccionamiento de los sistemas de medición tanto del tamaño de la Tierra como de las propiedades del agua mostraban discrepancias con los patrones, cambiar cada vez los patrones de medida para ajustarse a las nuevas mediciones no era práctico, especialmente cuando nuevos y mejores instrumentos acabarían encontrando otros valores cada vez más precisos. Por ello se decidió romper con la relación que existía entre los patrones y sus fuentes naturales, de tal forma que los patrones en sí se convirtieron en la base del sistema.

Así el nuevo metro patrón se hizo con el mismo valor que el metro original, y con una sección transversal en "X" en vez de la sección rectangular que tenía el original, y así se reducía la flexión cuando se tomaban medidas. Además, la barra nueva, en vez de tener una longitud igual al metro, era un poco más larga y tenía unas señales grabadas que determinaban exactamente la longitud del metro. [9] La firma londinense Johnson Matthey suministró 30 prototipos del metro y 40 prototipos del kilogramo. En la primera sesión de la CGPM en 1889, la barra nº 6 y el cilindro nº X se eligieron como patrones internacionales. Los restantes se guardaron como copias de trabajo del BIPM o fueron repartidos entre los estados miembros como patrones nacionales.[10] El patrón metro fue la norma internacional hasta 1960, cuando fue redefinido en función de longitudes de onda de la linea rojo-anaranjada del kripton-86 y más adelante en función de la velocidad de la luz. El patrón kilogramo todavía está en uso, aunque se espera que sea reemplazado por una nueva definición en pocos años.

Organizaciones[editar]

En cuanto a la segunda tarea, la convención estableció tres organizaciones principales para atender lo relativo a la preservación de las normas del sistema métrico:

Estados miembros[editar]

Había originalmente 17 Estados miembros de este tratado, entre los que doce lo ratificaron ese mismo año. Este número creció a 21 en 1900, 32 en 1950, 44 en 1975, 48 en 1997 y 49 en 2001. A partir de 2005, hay 51 Estados miembros (con el año de asociación entre paréntesis):

Países según su fecha de adopción del Sistema Métrico Decimal.

Estados fundadores (1875)[editar]

Hasta 1900 (con la fecha)[editar]

Adhesiones posteriores (con la fecha)[editar]

Referencias[editar]

  1. «Brief history of the SI». BIPM. Consultado el 29-10-2010.
  2. El kilogramo fue creado como unidad de peso y, más tarde, los científicos quisieron hacer clara la distinción entre peso y masa e hicieron que el kilogramo fuera la unidad de masa
  3. a b «La Commission internationale du mètre (1870-1872)» (en francés). París: BIPM. Consultado el 04/09/2013.
  4. Encontraron entonces el problema de que hacer un gramo-patrón era muy complicado, por pequeño, y esta es la razón "histórica" por la que una unidad básica incluye en su nombre el prefijo de un múltiplo
  5. a b McGreevy, Thomas (1995) (en inglés). The Basis of Measurement: Volume 1 – Historical Aspects. Pitcon Publishing (Chippenham) Ltd. pp. 145, 151. ISBN 0 948251 82 4. 
  6. a b Alder, Ken (2002) (en inglés). The Measure of all Things - The Seven-Year-Odyssey that Transformed the World. Londres: Abacus. pp. 348–354. ISBN 0 349 11507 9. 
  7. «La Commission internationale du mètre (1870-1872)» (en francés). París: BIPM. Consultado el 04/09/2013.
  8. Las otras unidades del sistema eran derivadas de éstas: el litro era el decímetro cúbico, el área era un decámetro cuadrado, etc.
  9. McGreevy, Thomas (1995). Pitcon Publishing (Chippenham) Ltd. ed (en inglés). The Basis of Measurement: Volume 1 – Historical Aspects. pp. 150–151. ISBN 0 948251 82 4. 
  10. Jabbour, Z.J.; Yaniv, S.L. (2001). National Institute of Standards and Technology (NIST. ed. «The Kilogram and Measurements of Mass and Force» (en inglés). J. Res. Natl. Inst. Stand. Technol. 106:  pp. 25–46. http://nvl.nist.gov/pub/nistpubs/jres/106/1/j61jab.pdf. Consultado el 2011-03-28. 
  11. En esa época Austria-Hungría
  12. En esa época Suecia y Noruega estaban unidas bajo una sola corona
  13. El Reino Unido incluía Irlanda
  14. Tras su independencia del Reino Unido

Enlaces externos[editar]