Coitus interruptus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El coitus interruptus o coito interrumpido, también conocido como retirada o marcha atrás, es un método de contracepción en el cual una pareja tiene relaciones sexuales, pero el pene es retirado prematuramente y el semen es eyaculado fuera de la vagina, o no es eyaculado y es retenido dentro del cuerpo. El uso de éste método está documentado desde hace al menos 2000 años, y se estima que fue usado por 38 millones de parejas en todo el mundo en 1991.[1] Este método, por sí solo, es poco fiable porque el líquido preseminal, que es secretado por las glándulas de Cowper para lubricar la uretra tras la erección, puede contener espermatozoides que pueden provocar un embarazo[Requiere cita]. Diversas autoridades sanitarias advierten de la baja o nula eficacia de esta práctica como método anticonceptivo y de prevención de contagio de infecciones de transmisión sexual.[2]

Eficacia[editar]

Según estudios realizados, los índices de embarazos no deseados observados en parejas que usaron la retirada como método anticonceptivo fueron, dependiendo de la población estudiada, de entre un 15 y 28%.[3] En comparación, en parejas que usaron la píldora anticonceptiva como método anticonceptivo se observó, incluyendo el uso incorrecto, un porcentaje de fallo de entre el 2 y el 8%,[4] mientras que con el dispositivo intrauterino (DIU) se observó un índice de fallo del 0,8%.[5] Según Kippley en las parejas que usaron preservativo, incluyendo usos incorrectos del profiláctico, se produjo un índice de fallo de 10-18%.[3]

Según algunos estudios, en las parejas que usan la retirada correctamente en cada acto sexual, se estima que el índice de fallo podría ser del 4%. En comparación, se calcula que los anticonceptivos orales tienen un índice de fallo, cuando son usados de manera ideal, de un 0,3%. Igualmente, se estima un 0,6% en el DIU y un 2% en el preservativo.[5]

La principal causa de fallo del método de la retirada es la falta de autocontrol de aquellos que lo usan. El mal momento de retirada puede ocasionar semen en la vulva, el cual puede fácilmente migrar al tracto reproductivo femenino. Algunos médicos ven a la retirada como un método anticonceptivo ineficaz.[6]

Se ha sugerido que el fluido preeyaculatorio ("fluidos de Cowper") emitido por el pene previo a la eyaculación contiene espermatozoides, los cuales fácilmente pasarían al tracto genital.[7] Sin embargo, varios estudios menores han fallado al intentar encontrar espermatozoides viables en el fluido.[8] [9]

Ventajas[editar]

Las ventajas del coitus interruptus es que puede ser usado por gente que tiene objeciones o que no tiene acceso a otras formas de anticoncepción. Algunos hombres lo prefieren para evitar cualquier posibilidad de efectos adversos de contraceptivos hormonales en sus parejas.[10] Algunas mujeres también prefieren este método sobre la contracepción hormonal para revertir efectos adversos, tales como depresión, cambios de humor, sequedad vaginal, disminución de la libido y cefaleas, entre otros. No tiene costos monetarios directos, no necesita aparatos especiales, no tiene efectos colaterales físicos, puede ser practicado sin prescripción médica y no tiene barreras para la estimulación.

Desventajas[editar]

Comparadas con los métodos comunes reversibles (DIU, contraceptivos hormonales y preservativos masculinos), el coitus interruptus es el menos efectivo en prevenir el embarazo.[5] Como resultado, es también de menor coste/eficacia que muchos métodos más efectivos, pues aunque el método en sí no tiene costo alguno, los usuarios se enfrentan al gasto de un potencial embarazo y nacimiento.[11]

El método es totalmente ineficaz en prevenir infecciones de transmisión sexual como el VIH, ya que el líquido preyaculado puede contener virus o bacterias que pueden infectar a la pareja al entrar en contacto con las mucosas. En algunas enfermedades, una reducción del fluido corporal intercambiados durante la relación sexual, puede reducir la probabilidad de enfermedad de transmisión sexual en comparación con el uso de ningún método debido al menor número de patógenos presentes.[9]

El método puede ser difícil de usar para algunas parejas ya que la interrupción del acto sexual puede dejarlas frustradas o insatisfechas.[12]

Prevalencia[editar]

A nivel mundial, el 3% de las mujeres en edad fértil confía en la retirada como su principal método anticonceptivo. La popularidad regional del método varía ampliamente, de menos de 1% en el continente africano a 16% en Oriente Medio (datos de encuestas de finales de la década de 1990).[13]

Según el National Center for Health Statistics, del Departamento de Salud del Gobierno de los Estados Unidos, en ese país el 56% de las mujeres de edad reproductiva han tenido alguna vez en su vida una pareja que usó la retirada como método anticonceptivo.[14]

Referencias[editar]

  1. Rogow D, Horowitz S (1995). «Withdrawal: a review of the literature and an agenda for research» (en inglés). Studies in family planning 26 (3):  pp. págs. 140–53. doi:10.2307/2137833. PMID 7570764. , que cita:
    Population Action International (1991). "A Guide to Methods of Birth Control." Briefing Paper No. 25, Washington, D. C.
  2. Sanidad recomienda hasta trece métodos anticonceptivos "eficaces" para evitar un mal uso de la píldora postcoital
  3. a b Kippley, John; Sheila Kippley (1996). The Art of Natural Family Planning (en inglés) (4ª edición). Cincinnati, Ohio: The Couple to Couple League. p. 146. ISBN 0-926412-13-2.  , que cita:
    Guttmacher Institute (1992). «Choice of Contraceptives» (en inglés). The Medical Letter on Drugs and Therapeutics 34:  pp. págs. 111–114. doi:10.1016/j.<a. 
    Hatcher, RA; Trussel J, Stewart F, et al (1994). Contraceptive Technology (en inglés) (16ª edición). Nueva York: Irvington Publishers. ISBN 0-8290-3171-5. 
  4. Audet MC, Moreau M, Koltun WD, Waldbaum AS, Shangold G, Fisher AC, Creasy GW (2001). «Evaluation of contraceptive efficacy and cycle control of a transdermal contraceptive patch vs an oral contraceptive: a randomized controlled trial» (en inglés). JAMA 285 (18):  pp. págs. 2347–54. doi:10.1001/jama.285.18.2347. PMID 11343482. http://www.contraceptiononline.org/slides/slide01.cfm?q=pearl+index&dpg=6. 
    «Contraceptive Use». Facts in Brief. Guttmacher Institute. Consultado el 10/5/2005. - ver tabla First-Year Contraceptive Failure Rates
  5. a b c Hatcher, RA; Trussel J, Stewart F, et al (2000). Contraceptive Technology (en inglés) (18ª edición). Nueva York: Ardent Media. ISBN 0-9664902-6-6. 
  6. Creatsas G (1993). «Sexuality: sexual activity and contraception during adolescence» (en inglés). Curr Opin Obstet Gynecol 5 (6):  pp. págs. 774–83. PMID 8286689. 
  7. «Withdrawal (coitus interruptus)» (en inglés). Reproductive Health Online: The Reading Room. JHPIEGO. Consultado el 29/7/2007.
  8. Zukerman, Z.; Weiss D.B. Orvieto R. (abril 2003). «Short Communication: Does Preejaculatory Penile Secretion Originating from Cowper's Gland Contain Sperm?» (en inglés). Journal of Assisted Reproduction and Genetics 20 (4):  pp. págs. 157–159. doi:10.1023/A:1022933320700. PMID 12762415. 
    Free M, Alexander N (1976). «Male contraception without prescription. A reevaluation of the condom and coitus interruptus» (en inglés, PDF). Public Health Rep 91 (5):  pp. págs. 437–45. PMID 824668. http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=1440560&blobtype=pdf. Consultado el 6/3/2007. 
  9. a b «Researchers find no sperm in pre-ejaculate fluid» (en inglés). Contraceptive Technology Update 14 (10):  pp. págs. 154–156. octubre 1993. doi:10.1016/j.<a. PMID 12286905. 
  10. Ortayli, N et al (2005). «Why Withdrawal? Why not withdrawal? Men's perspectives» (en inglés). Reproductive Health Matters 25 (13):  pp. págs. 164–73. doi:10.1016/S0968-8080(05)25175-3. PMID 16035610. 
  11. James Trusell, et al. (abril 1995). «Economic value of contraception» (en inglés, PDF). American Journal of Public Health 85 (4):  pp. págs. 494–503. http://www.ajph.org/cgi/reprint/85/4/494.pdf. 
  12. «Coitus Interruptus (Withdrawal)» (en inglés). Abstinence & Natural Birth Control Methods. Sexually Transmitted Disease Resource (2006). Consultado el 5/9/2006.
  13. (en inglés, PDF) Family Planning Worldwide: 2002 Data Sheet. Population Reference Bureau. 2002. http://www.prb.org/pdf/FamPlanWorldwide_Eng.pdf. Consultado el 14/9/2006. 
  14. Chandra, A; Martinez GM, Mosher WD, Abma JC, Jones J. (2005). «Fertility, Family Planning, and Reproductive Health of U.S. Women: Data From the 2002 National Survey of Family Growth» (en inglés, PDF). Vital Health Stat (National Center for Health Statistics) 23 (25). http://www.cdc.gov/nchs/data/series/sr_23/sr23_025.pdf. Consultado el 20/5/2007.  Ver tablas 53 y 56.

Véase también[editar]