Carlos Quintanilla Quiroga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carlos Quintanilla Quiroga
CARLOS QUINTANILLA QUIROGA.jpg

Coat of arms of Bolivia.svg
46º presidente de Bolivia
23 de agosto de 1939 (de facto)-15 de abril de 1940
Predecesor Germán Busch Becerra
Sucesor Enrique Peñaranda

Datos personales
Nacimiento 22 de junio de 1888
Bandera de Bolivia Cochabamba, Bolivia
Fallecimiento 8 de junio de 1964 (75 años)
Bandera de Bolivia Cochabamba, Bolivia
Profesión Militar
[editar datos en Wikidata ]

Carlos Quintanilla Quiroga (Cochabamba, Bolivia; 22 de junio de 1888 - Cochabamba, Bolivia; 8 de junio de 1964) fue un militar y político boliviano.

Carlos Quintanilla nació en la ciudad de Cochabamba, Bolivia el 22 de junio de 1888. Se tituló de Bachiller en Ciencias y Letras en la Universidad de San Simón de Cochabamba e ingresó al Colegio Militar del Ejército egresando como subteniente en 1907. Realizó estudios en Alemania siendo nombrado adjunto militar en ese país. Siendo teniente coronel y primer edecán del presidente fue nombrado comandante del regimiento Pérez 3 de infantería. Como comandante del Primer Cuerpo de Ejército boliviano dirigió las operaciones en el sudeste chaqueño desde fines de julio hasta comienzos de octubre de 1932.

Luego de la batalla de Boquerón y sus alrededores fue destituido por el presidente Daniel Salamanca. A fines del año 1934 volvió al frente participando en la Batalla de Villamontes, en la fase final de la guerra del Chaco. A la muerte de Germán Busch fue nombrado por el ejército Presidente de Bolivia desde agosto de 1939 hasta abril de 1940.

Guerra del Chaco[editar]

En julio de 1932, ante la renuncia del general Filiberto Osorio como Jefe de Estado Mayor del ejército boliviano, el presidente Daniel Salamanca convocó al general Quintanilla para reemplazarlo. Sin embargo, Osorio y Quintanilla llegaron a un acuerdo previo y propusieron a Salamanca que Osorio retiraría su renuncia permaneciendo en ese puesto y Quintanilla se haría cargo del comando de las fuerzas bolivianas en el sudeste chaqueño. Salamanca comentó más tarde: "Tuve la debilidad de aceptarlo". El 25 de julio Carlos Quintanilla fue nombrado comandante del Primer Cuerpo de Ejército integrado por las Divisiones 4.ª y 7.ª con asiento en el fortín Muñoz. Bajo su mando, a fines de julio, puso en marcha la ocupación de los fortines paraguayos Corrales, Toledo y Boquerón. Más tarde solicitó la autorización para ocupar Nanawa, la que le fue denegada por el propio Salamanca.

"Así Quintanilla, el General de las Represalias, movido un tanto por la orden presidencial y más por sus ansias locas por popularizarse [...] obteniendo triunfos baratos sobre el Paraguay, indirectamente cooperó [...] para precipitar al inerme pueblo boliviano a la vorágine del Chaco".

Teniente coronel boliviano Tabera (1979, p. 54)

Batalla de Boquerón[editar]

El 9 de septiembre de 1932, Quintanilla se encontró sorpresivamente frente a la primera ofensiva paraguaya dirigida por el teniente coronel José Félix Estigarribia, un oficial de su misma edad, con inferior rango pero superior capacitación profesional y experiencia. El fehaciente aviso que había recibido días antes de su amigo Alemán, comerciante de Formosa (Argentina), de que los paraguayos atacarían con 6000 hombres, y que él rechazó por imposible, se confirmó con creces. Salamanca lo había elegido por ser un "buen administrador" no por sus cualidades como táctico o estratega. Y pese a que Salamanca había nombrado al teniente coronel David Toro para que lo secundara como jefe de Estado Mayor y organizara la movilización de tropas hacia el sudeste chaqueño, ambos quedaron paralizados y se negaron a reconocer lo evidente: que la acción enemiga era una guerra a gran escala.

"El mayor logro del general Quintanilla fue desistir de tomar ninguna decisión estratégica importante. Su aparente petrificación ante la responsabilidad del Comando provocó la pérdida de Boquerón y la virtual inmovilidad de las tropas bolivianas en el frente durante todo el mes de septiembre [...] al parecer, Quintanilla no se levantaba de la cama hasta mediodía cuando supo que el enemigo lo estaba atacando."

Dunkerley (1987, p. 229)

El día 27 de septiembre de 1932, dos días antes de la caída de Boquerón, se reunieron en Muñoz siete generales para encontrar una solución a la grave situación táctica y estratégica a la que los había llevado el teniente coronel José Félix Estigarribia, comandante de las fuerzas paraguayas. En un momento dado Quintanilla se dirigió a Bernardino Bilbao Rioja con su acostumbrado modo violento de tratar a sus subordinados. Bilbao Rioja terminó la discusión sacando una pistola y apoyándola sobre la frente de Quintanilla.

Tras la caída de Boquerón, los fortines aledaños y la retirada hacia Arce fue destituido juntamente con Osorio. Previamente, por sugerencia de Toro, había proclamado por radio que el responsable de lo ocurrido era el presidente Salamanca y que las divisiones a su cargo se oponían a la destitución de Osorio, lo que en tiempos de guerra le hubiera correspondido penas gravísimas por amotinamiento frente al enemigo.

Elecciones[editar]

Terminada la guerra del Chaco fue nombrado Comandante en Jefe de las fuerzas armadas durante la administración de Germán Busch Becerra. Cuanto el presidente Busch se suicidó, el 23 de agosto de 1939, conjuntamente con un grupo de militares, Quintanilla ocupó el poder violando el naciente sistema del constitucionalismo social y gobernando "consultando guarniciones".

Respaldado por sectores de la alta jerarquía militar ligados a los intereses de la gran minería anuló al asumir el Decreto-Ley del 7 de junio de 1938 que obligaba al grupo de la baronía del estaño a depositar las divisas extranjeras producto de las exportaciones en el Banco Central de Bolivia. Para legitimar el retorno del conservadurismo seudo legal convocó a elecciones generales dentro del sistema del voto calificado y censatario. Los partidos de la oligarquía se unieron creando la denominada Concordancia que a través de una elección fraudulenta y digitada consagró al general Peñaranda como presidente constitucional.

El general Enrique Peñaranda (a quien Salamanca había mantenido en el cargo de comandante de las fuerzas bolivianas en la guerra del Chaco porque no hacia sombra a nadie) fue la persona ideal para que nuevamente la oligarquía minero feudal llegara al gobierno.

En 1940 el general Quintanilla abandonó el Palacio Quemado y se trasladó a Roma, Italia en donde sirvió como embajador de Bolivia ante la Santa Sede. Poco después se retiro a la vida privada.

Carlos Quintanilla falleció en la ciudad de Cochabamba el 8 de junio de 1964 a los 75 años de edad.


Predecesor:
Germán Busch Becerra
Coat of arms of Bolivia.svg
Presidente de Bolivia
23 de agosto de 1939 - 15 de abril de 1940
Sucesor:
Enrique Peñaranda

Bibliografía citada[editar]

  1. Dunkerley, James (1987). Orígenes del poder militar: Bolivia 1879-1935. La Paz (Bolivia): Quipus. ISBN 99905-75-18-5. 
  2. Tabera, Félix (1979). Apuntes para la historia de la Guerra del Chaco. Picuíba. La Paz (Bolivia): edición del autor. 

Enlaces externos[editar]