Calciopoli

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El "Calciopoli", fue el nombre dado a un escándalo deportivo de fraudes arbitrales en fútbol italiano en los años 2005 y 2006, con la particularidad que en este caso las sanciones afectaron directamente a grandes equipos de la Serie A italiana: Juventus FC, AC Milan, Fiorentina, Lazio y Reggina.

Los equipos antes indicados fueron acusados de conspirar para generar fraudes masivos en los resultados de los partidos de fútbol de la Serie A mediante la designación de árbitros "favorecedores" para partidos clave del Campeonato italiano, siendo que tales árbitros recibían sobornos de Moggi a cambio de influir en los resultados en beneficio de algún equipo.

Las investigaciones judiciales demostraron que varias personas del ámbito del fútbol estaban enteradas del fraude deportivo y "beneficiadas" por él, tanto árbitros como directivos de clubes y de la propia FIGC (Federazione Italiana di Giuoco di Calcio, o Federación Italiana de Fútbol) aunque los principales responsables e instigadores del fraude pertenecían al club Juventus: Luciano Moggi (Director General) y Antonio Giraudo (Administrador Delegado).

El inicio[editar]

El escándalo se inicia con la escuadra de la Juventus ya campeona de la liga italiana, en su versión 2005-2006. Poco antes del Mundial de Alemania 2006 salen a la luz llamadas telefónicas que involucran a algunos directivos de la Juventus F.C., AC Milan, ACF Fiorentina, y del SS Lazio, hablando con el entonces designador arbitral Paolo Bergamo y el jefe de arbitraje Pierluigi Pairetto para pedirles ayuda en algunos arbitrajes.

Entonces se levanta una denuncia y después de unas investigaciones a cargo del Coronel Auricchio se llega a la conclusión de que los principales culpables de este escándalo son Luciano Moggi y Antonio Giraudo (ambos directivos de la Juventus F.C.)

Hecha la denuncia a nivel policial y de fiscalía, ésta pasó a ser tramitada por un juez penal de la ciudad de Turín, logrando que, además, se registraran por orden judicial las llamadas telefónicas de los dirigentes denunciados. Entre las llamadas interceptadas había una del dirigente del Juventus F.C. Luciano Moggi en las que este último pedía expresamente al Jefe de arbitraje de la FIGC, Pierluigi Pairetto, que los beneficiara en el nombramiento de árbitros que "hacían favores" para la Juventus, llegando Pairetto a recibir inclusive "sugerencias" de Moggi sobre los nombres de algunos árbitros "simpatizantes" que apoyaran discretamente a la Juventus en partidos clave del campeonato, eludiendo tal ayuda ante rivales de menor fuerza para no levantar sospechas.

Se extiende el escándalo[editar]

Posteriormente, la fiscalía italiana ordenó una investigación a otros clubes implicados en el escándalo, al observar que Pierluigi Pairetto estaba en contacto con directivos de varios clubes, con el fin de facilitarles "arbitrajes simpatizantes": los clubes beneficiados con las "influencias" de Pairetto eran la Juventus; el AC Milan; la Fiorentina y la Lazio. Incluso se hizo una investigación a los árbitros implicados, y uno de ellos resultó ser Massimo de Santis, designado para arbitrar en la Copa Mundial de Fútbol de 2006.

Inicialmente las autoridades judiciales de la ciudad de Turín recibieron el caso de los fiscales italianos en lo criminal, y desestimaron su investigación, pero el caso se filtró a la prensa, obteniendo eco en diarios importantes de Italia como Il Corriere della Sera, La Repubblica, Tuttosport y la Gazzetta dello Sport. El impacto mediático generó que los tribunales deportivos italianos reabrieran el caso y asumieran competencia sobre el mismo, siendo así la FIGC (Federazione Italiana de Giuoco di Calcio) quien determinó culpabilidades en primera instancia.

Sanciones a los implicados[editar]

Ya una vez realizada toda la investigación la FIGC debió pronunciarse tomando en cuenta las pruebas acumuladas por jueces y fiscales, y al determinarse que también hubo responsabilidad de los árbitros los tribunales de la FIGC dieron el siguiente veredicto el 4 de julio del 2006:

  • Juventus es despojado de sus dos últimos scudettos (2004-2005 y 2005-2006) y su descenso a la Serie B con 30 puntos de penalización, más una multa de 120.000 euros.
  • AC Milan pierde 15 puntos y no disputa la Champions League 2006-07 en su fase de grupos directamente, teniendo que jugar la Ronda Preliminar (de todos modos AC Milan terminaría ganando el torneo), más una multa de 100.000 euros.
  • Fiorentina pierde la categoría (desciende a la Serie B); se le descuentan 12 puntos y es multada con 100.000 euros.
  • Lazio pierde 30 puntos y multada con 100.000 euros.

Sin embargo, el 26 de julio la secretaria de la Federación Italiana decidió que el título de la campaña 2004-2005 quedara desierto (es decir, sin campeón), y que el de la temporada 2005-2006 se lo adjudicara el Inter de Milán, que no tuvo participación alguna en el escándalo; y la Roma obtuviera la segunda plaza; asimismo se decidió que el Palermo y el Chievo Verona jugasen la ronda previa de la Champions League del periodo 2006-2007.

Todos los clubes implicados apelaron las sentencias ante el Comité Olímpico Italiano, de tal manera que la condena definitiva en segundo grado se dio a conocer el 27 de octubre de 2006:

  • El AC Milan pierde 8 puntos, y pudo disputar la ronda preliminar de la Liga de Campeones.
  • La Lazio pierde 3 puntos.
  • La Reggina pierde 11 puntos.
  • Fiorentina pierde 15 puntos por el escándalo de la temporada 2005/06, sin derecho a participar en competición europea alguna.
  • AC Siena pierde 1 punto.
  • Juventus pierde todos sus puntos de la temporada 2005/06; y pierde los scudetti (campeonatos) de 2005 y 2006; se ordena conjuntamente su descenso a la Serie B y la pérdida de 9 puntos en esta categoría (inicialmente fueron 30 puntos de penalización, reducidos pocos días después a 17 y, por último, a 9 mientras el torneo de Serie B 2006/2007 estaba en curso).

Consecuencias en el torneo italiano[editar]

Las sentencias se hicieron efectivas una vez finalizada la temporada 2005-2006 de la Serie A. El club Juventus F.C. intentó desestimar las sanciones impuestas por la FIGC y el Comité Olímpico recurriendo a las instancias judiciales de Italia, pero esta alternativa fue abandonada en tanto la UEFA, en concordancia con la FIFA, había advertido que los clubes de fútbol no podían apelar los castigos impuestos por las autoridades futbolísticas ante las autoridades judiciales de su país, bajo pena de desafiliar a su federación de fútbol local. De hecho, se recordó que la FIFA había desafiliado a la federación futbolística de Grecia por breve plazo el 2005 cuando autoridades políticas trataron de invadir competencias de la federación.

Las sanciones perjudicaron sobremanera a la Juventus que ahora debía concentrarse en la mucho menos competitiva Serie B y que perdía su atractivo como destino para los jugadores más talentosos. Al inicio de la temporada 2006-2007 el club perdió a varias de sus estrellas más destacadas como Zlatan Ibrahimovic, Fabio Cannavaro, Gianluca Zambrotta y Lilian Thuram, entre otros, quienes migraron en busca de equipos con opciones a jugar torneos más competitivos.

No obstante, en la escuadra de Juventus quedaron otras estrellas más veteranas como Gianluigi Buffon, David Trezeguet, Alessandro Del Piero, Mauro Camoranesi y el checo Pavel Nedvěd, que formaron el nuevo equipo junto con una gran cantidad de juveniles; pese a esta situación adversa, Juventus logró campeonar en la Serie B (Italia) en junio del 2007 y volver directamente a la Serie A.

Otros perjudicados fueron el AC Milan, que empezó el torneo 2006-2007 con 8 puntos menos, acabando cuarto en la competición. Más perjudicado fue el club Fiorentina que empezó el torneo 2006-2007 con quince puntos menos y quedó sexto, sin poder acceder a un cupo en la Champions League.

Sanciones individuales[editar]

Con respecto a los árbitros y dirigentes deportivos, éstas fueron sus respectivas sanciones:

Dirigentes deportivos

  • Claudio Lotito (Presidente de SS Lazio): 4 meses de suspensión
  • Adriano Galliani (Vicepresidente del AC Milan): 5 meses de suspensión
  • Luciano Moggi (Director General de la Juventus): 5 años suspendido.
  • Diego Della Valle (Presidente Honorario de la Fiorentina): 8 meses de suspensión.
  • Andrea Della Valle (Presidente de la Fiorentina, hermano del anterior): 1 año de suspensión.
  • Sandro Mencucci (Administrador Delegado de la Fiorentina): 1 año y cinco meses de suspensión.
  • Antonio Giraudo (Administrador Delegado de la Juventus): 5 años suspendido.
  • Leonardo Meani (Delegado Arbitral del AC Milan) : 2 años y tres meses suspendido.

Árbitros:

Dirigentes de la FIGC:

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]