Escuela cínica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cínicos»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina escuela cínica (del griego κύων kyon: ‘perro’, denominación atribuida debido a su frugal modo de vivir) a la fundada en la Antigua Grecia durante la segunda mitad del siglo IV a. C. El griego Antístenes fue su fundador y Diógenes de Sinope uno de sus filósofos más reconocidos y representativos de su época. Reinterpretaron la doctrina socrática considerando que la civilización y su forma de vida era un mal y que la felicidad venía dada siguiendo una vida simple y acorde con la naturaleza. El hombre llevaba en sí mismo ya los elementos para ser feliz y conquistar su autonomía era de hecho el verdadero bien. De ahí el desprecio a las riquezas y a cualquier forma de preocupación material. El hombre con menos necesidades era el más libre y el más feliz. Figuran en esta escuela, además de los ya citados, Crates de Tebas, discípulo de Diógenes, su esposa Hiparquía y Menipo de Gadara.[1]

Los cínicos fueron famosos por sus excentricidades, de las cuales cuenta muchas Diógenes Laercio, y por la composición de numerosas sátiras o diatribas contra la corrupción de las costumbres y los vicios de la sociedad griega de su tiempo, practicando una actitud muchas veces irreverente, la llamada anaideia. Ciertos aspectos de la moral cínica influyeron en el estoicismo, pero, si bien la actitud de los cínicos es crítica respecto a los males de la sociedad, la de los estoicos es de acción mediante la virtus.

Cinismo[editar]

El cinismo es un movimiento que se desarrolló en Grecia, durante los siglos IV y III a.C., y siguió en las grandes ciudades del Imperio Romano: Roma, Alejandría y Constantinopla hasta el siglo V. Uno de los orígenes del nombre está asociado a uno de sus fundadores, el primero fue Antístenes, que le puso este nombre por el lugar donde solía enseñar, que era un gimnasio llamado Cinosarges, lo que, traducido, vendría a ser perro blanco o perro veloz. Después, por el comportamiento de Antístenes y Diógenes, les apodaron kínicos, ya que sus comportamientos se asemejaban al de los perros, aunque al principio esta escuela fue llamada “escuela socrática menor”. La actitud cínica fue iniciada en Occidente por Diógenes de Sinope en el siglo IV a.C.

El cinismo no fue una escuela a pesar de este título. Una escuela filosófica era un establecimiento en el cual se impartía una doctrina o inspiración intelectual mantenida por un grupo de personas dirigidas por un superior. Antístenes fue uno de sus fundadores y las reuniones las realizaban en un gimnasio que frecuentaban. Ellos estaban en contra de la escuela, repudiaban las ciencias, las normas y las convenciones, en especial Antístenes.

El cinismo moderno/antiguo[editar]

Con el tiempo, el concepto de cinismo fue mutando, y hoy se asocia a la tendencia a no creer en la sinceridad o bondad humana, ni en sus motivaciones ni en sus acciones, así como una tendencia a expresar esta actitud mediante la ironía, el sarcasmo y la burla.

Casi 2000 años después de que ciertos filósofos griegos hubieran abrazado el cinismo clásico, en el siglo XVII y XVIII escritores como Shakespeare, Swift, Voltaire y, siguiendo las tradiciones de Geoffrey Chaucer y François Rabelais, utilizan la ironía, el sarcasmo y la sátira para ridiculizar la conducta humana y reactivar el cinismo. En el aspecto literario, figuras del siglo XIX y XX como Oscar Wilde, Mark Twain, Dorothy Parker, HL Mencken, utilizaron el cinismo como forma de comunicar sus opiniones bajo algunas manifestaciones de la naturaleza humana. En 1930, Bertrand Russell en el ensayo sobre El cinismo Juvenil pudo describir la medida en que (a su modo de ver) el cinismo había penetrado en las conciencias occidentales en masa, y puso acento especial en las áreas parcialmente influidas por el cinismo: la religión, la patria (el patriotismo), el progreso, la belleza, la verdad. La primera mitad del siglo XX, con sus dos guerras mundiales, ofrece pocas esperanzas a las personas que deseen adoptar un idealismo diametralmente opuesto al cinismo.

Anécdotas de cínicos[editar]

  • Diógenes de Sinope
    • Cuando Diógenes llegó a Atenas, quiso ser discípulo de Antístenes, pero este no quiso. Ante su insistencia, Antístenes le amenazó con su cayado, pero Diógenes le dijo: “no hay un bastón lo bastante duro para apartarme de ti, mientras crea que tienes algo que decir”.
    • Cuando fue puesto a la venta como esclavo, le preguntaron qué era lo que sabía hacer, y él contestó: “mandar; comprueba si alguien quiere comprar un amo”.
    • Una vez le preguntaron por qué la gente daba limosna a los pobres y no a los filósofos, a lo que respondió: “Porque piensan que pueden llegar a ser pobres, pero nunca a ser filósofos”
    • Cuando le invitaron a una lujosa mansión le advirtieron de no escupir al suelo; acto seguido escupió al dueño, diciendo que no había encontrado otro sitio más sucio.
    • En un banquete, algunos, para reírse de él, le arrojaron unos huesos, como a un perro. Él, acto seguido, les orinó encima, como un perro.
  • Antístenes
    • Una vez le preguntaron qué había aprendido de la filosofía; respondió: “A ser capaz de hablar conmigo mismo”
    • Hay que prestar atención a nuestros enemigos, porque son los primeros en descubrir nuestras debilidades.
    • La virtud del hombre y de la mujer son la misma.
    • Decía que por todo equipaje se debería llevar solo el que en el caso de naufragio, pudiera nadar con él.
    • Al preguntarle qué cosa era mejor para los hombres, dijo: "Morir felices".

Descripción de una persona cínica[editar]

Estos individuos aspiraban a identificarse con la figura del perro, por la sencillez y desfachatez de la vida canina. Usaban barba, llevaban alforja y cayado, practicaban juegos de palabras a manera de metodología: a aquellos que proponían ideas y teorías incomprensibles, ellos ponían el gesto, el humor y la ironía.

Los cínicos tomaron como modelo la naturaleza y los animales; invitaban al alboroto de toda sepultura.

Teofrasto retrata a un cínico de la siguiente manera:

“Es un hombre que maldice y tiene una reputación deplorable. Es sucio, bebe y nunca está en ayunas. Cuando puede hacerlo, estafa y golpea a quienes descubren el engaño antes de que puedan denunciarlo. Ninguna actividad le repugna: será patrón de una taberna y, si es necesario, encargado de un burdel, pregonero e incluso, si se quiere, recaudador de impuestos. Ladrón, habituado a las comisarías y a los guardias civiles, a menudo se lo encuentran locuaz, en la plaza pública, a menos que se convierta en abogado de todas las causas, aunque sean las más indefendibles. Prestamista con fianza, tiene además la soberbia de un famoso y no cuesta mucho imaginarlo. Para completar el cuadro, no olvidemos que el cínico deja, sin sentir vergüenza, que su madre se muera de hambre… ”

Personajes importantes del cinismo[editar]

Antístenes[editar]

Fue uno de los filósofos más relevantes de su época, discípulo directo de Sócrates; tuvo a su vez una influencia decisiva en algunas de las escuelas que se formaron en este periodo, tanto por sus teorías como por su actitud y su forma de vida.

Antístenes nació en Atenas, entre los años 450 y 445 A.C., y murió en al año 366 A.C. Su padre fue un ciudadano ateniense y su madre una esclava tracia. Este mestizaje le impedía conseguir la ciudadanía ateniense, pero no parece que esto le importunara demasiado.

Su andadura filosófica comenzó como discípulo del famoso sofista Gorgias, que como todo sofista cobraba por enseñar, por lo cual se podría deducir que Antístenes gozaba de una buena posición económica. En este mismo tiempo se inició también en los misterios órficos. Sin embargo, su principal aprendizaje fue con Sócrates, de quien se hizo discípulo y amigo hasta la muerte de éste.

Antístenes estuvo presente en la muerte de Sócrates, mientras discutían sobre la inmortalidad del alma y esperaban a que llegara el momento de beber el veneno que le causaría la muerte.

La tranquilidad del viejo maestro en tan decisivos momentos causó una profunda impresión en todos los que estaban allí presentes. Probablemente esto influyera en la insistencia posterior de Antístenes en la ataraxia.[2] Un buen día Antístenes decidió prescindir de todo lo superfluo y fundar su propia escuela. Lo hizo en un gimnasio en las afueras de Atenas llamado cinosarges, que quiere decir perro blanco. El cambio es tan radical que se manifiesta también externamente, viste ahora un manto, un zurrón y un bastón, indumentaria que se convierte en el uniforme del cínico. Prescinde de una manera decisiva de todo lo que no puede llevar encima, con la intención de librarse de los caprichos de la fortuna y regir su propio destino.

El objetivo es alcanzar la felicidad y esto se consigue si uno depende solo de sí mismo. Lo fundamental para el cínico es la autarquía, es decir la independencia de todo condicionamiento exterior, la autosuficiencia, que puede aprenderse pero que requiere un esfuerzo. Atrás queda todo aquello que considera que ya no le pertenece al sabio, la familia, el dinero, la fama y sobre todo sus antiguos pensamientos. En cierta ocasión afirmó que la mayor dicha era sin duda, morir feliz.

Antístenes vivía según su propia ley, la que él mismo eligió para sí. Las leyes establecidas, las convenciones sociales no eran para este sabio, que como todos los cínicos despreciaba las normas, las instituciones, las costumbres y todo lo que representa una atadura para el hombre. Predicaba una vuelta a la naturaleza como revulsivo a la domesticación social y cultural que se imponía en las ciudades. Poseía una amplia cultura y escribió numerosos libros, de los cuales actualmente tan solo se conservan 2 breves fragmentos.

Crates de Tebas[editar]

Crates de Tebas era un ciudadano adinerado y de buena posición social, que renunció a toda su fortuna para hacerse filósofo cínico. Fue discípulo de Diógenes y maestro de Zenón de Citio. Crates, a diferencia de su maestro, era un hombre amable y tranquilo, que le valió el sobrenombre de "el filántropo", así como el de "abrepuertas" porque la gente le llamaba a sus casas para pedirle consejo y charlar con él. Nació en Tebas aproximadamente en el año 368 A.C., pero enseguida se marchó a Atenas para hacerse seguidor de Diógenes. Murió hacia el año 288 A.C. Como todos los cínicos predicaba la autarquía y la sencillez dando ejemplo con su vida y sus actos, y aunque de estilo menos agresivo que sus predecesores, su actitud es la misma que los demás.

Para Crates la filosofía le libera de su esclavitud externa, en cuanto a la familia, la propiedad o las costumbres sociales y le libera también de esclavitud interna, de sus opiniones, manteniendo su radical libertad individual. Para conseguir vivir feliz, es suficiente con lo mínimo, es esencial la frugalidad y la distancia con las instituciones y las leyes. Crates escribió bastantes obras de literatura en las que consiguió mantener un buen nivel. Eran parodias que escondían mensajes éticos. Pretendía propagar los principios de Diógenes, de una manera atractiva, y de esta manera consiguió llegar a una audiencia bastante amplia.

Diógenes de Sinope[editar]

Nació en Sinope (Asia Menor) entre los años 413 a. C. y 400 a. C. y murió en Corinto en el año 323 a. C. Fue desterrado de Sinope. Forzado por estas circunstancias deambuló por Esparta, Corinto y Atenas, y en esta ciudad frecuentó el cinosarges y se hizo discípulo de Antístenes, optó por llevar una vida austera y adoptó la indumentaria cínica, como su maestro. Desde sus comienzos en Atenas mostró un carácter apasionado. Pone en práctica de una manera radical las teorías de su maestro Antístenes. Lleva al extremo la libertad de palabra, su dedicación es criticar y denunciar todo aquello que limita al hombre, en particular las instituciones. Propone una nueva valoración frente a la valoración tradicional y se enfrenta constantemente a las normas sociales. Se considera cosmopolita, es decir, ciudadano del mundo, en cualquier parte se encuentra el cínico como en su casa y reconoce esto mismo en los demás, por tanto el mundo es de todos. La leyenda cuenta que se deshizo de todo lo que no era indispensable, incluso abandonó su escudilla cuando vio que un muchacho bebía agua en el hueco de las manos. Todo esto es posible pero se necesita un duro entrenamiento. Diógenes, como todos los cínicos recomienda el entrenamiento para adquirir la areté, ejercitarse tanto física como mentalmente para endurecerse y llegar a la impasibilidad y a la autosuficiencia. La independencia se consigue con el esfuerzo. Escribió algunos libros, que se han perdido. Eran de carácter breve y en forma de máximas o sentencias agudas e irónicas. Su muerte ha dado que hablar y actualmente no se sabe la verdadera causa. Según algunos murió por su propia voluntad, suicidándose mediante la "contención del aliento", dueño de su destino y del momento de su muerte, aunque esto sería algo metafórico, pues es imposible morir por dejar de respirar voluntariamente. Según otros murió de las mordeduras de un perro o de una indigestión por comer pulpo crudo.

Metrocles e Hiparquía[editar]

Metrocles hermano de Hiparquía y proveniente de una familia rica, nació en Marinea (Tracia). Desde muy pequeño empezó a tener inquietudes filosóficas, y gracias a que tenía mucho dinero se pudo dedicar a ello. Era un niño tímido y para reforzar su carácter sus padres decidieron confiarlo al maestro Crates que con fama de duro aconsejó a Metrocles fortificar su cuerpo. Estando un día en uno de sus entrenamientos se le escapó una ventosidad involuntariamente, el hecho le pareció tan sumamente humillante que este se encerró en su habitación con la intención de dejarse morir de hambre. Crates entró en el habitáculo e intentó convencer con palabras de que no había hecho nada absurdo sino que lo sería para la naturaleza, no expulsar los flatos; luego éste empezó a soltar flatos para alentarlo con razones, y así fue, tantas ventosidades escuchó el alumno que acabó acostumbrándose a ello y rechazó la idea de quitarse la vida. Desde entonces Metrocles fue discípulo de Crates y fue un célebre filósofo. Murió a edad tardía estrangulándose con las manos.

Su hermana Hiparquía fue una de las primeras mujeres filósofas, la única cínica. Cuando tenía quince años sintió un profundo interés por la Escuela Cínica y decidió seguir los pasos de Crates. Convivió con él y finalmente se casó con éste a pesar de la oposición de su familia. Tanto deseaba casarse con Crates que amenazó con suicidarse si no lo hacía. Hiparquía deseaba convertirse en cínica ya que el modo de vida de una persona cínica era algo inusual. Con él compartió una forma muy peculiar de vida cínica. Ambos decidieron llevar este estilo de vida. Tuvieron al menos un hijo educado bajo los valores cínicos. Durante el embarazo no abandonó sus ejercicios y cuando nació su hijo Pasicles lo lavaba en la concha de una tortuga y además con agua fría. Hiparquía siempre acudía a todas y cada una de las reuniones a las que acudía su marido. Ésta era rechazada radicalmente por la sociedad de la antigua Grecia ya que en esta época las mujeres debían ocuparse sola y exclusivamente de las labores domésticas y de tejeduría.

Diógenes Laercio[editar]

Del filósofo griego Diógenes Laercio poco se sabe; se duda si Laercio proviene por apellido, porque su padre se llamaba Laertes o Laerte o bien porque era natural de Laerta (Cecilia). Famoso por sus diez volúmenes respecto a la filosofía griega “Diez libros sobre la vida. Sentencias de los filósofos más ilustres”. Su trabajo se conserva pero falta una pequeña parte. La obra de Diógenes en su totalidad es una recopilación de biografías, resúmenes de doctrinas, y hasta rumores que no son ciertos de la vida de los filósofos griegos. En el primer libro Diógenes subraya que la filosofía comenzó en Grecia y también presenta la prehistoria del pensamiento filosófico. Del segundo al séptimo volumen habla sobre los filósofos jonios como Anaxímenes o Anaxágoras y comenta las diferentes opiniones de Sócrates y su discípulo Jenofonte. Uno de los volúmenes habla sólo y exclusivamente del filósofo Platón. El octavo volumen trata sobre el matemático y filósofo Pitágoras y sobre el matemático y astrónomo Eudoxo. En el noveno volumen habla sobre el pensamiento metafísico clásico y prosigue con filósofos como Parménides, Zenón, Demócrito, Protágoras y Pirrón, fundador de la Escuela Escéptica. El décimo está dedicado exclusivamente a Epicuro y su escuela. No se sabe de qué secta filosófica fue Diógenes Laercio. Algunos autores dicen que fue epicúreo.

Menedemo[editar]

Filósofo de la secta de Fedón y discípulo de Caloto Lampsaceno. Provenía de una familia noble. Se dice que era un gran supersticioso. Su vestimenta constaba de una túnica oscura, en la cabeza un casco arcádico que tenía dibujado doce signos, con calzado trágico, barba bastante larga y un bastón de fresno en la mano. Los eretrienses lo enviaron a Megara, a la escuela de Platón, donde dejo la milicia; allí conoció a Estilpón y ambos navegaron a Élide y conocieron a Mosco y a Anquipilo, ambos discípulos de Fedón. Menedemo fue un hombre muy serio por razón de Crates, que lo llamaba toro Eretrio y el esculapio Fliasio. Y Timón dice que era muy vocinglero y fútil en cuanto hablaba. Dicen que era un hombre sencillo y muy descuidado; además no guardaba ningún orden para la gente que le oía porque no había asientos a su alrededor, sino que cada uno se sentaba donde quería. Apreciaba bastante a Arato y a Licofrón, poeta trágico; también a Antágoras Rodio; pero más que a todos veneraba a Homero, después a los líricos. Los discursos de Menedemo eran muy difíciles de comprender. Era de ingenio cambiante e inventor de nuevas frases. Se dice que no escribió ni compuso nada. Al principio éste fue muy despreciado por la sociedad y los eretrienses lo llamaban perro, más tarde rectificaron y lo admitieron en el gobierno de la república. Fue embajador de Lisímaco y embajador de las cortes de Tolomeo.

Finalmente según Heráclides murió a los setenta y cuatro años de edad.

Menipo[editar]

De origen fenicio fue filósofo y poeta en la escuela cínica. Se cree que fue el propulsor de la sátira menipea escrita en verso y prosa. Se conocen muy poca información sobre su vida en general. Fue esclavo liberto. Algunos filósofos afirman que los libros donde se encuentra su nombre no son suyos, sino de Dionisio y de Zopiro que se los entregaron a Menipo para que los pusiese en orden. Los libros cínicos son trece: Funerarias, Testamentos, Cartas elegantes, En persona de los dioses, A los físicos, Matemáticos y gramáticos, La generación de Epicuro, La supersticiosa celebración epicúrea del día vigésimo del mes y otras obras.

Onesícrito de Astipalea[editar]

La vida de Onesícrito de Astipalea transcurrió entre el año – 380 a -300. Acompañó a Alejando Magno una de sus investigaciones en la India. Este intelectual está relacionado con la “escuela cínica”. Se conservan pocos testimonios que hablen sobre él. Fue discípulo de Diógenes, aunque este cínico no es muy conocido; empezó a ser más popular a partir de la llegada del ejército macedónico a la India en su viaje con Alejandro Magno.

Onesícrito al igual que ocurrió con otros autores, escribió sobre la India en muchas de sus obras.

A lo largo de su vida viajo por muchos países. Se dice de él que no se consideraba un auténtico cínico, no fue como sus predecesores, pero su actitud y la propagación del cinismo hizo que Diógenes Laercio le incluyera en su libro; el nombre de Onesícrito figura en cualquier lista de filósofos cínicos.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]