Mariana de Jesús (beata)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Beata Mariana de Jesús»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Beata Mariana de Jesús
T.O. de M.
Blessed Mariana de Jesús - Catedral de la Almudena.JPG
Estatua en la Catedral de la Almudena
Azucena, Corona, Tesoro de la Ciudad y Estrella de Madrid
Nombre María Ana Navarro de Guevara y Romero
Nacimiento 17 enero 1565
Madrid, España
Fallecimiento 17 abril 1624
Madrid, España
Venerada en Iglesia Católica
(Orden de la Merced)
Beatificación 25 mayo 1873 por Papa Pio VI
Festividad 17 abril
Atributos Hábito mercedario con corona de espinas
Patronazgo Madrid, España
[editar datos en Wikidata ]

María Ana Navarro de Guevara y Romero, conocida como Mariana de Jesús, T.O.M.D., (Madrid, 1565- 1624) fue una terciaria española de la Orden de la Merced, venerada por la Iglesia Católica como beata. No debe confundirse con santa Mariana de Jesús, terciaria franciscana ecuatoriana del siglo XVII, llamada "La Azucena de Quito". Es una de las santas patronas de Madrid.

Vida[editar]

Nació en Madrid el 17 de enero de 1565, en el seno de una familia acomodada que se relacionaba con los círculos cortesanos. Su padre era peletero al servicio del rey Felipe II.

Mariana se sintió atraída muy pronto por la vida religiosa. A la edad de 22 años ya tenía la firme determinación de ingresar en un convento, a pesar de la rotunda oposición de su padre (quien, viudo tempranamente, había contraído segundas nupcias) y su madrastra, que tenían concertado su matrimonio con un joven. Sin embargo, de poco sirvieron los intentos de los progenitores por apartarla de su vocación. La leyenda dice que llegó a desfigurarse el rostro y cortar sus cabellos con el fin de verse rechazada por su prometido.

En 1598 se retiró como penitente a la ermita de santa Bárbara de la capital del reino. Allí fue ayudada por fray Juan Bautista del Santísimo Sacramento, religioso mercedario y reformador de la Orden, quien fue su director espiritual hasta su muerte, y por otras personas piadosas. Puso su morada en una pequeña casa, vecina al convento de los mercedarios descalzos, donde pasó varios años dedicada a la oración y la penitencia, así como al servicio a los pobres y necesitados del la ciudad. En 1613 fue recibida en la Orden de la Merced, dado el hábito de terciaria, por impuesto de fray Felipe Guimerán, Maestro General de la Orden, quien al año siguiente, el 20 de mayo de 1614, le recibió la profesión.[1]

La fama de sus virtudes y de las apariciones sobrenaturales y milagros que la acompañaban se extendió rápidamente por Madrid. Sus superiores le ordenaron que escribiera acerca de estas experiencias. En estos escritos, Mariana narra, entre otras cosas, las visiones que tuvo de Jesucristo y la Virgen María y sus éxtasis místicos.

Su muerte se produjo el 17 de abril de 1624 en el convento mercedario de santa Bárbara de la capital madrileña, a consecuencia de una afección pulmonar. Tenía 59 años.

Fama póstuma[editar]

Si ya en vida Maria Ana había alcanzado gran renombre por su piedad y los prodigios de todo género que se atribuían a su persona, después de su muerte el mismo no hizo sino aumentar. Incluye entre ellos la caída de lluvia en Madrid, en épocas de fuerte sequía, como la que asoló a las dos Castillas en 1613.[2]

Su cadáver fue expuesto al público durante dos días en medio de una gran concurrencia. El artista Vicente Carducho hizo varias máscaras mortuorias de la difunta.[3] El mismo año del fallecimiento se inició el proceso canónico de la beatificación, alentado por el pueblo, la nobleza y el mismo rey Felipe IV, gran devoto suyo.

El día 31 de agosto de 1627 se abrió su sepultura, y ante el asombro general, se encontró que el cuerpo se encontraba intacto, con la carne fresca y los miembros flexibles, y exhalando una agradable fragancia. Solamente el rostro se encontraba un tanto desfigurado debido a las manipulaciones que se habían hecho para obtener la mascarilla mortuoria. Este hecho inexplicable se verificó las sucesivas veces que se inspeccionaron los restos mortales, en 1731, 1924 y 1965.

El 18 de enero de 1783 fue declarada beata por el papa Pío VI. Era tal el fervor que la figura de Mariana despertaba entre el pueblo, que el Ayuntamiento de Madrid la declaró copatrona de la ciudad, junto a san Isidro Labrador.[2]

El cuerpo incorrupto de la beata se venera en la iglesia del Convento de don Juan de Alarcón de Madrid, toda vez que el antiguo convento de santa Bárbara donde se hallaba fue destruido. El sepulcro donde reposa fue regalado por la reina Isabel II.

Su festividad se celebra el día 17 de abril.

El 8 de marzo de 2011 se abrió el proceso diocesano de canonización en la iglesia de las Mercedarias del convento de Alarcón de Madrid.[1]

Referencias[editar]

  1. a b «B. Mariana de Jesús». Orden de la Merced.
  2. a b «Mariana de jesús, copatrona». ABC.es (17 de abril de 2008).
  3. Ver ficha de la exposición La realidad barroca: [1]