Batalla de Namasigüe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Namasigüe
Guerra de Nicaragua contra Honduras y El Salvador.
Fecha 17 y el 23 de marzo de 1907
Lugar Namasigüe
Causas Ataque hondureño al resguardo militar nicaragüense en Los Calpules.
Resultado Victoria nicaragüense decisiva
Derrocamiento del presidente Manuel Bonilla.
Beligerantes
Flag of Honduras.svg Ejército de Honduras
Flag of El Salvador.svg Ejército de El Salvador
Bandera de Nicaragua. Ejército de Nicaragua
Comandantes
Bandera de Honduras Manuel Bonilla
Flag of El Salvador.svg José Dolores Preza
Bandera de NicaraguaJosé Santos Zelaya
Bandera de Nicaragua Aurelio Estrada Morales
Bandera de Nicaragua Nicasio Vásquez
Fuerzas en combate
Flag of Honduras.svg 2.000 soldados
Flag of El Salvador.svg 3.000 soldados
Flag of Nicaragua.svg 1.500 soldados
Bajas
1.000 entre muertos y heridos 80 muertos
220 heridos
[editar datos en Wikidata ]

La Batalla de Namasigüe, fue una acción bélica que se desarrolló entre el 17 y el 23 de marzo de 1907 en territorio del actual departamento hondureño de Choluteca, en el marco de la guerra impuesta a Nicaragua por los ejércitos combinados de Honduras y El Salvador, siendo la acción militar más grande de ese conflicto.

Se enfrentaron los ejércitos aliados de Honduras y El Salvador contra Nicaragua. El Ejército de Nicaragua, comandado por el General Aurelio Estrada Morales derrota a las fuerzas aliadas honduro-salvadoreñas dirigidas por el General José Dolores Preza, luego de siete días de cruentos combates.

Después de la batalla, se inició la caída del gobierno del General Manuel Bonilla, la cual culminó con su rendición incondicional en la isla de Amapala situada en el golfo de Fonseca sobre el océano Pacífico.

El lugar de la batalla fue un lugar llamado Namasigüe que en lengua náhuatl o mexicano significa Agua de las Mujeres.

Antecedentes[editar]

En enero de 1907, el Gobierno de Honduras acusó a Nicaragua de ayudar con armas a los exiliados hondureños que atacaban los puestos fronterizos, liderados por el general Miguel Oquelí Bustillo quien trataba de derrocar al Presidente, general Manuel Bonilla.

Tropas del Ejército de Honduras, al mando del general Teófilo Cárcamo persiguieron a un grupo de atacantes, penetrando a territorio nicaragüense hasta el puesto fronterizo llamado Los Calpules, incendiándolo.

En respuesta, el Presidente de Nicaragua, general José Santos Zelaya López procedió a reconcentrar tropas a lo largo de la frontera norte. Además, conforme el Pacto de Paz firmado en puerto Corinto en 1902, el Gobierno de Nicaragua recurrió al Tribunal de Arbitraje y acusó a los militares hondureños de haberse apoderado de Los Calpules por tres días, del fusilamiento de dos soldados nicaragüenses que habían sido capturados y la destrucción de propiedades, exigiendo al Gobierno de Honduras explicaciones y satisfacciones por el ataque.

El Tribunal que tenía su sede en El Salvador (en ese momento un aliado de Honduras), decidió que para dar trámite al reclamo, el Gobierno de Nicaragua tenía que retirar a los militares que estaban en la frontera. El presidente Zelaya López rechazó tal condición al considerarla que vulneraba la defensa nacional y exigió que el Tribunal acogiera la queja interpuesta por Nicaragua.

Aprovechándose de esta situación, los exiliados nicaragüenses radicados en Honduras y opuestos a Zelaya intentaron invadir Nicaragua. El 18 de febrero de nuevo Honduras invadió Nicaragua en el puesto de Tapacales, Nueva Segovia. Ante esta situación, el general Zelaya López ordenó el reforzamiento y distribución del ejército a lo largo de la frontera norte, incluyendo la zona costera del Caribe nicaragüense, poniendo al frente de las tropas al general Juan José Estrada Morales, coronel Luis Estrada y el teniente coronel José A. Treviño; a los generales Aurelio Estrada Morales, Nicasio Vásquez y Juan Bautista Sary; generales Erasmo Calderón, Emiliano J. Herrera y Ramón Fiallos.

La declaratoria de guerra[editar]

La guerra de Nicaragua contra las tropas unidas de Honduras y El Salvador fue entre el 18 de febrero y el 27 de marzo de 1907.

El 25 de febrero los jefes militares se reúnen con el general Camilo Castellón Lacayo, Ministro de la Guerra y Marina, designado por el Presidente Zelaya como jefe de las operaciones militares.

El 1 de marzo de 1907, el Congreso de La República de Nicaragua emitió el siguiente decreto:


Artículo único.- La República de Nicaragua acepta la guerra que le ha provocado el Gobierno de Honduras. En consecuencia hará uso de todas las fuerzas de que dispone y de los derechos que le competen, hasta donde lo demande el completo desagravio que se le debe por los ultrajes inferidos a su honor y dignidad.

El Ejército de Nicaragua invadió Honduras con tres columnas expedicionarias, penetrando desde Nueva Segovia en dirección a San Marcos de Colón, bajo el mando del general Emiliano J. Herrera. Desde la Costa Caribe, el general Juan José Estrada Morales salió de Bluefields y tomó por mar las ciudades de Trujillo y Puerto Cortés. Desde Chinandega, el general Aurelio Estrada Morales avanzó hacia Choluteca.

Ya para el 8 de marzo, una serie de tropas nicaragüenses se encontraban dislocadas en territorio hondureño. Cerca de Namasigüe estaba el general Nicasio Vásquez; en Corpus el entonces coronel Alfonso Valle Candia. También cerca de Namasigüe los generales Rodolfo Portocarrero, Juan Bautista Sary y Roberto González que llegaría a ser conocido como el «León de Namasigüe».

Otros nicaragüenses, además de los mencionados, que tuvieron una destacada participación en Namasigüe fueron: generales Concepción Flores, Francisco Altschul, Julián Irías; coroneles José de Jesús Uriza, Adán Espinoza, Isidro Ramírez, Ascensión Flores Rivas, Rafael Medina, Saturnino Cuadra, Cornelio Aráuz, Alejandro Carias, Julián Corea, Juan Agustín Zeledón Rodríguez

La batalla[editar]

El domingo 17 de marzo se inició la batalla de Namasigüe. Se calcula que por el ejército de El Salvador participaron 3,000 hombres al mando de los generales José Dolores Preza y Alejandro Gómez Avilar, el coronel Pilar Martínez. También los exiliados nicaragüenses, generales Paulino Godoy, Benito Chavarría y Rafael Hernández, quienes fueron participantes de la revolución liberal de 1893. Las tropas hondureñas tuvieron como jefe al Presidente de la República, general Manuel Bonilla, y al general Salomón Ordóñez; el Ministro de Guerra, general Soto Barbosa y el general Tomás Arita. Participaron más de cinco mil hombres por ambos ejércitos y unos 1,500 por Nicaragua.

El general Aurelio Estrada Morales fue designado General en Jefe de las tropas nicaragüenses en Namasigüe, donde llegó la madrugada del lunes 18 de marzo. Hubo fuego de artillería que causó numerosas bajas.

El Ejército de Nicaragua contaba con el siguiente armamento: cañones Krupp, cañones de montaña de 42 mm sistema Hotchkiss; piezas de artillería de repetición de 37 mm, obús de 7.5 mm, cañones Skoda, rifles Remington, rifles Maxim, rifles Mauser, ametralladoras Maxim. Las primeras armas modernas fueron compradas por medio del ciudadano francés, Francisco Labreau.

Otros jefes nicaragüenses participantes en la batalla fueron los coroneles Rafael César Medina, Saturnino Cuadra y Demetrio Vargas, el teniente coronel Julián Corea, todos al mando del general Nicasio Vásquez. El general Roberto González y el teniente coronel Onofre Silva dirigían el ataque de artillería, en especial ametralladoras Maxim.

El 22 de marzo hubo ataques decisivos de los nicaragüenses destacándose el general hondureño Terencio Sierra y el coronel Emilio Castillo, los doctores ascendidos a rangos militares, Benjamín Zeledón, Zenón A. Rivera, Roberto C. Bone y el niño soldado Ramón Montoya quien cayó en acción.

El 23 de marzo la batalla de Namasigüe había terminado. Se calcula en 220 heridos y 80 muertos por Nicaragua; más de 1,000 bajas, entre heridos y muertos por Honduras y El Salvador.

Consecuencias[editar]

El 24 de marzo las tropas nicaragüenses tomaron Choluteca, el 27 entraron a la capital Tegucigalpa.

El Presidente de Honduras, general Manuel Bonilla se rindió en la Isla de Amapala. Como Presidente Interino tomó posesión el general hondureño Terencio Sierra, quien más tarde regresó a Nicaragua, residiendo en la ciudad de Granada, donde falleció.

Enlaces externos[editar]