Batalla de Boyacá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Boyacá
Independencia de Colombia
Batalla de Boyaca de Martin Tovar y Tovar.jpg
Batalla de Boyacá. Óleo de Martín Tovar y Tovar, París 1890.
Fecha 7 de agosto de 1819
Lugar Alrededores del Puente sobre el río Teatinos, Tunja, Boyacá, Colombia
Coordenadas 5°27′00″N 73°25′45″O / 5.45000, -73.42917
Resultado Victoria patriota decisiva
Consecuencias El Ejército Libertador ocupa Bogotá
Beligerantes
Flag of New Granada (1814-1816).svg Provincias Unidas de la Nueva Granada
Bandera de Angostura (20 de noviembre de 1817).svg Tercera República de Venezuela
Bandera del Reino Unido Legión británica
Bandera de España Imperio español
Comandantes
Simón Bolívar
Francisco de Paula Santander
José Antonio Anzoátegui
Carlos Soublette
José María Barreiro
Francisco Jiménez
Sebastián Díaz
Fuerzas en combate
Ejército Libertador
Estimación antigua:
2.000 tropas[1]
Estimación moderna:
2.850[2] -2.900[3] tropas
(2.200 infantes y 600 jinetes)[4]
Ejército Realista
Estimación antigua:
2.900 tropas[1]
Estimación moderna:
2.670[2] [3] -3.500[5] tropas
(1.800 infantes y 400 jinetes)[4]
Bajas
13 muertos y 53 heridos[6] 100 muertos, 150 heridos y 1.600 prisioneros[6]

La Batalla de Boyacá fue la batalla decisiva que garantizaría el éxito de la Campaña Libertadora de Nueva Granada y una de las batallas más importantes de la guerra de independencia de América del Sur. La batalla tuvo lugar el día 7 de agosto de 1819 en el cruce del río Teatinos, en inmediaciones de la ciudad de Tunja. La batalla fue la culminación de 77 días de la campaña iniciada desde Venezuela por el Libertador Simón Bolívar para independizar el Virreinato de Nueva Granada.

Antecedentes[editar]

Hechos precedentes[editar]

Tras el aplazamiento de la guerra en Venezuela salió de Angostura, entonces capital de la República de Venezuela, hacia los llanos de Apure, donde inicia la Campaña Libertadora de Nueva Granada el día 26 de mayo de 1819, luego de una dura travesía de 200 km y 45 días en pleno invierno llegó a Tame, en la provincia de Casanare sumando a sus dos divisiones la del general Francisco de Paula Santander. Posteriormente siguen la travesía por los llanos Orientales, hasta hacer contacto con la cordillera Oriental atravesándola por el páramo de Pisba, ingresando al territorio de la antigua provincia de Tunja. La tercera división de las tropas realistas al mando del coronel José María Barreiro que se encontraban acantonadas en Sogamoso, salen al encuentro de las tropas granadinas; el día 11 de julio se libra la batalla de Gámeza como preámbulo la decisiva batalla del Pantano de Vargas ocurrida el 25 de julio de 1819 en la cual las tropas realistas se ven obligadas a retirarse al final de la jornada.

Movimientos previos a la batalla[editar]

Luego del éxito obtenido en el Pantano de Vargas, Bolívar reorganiza y da descanso al ejército hasta el 3 de agosto, cuando emprende la búsqueda del ejército realista, que se ha retirado esperando refuerzos y una mejor oportunidad.[2]

Los ejércitos[editar]

General Simón Bolívar comandante en Jefe en la Batalla de Boyacá

Las tropas republicanas se conformaban del siguiente modo:


Las tropas realistas se conformaban del siguiente modo:

  • Número de combatientes: 2.670 (Infantería 2.300; Caballería 350; Artillería 20).
  • Tercera división del ejército expedicionario de costa firme.
  • Jefe al mando: brigadier José María Barreiro.
  • Jefe del estado mayor: Sebastián Díaz.
  • Vanguardia al mando del coronel Francisco Jiménez.
  • Procedencias de los soldados: son tropas americanas en su totalidad, originarias de Venezuela y Colombia (granadinos), excepto el estado mayor que es originario de España.

Desarrollo de la batalla[editar]

Francisco de Paula Santander. Óleo sobre tela de Martín Tovar y Tovar
Puente de Boyacá. Monumento y puente construido en el lugar de la batalla, reemplazando al puente original
Monumento a Simón Bolívar, Puente de Boyacá, Colombia

El sábado 7 de agosto en la mañana, el ejército realista desde Motavita inició su desplazamiento hacia Santafé de Bogotá. Su objetivo era llegar a la capital para unir sus fuerzas con las del virrey Sámano y organizar un frente militar contra Bolívar y el ejército libertador. Escogieron la vía por el Puente de Boyacá en el camino real, con dirección a la capital del Virreinato. Advertido de este movimiento, Bolívar ordenó la marcha de su ejército, también hacia el puente de Boyacá, dispuesto a tomarlo para impedir a Barreiro su desplazamiento hacia la capital granadina.

Las dos fuerzas se encontraron en el campo de Boyacá. El ejército libertador estaba conformado por 2.850 combatientes al mando del general Simón Bolívar. La vanguardia patriota estaba comandada por el general Francisco de Paula Santander y la retaguardia, por el general José Antonio Anzoátegui. El general Carlos Soublette era el jefe del estado mayor.

Las tropas patriotas estaban compuestas por venezolanos, granadinos y algunos grupos extranjeros, como la legión británica. Sus integrantes eran criollos, mestizos, mulatos, zambos, negros e indígenas, generalmente gentes pobres, escasas de alimentos y vestidos, llamados por las autoridades españolas "insurgentes". El ejército tuvo mucho apoyo popular de los granadinos, y en especial de los campesinos de Tunja.

Por su parte, el ejército realista estaba conformado por 2.670 soldados, de los cuales 2.300 eran de infantería, 350 de caballería y 20 de artillería. Éste pertenecía a la tercera división del Ejército Expedicionario de la Reconquista. Su comandante general era el coronel José María Barreiro; el jefe del estado mayor, el coronel Sebastián Díaz, y la vanguardia estaba comandada por el coronel Francisco Jiménez.

Desde el alto de San Lázaro en Tunja, el Libertador y el estado mayor observaron los movimientos del Ejército realista. A las 10 de la mañana ordenaron impedir el paso por el Puente de Boyacá, en el cual confluyen los dos caminos: el de Samacá, utilizado por los realistas desde Motavita y el camino real, utilizado por los patriotas.

A las 2 de la tarde la descubierta del Ejército patriota, encomendada al capitán Andrés Ibarra con sus jinetes, descendió del Boquerón de El Tobal y llegó hasta la Casa de Teja y sus alrededores, donde se enfrentó a la vanguardia realista que estaba en pleno almuerzo. El general Francisco de Paula Santander inició con la vanguardia el combate, y puso en retroceso a la vanguardia realista hasta el Puente de Boyacá, donde estaba fuerte en la orilla opuesta del río Teatinos.

En ese momento llegó al campo de Boyacá el grueso de la división de Barreiro por el camino de Samacá y se enfrentó a la retaguardia patriota comandada por el general Anzoátegui. En esos momentos llegó a la casa de Teja el Libertador Bolívar, quien se ubicó en una colina equidistante entre el puente y la casa. Así dice el coronel Antonio Obando en sus Apuntamientos para la historia: "El general Bolívar con nuestra retaguardia siguió el movimiento de Barreiro y se formó un frente al lado opuesto del río". A las 3 de la tarde la acción militar era intensa en dos combates simultáneos: las dos vanguardias en los alrededores del puente y el grueso de los ejércitos en la planicie hacia el camino de Samacá. Las fuerzas patriotas tenían unidad y facilidad en las comunicaciones; en cambio, las realistas estaban incomunicadas y separadas por el Teatinos y la vanguardia patriota.

Los soldados patriotas presionaron con heroísmo contra las fuerzas de Barreiro. La infantería patriota, con perfecta disciplina y asombrosa actividad militar, hizo un movimiento rápido y envolvente. Por su parte, el coronel Juan José Rondón con sus lanceros de Llano Arriba recibió la orden de atacar por el centro al ejército realista. Los lanceros de Rondón arremetieron con ímpetu a la infantería realista, que incapaz de resistir retrocedió en desorden. Un escuadrón de la caballería realista huyó por el camino de Samacá sin presentar resistencia. Asimismo, los patriotas aniquilaron al Batallón 2 de Dragones del ejército español.


Mapa del campo de batalla.

Por su parte, simultáneamente Santander ordenó a las guías de Casanare, guiados por José María Ruiz, pasar al riachuelo Teatinos para volver por la espalda a la vanguardia realista. Los patriotas treparon por los escarpados lugares llenos de matorrales y se presentaron de improviso para envolver por la espalda a la vanguardia realista comandada por el coronel Francisco Jiménez. Dos escuadrones de españoles se enfrentaron a los llaneros, pero fueron derrotados. El general Santander aprovechó el desconcierto del enemigo para lanzar sobre el Puente de Boyacá a los batallones Cazadores y Primero de Línea, comandados por los tenientes coroneles Joaquín París Ricaurte y Antonio Obando. La vanguardia patriota pasó a la orilla derecha del río Teatinos o Boyacá y se tomó el Puente, el objetivo de la contienda.

El coronel Barreiro siguió combatiendo a la defensiva. Trató de rehacer su infantería en otra altura, pero la rapidez de las tropas patriotas cerró aquel anillo de fuego, por lo cual la retaguardia realista, cercada por todas partes, tuvo que rendirse. Así mismo se rindió la vanguardia ante la fuerza militar de la patriota, con su comandante Santander, considerado el 'Héroe de Boyacá'. La batalla terminó a las 4 de la tarde del 7 de agosto de 1819. Murieron más de 100 realistas, entre ellos el coronel Juan Tolrá y el comandante Salazar, y 150 quedaron heridos. De los patriotas murieron 13 soldados, entre ellos el capellán de la vanguardia, Fray Ignacio Díaz, y 53 quedaron heridos.

En la noche del 7 de agosto, un niño héroe de 12 años, Pedro Pascasio Martínez, quien no se dejó sobornar por monedas de oro, hizo prisionero a Barreiro y lo entregó a Bolívar en la casa de Teja. El niño fue ascendido a sargento por el Libertador y recibió una gratificación de 100 pesos. Los principales jefes realistas y 1.600 soldados españoles fueron hechos prisioneros.

En Ventaquemada el 8 de agosto, el general Carlos Soublette expidió el Boletín Nº 4 sobre la Batalla de Boyacá. El Libertador dictó el decreto de la 'Orden de Boyacá' para enaltecer a todos los batallones y escuadrones que participaron en la memorable batalla.

Con este enfrentamiento culminó la Campaña Libertadora de 1819, realizada en su corto período de 77 días, desde el 23 de mayo, cuando el Libertador Simón Bolívar expuso el plan en la aldea de los Setenta ante los jefes del ejército patriota, siguiendo un itinerario militar desde los Llanos de Casanare, la Cordillera de los Andes y las tierras de la antigua providencia de Tunja, el cual culminó en el Puente de Boyacá

Hechos posteriores[editar]

Monumento dedicado a Pedro Pascasio Martínez y Negro José en inmediaciones al puente de Boyacá

El mismo día de la batalla, en las horas de la noche, el coronel Barreiro fue capturado mientras se refugiaba en unas rocas, según la tradición por un soldado adolescente llamado Pedro Pascasio Martínez, acompañado de otro soldado llamado Negro José (ver abajo). Barreiro y otros 37 oficiales españoles hechos prisioneros el día de la batalla, fueron ejecutados el 11 de octubre de 1819 por orden de Francisco de Paula Santander, dentro de la consigna de guerra a muerte.

En Ventaquemada ubicada en el camino real a Bogotá, el 8 de agosto el general Carlos Soublette expidió el Boletín Nº 4 sobre la Batalla de Boyacá. El Libertador dictó el decreto de la Orden de Boyacá para enaltecer a todos los batallones y escuadrones que participaron en la decisiva batalla.

El virrey Juan de Sámano fue informado en Bogotá el día 9 de agosto de la derrota realista y pudo escapar a tiempo, huyendo precipitadamente a Cartagena de Indias, donde su autoridad fue desconocida. Navegó hasta Jamaica, apareciendo luego en Panamá, sin mando administrativo ni mando directo de tropas. En esta situación dimitió.

Finalmente Bolívar llega a Santafé de Bogotá donde entró sin resistencia alguna el día 10 de agosto de 1819 a la 5:00 pm.

Orden de Boyacá[editar]

Bolívar creó la Orden de Boyacá en reconocimiento a todos los combatientes que participaron en dicho acontecimiento histórico. Actualmente el Estado colombiano concede dicho reconocimiento a las personas nacionales o extranjeras que se destacan por su trabajo en bien de la patria.

Consecuencias históricas[editar]

La batalla de Boyacá fue un golpe decisivo para el poder español en la Nueva Granada. A pesar de que los realistas se harían fuertes en otras provincias del virreinato como Santa Marta (a inicios de 1820 unos dos mil realistas controlaban desde Cartagena de Indias al Bajo Magdalena),[8] Popayán y Pasto (estas últimas con el apoyo directo de los ejércitos de Quito y Perú), en donde resistirían varios años.[8] Además el mariscal Pablo Morillo contaba aún con doce mil hombres con los que dominaba gran parte de Venezuela y tenía a su favor a Panamá.[8] Sin embargo, la capital del virreinato cayó en manos de los patriotas y con ello se abrió el camino para la unión de la Nueva Granada con Venezuela en la República de la Gran Colombia. Con esta sólida base los republicanos iniciaron una serie de ataques para apoderarse de las provincias vecinas: en 1820 cayeron Maracaibo y Santa Marta ante un ejército de ocho mil hombres[9] y un año después se ocupó Caracas y se iniciaron las Campañas del Sur.

Fiesta nacional[editar]

La Casa de Nariño en Bogotá, en donde se posesiona el nuevo presidente cada 4 años el día de la conmemoración de la Batalla de Boyacá.

En conmemoración, la República de Colombia celebra el 7 de agosto como Fiesta Nacional y tiene lugar en la Casa de Nariño la posesión del presidente de la República cada 4 años.

Leyendas populares[editar]

La leyenda del niño soldado honrado[10]

Cuenta la leyenda que la mala suerte de Barreiro en tierras americanas quedó sellada esa misma noche de Boyacá cuando un muchacho de tan sólo 12 años, otros dicen 11 y otros 14, Pedro Pascasio Martínez, lo hizo prisionero, acompañado de un soldado llamado Negro José, después de negarse a ser sobornado por las monedas de oro de Barreiro. El muchacho fue promovido por Simón Bolívar al cargo de teniente, otros dicen que a sargento.

Pedro Pascasio Martínez supuestamente fue un joven natural del pueblo de Belén que precisamente se encargaba de cuidar los dos caballos del Libertador Bolívar. Por el heroico acto de atrapar al general Barreiro fue ascendido a sargento y se le prometieron 100 pesos. Junto con Negro José y muchos soldados más fueron dejados en el río Magdalena, antes de llegar a Santa Fe.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Vergara y Vergara & Gaitán, 1866: 146-147. Los realistas eran 2.500 infantes y 400 jinetes.
  2. a b c Ocampo, 2006: 130-132
  3. a b Semprún, 1998: 309.

    Efectivos: realista 2.700 hombres en cuatro batallones de infantería y un regimiento de caballería. Insurgente 2.900 hombres en seis batallones de infantería, dos de milicias, y caballería. Resultado: victoria decisiva insurgente. Bolívar y Santander ocupan inmediatamente Santa Fe y poco después gran parte de Nueva Granada.

  4. a b Thibaud, 2003
  5. Núñez, 2001: 18.

    En la batalla de Boyacá (1819), que representa la independencia de Colombia, Bolívar venció a un ejército de 3500 soldados.

  6. a b Tucker, 2009: 1136
  7. Coronel Guillermo Plazas Olarte - UK in Colombia. «Legión Británica en la Independencia de Colombia» (en español). Consultado el 02 de agosto de 2010.
  8. a b c Bartolóme Mitre (1907). Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana. Tomo V. Buenos Aires: Imprenta de la Nación, pp. 320.
  9. "Foreign Articles". Niles' Register. 18 de marzo de 1820, no. 445. Datos provenientes de Londres (7 de febrero de ese año). Recopilado en Ezequías Niles (1820). Niles' Weekly Register: From March to September, 1820. Tomo XVIII. Baltimore: Franklin Press, pp. 52.
  10. Leyendas populares colombianas, por Javier Ocampo López 1996

Bibliografía[editar]

  • Núñez, Manuel (2001). El ocaso de la nación dominicana. Santo Domingo: Letras Gráficas. ISBN 978-99934-817-9-9.
  • Ocampo López, Javier (2006). Historia ilustrada de Colombia. Bogotá: Plaza y Janes Editores Colombia s.a. ISBN 978-958-14-0370-7.
  • Semprún, José (1998). Capitanes y virreyes: el esfuerzo bélico realista en la contienda de emancipación hispanoamericana. Madrid: Ministerio de Defensa de España (Secretaría General Técnica). ISBN 978-84-7823-607-7.
  • Thibaud, Clément (2003). Repúblicas en armas. Los ejércitos bolivarianos en la guerra de Independencia en Colombia y Venezuela. Bogotá: Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA). ISBN 958-42-0614-1.
  • Tukcer, Spencer C. (2009). A Global Chronology of Conflict: From the Ancient World to the Modern Middle East. Santa Bárbara: ABC-CLIO. ISBN 978-1-85109-672-5.
  • Vergara y Vergara, José María & Gaitán, José Benito (1866). Almanaque de Bogotá i guia de forasteros para 1867. Bogotá: Imprenta de Gaitan.

Enlaces externos[editar]