Basílica de San Sernín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caminos de Santiago de Compostela en Francia
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Basilique Saint-Sernin - Toulouse.jpg
Basílica de San Sernín.
Basílica de San Sernín
Basílica de San Sernín

Coordenadas 43°36′30″N 1°26′31″E / 43.60841389, 1.44188333Coordenadas: 43°36′30″N 1°26′31″E / 43.60841389, 1.44188333
País Flag of France.svg Francia
Tipo Cultural
Criterios ii, iv, vi
N.° identificación 868
Región Europa y América del Norte
Año de inscripción 1998 (XXII sesión)
[editar datos en Wikidata ]

La Basílica de San Sernín (en francés: Saint-Sernin), también conocida como Basílica de San Saturnino de Tolosa, es un templo católico de la ciudad de Toulouse ubicado en el departamento francés del Alto Garona.

Es uno de los edificios emblemáticos de Toulouse, la iglesia románica más grande de Occitania y la segunda más antigua de toda Francia después de la abadía de Cluny.

Se trata de un santuario construido en el emplazamiento de la tumba de San Sernín o San Saturnino, obispo de Toulouse martirizado hacia el año 250. La rue du Taur (calle del Toro) que lleva de la plaza del Capitolio a la basílica recibe su nombre del mismo santo, cuyo martirio según la leyenda consistió en ser arrastrado por un toro salvaje. En el lugar donde cayó su cuerpo exángüe se alza hoy la église du Taur, a medio camino entre Capitole y Saint-Sernin.

La basílica de San Sernín forma parte de los bienes inscritos en el Caminos de Santiago en Francia, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998 con el código 868-045.[1]

Historia de la basílica[editar]

Dibujo de la basílica de finales del siglo XIX.

La construcción actual de la basílica fue decidida a finales del siglo XI. La capilla que se había construido en el siglo V, en el emplazamiento de la actual basílica, se había hecho demasiado pequeña para un número creciente de fieles. La basílica era entonces colegial, es decir, una iglesia con un colegio de canónigos dirigidos por un abad. Este último se oponía frecuentemente al obispo tolosano con la catedral de San Esteban mucho menos resplandeciente que la de San Sernín.

Toulouse recibía entonces la visita de numerosos peregrinos a través del camino de Santiago, el cual termina en la catedral de Santiago de Compostela o para venerar las reliquias de san Saturnino.

Cripta de la basílica.

La construcción comenzó en el año 1080 por el ábside detrás de la capilla. Todavía se puede visitar hoy la iglesia primitiva, que hace las veces de cripta. Acoge algunas reliquias sagradas. Dieciséis años después del comienzo de la construcción, en 1096, el papa Urbano II consagró el altar.

San Sernín continuó siendo una sencilla iglesia escolar hasta el 1778, fecha en la que fue finalmente consagrada como basílica. Durante la Revolución, el capitolio de San Sernín fue suprimido.

La iglesia fue parcialmente modificada en la época gótica y en el Renacimiento. En el siglo XIX, fue restaurada por Eugène Viollet-le-Duc. Restablece entonces el escalonamiento de los tejados de los laterales y de la nave principal que había sido suprimida en el siglo XIV. Al final del siglo XX, una restauración suprimió nuevamente el escalonamiento de Viollet-le-Duc reemplazándolo por el estado del siglo XIV.

Un magnífico claustro y una abadía se hallaban al norte de la basílica, pero fueron derruidos durante el siglo XIX. El Museo de los Agustinos posee algunos restos y trozos de esculturas.

Planta de la basílica[editar]

Planta de la basílica.
1 – Puerta Condes
2 – Enfeu de los Condes
3 – Antigua portada de la abadía
4 – Puerta Miégeville
5 – Portada occidental
6 – Emplazamiento del antiguo claustro
7 – Capilla de San Pedro
8 – Sacristía
9 – Capilla del Crucifijo
10 – Capilla de las almas del purgatorio
11 – Capilla de la Inmaculada Concepción
12 – Capilla de San Jorge
13 – Capilla del Santo Espíritu
14 – Capilla de San Marcial, San Cyr y Santa Julieta
15 – Capilla de Santa Silvia
16 – Capilla de la Virgen
17 – Capilla de San Germán
18 – Maître-Autel
19 – Pintura románica: Noli me tangere
20 – Ciclo de Resurección
21 – Pintura representando San Agustín
22 – Restos de pinturas: la crucifixión

Arquitectura de la basílica[editar]

San Sernín se inscribe en un conjunto de edificios con las mismas características: Santa Fe de Conques, San Marcial de Limoges, San Martín de Tours y Santiago de Compostela. Se trata de edificios de grandes dimensiones que poseen un transepto sobresaliente cuyos laterales prolongan los de la nave y un ábside mayor rodeado por un deambulatorio con capillas. El alzado de las tribunas sigue los colaterales de la nave, del transepto y del coro. Tan importantes son estos rasgos comunes que se puede hablar de una “familia” procedente de idénticas preocupaciones: adaptar la arquitectura a las funciones múltiples de una iglesia donde las muchedumbres de peregrinos veneran el cuerpo de un santo, y permitir la custodia por los canónigos, dándoles al mismo tiempo la posibilidad de celebrar dignamente los oficios religiosos en el coro. A este grupo de iglesias se les llama habitualmente iglesias de peregrinación, de las cuales San Sernín es, con diferencia, la más conocida y visitada.[2]

Cabecera de la basílica.

La cabecera tiene nueve capillas radiales separadas por tramos de ábside. La fachada occidental es un simple cerramiento en la que se puede observar las bases de las dos torres laterales iniciadas y nunca terminadas. La longitud total del exterior de la iglesia llega a unos 120 m. Con el objeto de sostener el campanario sobre el crucero, los cuatro pilares torales se engrosaron considerablemente.

San Sernín, de enorme importancia como ejemplo consumado de la arquitectura de peregrinación, tiene además decoraciones que ocupan un lugar destacado en la historia de la escultura románica. En la pared del deambulatorio están empotrados siete bajorrelieves de mármol: un Cristo Majestad rodeado de un querubín y un serafín, dos apóstoles y dos ángeles procedentes del taller de Bernard Gilduin, autor también del altar.

Delante de la pared occidental del brazo norte del transepto se encuentra una fiel reproducción del altar, cuyo original, del año 1096, está situado en el centro del cuadro del crucero.

El deambulatorio rodea la tumba de san Saturnino de Tolosa, en una posición elevada y cubierta por un baldaquino barroco que sustituyó, a mediados del siglo XVIII, otro anterior gótico del siglo XIII.

La arquitectura y la historia de la basílica de san Sernín no pueden ser entendidas sin tener en cuenta dos realidades: los peregrinajes y el culto a las reliquias. La mayor parte de los relicarios y de las obras de orfebrería que constituían el tesoro de la Basílica desaparecieron durante la Revolución Francesa. Las criptas contienen, actualmente, los relicarios y las reliquias de san Honorato, san Saturnino, san Felipe, Santiago el Menor, san Simón, san Judas, Santiago el Mayor, san Edmundo, san Gil, de la Santa Espina y de la Verdadera Cruz.

Un campanario octogonal[editar]

El campanario de la basílica.

Justo sobre el coro, en el crucero, se levanta una torre campanario de 64 metros de altura y forma octogonal. Está constituido por 5 niveles:

  • El nivel más bajo, contiene en cada cara dos ventanas cubiertos por arcos en mitra.
  • Los dos niveles siguientes, en ligera retirada respecto al precedente, poseen el mismo tipo de ventanas.
  • Los dos niveles siguientes fueron construidos en la segunda mitad del siglo XIII. Se caracterizan por contener en cada una de las caras dos ventanas cubiertas de arcos en mitra.
  • Finalmente, en 1478, fue construida una aguja para soportar un globo terminal coronado por una cruz.
  • El campanario protege un carillón compuesto de 24 campanas.

Referencias[editar]

  1. Unesco. «Chemins de Saint-Jacques-de-Compostelle en France» (en francés). Unesco.org. Consultado el 25 de agosto de 2014.
  2. K J Conant "Arquitectura Carolingia y Románica 800-1200". 1995. ISBN 84-376-0648-9 p. 178

Enlaces externos[editar]