Alonso Fernández de Madrid

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Don Alonso Fernández de Madrid, más conocido por su título de El Arcediano del Alcor (Palencia, 1474 - 18 de agosto de 1559), fue un sacerdote e historiador español, compilador y escritor de la más importante obra histórica sobre la provincia de Palencia, la llamada Silva Palentina, colección de noticias, listas y datos históricos sobre Palencia desde época romana hasta el siglo XVI.

Infancia y juventud[editar]

Hijo de Pero González de Madrid,[1] hidalgo y primer tesorero de la Hermandad de Castilla,[2] y de María de Armunia, ambos miembros de la antigua nobleza palentina, Alonso fue dirigido desde muy joven para el estado eclesiástico.

Tuvo al menos tres hermanos, Francisco, mayor que Alonso y predecesor de éste en el arcedianato, Pedro, sucesor a su vez de su hermano en la dignidad y Juan, que ocupó el cargo de regidor de Palencia.[3]

Tras la conquista de Granada, Pero González de Madrid obtiene un empleo de confianza en la nueva administración de los Reyes Católicos y traslada a la antigua capital nazarí su residencia, enviando a Alonso a recibir su formación religiosa en el colegio-seminario de fray Hernando de Talavera[4]

Aún muy joven, en 1488, con catorce años,[5] fue nombrado Canónigo de la Catedral de Palencia,[6] pero antes de tomar posesión de su cargo termina su formación y no vuelve a Palencia al menos hasta 1504.[7]

Desde esta fecha figura Alonso de Madrid en todas las comisiones de importancia que surgen del Cabildo catedralicio, especialmente en lo que se refiere a la edición de libros y al control de los mismos, organizando nuevas bibliotecas y recogiendo breviarios, cantorales y libros de registro parroquiales.[8]

Arcediano del Alcor[editar]

Responsable de mucha de la actividad del Cabildo palentino, en 1502, tras la renuncia de su hermano Francisco,[9] fue nombrado arcediano, es decir, juez ordinario perteneciente al cabildo catedralicio que ejercía jurisdicción delegada de la episcopal en determinado territorio.[10] En el caso de Fernández de Madrid, su territorio fue la comarca palentina del Alcor, aunque su creciente influencia sobrepasó ampliamente esas tierras.

Continuó con su nuevo cargo realizando un intenso trabajo como bibliotecario y administrador diocesano, además de sus nuevas funciones legales, que incluían castigar los delitos contra la honestidad y las buenas costumbres. En esta línea, en 1540 fue nombrado, "reformador de la honestidad de las personas, casas y trages"’’ en la Diócesis de Palencia.[11]

No sólo fue empleado por el Cabildo, sino que también actuó como provisor[12] del obispo Francisco de Mendoza y de su sucesor, Luis Cabeza de Vaca, desde 1534. Durante el ejercicio de este cargo, el 13 de agosto de 1537 fue acusado por el tesorero episcopal, Francisco Ruiz de la Mota, de malversación de los fondos diocesanos y derribo de un escudo nobiliario en la Catedral de Palencia. Sin embargo, no se probó ninguna de estas acusaciones y Alonso Fernández de Madrid fue ratificado como arcediano y provisor el 5 de abril de 1538.[13]

El arcediano dejó su cargo de provisor tras obtener el obispo una providencia real para proceder contra cualquier dignidad, canónigo o clérigo que cometiere delito, contraviniendo el estatuto del Cabildo. Alonso de Madrid no participó en esta nueva legislación y el 14 de julio de 1538 fue nombrado provisor, con mucho mayor poder que antes, el doctor Martín Pérez de Plasencia, aunque el arcediano mantuvo algunas de sus funciones hasta 1540.

Actividad intelectual[editar]

Junto a estas actividades, el canónigo intenta restaurar los maltrechos Estudios Generales de Palencia, que habían perdido gran parte de su profesorado e influencia a favor de Salamanca y Valladolid, estableciendo un nuevo estudio de Gramática, puerta de acceso para los estudios teológicos.[14]

Alonso Fernández recibió una sólida formación humanista y se mostró siempre admirador de dos grandes humanistas, el propio fray Hernando de Talavera, del que compuso la primera biografía y Erasmo de Rotterdam, siendo el traductor al castellano de una de sus principales obras, el Manual del soldado cristiano.

Ante el tribunal de la Inquisición[editar]

Ambas influencias, junto con los escritos del arcediano, provocaron que fuera acusado ante la Inquisición, junto a un grupo de canónigos palentinos por ”finos luteranos endiosados”, es decir, punta de lanza de una presunta reforma religiosa de costumbres y doctrinas al estilo de Lutero.

Obras[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. El apellido "de Madrid" no indica procedencia, sino que era un nombre de familia muy frecuente en la región castellana de Tierra de Campos. El Libro Horadado del Concejo de Madrid recoge provisiones ordenadas por los Reyes Católicos para varios “de Madrid” dentro de la campaña contra el Reino de Granada.
  2. "En 1476 se formó en Palencia como cabeza de Campos para defensa de los caminos y campos contra los ladrones, salteadores y homicidas que por el reyno andaban y también para ayudar al rey contra portugueses y franceses, y aun contra algunos caballeros rebeldes de su reyno" (Del acta de fundación de la Hermandad de Castilla, tomado de AA.VV., Apuntes palentinos, Palencia, 1987)
  3. Los datos disponibles sobre este tercer hermano son muy escasos, pero se conserva el acta de nombramiento de regidores del 11 de julio de 1524, en el que se nombra a un Juan Fernández de Madrid, vecino de Palencia. Cfr. SAN MARTÍN, J., Silva Palentina, Palencia: Ediciones de la Excma. Diputación Provincial, 1976
  4. Este seminario fue uno de los primeros creados en la época del Concilio de Trento, precursores de los estudios eclesiásticos que el concilio establecería como obligatorios para todos los candidatos al sacerdocio.
  5. Se conserva la petición de casa que hizo el tesorero D. Fernando Gutiérrez de Sevilla para su sobrino el canónigo Alonso de Madrid.
  6. Antes del Concilio de Trento bastaban catorce años para acceder a una canonjía. Sin embargo, en las Actas Capitulares de la Catedral de Palencia del año 1502 se ordena ‘’”que los dignidades, canónigos y racioneros no han de ser tan mozos que no tengan diez y ocho o veinte años”’’. Alonso de Madrid no cumplió esta norma.
  7. En este año el Cabildo de Palencia le comisiona para que "vea los libros, que traían de Sevilla, de la herencia de D. Diego Hurtado de Mendoza, y haga memorial a fin de que los que no sean para la librería se vendan." (Actas capitulares del año 1504, Archivo diocesano, Palencia.)
  8. En SAN MARTÍN, J., Silva Palentina, Palencia: Ediciones de la Excma. Diputación Provincial, 1976, págs. XVI-XVIII se recogen algunos de los encargos realizados por el futuro arcediano.
  9. El predecesor y hermano de Alonso escribió una petición al Cabildo, fechada el 10 de septiembre de 1501, para abandonar su cargo y retirarse primero a Castromocho y después a la residencia familiar en Granada, por razones de salud, aunque no especifica la dolencia. Volvió finalmente a Palencia, para fallecer a finales de diciembre de 1510.
  10. Definición según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, 2007
  11. Junto al canónigo Antón Pérez de Arteaga, nombrados el 2 de enero de 1540 (Actas capitulares del año 1540, Archivo diocesano, Palencia)
  12. Juez diocesano nombrado por el obispo, con quien constituye un mismo tribunal, y que tiene potestad ordinaria para ocuparse de causas eclesiásticas. Definición según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, 2007
  13. Por el escabroso asunto del derribo del escudo de los Castillas en la bóveda de la capilla mayor de la Catedral, que escondía otros intereses económicos, fueron desterrados el tesorero Ruiz de la Mota y el canónigo Pedro González de Madrid, hermano del arcediano
  14. El 31 de julio de 1538 en el Cabildo Catedralicio

    "deputaron al Arcediano del Alcor, prior Dº. de la Rua y doctor Jorge Naveros para que el señor obispo o quien él designare y los que deputaren el corregidor, regidores y justicia de esta cibdad entiendan y consientan lo del Estudio general de todas o algunas de las Facultades, que se quería hacer de nuevo y también en la reformación, reedificación o restauración del estudio particular de Gramática, que agora auía en la dicha cibdad" (Actas capitulares del año 1538, Archivo diocesano, Palencia.)

Bibliografía[editar]

  • Arroyo Rodríguez, Luis Antonio, “La forma de la Silva palentina: lenguaje y estilo”, Publicaciones de la Institución Tello Téllez de Meneses, 61 (Palencia, 1991), pp. 597-609.
  • Arroyo Rodríguez, Luis Antonio, Alonso Fernández de Madrid, arcediano del Alcor y la “Silva palentina”, Palencia, Diputación Provincial, 1994.
  • Arroyo Rodríguez, Luis Antonio, “Noticias de América en la Silva palentina”, Cuadernos Hispanoamericanos, 529/30 (Julio-Agosto de 1994), pp. 115-128.
  • González Olmedo, Félix, “La Silva palentina”, Razón y Fe, XCIV, (1931), pp. 384-400; XCV (1931), pp. 48-67; XCVII (1931), pp. 242-252.
  • Lee, Lilith, “Silva, comentario y memorial: Silva palentina de Alonso Fernández de Madrid”, Silva, 6 (León, 2007), pp. 179-206.
  • San Martín Payo, Jesús, “¿Qué es la Silva palentina?”, Publicaciones de la Institución Tello Téllez de Meneses, 38 (Palencia, 1977), pp. 237-272.