Aleluya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alleluia, óleo sobre tela del pintor inglés Thomas Cooper Gotch, 1896.
Aleluya (del lat. bíblico halleluia, y este del hebr. hallĕlū yăh, "alabad a Dios"). Página del Aleluya (הַלְּלוּיָהּ), con el Salmo 149 en hebreo, y marginalia con coro a capella y director foliado, manuscrito francés, siglo XIII (Biblioteca Palatina, Parma; facsímil exhibido en Beth Hatefutsoth, Tel Aviv).[1]

La palabra Halleluyah (←Halləluya, Halləlûyāh(románico)halaluiah(latín)הַלְּלוּיָהּ(hebreo), ‘¡Alabad a Yah!» <Traducción completa: «¡Alabad a Yahveh!»>; variantes conjeturales «Yahweh, Yahvé, Jah, Yavé, Iehová, Yahvé)?[2] es una exclamación bíblica de júbilo, muy común en las Sagradas Escrituras, que se adoptó para su uso litúrgico en el judaísmo y en el cristianismo. Para la mayoría de los cristianos, esta es la palabra más alegre para alabar al Creador.

Uno de los términos más característicos y más ricos del vocabulario de la alabanza es el halelu del hebreo, que ordinariamente traducimos por «alabad» (laudate).[3] Con frecuencia el objeto de la alabanza se indica explícitamente, pero la indicación no es indispensable, y la alabanza puede apoyarse únicamente en sí misma: tal es el caso particular de la expresión Hallelujah .[2]

Hallelujah es una adaptación de la expresión hebrea hallĕlū-Yăh, que significa literalmente «alaben [ustedes] a Yah» o «alabad a Yah».[2] El término Yah aparece 50 veces en el Antiguo Testamento: 26 solo y 24 en la expresión «Hallelujah ». Algunas traducciones, como la Versión Popular, no reflejan en absoluto la existencia de la expresión «Yah» en el texto original. Otras la reflejan únicamente en la forma «Hallelujah ». Aún otras (aparte de los casos en que utilizan «Aleluya») generalmente la sustituyen por Jehová o Yahveh, y utilizan «Yah» en contadas ocasiones (Mod, 7 veces; BJ, 1 vez). La Versión Valera (revisión de 1989) sustituye «Yah» por «Jehovah», aunque en las notas explica que en el texto original aparece la forma «Jah», y mantiene la forma «Aleluya». En Bover-Cantera se sustituye 1 vez por «Yahveh» y 2 veces se elimina, y de las restantes, 24 veces aparece como «Yah» y 23 dentro de la expresión «Hallelujah ».

En el Nuevo Testamento, «Yah» aparece 4 veces en la expresión «Aleluya» en Apocalipsis 19:1, 3, 4, 6. La mayoría de las Biblias se limitan a transcribir esta expresión griega y no la traducen.

«Yah» no puede ser una forma primitiva del nombre divino que se usara antes del Tetragrámaton. El nombre Yahvé aparece en su forma completa, 165 veces en el libro de Génesis, según el texto masorético; sin embargo, la forma abreviada no se encuentra hasta después del éxodo.[cita requerida]

En algunos países de América Latina se denomina despectivamente “aleluyas” a los cristianos evangélicos y, en general, a los protestantes.[4]

Usos litúrgicos[editar]

Durante los primeros siglos de existencia de la Iglesia católica solamente se cantaba el aleluya el Domingo de Resurrección. Más tarde comenzó a cantarse durante todo el tiempo pascual.

En la actualidad, la Iglesia oriental incluye el aleluya en sus ritos todos los días del año. En cambio, en el rito occidental que sigue el el ordenamiento de San Gregorio I sobre la celebración de la misa se canta el aleluya todos los domingos del año litúrgico, con excepción de los correspondientes a tiempos penitenciales como la Cuaresma (en la cual tampoco se canta el Gloria in excelsis) o en las misas feriales de Adviento. Tampoco se incluye en las misas de difuntos.

Dentro de los textos bíblicos, los Salmos son fundamentalmente una alabanza, por lo que muchos comienzan con esa palabra (106, 111, 112, 113, 135, 146, 147, 148, 149, 150) o terminan así (105, 115, 116, 117). También aparece cuatro veces transliterado al griego.

San Agustín relaciona la liturgia con el tiempo celestial, diciendo que los que en la Tierra digan «Amén» para aceptar a Dios plenamente, en el Cielo dirán «Aleluya» para cantar su gloria y su poder.

Forma musical[editar]

En todas las liturgias cristianas el aleluya tiene forma antifonal, cantándose esta expresión, muy adornada con melismas, entre versículo y versículo del salmo u oración.

De forma más sencilla, muchas piezas terminan simplificándose a la aclamación, un verso y, de nuevo, la aclamación, siguiendo la siguiente estructura:

Aleluya + Verso + Aleluya

Un ejemplo es el Aleluya de Pascua, que se canta en la solemnidad de la Resurrección del Señor:

(A) Alleluia
(B) Pascha nostrum inmolatus est, Christus
(A) Alleluia

Aleluya de Händel[editar]

Es muy célebre el Aleluya (Hallelujah) compuesto por Händel para su oratorio El Mesías. Se trata de una pieza coral que concluye la segunda parte de las tres que posee la obra. La letra proviene de tres pasajes del Libro del Apocalipsis y es la siguiente:

Hallelujah: for the Lord God omnipotent reigneth. (Apocalipsis 19:6)
The kingdoms of this world are become the kingdoms of our Lord, and of his Christ; and he shall reign for ever and ever. (Apocalipsis 11:15)
King of kings, and lord of lords. (Apocalipsis 19:16)

En la música popular[editar]

Varios cantantes y grupos de música popular como (Deep Purple, Leonard Cohen, Bon Jovi, Jeff Buckley, Rammstein, Paramore, Marcos Witt, Rufus Wainwright etc.) tienen canciones tituladas Hallelujah. La canción "Sour Grapes" de Puscifer incluye en su letra «Hallelujah ».

Forma historietística[editar]

Una aleluya es también una modalidad arcaica de historieta, surgida en la Francia del siglo XVI y de temática religiosa, que tendría su mayor auge en el XVIII.[5] En otros idiomas recibe los nombres de auca (catalán), broadsheets, gogs, mannekensbladen, etc.[6]

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española: aleluya (accedido 12 de julio de 2010).
  2. a b c Ridouard, André (2001). «Alabanza». En Léon-Dufour, Xavier. Vocabulario de Teología Bíblica (18a. edición). Barcelona (España): Biblioteca Herder. pp. 56–59. ISBN 978-84-254-0809-0. 
  3. Page H. Kelley, Biblical Hebrew: An Introductory Grammar, Ethics & Public Policy Center, 1959, p. 169 . El término proviene del imperativo plural del verbo lehalel (הַלְּלוּ), que significa "alabar"; hilel, es la tercera persona singular del verbo lehalel (להלל) en tiempo pasado y, consecuentemente, significa "alabó" (forma empleada por algunos autores debido a que el estudio de la gramática hebrea se basa en la forma que adopta la tercera persona singular en pasado; Hillel, por otra parte, es el nombre de un rabino que nada tiene que ver en el asunto aquí tratado).
  4. Real Academia Española. «aleluya». Consultado el 12-7-2010.
  5. Cuadrado (2000), p. 26.
  6. Manuel Barrero, «El bilbaíno Víctor Patricio de Landaluze, pionero del cómic español en Cuba», Mundaiz (Universidad de Deusto) n.º 68, San Sebastián, Universidad de Deusto, 2004, pág. 54. Disponible en tebeosfera

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]