Apócope

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En gramática, una apócope (del griego apokopé < apokopto, "cortar") es un metaplasmo donde se produce la pérdida o desaparición de uno o varios fonemas o sílabas al final de algunas palabras. Cuando la pérdida se produce al principio de la palabra se denomina aféresis, y si la pérdida tiene lugar en medio de la palabra se llama síncopa. Es una figura de dicción según la preceptiva tradicional.

Aunque a veces se presta a confusiones, el género de esta palabra es femenino.

Casos de uso[editar]

Adjetivos calificativos[editar]

En español moderno existen unos pocos adjetivos que presentan apócope ante un sustantivo masculino singular cuando se anteponen al nombre.

bueno → buen: "buen día"
malo → mal: "mal augurio"
grande → gran: "gran elefante"
santo → san: "San Antonio"

Nótese que cuando siguen al nombre en lugar de precederlo, se usan formas sin apócope. E.g. "un día bueno".

Adverbios[editar]

Mucho → muy (apócope de muito, del latín multum). Esto sucede cuando precede a un adjetivo o a un adverbio, pero no ante más, menos, mejor y peor: "muy bajo, muy temprano".
Tanto → tan y cuanto → cuán. Los dos pierden la sílaba final ante adjetivos o adverbios: "tan bonito, cuán cercano", pero no ante una forma verbal, aunque en el lenguaje coloquial se haga a veces: "tan es así, tan era cierto". Las formas correctas son: "tanto es así, tanto era cierto".
recientemente → recién

Cardinales[editar]

ciento → cien. Ciento se apocopa ante un sustantivo (aunque éste vaya precedido de un adjetivo): "Los cien estupendos libros", "Las cien mejores poesías". Se apocopa también cuando es multiplicador de mil: "Los Cien Mil Hijos de San Luis".
uno → un. Se apocopa ante nombres masculinos: "Un artículo". También los cardinales compuestos de uno: "veintiún soldados".

Ordinales[editar]

primero → primer. Se apocopa delante de un sustantivo masculino singular: "Su primer libro no era tan bueno", "Su primer y único novio". Según la Real Academia Española, la apócope ante sustantivos femeninos es un arcaísmo que debe evitarse en el habla culta actual.
tercero → tercer. Su uso es igual al de primer.

Sustantivos[editar]

Nombres propios[editar]

Algunos hipocorismos son formas de apócope.

  • Ale/Alex → Alejandro/Alejandra
  • Bea-Betty → Beatriz
  • Caro → Carolina
  • Dani → Daniel/Daniela
  • Edu → Eduardo
  • Fer → Fernando/Fernanda
  • Guille → Guillermo
  • Lili → Liliana
  • Max/Maxi → Máximo, Maximiliano
  • Nico → Nicolás
  • Pame → Pamela
  • Róber → Roberto
  • Seba o Sebas → Sebastián
  • Tere → Teresa
  • Vale → Valeriano/a, Valentino/a, Valeria

Fenómenos vocálicos[editar]

La apócope también es tomada como un fenómeno oral que afecta al vocalismo átono. Produce palabras no establecidas por la Real Academia Española.

Español medieval[editar]

En español medieval el apócope de /-e/ final era muy frecuente tras consonante coronal /d, n, l, ll, r, z/

/d/ pid < pide
/n/ vien < viene
/l/ val < vale
/r/ quier < quiere
/z/ fiz < fize 'hice

Sin embargo, este apócope no debió ser general y probablemente era más frecuente en unas variedades dialectales que en otras, razón por la cual en español moderno se generalizaron las formas sin apócope.

Enlaces externos[editar]