Zone À Défendre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Zone À Defendre (ZAD en sus siglas en francés, "Zona a Defender") es una agrupación anarquista de Francia. Toma su nombre de la denominación por parte del gobierno como Zone d’Aménagement Différé (Zona de Ordenamiento Ulterior). Desde la década de los 70 existe una lucha entre las personas que habitan esta zona (en su mayoría dedicadas a la agricultura), y el gobierno, que plantea construir un nuevo aeropuerto en esa zona, el Aeropuerto Grand Ouest. Esta nueva construcción sustituiría al actual aeropuerto de Nantes, que es el de mayor tráfico aéreo del oeste de Francia y en 2011 fue galardonado como el mejor aeropuerto europeo.[1]

Historia[editar]

En la década de los 70, el gobierno local denominó a las 200 hectáreas situadas alrededor de Notre-Dame-des-Landes (Nantes) como ZAD Zone d’Aménagement Différé (Zona de Ordenamiento Ulterior) para la construcción del tercer aeropuerto más grande de Francia. La zona prevista para la construcción del aeropuerto es un ecosistema de humedales en el que habitan especies amenazadas, como por ejemplo el (Tritón crestado).[2]

El proyecto del aeropuerto fue relanzado en 2003 por el alcalde de Nantes (capital de la provincia), Jean-Marc Ayrault, ahora Primer Ministro del nuevo gobierno socialista francés, que lo clasificó como de “utilidad pública”.[3] En realidad este proyecto corresponde a la lógica de desarrollo desenfrenado del capitalismo. La empresa VINCI (constructora de obras públicas, de transportes urbanos, de cárceles, explotación de agua, etc.) es la responsable del proyecto de construcción del Aeropuerto Grand Ouest, que se estima en un coste unos 580€ millones. Para ello, deben expropiar la tierra a los campesinos y campesinas, así como al resto de la población local, y, como consecuencia, se verán obligados a abandonar la zona y buscar una nueva forma de ganarse la vida.

Inicio de la resistencia[editar]

El proyecto del Aeropuerto Grand Ouest dio lugar a una nueva ola de resistencia articulada entre políticos locales, el Partido Verde francés (EELV), asociaciones ecologistas, ciudadanos, campesinos y activistas. Los políticos y la ciudadanía trataron de abrir una vía de negociación con el poder para frenar la construcción. A partir de 2009 cerca de 150 ecologistas y anarquistas optaron por una estrategia más radical y ocuparon esta ZAD, bautizándola “Zona A Defender”.

La ocupación comenzó por las casas abandonas, que fueron remodeladas; y después se inició la construcción de cabañas tanto en el suelo como en los árboles, huertos colectivos, una panadería, un bar, una tienda gratis, etc. Esto permitió desarrollar una “Zona de Autonomía Definitiva” y articular una lucha popular con la iniciativa de la población local. Además, esta zona fue lugar de encuentro para militantes de toda Francia (y Europa, en menor medida), lo que permitió una convergencia de luchas anti-desarrollo en contra de otros mega-proyectos (entre otros contra la construcción de una planta nuclear en Normandía[4] y la línea de Muy Alta Tensión Cotentin-Maine,[5] Trenes de Alta Velocidad).

Intento de desalojo[editar]

Después tres años de ocupación y de actos de resistencia de todo tipo, el 16 de octubre de 2012, la policía y el ejército francés empezaron el ataque contra esta zona anticapitalista. El ataque se llamó oficialmente “Operación César”. Durante semanas desalojaron y destruyeron casas y cabañas de la zona. Los zadistas resistieron construyendo barricadas en las carreteras para obstaculizar su paso, entre otras estrategias de defensa. Las fuerzas gubernamentales hicieron unos de la violencia para proceder al desalojo, incluso con armas como las bombas de sonido. La represión se fue incrementando cada día (presos, heridos). Al llamamiento de resistencia acudió gente de todo el país y progresivamente otras ciudades convocaron actos de solidaridad[6] (recolectar ropa, comida, herramientas, etc) y manifestaciones Asimismo, en todo el país se multiplicaron los actos nocturnos de sabotaje contra Vinci (publicidad en las paradas de autobuses, edificios, etcétera) y contra el Partido Socialista francés (pintadas en sus locales, vitrinas rotas...).

El gobierno francés, en vista del aumento de la movilización, realizó declaraciones en contra de la ZAD calificándolo como "una minoría violenta y antidemocrática". Los habitantes de la ZAD, que en su mayoría son libertarios, así como los campesinos y la ACIPA (Association Citoyenne Intercommunale des Populations concernées par le projet d’Aéroport de Notre Dame des Landes, «Asociación Ciudadana Intermunicipal de las poblaciones afectadas por el proyecto de aeropuerto de Notre Dame des Landes») argumentaron que el Estado no conseguiría dividirlos, y demostraron su unión en la manifestación de “Re-ocupación de la ZAD” del 17 de noviembre de 2012, en la cual se congregaron alrededor de 40.000 personas, entre ellos un bloque de 5.000 activistas y campesinos, los cuales acudieron montados en sus tractores.

A partir de ese momento los ataques policiales continuaron de manera esporádica y aleatoria. La amplia cobertura mediática de las expulsiones y la re-ocupación, así como la llegada del frío, frenaron la intención del Estado de organizar otro desalojo masivo. Ese tiempo fue aprovechado por los zadistas para continuar reconstruyendo las casas -en condiciones precarias debido a las malas condiciones climatológicas.

El 5 y 6 de enero de 2013 se organizó el “FestiZad”,[7] cuyo objetivo fue recolectar fondos y aprovechar un momento de “tranquilidad policial” para convivir entre activistas y seguir informando sobre la lucha. El festival se estima que contó con la participación de 8.000 personas. No es el único festival organizado allí, en agosto del mismo año se ha vuelto a organizar un fin de semana con música, conferencias, y otros actos que persiguen conectar diversos espacios de lucha con una perspectiva ecológica.[8]

A partir de abril de 2013 la presión policial ha disminuido. Los cruces ya no se encuentran controlados por policías, y ha cesado la amenaza constante de desalojo.[9]

En mayo de 2013 se organizó una cadena humana[10] como acción de protesta contra el proyecto de Vinci. Alrededor de las 200 hectáreas que ocupa la ZAD se dieron cita más de 40.000 personas que unidas de la mano rodearon la zona.[11]

Organización interna[editar]

La ZAD es una comunidad anarquista gestionada mediante asambleas, cuya participación es voluntaria. Las asambleas se celebran semanalmente y sirven como organismo de decisión de la comunidad. Cada grupo de casas o zona dentro de la ZAD elige su modo de funcionamiento interno.

Otras experiencias de resistencia en Francia[editar]

La historia de resistencia de la ZAD no es un hecho aislado en Francia. La cineasta Nicole Le Garrec y su esposo Félix,[12] comparan esta lucha que pervive en la actualidad con la lucha surgida en los años 80 contra la instalación de una central nuclear en Plogoff y que esta pareja recogió en forma de largometraje documental en Plogoff, las piedras contra los fusiles

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]