Vuelo 592 de ValuJet

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Vuelo 592 de ValuJet
Valu592-2.png
DC-9 del Vuelo 592, ilustración del avión momentos antes de estrellarse
Suceso Accidente aéreo
Fecha 11 de mayo de 1996
Causa Fuego en la zona de carga del avión en vuelo que conduce a la pérdida del control
Lugar Pantanos de Everglades, Miami, Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
Coordenadas 25°54′47″N 80°34′41″O / 25.913055555556, -80.578055555556Coordenadas: 25°54′47″N 80°34′41″O / 25.913055555556, -80.578055555556
Origen Aeropuerto Internacional de Miami, Miami, Estados Unidos
Destino Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson, Atlanta, Estados Unidos
Fallecidos 110
Implicado
Tipo McDonnell Douglas DC-9-32
Operador ValuJet
Registro N904VJ
Pasajeros 105
Tripulación 5
Supervivientes 0

El Vuelo 592 de ValuJet fue un vuelo comercial local estadounidense de la empresa ValuJet con origen Miami y destino Atlanta que terminó en accidente el 11 de mayo de 1996, tras despegar del aeropuerto de Miami (Estados Unidos). Tras algunos minutos en vuelo, la cabina de pilotos se llenó de humo y el avión terminó estrellándose en los pantanos de Everglades, era un pantano de muy poca altura, lo que causó la muerte de la totalidad de pasajeros y tripulación.

Antecedentes[editar]

N904VJ, el avión accidentado, visto aquí en el Aeropuerto Internacional Washington Dulles en mayo de 1995.

ValuJet era una aerolínea nacional de Estados Unidos que realizaba vuelos nacionales de corta distancia. Dentro de la compañía, se detectó por un incidente previo problemas en el mantenimiento de sus aeronaves, que se volvía crítico por los antiguos aviones DC-9 que poseían para el transporte.

En 1996, un DC-9 de Valujet se incendió antes de despegar, causado por una explosión de uno de los viejos motores. Afortunadamente no hubo víctimas, sólo heridos. Después del incidente, Valujet fue vigilado para que no volara con aviones mal mantenidos.

Accidente[editar]

El 11 de mayo de 1996, el avión DC-9 de ValuJet se prepara para despegar en Miami con 105 pasajeros y 5 tripulantes, mientras el personal de tierra comienza a cargar el equipaje, correo y empaques que se transportaban con el vuelo, entre los que había neumáticos, repuestos de avión y empaque de la empresa Sabre Tech, también incluía unos generadores de oxígeno.

Tras el despegue, y a seis minutos de vuelo dos minutos y medio antes del accidente una explosión sacudió el avión , los pasajeros informan a los tripulantes la presencia de humo que procedía de la cajuela del avión y también de la rejilla de ventilación. Tras unos segundos, la capitana Candi Kubeck se percató del humo en la cabina de pilotos. En las comunicaciones con la Torre de Control del aeropuerto de Miami, los pilotos confirman la presencia de fuego en la cabina y hay pruebas cuando las personas comienzan a toser.

  • "¿Qué fue eso?"
  • "No lo sé"
  • "¡Estamos perdiendo todo!"

Tras 6 minutos de iniciado del humo, y a 10 minutos del despegue, siete segundos antes del impacto, todos están inconscientes y no hay nadie que pilote el avión y se cae de picada directo al Everglades, luego el vuelo 592 desaparece del radar de la torre de control. El vuelo se estrelló en los pantanos de Everglades en Florida, desintegrándose al hacer contacto con el agua de poca profundidad y suelo rocoso. Los investigadores presumen que en el impacto los pasajeros y tripulantes iban inconscientes debido el humo.

Causa[editar]

Tras los peritajes, los investigadores de la NTSB no encontraron evidencias de fallas en el avión, ni sus motores o elementos eléctricos para presumir que el origen del fuego provenía desde el vehículo. Tampoco se estableció que fuera producto de un acto terrorista o explosivos presentes en el equipaje.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que dentro de los empaques en la zona de bodega iban generadores químicos de oxígeno, que fueron catalogados como carga inofensiva, debido a que el encargado de Valujet del embalaje y la carga, creyó que en vez de caducados estaban vacíos y utilizó un embalaje de burbujas de aire de plástico. Tras ser cargado, se activó el dispositivo y durante el despegue el embalaje de plástico de burbujas se inflamó, provocando el fuego. A medida que transcurría el vuelo, el incendio fue consumiendo la zona de carga, incendiando los neumáticos, provocando un humo tóxico que se agravó y terminó por dejar inconsciente a los pasajeros del avión.

Se multó a la compañía Sabre Tech que fue la que produjo los generadores químicos de oxígeno. Sabre Tech quebró antes de pagar la multa. Resultó que los generadores químicos de oxígeno habían sido desmontados de otro avión de ValuJet. Nunca debieron transportarse con la carga de oxígeno, aunque se separó y aisló el iniciador del generador/botella.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]