Vía de la causa eficiente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La vía de la causa eficiente es un argumento a favor de la existencia de Dios que parte de la observación de la relación causal:

  1. Encontramos en las cosas sensibles un orden de causas eficientes.
  2. No es posible que algo sea causa de sí mismo, por lo que no puede una cosa oponerse a sí mismo
  3. Es imposible proceder ad infinitum en las causas eficientes.
  4. Es necesario que exista una causa eficiente primera, una causa que no es causada, que no es efecto de nada. Esta causa primera es Dios.

La causa eficiente es esta realidad exterior que explica el paso de la potencia a acto, sacando a la materia de su inercia.

Esta argumentación fue utilizada por Aristóteles, Avicena, Alain de Lille, Tomás de Aquino y Alberto Magno, entre otros.

Véase también[editar]