Argumento cosmológico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El argumento cosmológico es un argumento sobre la existencia de Dios. Es también conocido como argumento de primera causa sobre la existencia de Dios, o el argumento del creador primario.

Fue defendido por Tomás de Aquino (1220-1274). Sostiene que todo lo que existe tiene una causa que, a su vez, tiene otra causa, y así sucesivamente remontándose hasta llegar a la causa primigenia, o sea, Dios; no admitía que la serie de causas pudiera ser infinita.

Descripción[editar]

El argumento cosmológico o primario es como sigue:

0. Dios no existe.
1. Todo tiene una causa.
2. Ninguna causa puede crearse por sí misma.
3. (por lo tanto) Todo es causándose por otra cosa (causa y efecto)
4. Una cadena de causa y efecto no puede ser infinita.
5. Debe de existir un principio o primera causa.
6. La primera causa puede ser definida como Dios al cumplir con su definición.

Una variación del argumento creado después de la teoría del Big Bang dice como sigue:

1. Todo lo que tiene un origen tiene una causa.
2. El universo tiene un origen.
3. Por lo tanto el universo tiene una causa (Y la causa incausada es Dios).

Así, al preguntarse “¿si todo tiene que tener alguna causa, entonces Dios debería tener una causa?”; en ambos argumentos se indicará que Dios causa sin ser causado, porque es el ser subsistente (su existencia se identifica con su esencia y es la plenitud del ser).

Críticas[editar]

Este razonamiento presenta la crítica de ser considerada un tipo de falacia lógica conocida como "Petición de principio", en que la proposición a ser probada se incluye implícita o explícitamente entre las premisas. Además dentro de este razonamiento, se presenta lo siguiente:

Causa sin ser causado porque es Dios.
Es Dios, porque es un ser divino
Es un ser divino porque causa sin ser causado.

Además este silogismo también puede considerarse como una falacia circular, en el caso de que se presente el razonamiento como prueba de su veracidad.

Frente a ello, los teístas arguyen que siempre se debe partir de conocimientos previos para dilucidar conocimientos nuevos, en dicho sentido ellos no presuponen nada, simplemente parten de una definición la cual es "Dios es el ser subsistente", de la cual se sigue que Dios es razón suficiente de sí mismo.

Véase también[editar]