Vía del primer motor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Uno de los argumentos filosóficos de la existencia de Dios, llamado vía del primer motor, sostiene que es la causa no reducible de todas las cosas. Está fundada en la observación del movimiento, a partir del siguiente silogismo:

  1. Es cierto y consta al sentido que las cosas se mueven en el mundo.
  2. Todo lo que se mueve es movido por algo.
  3. En esto no se puede proceder ad infinitum.
  4. Habrá que admitir que hay algo que mueve sin ser movido por nada, un primer motor, que es Dios.

Esta postura tiene su origen y sus representantes principales en Platón, Aristóteles, Maimónides, San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino. Según ella, el primer motor debe estar inmóvil ya que en caso contrario sería movido por otro. Este motor inmóvil llamado "Dios" sólo podría pensar y amar las cosas diferentes a Él en cuanto las ve dentro de su esencia divina.

Véase también[editar]