Teoría Monetaria Moderna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Teoría Monetaria Moderna (TMM, también conocida por el acrónimo inglés MMT Modern Theory Monetary ), o neo-chartalismo ,[1][2][3]​ es el nombre de una teoría económica que describe y analiza las economías modernas en las cuales la moneda nacional es una moneda fiduciaria, o dinero fiat, emitida por el Estado y de curso legal y forzoso. El punto clave de la TMM es que "un Estado monetariamente soberano es el proveedor monopolista de su moneda y puede emitir moneda de cualquier denominación en formas físicas o no físicas. Como tal, tiene una capacidad ilimitada para pagar los bienes que desea comprar, cumplir con los pagos prometidos en el futuro, y posee una capacidad ilimitada para proporcionar fondos a los otros sectores, por lo que la insolvencia y la bancarrota de este Estado no es posible, siempre puede pagar".[4]

La teoría se basa en el chartalismo expuesto por primera vez por el economista alemán Georg Friedrich Knapp en 1895, [5]​ con la importante contribución de Alfred Mitchell-Innes. El chartalismo influyo en los años treinta en el Tratado sobre el dinero de John Maynard Keynes,[6]​ que cita a Knapp y chartalismo en la página inicial.[7]

En los sistemas financieros soberanos, los bancos pueden crear dinero, pero estas transacciones "horizontales" no aumentan los activos financieros netos, ya que los activos se compensan con los pasivos. "El balance del gobierno no incluye ningún instrumento monetario nacional en su activo; no posee dinero. Todos los instrumentos monetarios emitidos por el gobierno están en su lado del pasivo y se crean y destruyen con el gasto y las ofertas de impuestos / bonos, respectivamente ".[4]​ Además del gasto deficitario, los efectos de valoración, por ejemplo, el crecimiento del precio de las acciones pueden aumentar los activos financieros netos. El dinero "vertical" (ver abajo) entra en circulación a través del gasto estatal. La fiscalidad y su poder legal para el pago de la deuda establecen el dinero fiduciario como moneda, dándole valor mediante la creación de la demanda en forma de una obligación de pagar impuestos. Además, multas, honorarios y licencias también crean demanda de la moneda. Puede ser la moneda emitida por el gobierno, o una moneda extranjera como el euro.[8][9]​ La obligación impositiva continua, junto a la confianza privada y la aceptación de la moneda, mantiene su valor. Debido a que el gobierno puede emitir su propia moneda a voluntad, la TMM sostiene que el nivel de impuestos respecto al gasto gubernamental (el déficit o el superávit presupuestario) es en realidad un instrumento de política que regula la inflación y el desempleo y no un medio de financiarse per se.

Para algunos autores, esta teoría describe el sistema monetario vigente desde la abolición del patrón oro en 1971 mediante el Acuerdo Smithsoniano.[10]​ Algunos economistas post-keynesianos apoyan esta teoría.[11]

Antecedentes[editar]

Las raíces de la Teoría Monetaria Moderna es la teoría estatal del dinero o chartalismo, elaborada por el economista alemán del siglo XIX Georg Friedrich Knapp,[5]​ Y además asimila una síntetis de la teoría del crédito del dinero de Alfred Mitchell-Innes, las propuestas de las finanzas funcionales de Abba Lerner, las opiniones de Hyman Minsky sobre el sistema bancario y el enfoque de balances sectoriales de Wynne Godley.[12]

Knapp, en 1905, escribió que "el dinero es una criatura de la ley" más que una mercancía.[13]​ En el momento de escribir el patrón oro estaba vigente, y Knapp contrastó su teoría estatal del dinero con la visión del "metalicismo", según la cual el valor de una unidad monetaría dependía de la cantidad de metal precioso que contenía o podía ser intercambiado. Sostuvo que el Estado puede crear billetes sin respaldo en ningún bien y hacerlos intercambiables reconociéndolos como moneda de curso legal, con el criterio de que el dinero de un estado es "el que se acepta en las oficinas públicas de pago".[13]

La opinión dominante era que el dinero había evolucionado de los sistemas del trueque para convertirse en un medio de intercambio porque representaba un artículo duradero que tenía cierto valor de uso. Pero los partidarios del TMM como Randall Wray y Mathew Forstater sostienen que las declaraciones más generales parecen apoyan una opinión charalista del dinero de papel impulsado por los impuestos aparecen en los escritos anteriores de muchos economistas clásicos,[6]​ incluyendo a Adam Smith, Jean-Baptiste Say, John. S. Mill, Karl Marx y William Stanley Jevons[14]

Alfred Mitchell-Innes escribió, en 1914, que el dinero no existía como un medio de intercambio, sino como un estándar de pago diferido, con el dinero del gobierno como deuda que el gobierno podía reclamar mediante impuestos.:[15]

Cada vez que se impone un impuesto, cada contribuyente se hace responsable del rescate de una pequeña parte de la deuda que el gobierno ha contraído por sus emisiones de dinero, ya sean monedas, certificados, billetes, letras de cambio o por cualquier nombre que este dinero sea llamado. Tiene que adquirir su parte de la deuda de algún poseedor de una moneda o certificado u otra forma de dinero del gobierno y presentarlo al Tesoro en liquidación de su deuda legal. Él tiene que redimir o cancelar esa porción de la deuda ... La redención de la deuda pública por los impuestos es la ley básica de la acuñación y de cualquier emisión de "dinero" del gobierno en cualquier forma.

Alfred Mitchell-Innes The Credit Theory of Money The Banking Law Journal

John Maynard Keynes [6]​ cita a Knapp y el "chartalismo" en las primeras páginas de su Treatise on Money (Tratado sobre el dinero) [7]​ de 1930 y parecen haber influido en las ideas keynesianas sobre el papel del Estado en la economía.[6]

En 1947, cuando Abba Lerner escribió su artículo El dinero como criatura del Estado, los economistas, en gran medida, habían abandonado la idea de que el valor del dinero estaba estrechamente ligado al oro.[16]​ Lerner sostuvo que la responsabilidad de evitar la inflación y las depresiones recaía sobre el estado debido a su capacidad para crear e imponer el dinero.[16]

El chartalismo es una teoría complementaria a la teoría del circuito monetario porque originalmente está diseñado para explicar las llamadas "interacciones verticales", es decir, desde el sector público a privado y viceversa, mientras que la teoría de circuito surge para ilustrar las llamadas "interacciones horizontales", es decir, entre propietarios. Entre estos últimos se incluye el concepto, que resulta de la escuela horizontalismo, el dinero-crédito es decir, la oferta de dinero en forma de crédito.[17][18]

El término teoría monetaria moderna fue acuñado posteriormente por el economista australiano Bill Mitchell ,[11]​ motivado por una frase en el Tratado Keynes.[19]​ Debido a estos orígenes, esta teoría también se conoce con el nombre de "neo-chartalismo".[20]

Descripción y conceptos[editar]

Las transacciones verticales[editar]

La teoría monetaria moderna define cada transacción entre el sector público y el sector no público con el término "transacción vertical." Dentro del sector público se incluye tanto al tesoro como al banco central, mientras que el sector no público, o no gubernamental, comprende todos los particulares y las entidades privadas, incluyendo el sistema de bancos comerciales, empresas y el sector exterior, es decir, los compradores y vendedores extranjeros.[21]

En cualquier período de tiempo determinado, el presupuesto estatal puede estar en déficit o en superávit. El déficit se produce cuando el Estado gasta más de lo que recauda mediante impuestos; mientras que el superávit ocurre cuando recaudan más de lo que se gasta. Por lo tanto, de acuerdo con la teoría monetaria moderna, como cuestión contable, se deduce que los déficit presupuestarios del Estado agregan activos financieros netos al sector privado. Esto se debe a que un déficit presupuestario significa que el Estado ha depositado más dinero en cuentas bancarias privadas de lo que ha eliminado en impuestos. Un superávit presupuestario significa lo contrario: en total, el Estado a través de impuestos ha retirado más dinero de las cuentas bancarias privadas que ha invertido en gastos.

En resumen, por definición, los déficit presupuestarios son equivalentes a agregan activos financieros netos al sector privado; mientras que el superávit presupuestario eliminan los activos financieros del sector privado. Esto está representado en la teoría macroeconómica por la identidad del ingreso nacional:

GT = SINX

Donde G representa el gasto público, T los impuestos, S el ahorro, I es la inversión y NX son exportaciones netas.

La conclusión que saca la TMM basándose en esta hipótesis es que sólo es posible que el sector no gubernamental acumule un superávit, ahorros netos, si el Estado incurre en déficit presupuestarios. De lo contrario, se requiere que el sector privado debe hacer un "ahorro" negativos (desahorro), es decir, reducir sus ahorros, cuando el Estado adopta un superávit presupuestario.

La teoría monetaria moderna, por tanto, no suscribe la idea apoyada por algunos keynesianos, en períodos de alta demanda siempre es necesita un superávit presupuestario. De acuerdo con el sistema descrito anteriormente, el superávit presupuestario disminuye el ahorro neto, y durante un período de alta demanda efectiva, puede causar una dependencia de los particulares del sector bancario con el fin de financiar sus hábitos el consumo. Los economistas de la TMM generalmente abogan por déficits presupuestarios tanto si el sector privado quiere ahorrar y utilizar plenamente los recursos reales, por ejemplo, el pleno empleo. Como la mayoría de los sectores privados quieren un ahorro neto y globalmente, los saldos externos deben sumar cero. Más concretamente, esta teoría sugiere que es necesaria una situación de déficit presupuestarios persistentes con el fin de lograr un crecimiento económico sostenido en el tiempo, evitando el peligro de deflación. La teoría monetaria moderna, afirma, además, que sólo en el caso de que la economía tenga una demanda agregada excesiva y se encuentre en una situación de riesgo de inflación real, es decir, el auge económico, sería, por tanto, esencial reducir el déficit público mediante la aplicación de una política de superávit.

El papel de los impuestos[editar]

En un sistema de moneda de curso legal, el Estado crea todo el dinero y por lo tanto nunca quebrará ya que podrá imprimir y poner en circulación .[11]​ La cantidad, por tanto, no serían no en función del gasto público,[22]​ pero sería inútil permitiría que el sistema funcione obligando a la gente a utilizar el dinero puesto en circulación,[22]​ también son necesarias cuotas para impedir un "recalentamiento" de la economía y controlar la inflación.[11]

Para esta teoría no habría ninguna razón para que el presupuesto estatal permanezca en equilibrio entre gastos e ingresos; Idealmente los impuestos deben incrementarse en el proceso de expansión y reducen en recesión.[22]​ El equilibrio entre los grupos sociales no debe llevarse a cabo mediante el aumento de impuestos a los ricos si no aumentando el gasto para los pobres.[22]

En este sistema los impuestos no juega ningún papel en las finanzas del gasto público, sino para hacer efectivo el control del Estado sobre la moneda, la cantidad de dinero en circulación y su velocidad.

El dinero entra en circulación a través de los gastos del gobierno. Es decir, el dinero se crea primero y el gasto del estado, y sólo entonces se recolectan mediante los impuestos. La tributación se emplea para dar efecto a la adopción de la moneda fiduciaria, da valor creando la demanda en forma obligatoria de imposición que sólo puede ser satisfecha con la moneda nacional. La obligación de pagar impuestos con la moneda nacional, combinado con la confianza y la aceptación de la moneda por los ciudadanos, contribuye de manera significativa a la preservación del valor de la moneda a través del tiempo, es decir para controlar la inflación.[10][23][24][25]

Los efectos de la naturaleza del dinero sobre la economía público y privado[editar]

La afirmación de que la moneda es una "criatura del Estado"[26]​ implica que no hay razón para que el gasto público debe ser cubierto por el importe de los impuestos.[27]​El Estado puede gastar sin antes haber decomisados los ingresos fiscales y por lo tanto se puede utilizar todos los recursos necesarios para aumentar la actividad económica y el empleo.[28]​ En consecuencia, según los economistas de la teoría monetaria moderna, incluyendo James Kenneth Galbraith[29]​ la posibilidad que la moneda permita un aumento de la producción permite al estado incurir en déficit presupuestario, casi sin límites, sin una apreciable peligro de inflación, incluso cuando se trata de pleno empleo.[30][31]​ Sostienen además que, durante las crisis económicas, la sustracción de oferta de dinero en circulación, causada por las políticas dirigidas a la obtención de los excedentes en el presupuesto estatal, da como resultado un agotamiento de los sistemas productivos, ciudadanos y empresas. Se privar de un dinero que de otro modo se utiliza para alimentar la economía.[32]​ El excedente en el presupuesto nacional lo convierte en un protector de estado de la red y en paralelo hace que el sector privado un deudor neto. Por lo tanto, el efecto de las políticas de Estado orientadas a la búsqueda del excedente presupuestario obliga al sector privado a tomar prestado, lo que se reduce la riqueza de los ciudadanos.[33]​ Por el contrario, el déficit en el presupuesto estatal contribuye a la riqueza y asegurar el sector privado, y la deuda pública resultante de esta deficiencia es, pues, una expresión de la mejora de las condiciones económicas de los ciudadanos.[34]​ El déficit y la deuda pública son, por lo tanto, instrumentos a disposición del Estado, dirigida a lograr el máximo empleo y la capacidad productiva de una nación.[31][35]

Ahorro privado y la industria del crédito[editar]

La teoría monetaria moderna describe el ahorro privado como funcionales para el aumento de la renta nacional. Dicho aumento se corresponde con el aumento del ahorro privado. Por tanto, el gasto deficitario del gobierno tiene objetivo de estimular la actividad económica. Lo que aumenta el producto interno bruto es el ingreso nacional y por lo tanto también el ahorro privado. La actividad del sector bancario en la concesión de préstamos varía en función de la demanda de crédito por parte del sector privado. En la situación del déficit público, el estado con soberanía monetaria entrar dinero en el sistema económico con el fin de financiar la compra de bienes y servicios por parte de individuos y empresas privadas que pagan a sus empleados con este dinero, por lo tanto, creando un efecto dominó que afecta a la masa monetaria en circulación y la velocidad de circulación de la moneda. Este proceso tiende a reducir la demanda de préstamos en contra de la industria del crédito. Esto también reduce las tasas de interés requeridas por la industria del crédito para la concesión de préstamos a los individuos.[36]

Opcionalidad de mantener un mercado de valores públicos[editar]

La capacidad de emitir dinero para financiar el sector público significa que el Estado no tiene la necesidad de pedir dinero prestado a los compradores privados de bonos estatales. Como resultado, el Estado no está sujeto a aceptar las tasas de interés impuestas por el mercado de los bonos de deuda pública. De acuerdo con la teoría monetaria moderna, por tanto, es una medida opcional y no obligatoria, mantener un mercado de valores públicos en un país con soberanía monetaria.[37][38][39][40][41]

La deuda y la moneda en el sector público y la banca[editar]

Esta teoría considera que el análisis y la comprensión de la utilización de las reservas de contabilidad es crucial para la comprensión de las interacciones entre los sectores públicos y privados. Dicha teoría presta especial atención a la realidad operativa de la interacción entre el gobierno, el banco central y el sector de la banca comercial.[42]

En un país con soberanía monetaria, por lo general el Tesoro mantiene una cuenta corriente en el banco central. A través de esta cuenta del Tesoro gasta, recibe los impuestos y otras entradas.[17]​ Además, todos los bancos comerciales tienen igualmente una cuenta corriente en el banco central. Esto permite que el sector de la banca comercial gestionar sus reservas, que son la cantidad de dinero disponible a corto plazo en poder de cada banco comercial.

Así, cuando el Estado gasta, el banco central cobra la cuota a la cuenta del Tesoro. A su vez, el tesoro depositado este dinero en las cuentas corrientes del sector privado y por lo tanto dentro del sistema bancario comercial. Por lo tanto, este flujo aumenta las reservas totales del sector bancario desde la publicación de esta deuda corresponde a un equivalente de entrada de dinero en la economía privada. Los impuestos, sin embargo, funciona exactamente lo contrario: extraen recursos y por lo tanto las cuentas privadas están cargados con una deuda con el gobierno, lo que hace bajar las reservas del sistema bancario comercial.

El control sobre la tasa de interés y sus efectos sobre el sistema bancario comercial[editar]

Prácticamente todos los bancos centrales establecen un objetivo sobre la tasa de interés. Para lograrlo, de acuerdo con esta teoría, el banco central solo tiene la opción de intervenir activamente dentro de la banca comercial.

En la mayoría de los países las reservas de los bancos comerciales depositadas en el banco central debe tener un balance positivo al final del día; en otros países la cantidad se fija específicamente en proporción de los pasivos que un banco posee (por ejemplo, sus depósitos de clientes). Este requisito recibe el nombre de coeficiente de caja orequisito de reserva. Al final de cada día, un banco comercial debe examinar la situación financiera de las reservas presentes en sus cuentas corrientes. Los bancos que se encuentran en déficit tienen la opción de pedir prestado los fondos necesarios para mantener la tasa de encaje al banco central, pegando un tipo deudor (a veces llamado tasa de descuento) sobre la cantidad prestada. Por otro lado, los bancos que tienen exceso de reservas, simplemente pueden dejar estos excedentes dentro del banco central y obtener una tasa de apoyo (pagos de manutención) por estos. Alguna nación, como Japón, tiene una tasa de apoyo de cero.[42]​ Incluso negativas.

Cuando un banco tiene más reservas de las necesarias para cumplir el requisito de reserva, trata de vender sus estas reservas adicionales a los bancos que están en déficit. Esto se conoce como el mercado de préstamos interbancarios. El banco con excedentes intenta obtener una tasa más alta que la tasa de apoyo con la que el banco central retribuye las reservas, mientras que los bancos en déficit buscan pagar una tasa inferior a la de descuento que el banco central requiere para el préstamo, y que es notoriamente elevada. Por lo que se prestan las reservas entre sí hasta que cada banco alcanza el requisito de reserva. En un sistema equilibrado, es decir con suficientes reservas totales disponibles para todos los bancos para cumplir con los requisitos, la tasa de interés interbancaria a corto plazo se situara entre de la tasa de apoyo y la tasa de descuento.[42]

Por otro lado, la teoría monetaria moderna hace hincapié en el efecto del gasto público sobre este proceso. Si, en un día dado, el estado gasta más de recauda, los activos financieros netos se incluyen, por tanto, dentro del sistema bancario. Esto conduce a un exceso de reservas dentro de todo el sistema. En este caso, el intento de prestar el exceso de reservas a la tasa de interés de corto plazo empuja hacia abajo la tasa de apoyo (o cero, si no se espera que la tasa de apoyo). Esto significa que cuando hay un excedente en el sistema, y todos los bancos puede soportar las exigencias de reservas, no habrá demanda de estas reservas en excedente. La tasa de interés que cobran los bancos sobre las reservas caería por lo que la tasa de apoyo: en este punto los bancos mantendrían reservas excedentes en el banco central y ganarían la tasa de apoyo. Por lo tanto, la teoría monetaria moderna considera que la teoría tradicional de desplazamiento (el llamado efecto de exclusión, o "desplazamiento"), en virtud del cual se considera el gasto público es necesariamente malo debido a la subida de los tipos de interés que genera El gasto del gobierno, de acuerdo con la teoría monetaria moderna, empuja el tipo de interés a corto plazo a la baja. tensiones teoría monetaria moderna, sin embargo, que los bonos a largo plazo como los bonos del Estado a largo plazo pueden afectar a la estructura temporal, que es el término, la tasa de interés. En situaciones de incertidumbre económica, por ejemplo, la deuda a largo plazo puede no ser deseada por el mercado, y esto puede, para este tipo particular de la deuda, resultar que se pide un alto interés lo que influye en la curva de rendimiento. Para evitar este fenómeno, los economistas de la teoría monetaria moderna afirman que es preferible que el estado evite totalmente emitir valores a largo plazo y, por tanto, limitarse únicamente a la emisión de bonos a corto plazo.[17]​ O, en su defecto, con el fin de eliminar cualquier posible riesgo asociado con el uso de estos instrumentos financieros, el estado puede también decidir dejar de emitir por completo cualquier nueva emisión de valores y bonos.[43]

El caso contrario ocurre cuando el estado recibe más impuestos en un día particular de lo que gasta. En este caso se concreta la posibilidad de que un déficit de reserva se manifiesta en todo el sistema. Como resultado, se requerirán fondos excedentes en el mercado interbancario y en consecuencia la tasa de interés a corto plazo se elevará a la tasa de descuento. Por lo tanto, si el banco central quiere mantener una tasa de interés en algún lugar entre la tasa de apoyo y la tasa de descuento, debe llevarse a cabo mediante el ajuste de la liquidez global en el sistema para asegurarse que siempre se mantiene la cantidad correcta de reservas en el sistema bancario. El banco central puede hacerlo a través de una transacción vertical, como compra y venta de bonos del gobierno en el mercado abierto. El día en que las reservas en el sistema bancario están en exceso, el banco central, por tanto, puede intervenir mediante la emisión de moneda también en forma de bonos del gobierno, y por lo tanto también con la venta de bonos del gobierno, eliminando por lo tanto, las reservas del sistema bancario cuando los individuos privados mueven sus fondos para pagar la compra de dichos valores. El día en que, por el contrario, las reservas en el sistema bancario son insuficientes, el banco central puede comprar bonos gubernamentales en poder de los particulares añadiendo así a las reservas al sistema bancario. Es importante tener en cuenta que el banco central puede comprar títulos simplemente mediante la creación de dinero sin recibir fondos de ninguna manera. Es una inyección de reservas directamente dentro del sistema bancario. Como resultado, la teoría monetaria moderna implica que el banco central de un país no es capaz de influir en las decisiones relacionadas con el gasto público . Si un banco central quiere lograr sus objetivos con respecto a la tasa de interés, entonces se puede comprar y vender bonos del gobierno en el mercado abierto para mantener la cantidad adecuada de reservas en el sistema.

Las transacciones horizontales[editar]

La teoría monetaria moderna define cualquier transacción dentro del sector privado, incluyendo el sistema de la banca comercial, con el término "transacción horizontal", incluyendo la expansión de la oferta monetaria amplia a través de la extensión del crédito por parte de los bancos. Para esta teoría, el concepto de multiplicador monetario, es engañoso.[44]​ puesto que un banco está completamente restringido en préstamos a través de los depósitos que posee y su requerimiento de capital. Los préstamos bancarios siempre crean una deuda y un depósito de igual tamaño. En consecuencia, el importe neto de los activos financieros (depósitos y pasivos) no se puede cambiar a través de la banca. Obviamente los depósitos creados a través de préstamos activos del banco aumentaron la oferta de dinero. Sin embargo hay que destacar que los bancos comerciales no pueden crear activos financieros sin crear un pasivo correspondiente, ya que sólo el sector público - en particular, el banco central - es capaz de hacer esto. (Véase, en este sentido, las transacciones verticales) Posteriormente estos depósitos pueden ser transferidos de un banco a otro, y esto tiene que ser equilibrado al final del día para cumplir con los requisitos de reserva. En lugar de ser una limitación práctica de los préstamos, el costo de obtener préstamos del mercado interbancario (o del banco central) representa una consideración de rentabilidad cuando el banco privado presta más de su reserva y / o requisitos de capital (ver interacción entre Gobierno y el sector bancario ).

Según esta teoría, el crédito bancario se debe considerar como un "apalancamiento" de la base monetaria y no como un aumento de los activos financieros netos de una economía: sólo el gobierno o el banco central puede emitir dinero de alta potencia sin responsabilidad correspondiente. [44]​ Stephanie Kelton sostiene que el dinero bancario es generalmente aceptado en el pago de la deuda y los impuestos debido a las garantías estatales, pero que el dinero emitido por el estado se encuentra encima de una "jerarquía de dinero".[45]

El sector exterior[editar]

NOTA: Algunos economistas de la TMM ven esta distinción como engañosa, considerando el área monetaria como un sistema cerrado, y no diferencian entre los sectores externo y doméstico. Consideran el mundo como un sistema cerrado dividido en varias áreas monetarias, no necesariamente el tamaño de un país

Importaciones y exportaciones[editar]

La teoría monetaria moderna considera la importación y exportación en el marco de las transacciones horizontales. Sostiene que las exportaciones representan, si hay tipos de cambio flotantes y utilizan distintas monedas, el deseo del país exportador de obtener divisas del país importador. El siguiente ejemplo hipotético es consistente con el funcionamiento del mercado de divisas y se puede utilizar para ilustrar los conceptos básicos de la teoría, la importación y exportación:

"Un importador australiano (elemento A) necesita pagar por algunos bienes japoneses. El importador irá a su banco y le pedirá que transfiera 1000 yenes a la cuenta bancaria japonesa de la empresa japonesa (elemento B). Después de buscar los tipos de cambio relevantes para ese día, el banco le informará que esto le costará 10 dólares. El banco retira 10 dólares de la cuenta del importador, y va al mercado de divisas. Encuentra un individuo (elemento C) dispuesto a intercambiar 1000 yenes por 10 dólares. Transfiere los 10 dólares a ese individuo. Entonces toma los 1000 yen y lo transfiere a la cuenta bancaria del exportador japonés."

De esta manera, se completa la transacción. Lo que hizo posible la transacción (es decir, con un precio aceptable para el importador) fue el elemento C como mediador en la permuta de divisas. Por esto la teoría monetaria moderna concluye que la importación ha sido posible gracias al deseo extranjero de la moneda del importador.[46]​ Los defensores de la TMM como Warren Mosler sostienen que los déficit comerciales no necesitan ser insostenibles y son beneficiosos para el nivel de vida a corto plazo.[47]​ Las importaciones son un beneficio económico para la nación importadora porque le proporciona bienes reales que puede consumir, que de otro modo no habría tenido. Y se concluye que las importaciones son un beneficio económico para el país importador debido a que los bienes reales que se entregan de cualquier otra manera sería imposible de obtener.[46]

Las exportaciones, por otro lado, son un coste económico para la nación exportadora, ya que están perdiendo bienes reales que podrían haber consumido. [46]​ La teoría monetaria moderna no deja de lado, sin embargo, el hecho de que el país importador ha dado parte de su dinero a manos extranjeras, y la posesión de esta moneda representa una futura demanda de mercancía del país importador. Esta futura demanda es, en la práctica, una opción de compra sobre los activos del país importador podrá, por tanto, encontrarse a sí mismo en el futuro renunciando a sus activos. Salidas, que como se indicó anteriormente, son un coste.

Además, la teoría monetaria moderna no subestima que las importaciones de productos baratos puedan provocar la quiebra de las empresas locales que fabrican bienes similares, pero a costos más altos, y por lo tanto, generar desempleo. Pero lo consideran como un juicio subjetivo basado en valores no económicos. Depende si una nación decidir considerar los beneficios de una mercancía de importación de bajo precio en un sector específico por encima de la consiguiente pérdida de empleo nacional en ese sector en particular.[46]

La teoría monetaria moderna no ignora el efecto de un exceso de demanda de bienes disponibles muy inelásticos, como el petróleo, por ejemplo. Dicha teoría es consistente que una nación, que depende en gran medida de las importaciones, puede experimentar un choque causado por la escasez de bienes si el nivel de intercambio comercial se reduce significativamente. Una de las tareas de los bancos centrales es hacer un intercambio monetario en el mercado de divisas para evitar un impacto excesivo sobre los tipos de cambio entre las monedas.[48]

El sector exterior y la banca comercial exterior[editar]

Así, una importación neta crea la propiedad extranjera de la moneda. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en realidad el dinero nunca abandonan el país importador. El propietario extranjero de la moneda local puede pasar ya sea en la compra de bienes locales o depositarlo en el sistema bancario local. En estas dos perspectivas, el dinero termina en el sistema bancario local.[49]​ Aunque se pueden producir episodios de fuga de capitales, si se pierde la confianza en el futuro del pais.

El sector exterior y el Estado[editar]

Utilizando el mismo razonamiento de las transacciones verticales, incluso si el propietario extranjero compra bonos estatales en moneda local denominados en esa moneda y emitidos por emisores de nación esta misma moneda, el dinero pagado a la maduración del título pública no puede retornar, en última instancia, en la emisión de la nación como si estuviera siempre. (Los bancos pueden, sin embargo, competir entre sí con el fin de atraer este dinero mediante la emisión de valores tales como bonos y acciones, se volvió hacia el mercado externo. Este fenómeno se define por el término offshore funding.)

Debe hacerse hincapié en que la deuda denominada en moneda extranjera es un verdadero riesgo económico en una nación profundamente endeuda porque no puede crear la moneda extranjera. Por lo tanto, para ser capaz de pagar esta deuda antes de su vencimiento, se debe asegurar de que durante este período, la demanda externa de su moneda es siempre consistentemente alta. Un colapso del tipo de cambio de divisa potencialmente podría multiplicarse varias veces en una deuda asintótica, lo que hace imposible la extinción. La dificultad en el pago de esta deuda puede llevar al país a la quiebra. El Estado también puede adoptar una estrategia basada en las exportaciones, o efectuar un aumento en la tasa de interés con el fin de atraer a los inversores extranjeros a su propia moneda. Cada una de estas opciones tiene repercusiones negativas en la economía.[50]

La crisis de la deuda, que comenzó en 2009 en los países denominados "PIIGS", refleja este riesgo cuando Portugal, Irlanda, Italia, España, Grecia emitieron deuda en nominalmente su divisa - el euro- pero que no pueden crearlos ellos mismos, es una "cuasi-divisa".

Implantación de políticas económicas[editar]

En base a los aspectos descriptivos expuestos por los autores y defensores de la teoría monetaria moderna punto a una serie de metodologías para gestionar la economía. Estas directrices se extienden a todo lo largo del espectro político, de las garantías en el trabajo apoyado por la izquierda a los recortes de impuestos tradicionalmente apoyadas por la derecha.

La TMM asegura que el sistema de moneda de curso legal es preferible el sistema de dinero mercancía. En el sistema de moneda de curso legal, es posible el gasto deficitario del gobierno para estimular el mercado de otro modo imposible en un sistema basado en dinero mercancía. Dicha teoría afirma que la palabra "endeudamiento" es un término incorrecto cuando se trata de las operaciones fiscales de un gobierno soberano, porque lo que el gobierno está haciendo es aceptar sus propios préstamos y nadie puede pedir prestados sus propios instrumentos de deuda.[51]​ El gobierno soberano entra en deuda emitiendo sus propios pasivos que son riqueza financiera para el sector privado. "La deuda privada es deuda, pero la deuda pública es riqueza financiera para el sector privado".[52]​ Pero también afirman que los sistemas de una sola moneda, como el euro , crean desequilibrios comerciales inestabilidad económica decisiva que con el tiempo conduce a un sistema monetario poco práctico.[53]

En esta teoría, el gobierno soberano no está financieramente limitado en su capacidad de gastar. Se afirma que el gobierno puede darse el lujo de comprar cualquier cosa que esté a la venta en moneda que emita (puede haber restricciones políticas, como una ley de techo de deuda ). La única limitación es que el gasto excesivo de cualquier sector de la economía (hogares, empresas o público) tiene el potencial de provocar presiones inflacionistas.

Algunos economistas de la TMM consideran que el mejor método para lograr eliminar el desempleo involuntario y conseguir la estabilidad de precios es un esquema de garantía de empleo financiado por el gobierno.En otras palabras, el Estado es responsable de garantizar, a través de la oferta de puestos de trabajo por lo general en el salario mínimo en el sector público, una ocupación a todos los ciudadanos para que el sistema funcione como una medida de la brecha estabilización automática para la economía en su conjunto. La garantía de empleo, de hecho actuaría de forma elástica y cíclica, por lo tanto, a su disminución reduciría el déficit por ralentizar el funcionamiento de una economía en plena aceleración y para su expansión aumentaría el déficit mediante la estimulación de las economías deprimidas. Los promotores afirman que esto puede ser consistente con la estabilidad de precios, ya que se dirige directamente al desempleo en lugar de intentar aumentar la creación de empleo del sector privado indirectamente a través de un estímulo económico mucho mayor y mantiene un "stock de reserva" de mano de obra que puede cambiar fácilmente al sector privado cuando aparezcan puestos de trabajo disponibles. Un programa de garantía de empleo también podría considerarse un poderoso estabilizador automático de la economía, que se amplía cuando la actividad del sector privado se enfría y se reduce de tamaño cuando esta se acelera.[54]

Algunos de los principales defensores de la teoría monetaria moderna, como Warren Mosler, sugieren amplias reducciones de impuestos o una suspensión completa de impuestos (puente sin impuestos) en el caso de un alto desempleo y bajo crecimiento económico. De acuerdo con la teoría monetaria moderna, reducir la carga fiscal puede facilitar la recuperación de la economía mediante el consumo de este modo aumentar la producción y el empleo.

Defensores[editar]

El principal centro desde donde ha renacido esta teoría es la Universidad de Missouri-Kansas City,[55]​ donde enseñan Randall Wray,[56]Stephanie Kelton (economista jefe del comité de presupuesto del Senado de Estados Unidos,[57][58]​ ),[59]William Black,[60]Michael Hudson,[61]​ y en la sede del Centro para el pleno empleo y la estabilidad de los precios de Warren Mosler.[62]​ La versión de la teoría popular de este último se conoce como Economía Mosler-TMM (ME-MMT), traducible como economía mosleriana.

James Kenneth Galbraith es uno de los más famosos defensores de la teoría y en 2010 escribió el prefacio del libro de Mosler titulado Siete Fraudes mortal inocentes de la política económica. [63][64][65][64]

Los economistas Warren Mosler , L. Randall Wray , Stephanie Kelton , Bill Mitchell y Pavlina R. Tcherneva son en gran parte responsables de revivir la idea del chartalismo como una explicación de la creación de dinero; Wray se refiere a esta reformulación como Neo-Chartalism .[66]

Bill Mitchell, Profesor de Economía y Director del Centro de Empleo Total y Equidad o CofFEE , en la Universidad de Newcastle, Nueva Gales del Sur, se refiere a un creciente trabajo teórico relacionado como la Teoría Monetaria Moderna . Pavlina R. Tcherneva ha desarrollado el primer marco matemático para la TMM[67]​ y se ha centrado en gran medida en el desarrollo de la idea del trabajo garantizado.

Scott Fullwiler ha agregado el análisis técnico detallado de los sistemas bancarios y monetarios.[68]

El libro de Rodger Malcolm Mitchell Free Money[69]​ (1996) describe en términos sencillos la esencia del charalismo.

Algunos autores contemporáneos, como Wray, sitúan el chartalismo en la economía postkeynesiana , mientras que el chartalismo ha sido propuesto como una teoría alternativa o complementaria a la teoría del circuito monetario, ambas formas de dinero endógeno, es decir, el dinero creado dentro de la economía, como puede ser el caso de un gobierno mediante Déficit presupuestario o préstamos bancarios, y no desde el exterior, como por el oro. En la visión complementaria, el chartalismo explica las interacciones "verticales" (gobierno a privado y viceversa), mientras que la teoría de circuitos es un modelo de las interacciones "horizontales" (privadas a privadas).[17][18]

Hyman Minsky parecía favorecer un enfoque charalista para comprender la creación de dinero en su estabilización de una economía inestable,[70]​ mientras que Basil Moore, en su libro Horizontalists and Verticalist,[71]​ delinea las diferencias entre el dinero bancario y el dinero estatal.

Steven Hail de la Universidad de Adelaida es otro conocido economista de la TMM.[72]

Críticos[editar]

La teoría ha recibido críticas generalizadas de una variedad de escuelas de pensamiento económico tanto por su enfoque teórico como por sus recomendaciones en términos de política económica.

El economista poskeynesiano Thomas Palley sostiene que la TMM es básicamente una repetición de las teorías económicas keynesianas, pero con un "análisis simplista" y que subestima el riesgo de aplicación de estas políticas.[73]​ En un artículo posterior, Palley crítico la teoría en base a suposiciones sobre el problema del conflicto fiscal y monetaria, y niega la afirmación de dicha teoría que el análisis keynesiano clásico no toma en cuenta las limitaciones financieras de un gobierno sobre el tema de dinero. Palley muestra cómo estas ideas se destacan en los modelos keynesianos de acciones de flujo constante IS-LM, y cómo han sido claramente entendido por los economistas keynesianos desde hace décadas. Afirma que las políticas propuestas por la TMM causarían serias inestabilidades financieras en una economía abierta con tipos de cambio flexibles, mientras que el uso de tipos de cambio fijos llevaría a las limitaciones financieras bajo el gobierno de entonces "socavado el argumento principal que la soberanía monetaria sería liberar el los gobiernos de las reglas básicas del mercado y las limitaciones financieras". La ataca afirmando que carece de una teoría plausible de la inflación, particularmente en el contexto de pleno empleo que utiliza su sistema propuesto "empleador de última instancia", la falta de consideración de la inestabilidad financiera que podría resultar de las tasas de interés cero permanentes y una sobreestimación de la importancia del dinero impreso por el gobierno. Por último, Palley concluyó que esta teoría no ofrece nuevos puntos de vista con respecto a la teoría monetaria, mientras que hacer afirmaciones sin fundamento acerca de las políticas macroeconómicas. Afirma que esta teoría ha recibido atención sólo porque "es controvertido para los tiempos de la depresión".[74]Marc Lavoie dice que, si bien el argumento neocartalista es "esencialmente correcta", muchas de sus afirmaciones son contra-intuitivo debido a la naturaleza y "confuso" "ficticia" de las operaciones de los bancos centrales y el gobierno.

El economista neokeynesiano y premio Nobel Paul Krugman cree que la visión expuesta por la teoría monetaria moderna, según la cual el déficit no es importante, siempre y cuando usted tiene su propia moneda es "simplemente incorrecta."[75]​ Afirma que esta teoría es también compatible con el déficit presupuestario del gobierno e ignora las implicaciones en términos de inflación por mantener el déficit presupuestario cuando la economía está creciendo.[75]

Los economistas sostienen que la teoría monetaria moderna respondió haciendo hincapié en la forma en posiciones críticas revelan una falta de comprensión de la teoría. Aunque los críticos a menudo representan la teoría monetaria moderna como un partidario de la idea de que "los déficits no importan",[75]​ los autores chartalistas han declarado explícitamente que esto no es un principio en la teoría.[76]

El economista de la Escuela Austríaca Robert P. Murphy dice que "la imagen del mundo descrito por la teoría monetaria moderna no corresponde a las expectativas" y que la descripción que parece ser "totalmente equivocado".[77]​ Observa cómo la afirmación de la TMM a reducir la deuda pública erosiona el ahorro privado es cierto sólo para la parte del ahorro privado que no se invierte y afirma que las identidades de las cuentas nacionales que se utilizan para explicar este aspecto de la TMM se pueden también utilizar para apoyar el argumento de que los claros de deuda pública de la inversión del sector privado.[77]​ Daniel Kuehn, Centro Asociado de Investigación de Trabajo, Servicios Humanos y Población en el Instituto Urbano en Washington DC , expresó su pleno acuerdo con la opinión de Murphy, afirmando que "la economía no es la contabilidad" y "confuso presupuesto equilibrado y leyes de comportamiento es malo para la economía ".[78]

En las especies críticas de Murphy se ilustra con un ejemplo hipotético en el cual Robinson Crusoe viva en un mundo sin sistema monetario, lo que demuestra cómo es posible que Crusoe salva por las entradas anteriores y por lo tanto confirma que a pesar de lo que los economistas de la teoría monetaria moderna argumentan, el déficit presupuestario no es necesario el ahorro. Los economistas chartalistas han hecho hincapié, sin embargo, que la piedra angular de los modernos principios de la teoría monetaria son propósito fundamental de describir la economía de un Estado con soberanía monetaria.[76][79]

Murphy también critica la teoría monetaria moderna porque cree que la deuda pública no son capital para el sector privado en su conjunto ya que el título sólo se puede canjear en la madurez es decir, sólo después de que el Gobierno "se han recogido los fondos necesarios procedente del mismo grupo de contribuyentes en el futuro".[77]

En respuesta a esta observación, los defensores de la teoría monetaria moderna espectáculo que el pago de intereses de la deuda pública no necesariamente deben ser derivados de los impuestos, ya que las compras de esos valores pueden ser a través de la creación de dinero en lugar de a través de impuestos.[80]

J. Bradford DeLong, ex asesor del presidente Clinton y profesor de economía en Berkeley, sugiere que la teoría monetaria moderna no es una teoría, sino una tautología. [81]​ Otros críticos han dicho que la teoría monetaria moderna "hace caso omiso de las lecciones de la historia" y es "fatalmente defectuoso".[82]

Eladio Febrero Paños, profesor de economía en la Universidad de Castilla-La Mancha, señala cómo la moneda moderna deriva su valor intrínseco de su capacidad para cancelar la deuda privada de los bancos, en particular como moneda de curso legal, en vez que en la carga impositiva.[83]​ Sin embargo, no está claro si se trata de una crítica, ya que los bancos tienen completa confianza en los servicios de dinero ofrecido por el Estado a través del sistema de la banca central.

Teorías de la conspiración y señoreaje[editar]

En sus formulaciones más extremas y simplistas, la TMM se ha equiparado a las teorías de la conspiración sobre el señoreaje por la forma en la que algunos ven en la impresión de dinero la panacea para todos los males y la solución a las crisis económica que afecta cíclicamente los distintos países.[84]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Heterodox economics: Marginal revolutionaries | The Economist
  2. A Refutation Of Mosler Economics su conant.economicpolicyjournal.com/
  3. The Economist, 31 December 2011, "Marginal revolutionaries" neo-chartalism, sometimes called “Modern Monetary Theory”
  4. a b Éric Tymoigne and L. Randall Wray, "Modern Money Theory 101: A Reply to Critics," Levy Economics Institute of Bard College, Working Paper No. 778 (November 2013).
  5. a b Knapp, George Friedrich (1924). Macmillan and Company, ed. The State Theory of Money. p. vii. 
  6. a b c d Wray, L. Randall (2000). Center for Full Employment and Price Stability, ed. The Neo-Chartalist Approach to Money (Working Paper No. 10). 
  7. a b Keynes, John Maynard: A Treatise on Money, 1930, pp. 4, 6
  8. Mosler, Warren. "Soft Currency Economics", January 1994
  9. Tcherneva Pavlina R. "Chartalism and the tax-driven approach to money", in A Handbook of Alternative Monetary Economics, edited by Philip Arestis & Malcolm C. Sawyer, Elgar Publishing (2007), ISBN 978-1-84376-915-6
  10. a b Harvard International Review, 16 ottobre 2011, Winston Gee: "Debt, Deficits, and Modern Monetary Theory"
  11. a b c d Modern Monetary Theory, an unconventional take on economic strategy
  12. Fullwiler, Scott; Kelton, Stephanie; Wray, L. Randall (January 2012), «Modern Money Theory : A Response to Critics», Working Paper Series: Modern Monetary Theory - A Debate (279), Amherst, MA: Political Economy Research Institute, pp. 17-26, consultado el 7 de mayo de 2015 
  13. a b Knapp, George Friedrich (1905), Staatilche Theorie des Geldes, Verlag von Duncker & Humblot 
  14. Forstater, Mathew (2004), Tax-Driven Money: Additional Evidence from the History of Thought, Economic History, and Economic Policy 
  15. Mitchell-Innes, Alfred (1914). «The Credit Theory of Money». The Banking Law Journal 31. 
  16. a b "Lerner", Abba P. (May 1947). «Money as a Creature of the State». The American Economic Review 37 (2,). 
  17. a b c d "Deficit Spending 101 - Part 3" Bill Mitchell, 2 March 2009
  18. a b "In the spirit of debate...my reply" Bill Mitchell, 28 September 2009
  19. Washington Post, 19 febbraio 2012, Dylan Matthews: "Modern Monetary Theory, an unconventional take on economic strategy", p.1 “Modern Monetary Theory” was coined by Bill Mitchell, an Australian economist and prominent proponent, but its roots are much older. The term is a reference to John Maynard Keynes, the founder of modern macroeconomics. In “A Treatise on Money,” Keynes asserted that “all modern States” have had the ability to decide what is money and what is not for at least 4,000 years.
  20. The Economist, 31 dicembre 2011, "Marginal revolutionaries" neo-chartalism, sometimes called “Modern Monetary Theory”
  21. "Deficit Spending 101 - Part 1 : Vertical Transactions" Bill Mitchell, 21 February 2009
  22. a b c d WHAT ARE TAXES FOR? THE MMT APPROACH di L. Randall Wray
  23. ^ Riviera Oggi, 3 marzo 2012, Pier Paolo Flammini: "La MMT Modern Money Theory spiegata ad un ragazzo (ben sveglio)" Le tasse, secondo gli economisti MMT, servono per equilibrare il mercato della moneta attraverso un sistema di prelievo equo verso i cittadini: con esse si elimina una parte della moneta circolante nel caso ci sia il rischio di iper-inflazione.
  24. Micromega, Federico Rampini: "La Rivoluzione che viene dagli Usa" Secondo Galbraith Jr. «l'inflazione è un pericolo vero solo quando ci si avvicina al pieno impiego, e una situazione del genere si verificò in modo generalizzato nella prima guerra mondiale». Di certo non oggi. Il deficit pubblico nello scenario odierno è soltanto benefico, a condizione che venga finanziato dalle banche centrali: comprando senza limiti i titoli di Stato emessi dai rispettivi governi.
  25. Business Insider, 27 dicembre 2011, John Carney: "Here's What Modern Monetary Theory And Austrian Economics Have In Common", p.2 Here is a genuine difference between the Austrians—especially those of the Rothbardian stripe—and the MMTers. The MMTers do indeed envision the government using taxes to accomplish what is good for the economy—which, for the most part, means combating inflation. They think that the government may need to use taxation to snuff out inflation at times. Alternatively, the government can also reduce its own spending to extinguish inflation.
  26. Washington Post, 19 febbraio 2012, Dylan Matthews: "Modern Monetary Theory, an unconventional take on economic strategy", p.2 This claim, that money is a “creature of the state,” is central to the theory.
  27. Washington Post, 19 febbraio 2012, Dylan Matthews: "Modern Monetary Theory, an unconventional take on economic strategy", p.2 there is no reason the amount of money the government takes in needs to match up with the amount it spends. Indeed, its followers call for massive tax cuts and deficit spending during recessions.
  28. The Economist, 31 dicembre 2011, "Marginal revolutionaries" because paper currency is a creature of the state, governments enjoy more financial freedom than they recognise. The fiscal authorities are free to spend whatever is required to revive their economies and restore employment. They can spend without first collecting taxes; they can borrow without fear of default.
  29. La Repubblica, 21 febbraio 2012, Federico Rampini: "E se la risposta alla crisi fosse stampare più soldi?" Il "nuovo Keynes" oggi non è un profeta isolato. Galbraith Jr. è solo il più celebre dei cognomi, ma la Mmt è una vera scuola di pensiero, ricca di cervelli e di think tank.
  30. Il Foglio, 22 febbraio 2012, Carlo Pelanda: "Si stampi moneta in emergenza, ma farlo come routine è pericoloso" la stampa di carta moneta da parte della Banca centrale a favore del governo può consentire a questo di fare deficit di bilancio, quasi senza limiti, senza un apprezzabile pericolo di inflazione, sin quando non si arriva al pieno impiego.
  31. a b Harvard International Review, 16 ottobre 2011, Winston Gee: "Debt, Deficits, and Modern Monetary Theory" Deficits can be too large, just as they can be too small, and the aim of government is to make sure that they're just right to employ all available productive capacity.
  32. Washington Post, 19 febbraio 2012, Dylan Matthews: "Modern Monetary Theory, an unconventional take on economic strategy", p.1 If the government is running a surplus, money is accruing in government coffers rather than in the hands of ordinary people and companies, where it might be spent and help the economy.
  33. Washington Post, 19 febbraio 2012, Dylan Matthews: "Modern Monetary Theory, an unconventional take on economic strategy", p.5 According to Modern Monetary Theory, when the government runs a surplus, it is a net saver, which means that the private sector is a net debtor. The government is, in effect, “taking money from private pockets and forcing them to make that up by going deeper into debt,”
  34. Harvard International Review, 16 ottobre 2011, Winston Gee: "Debt, Deficits, and Modern Monetary Theory" In MMT, we see public debt as private wealth and the interest payments as private income. The outstanding public debt is really just an expression of the accumulated budget deficits that have been run in the past. These budget deficits have added financial assets to the private sector, providing the demand for goods and services that have allowed us to maintain income growth. And that income growth has allowed us to save and accumulate financial assets at a far greater rate than we would have been able to without the deficits.
  35. Harvard International Review, 16 ottobre 2011, Winston Gee: "Debt, Deficits, and Modern Monetary Theory" From a macroeconomic point of view, the spending and tax decisions of government should be such that total spending in the economy is sufficient to produce the level of real output at which firms will employ the available labor force. This is the goal, and the particular budget outcomes must serve this goal.
  36. Harvard International Review, 16 ottobre 2011, Winston Gee: "Debt, Deficits, and Modern Monetary Theory"
  37. Riviera Oggi, 3 marzo 2012, Pier Paolo Flammini: "La MMT Modern Money Theory spiegata ad un ragazzo (ben sveglio)" la possibilità di emettere quantità di moneta teoricamente infinita per finanziare il settore pubblico non implica la necessità (come avviene ora in maniera drastica nei paesi dell'Eurozona) di chiedere il denaro necessario per queste eventualità ai sottoscrittori privati di titoli pubblici, accettando il tasso di interesse imposto dal mercato. Questo significa che il mercato dei titoli pubblici non esisterà più in un paese MMT? No. Significa che il mercato dei titoli pubblici è una misura facoltativa e non obbligatoria.
  38. Roosevelt Institute, 26 novembre 2009, Randall Wray: "Why Congress Should NOT Increase the Government's Debt Limit" How would this work if we eliminate sales of Treasury bills and bonds? In effect, the Fed would offer an overdraft to the Treasury rather than to the private banks. Now the Treasury could spend without first moving deposits to the Fed. This would increase the deposit of the recipient of the Treasury's spending and also the reserves of the recipient's bank. Banks would earn interest on their reserves-at the rate the Fed chooses. The only change to current operating procedure is to give the Treasury the right to overdrafts-something the Fed already allows to private banks. Voila! No more Treasury bills and bonds issued.
  39. Political Economy Research Institute - University of Massachusetts Amherst, Gennaio 2012, Brett Fiebiger, Scott Fullwiler, Stephanie Kelton, Randall Wray: "Modern Monetary Theory: a debate" “Treasury debt could be eliminated entirely if the central bank were to simply pay interest on reserves, or if the Fed were to adopt zero as its overnight interest rate target.”
  40. EconoMonitor, 20 luglio 2011, Randall Wray: "Raise the Debt Limit or Abolish the Debt?" Bond sales are simply a reserve-draining operation that offer bonds as an alternative to reserves. The real purpose is to let banks earn interest on reserves. In the old days (up to two years ago) reserves paid zero interest; they now pay 25 basis points. So… just stop selling the bonds.
  41. The Economist, 31 dicembre 2011, "Marginal revolutionaries" Budget-makers need not cower before the bond-market vigilantes. In fact, they need not bother with bond markets at all.
  42. a b c "Unconventional monetary policies: an appraisal" by Claudio Borio and Piti Disyatat, Bank for International Settlements, November 2009
  43. The Huffington Post, 21 gennaio 2010, Warren Mosler, "Proposals for the Banking System". Proposal for the Treasury: cease all issuance of Treasury securities. Instead any deficit spending would accumulate as excess reserve balances at the Fed. No public purpose is served by the issuance of Treasury securities with a non convertible currency and floating exchange rate policy. Issuing Treasury securities only serves to support the term structure of interest rates at higher levels than would be the case. And, as longer term rates are the realm of investment, higher term rates only serve to adversely distort the price structure of all goods and services.
  44. a b "Money multiplier and other myths" Bill Mitchell, 21 April 2009
  45. Kelton, Stephanie (Bell) (2001), «The Role of the State and the Hierarchy of Money» (PDF), Cambridge Journal of Economics (Cambridge) (25): 149-163 
  46. a b c d "Do current account deficits matter?" Bill Mitchell, 22 June 2010
  47. Mosler, Warren (2010). Seven Deadly Innocent Frauds. Valance. pp. 60-62. ISBN 978-0-692-00959-8. 
  48. Foreign Exchange Transactions and Holdings of Official Reserve Assets, Reserve Bank of Australia
  49. "Modern monetary theory and inflation – Part 1" Bill Mitchell, 7 July 2010
  50. "There is no financial crisis so deep that cannot be dealt with by public spending – still!" Bill Mitchell, 11 October 2010
  51. «"Q:Why does government issue bonds? Randall Wray: Sovereign government really can't borrow, because what it is doing is accepting back its own IOUs. If you have given your IOU to your neighbour because you borrowed some sugar, could you borrow it back? No, you can't borrow back your own IOUs."». Youtube.com. Consultado el 28 de julio de 2016. ]
  52. Yeva Nersisyan & L. Randall Wray, "Does Excessive Sovereign Debt Really Hurt Growth? A Critique of This Time Is Different, by Reinhart and Rogoff," Levy Economics Institute (June 2010), p. 15.
  53. Gold as an asset class | PRAGMATIC CAPITALISM
  54. L. Randal Wray, "Job Guarantee," New Economic Perspectives (August 23, 2009).
  55. Micromega, Federico Rampini: "La Rivoluzione che viene dagli Usa" Così come la destra reaganiana ebbe il suo pensatoio nell'Università di Chicago (dove dominava negli anni Settanta il Nobel dell'economia Milton Friedman), oggi l'equivalente "a sinistra" sono la University of Missouri a Kansas City
  56. University of Missouri-Kansas City, Department of Economics, Randall Wray Professor of Economics. Primary Fields: Modern Money Theory, Financial Instability, Economic Development, Post Keynesian Economics
  57. http://m.washingtonexaminer.com/sanders-names-deficit-owl-his-chief-economist/article/2557903 Sanders names 'deficit owl' his chief economist - traduzione in italiano: http://memmt.info/site/stephanie-kelton-nominata-economista-capo-della-commissione-bilancio-al-senato-usa/
  58. http://www.vox.com/2015/1/10/7521819/sanders-mmt-kelton Bernie Sanders opens a new front in the battle for the future of the Democratic Party - traduzione in italiano: http://memmt.info/site/mmt-bernie-sanders-apre-un-nuovo-fronte-per-il-partito-democratico-usa/
  59. Washington Post, 19 febbraio 2012, Dylan Matthews: "Modern Monetary Theory, an unconventional take on economic strategy", p.1 Stephanie Kelton, a professor at the University of Missouri at Kansas City
  60. University of Missouri-Kansas City, School of Law, William Black Bio: Bill Black is an associate professor of economics and law
  61. Frankfurter Allgemeine Zeitung, 3 dicembre 2011, Michael Hudson: "Der Krieg der Banken gegen das Volk" Michael Hudson. Bekannt wurde der Professor der Wirtschaftswissenschaften an der Universität von Missouri in Kansas City
  62. The Huffington Post, Warren Mosler, full bio Co-Founder and Distinguished Research Associate of The Center for Full Employment And Price Stability at the University of Missouri in Kansas City
  63. La Repubblica, 21 febbraio 2012, Federico Rampini: "Se il deficit non è un peccato la rivoluzione degli economisti Usa". È una rivoluzione copernicana, il cui alfiere porta un cognome celebre: James K. Galbraith
  64. a b Mosler, Warren: Seven Deadly Innocent Frauds of Economic Policy, Valance Co., 2010, ISBN 978-0-692-00959-8; also available in .DOC
  65. Meridionalisti Italiani in festa a Vasto “Le sette innocenti frodi capitali della politica economica”
  66. The Economist, 31 December 2011, "Marginal revolutionaries" neo-chartalism, sometimes called “Modern Monetary Theory”
  67. Tcherneva, Pavlina R. «Monopoly Money: The State as a Price Setter». www.modernmoneynetwork.org. Consultado el 27 de marzo de 2017. 
  68. «Author Page for Scott T. Fullwiler :: SSRN». Papers.ssrn.com. Consultado el 28 de julio de 2016. 
  69. Mitchell, Rodger Malcolm: Free Money – Plan for Prosperity, PGM International, Inc., paperback 2005, ISBN 978-0-9658323-1-1
  70. Minsky, Hyman: Stabilizing an Unstable Economy, McGraw-Hill, 2008, ISBN 978-0-07-159299-4
  71. Moore, Basil J.: Horizontalists and Verticalists: The Macroeconomics of Credit Money, Cambridge University Press, 1988, ISBN 978-0-521-35079-2
  72. «Steven Hail's presentation on modern money and the "budget emergency"». 31 de agosto de 2014. 
  73. Thomas Palley. Money, fiscal policy, and interest rates: A critique of Modern Monetary Theory. 
  74. Thomas Palley. Modern money theory (MMT): the emperor still has no clothes. 
  75. a b c Paul Krugman (25 de marzo de 2011). «Deficits and the Printing Press (Somewhat Wonkish)». The New York Times. Archivado desde el original el 17 de julio de 2011. Consultado el 17 de julio de 2011. 
  76. a b Bill Mitchell (13 de agosto de 2011). «To challenge something you have to represent it correctly». Consultado el 13 de agosto de 2011. 
  77. a b c Robert P.=Murphy (9 de mayo de 2011). Ludwig von Mises Institute, ed. «The Upside-Down World of MMT». Consultado el 17 de julio de 2011. 
  78. Daniel Kuehn (9 de mayo de 2011). «Murphy on the MMTers». Consultado el 17 de julio de 2011. 
  79. Bill Mitchell (28 de mayo de 2009). «Gold standard and fixed exchange rates - myths that still prevail». Consultado el 13 de agosto de 2011. 
  80. Bill Mitchell (13 de agosto de 2011). «Deficit spending 101». Consultado el 13 de agosto de 2011. 
  81. Brad DeLong (15 de abril de 2011). «Is "Modern Monetary Theory" Modern or Monetary or a Theory?». Consultado el 17 de julio de 2011. 
  82. Jack Sparrow (20 de diciembre de 2010). Business Insider, ed. «The Trouble With Modern Monetary Theory». Consultado el 17 de julio de 2011. 
  83. Eladio Febrero (27 de marzo de 2008). «Three difficulties with Neo-Chartalism». Jornadas de Economía Crítica 11. 
  84. Dizionario delle balle, Davide Maria De Luca, Isbn Edizioni, 2014, ISBN 88-7638-413-8

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]