Sexo oral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El sexo oral, a veces denominado coito oral, es una actividad sexual que implica la estimulación de los genitales de una persona por parte de otra utilizando la boca (incluyendo los labios, la boca, la lengua o los dientes) y la garganta. El cunnilingus es el sexo oral realizado sobre la vulva o la vagina, mientras que la felación es el sexo oral realizado sobre el pene.[1][2]​ El anilingus, otra forma de sexo oral, es la estimulación oral del ano.[1]​ La estimulación oral de otras partes del cuerpo, como besar o lamer, no se considera sexo oral.

El sexo oral puede realizarse como juego previo para incitar la excitación sexual antes de otras actividades sexuales (como el coito vaginal o el anal),[1][3]​ o como un acto erótico e intimidad física por derecho propio.[1][2]​ Como la mayoría de las formas de actividad sexual, el sexo oral puede suponer un riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS). Sin embargo, el riesgo de transmisión para el sexo oral, especialmente la transmisión del VIH, es significativamente menor que para el sexo vaginal o anal.[4][5][6]

El sexo oral suele considerarse un tabú,[1]​ pero la mayoría de los países no tienen leyes que prohíban esta práctica. Comúnmente, la gente no considera que el sexo oral afecte a la virginidad de ninguno de los dos miembros de la pareja, aunque las opiniones al respecto varían.[7][8][9][10]​ Las personas también pueden tener sentimientos negativos o inhibiciones sexuales por dar o recibir sexo oral, o pueden negarse rotundamente a realizar esta práctica.[1]

Variantes del sexo oral[editar]

Existen diversas prácticas y variantes que se engloban bajo la denominación de sexo oral, las cuales se enumeran a continuación [11]​:

Cunnilingus[editar]

Dibujo de un hombre realizando un cunnilingus a su compañera sexual.

El cunnilingus (del latín cunnus: ‘cuña’, ‘vulva’; y lingus: ‘lengua’) es una forma de sexo oral que consiste en lamer y chupar los órganos genitales femeninos (los labios de la vulva, la entrada de la vagina y en particular el clítoris) con la lengua y los labios.[1][2]

Felación[editar]

Felación.

La felación (del latín fellatio) es una forma de sexo oral que consiste en chupar o lamer el pene y el escroto con la boca, la lengua y los labios. Un posible final de la felación es tragarse el semen de la eyaculación, aunque no es recomendable por las infecciones de transmisión sexual.[12][13]

Felación in coitus[editar]

Es la posibilidad de integrarse a un trío donde una tercera persona asiste al acto sexual a modo de ayudante, practicando el sexo oral durante el coito de las otras dos personas.

Irrumación[editar]

La irrumación (del latín irrumatio) es una variante de la felación (el sexo oral sobre el pene y el escroto).[14]

Hay una sutil diferencia entre la irrumación y la felación: en la felación la persona que chupa o mama se mueve (mientras que la persona que recibe la felación se queda en una actitud pasiva); en el caso de la irrumación, el hombre cuyo pene será chupado realiza todos los movimientos, situado encima o al lado de la persona que —usualmente acostada o de rodillas y en actitud pasiva— recibe el pene en la boca. En la Antigua Roma la irrumación se consideraba un tipo de vejación, como se ve evidenciado en los grafitos pornográficos y obscenos y en los frescos hallados en el siglo XVIII en las paredes de las ruinas de Pompeya y en los Priapeos.

Humming[editar]

El humming (que proviene del sustantivo onomatopéyico inglés humming que se pronuncia jaming) es un sonido gutural o un canto generado con la garganta para producir un cosquilleo y placer en la sensible zona genital de la pareja (hombre o mujer) mientras se realiza sexo oral de cualquier tipo.[cita requerida]

69[editar]

Dos hombres practicando el "69".
Grabado de una pareja haciendo un 69.

El 69 (sesenta y nueve) es una variante de sexo oral en la que dos personas están acostadas paralelas, pero en sentido inverso (la cabeza de una da a los pies de la otra), de manera que cada una puede estimular oral y manualmente los órganos genitales de la otra persona. El nombre alude a la característica gráfica de los caracteres arábigos, en los que el número 6 equivale a un 9 invertido.[15]

Doble felación[editar]

Una doble felación se práctica cuando dos personas le practican sexo oral a un hombre estimulando tanto al pene como a los testículos al mismo tiempo. Esta forma del sexo oral se puede complementar con un 69. Es importante destacar que los testículos también son considerados una importante zona erógena masculina,[16]​ que se contraen durante la estimulación y se vincula con el pene durante la eyaculación del semen.

Preservación de la virginidad[editar]

Una escultura del siglo XVII que representa a una mujer practicando sexo oral a dos hombres. De la pared del Templo Umamaheshwor de Kritipur.

El sexo oral puede practicarse para preservar la virginidad, especialmente entre parejas heterosexuales; esto se denomina a veces virginidad técnica (que puede incluir el sexo anal, la masturbación mutua y otros actos de sexo sin penetración, pero excluye el sexo peneano-vaginal). [7][8][9][17]​ El concepto de "virginidad técnica" o abstinencia sexual mediante el sexo oral es popular entre los adolescentes. [18][19]

Los varones homosexuales que consideran el sexo oral como una forma de mantener su virginidad ven la penetración pene-anal como una forma de perder la virginidad, mientras que otros varones homosexuales pueden definir el sexo oral como su principal forma de actividad sexual. [7][20]​ Por el contrario, las parejas lesbianas suelen considerar el sexo oral o la estimulación/penetración con los dedos como resultado de la pérdida de la virginidad, aunque las definiciones de la pérdida de la virginidad también varían entre las lesbianas. [7][10][21]

Puntos de vista culturales[editar]

Una representación del siglo XIX del cunnilingus.

Los puntos de vista culturales sobre el sexo oral van desde la aversión hasta la alta consideración.[1]​El sexo oral y especialmente la felación,[22]​ ha sido considerada tabú, o al menos desaconsejada, en muchas culturas y partes del mundo. [1]​ Las leyes de algunas jurisdicciones consideran el sexo oral como sexo con penetración a efectos de delitos sexuales con respecto al acto, pero la mayoría de los países no tienen leyes que prohíban la práctica en sí, en contraste con el sexo anal o el sexo extramatrimonial.

En la Antigua Roma, la felación se consideraba profundamente tabú.[23]​ Los actos sexuales se veían generalmente a través del prisma de la sumisión y el control. Esto es evidente en las dos palabras latinas para el acto: irrumare (penetrar oralmente), y fellare (ser penetrado oralmente). Bajo este sistema, se consideraba aborrecible que un varón realizara una felación, ya que eso significaba que era penetrado (controlado), mientras que recibir una felación de una mujer u otro hombre de menor estatus social (como un esclavo o un deudor) no era humillante. Los romanos consideraban que el sexo oral era mucho más vergonzoso que, por ejemplo, el sexo anal: se suponía que quienes lo practicaban tenían mal aliento y a menudo no eran bienvenidos como invitados a la mesa.[14]

En contraste con las opiniones históricas sobre la felación, el cunnilingus es venerado como una práctica espiritualmente satisfactoria en el taoísmo chino, que considera que tiene la capacidad de aumentar la longevidad.[24]​ En la moderna cultura occidental, el sexo oral es ampliamente practicado entre adolescentes[25]​ y adultos.[1]

Las personas que rechazan esta práctica dan varias razones para su aversión al sexo oral.[1]​ Algunos afirman que, dado que no da lugar a la reproducción, es por tanto antinatural.[26]​ Otros lo consideran menos íntimo porque no es una práctica cara a cara,[1]​ o creen que es una práctica humillante o impura;[1][27]​ que es humillante o impuro son opiniones que están, al menos en algunos casos, relacionadas con el simbolismo que se le otorga a las diferentes partes del cuerpo. [27]​ Frente a estas opiniones, la gente también cree que el sexo oral "es uno de los comportamientos más íntimos que una pareja puede llevar a cabo porque requiere una confianza y una vulnerabilidad totales"[1]​.

Aunque comúnmente se cree que las prácticas sexuales lésbicas implican el cunnilingus para todas las mujeres que tienen sexo con mujeres (WSW), algunas tienen aversión al cunnilingus debido a que no les gusta la experiencia o a factores psicológicos o sociales, como encontrarlo impuro.[28][29][30][31]​ Otras WSW creen que es una necesidad o define en gran medida la actividad sexual lésbica. [30][31]​ Las parejas de lesbianas son más propensas a considerar la aversión de la mujer al cunnilingus como un problema que las parejas heterosexuales, y es común que busquen terapia para superar la inhibición con respecto a ella.[30]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m n Janell L. Carroll (2009). Sexuality Now: Embracing Diversity. Cengage Learning. pp. 265-267. ISBN 978-0-495-60274-3. Archivado desde el original el 13 de octubre de 2013. Consultado el 29 de agosto de 2013. 
  2. a b c Wayne Weiten, Margaret A. Lloyd, Dana S. Dunn, Elizabeth Yost Hammer (2008). Psychology Applied to Modern Life: Adjustment in the 21st century. Cengage Learning. p. 422. ISBN 978-0-495-55339-7. Archivado desde el original el 7 de julio de 2014. Consultado el 26 de febrero de 2011. 
  3. «¿Qué es el sexo oral?». NHS Choices. NHS. 15 de enero de 2009. Archivado desde el original el 1 de octubre de 2010. 
  4. Organización Mundial de la Salud, ed. (2007). «Estrategia mundial para la prevención y el control de las infecciones de transmisión sexual: 2006-2015. Romper la cadena de transmisión». Archivado desde el original el 23 de marzo de 2014. Consultado el 26 de noviembre de 2011. 
  5. Dianne Hales (2008). archive.org/web/20210921032518/https://books.google.com/books?id=oP91HVIMPRIC&q=en&pg=PA269 Una invitación a la salud breve 2010-2011. Cengage Learning. pp. 269-271. ISBN 978-0495391920. Archivado desde el original el September 21, 2021. Consultado el August 29, 2013. 
  6. William Alexander; Helaine Bader; Judith H. LaRosa (2011). Nuevas dimensiones en la salud de la mujer. Jones & Bartlett Publishers. p. 211. ISBN 978-1449683757. Archivado desde el original el 15 de julio de 2014. Consultado el 29 de agosto de 2013. 
  7. a b c d Ver here Archivado el 1 de diciembre de 2016 en Wayback Machine. y pages 47-49 Archivado el 1 de diciembre de 2016 en Wayback Machine. para conocer los puntos de vista sobre lo que constituye la pérdida de la virginidad y, por tanto, las relaciones sexuales u otra actividad sexual; la fuente analiza cómo los individuos homosexuales y lesbianas definen la pérdida de la virginidad, y cómo la mayoría de los investigadores y heterosexuales definen la pérdida de la virginidad/"virginidad técnica" por el hecho de que una persona haya mantenido relaciones sexuales pene-vaginales. Laura M. Carpenter (2005). archive.org/web/20210428003620/https://books.google.com/books?id=pXXZn_qSoDoC Pérdida de la virginidad: Un retrato íntimo de las primeras experiencias sexuales. NYU Press. pp. 295 páginas. ISBN 978-0-8147-1652-6. Archivado desde el original el 28 de abril de 2021. Consultado el 9 de octubre de 2011. 
  8. a b Bryan Strong; Christine DeVault; Theodore F. Cohen (2010). The Marriage and Family Experience: La relación íntima en una sociedad cambiante. Cengage Learning. p. 186. ISBN 978-0-534-62425-5. Archivado desde el original el 24 de julio de 2020. Consultado el 8 de octubre de 2011. «La mayoría de la gente está de acuerdo en que mantenemos la virginidad mientras nos abstengamos de mantener relaciones sexuales (vaginales). Sin embargo, a veces oímos hablar de "virginidad técnica" [...] Los datos indican que "una proporción muy significativa de adolescentes ha tenido experiencia con el sexo oral, aunque no haya tenido relaciones sexuales, y puede considerarse a sí misma como virgen" [...] Otras investigaciones, especialmente las que estudian la pérdida de la virginidad, informan de que el 35% de las personas vírgenes, definidas como personas que nunca han mantenido relaciones sexuales vaginales, han practicado sin embargo una o más formas de actividad sexual heterosexual (por ejemplo, sexo oral, sexo anal o masturbación mutua). » 
  9. a b Sonya S. Brady; Bonnie L. Halpern-Felsher (2007). «Consecuencias informadas por los adolescentes de tener sexo oral frente a sexo vaginal». Pediatrics 119 (2): 229-236. PMID 17272611. S2CID 17998160. doi:10.1542/peds.2006-1727. 
  10. a b Blank, Hanne. Virgen: La historia intacta. Bloomsbury Publishing USA=year=2008. p. 253. ISBN 978-1-59691-011-9. Archivado desde el original el 23 de diciembre de 2021. Consultado el 8 de octubre de 2011. 
  11. Janice Zarro Brodman. Sex Rules!: Astonishing Sexual Practices and Gender Roles Around the World. (2017) 282 pag. ISBN 1633535932, ISBN 9781633535930
  12. «Cómo se transmite el VIH por vía Sexual / Cruz Roja Española / Información general sobre el VIH/Sida». Consultado el 2009. 
  13. «Oral Sex». BBC Advice. BBC. Archivado desde el original el 12 de noviembre de 2010. 
  14. a b «Irrumation». Sacred-texts.com. Archivado desde el original el 14 de mayo de 2011. Consultado el April 3, 2011. 
  15. Julie Coleman, "Love, sex, and marriage: a historical thesaurus", Rodopi, 1999, ISBN 90-420-0433-9, p.214
  16. http://www.cosmohispano.com/zonas-erogenas-del-hombre-las-mas-sexys
  17. Ken Plummer (2002). Routledge, ed. Modern Homosexualities: Fragmentos de experiencias lesbianas y gays. pp. 1920-1921. ISBN 978-1134922420. Archivado desde el original el 12 de enero de 2016. Consultado el 24 de agosto de 2013. «La construcción social del "sexo" como coito vaginal afecta a la forma en que otras formas de actividad sexual se evalúan como sexualmente satisfactorias o excitantes; en algunos casos, si una actividad es vista como un acto sexual en absoluto. Por ejemplo, a menos que una mujer haya sido penetrada por el pene de un hombre, sigue siendo técnicamente virgen aunque haya tenido mucha experiencia sexual. » 
  18. Jayson, Sharon (19 de octubre de 2005). «'Virginidad técnica' se convierte en parte de la ecuación de los adolescentes». USA Today. Archivado desde htm el original el 28 de abril de 2011. Consultado el 7 de agosto de 2009. 
  19. «Sexo oral y riesgo de VIH». Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). junio de 2009. Archivado desde cdc.gov/hiv/resources/Factsheets/pdf/oralsex.pdf el original el 10 de mayo de 2013. Consultado el 30 de agosto de 2013. 
  20. Joseph Gross, Michael (2003). google.com/books?id=eWQEAAAAMBAJ&pg=PA44 «Like a Virgin». The Advocate (Here Publishing). pp. 44-45. 0001-8996. Archivado desde el original el 3 de mayo de 2021. Consultado el 13 de marzo de 2011. 
  21. Karen Bouris (1995). La primera vez: lo que los padres y las adolescentes deben saber sobre la "pérdida de la virginidad". Conari Press. pp. 133-134. ISBN 978-0-943233-93-2. Archivado desde google.com/books?id=Id5MVeH_3BoC&pg=PA133 el original el 2 de junio de 2021. Consultado el 5 de agosto de 2020. 
  22. "The History of Fellatio" Archivado el 24 de mayo de 2006 en Wayback Machine., Salon.com, 22 de mayo de 2000.
  23. «Irrumación». Sacred-texts.com. Archivado desde el original el 14 de mayo de 2011. Consultado el 3 de abril de 2011. 
  24. Octavio Paz (1969) Conjunciones y disyunciones; trans. Helen R. Lane. Londres: Wildwood House; p. 97
  25. Lemonick, Michael D., "A Teen Twist on Sex", Time, New York, September 19, 2005.
  26. Buschmiller, Rev. Robert. archive.org/web/20170206194539/http://www.presentationministries.com/publications/OralSex. asp «Sexo oral en el matrimonio». Presentation Ministries. Archivado desde el original el 6 de febrero de 2017. Consultado el 22 de noviembre de 2018. 
  27. a b Pina-Cabral, Joao de (1992). «Violencia domesticada: El simbolismo genital es la cultura popular portuguesa». Man. N.S 28 (1): 101-120. JSTOR 2804438. doi:10.2307/2804438. 
  28. Belge, Kathy. «¿A todas las lesbianas les gusta el sexo oral?». About. com. Archivado desde el original el 9 de febrero de 2012. Consultado el 3 de junio de 2012. 
  29. Naomi B. McCormick (1994). archive.org/web/20220125035509/https://books.google.com/books?id=YChLzwGS_O8C&q=Not+all+lesbians+like+oral+sex&pg=PA207 Salvación sexual: Afirmando los derechos y los placeres sexuales de las mujeres. Greenwood Publishing Group. p. 207. ISBN 978-0-275-94359-2. Archivado desde el original el 25 de enero de 2022. Consultado el 18 de abril de 2012. 
  30. a b c Ginny Vida, Karol D. Lightner, Tanya Viger (2010). archive.org/web/20220125035509/https://books.google.com/books?id=SYxivruAN34C&q=Not+all+lesbians+like+oral+sex&pg=PA74 The New Our Right to Love: Un libro de recursos para lesbianas. Simon and Schuster. p. 74. ISBN 978-0-684-80682-2. Archivado desde el original el 25 de enero de 2022. Consultado el 18 de abril de 2012. 
  31. a b Jerry J. J. Bigner; Joseph L. L. Wetchler (2012). Handbook of LGBT-Affirmative Couple and Family Therapy. Routledge. p. 102. ISBN 978-1-136-34032-1. Consultado el 18 April 2012. 

Enlaces externos[editar]