Abstinencia sexual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La abstinencia o continencia[1]sexual es un comportamiento que consiste en privarse de algunos o todos los aspectos de la actividad sexual por voluntad propia o ajena. La abstinencia por voluntad propia incluye razones religiosas, morales, filosóficas, anticonceptivas o psicológicas. La abstinencia por voluntad ajena incluye razones médicas, legales, económicas o sociales.

El término[editar]

Las palabras abstinencia sexual, celibato y asexualidad a menudo se confunden pero tienen significados diferentes.
La abstinencia sexual, también conocida como la continencia,[2]​ se refiere a abstenerse de toda actividad sexual, a veces durante un período limitado de tiempo.[3]
El celibato es un comportamiento frecuentemente motivado por factores como las creencias personales o religiosas de una persona. Para Gabrielle Brown «la abstinencia es una respuesta en el exterior de lo que está pasando, y el celibato es una respuesta desde el interior».[4]​ De acuerdo con esta definición, el celibato es algo más que no tener relaciones sexuales. Es más intencional que la abstinencia y su objetivo es el crecimiento personal. Esta perspectiva sobre el celibato es compartida por diversos autores, entre ellos Elizabeth Abbott, Wendy Keller y Wendy Shalit.[5]

Método anticonceptivo[editar]

La abstinencia sexual es el método más efectivo contra los embarazos no deseados y la propagación de las infecciones de transmisión sexual.[6]​ En 2004 la revista The Lancet publicó un artículo donde apostaba por educar a los jóvenes de manera que retrasasen las relaciones sexuales como la manera más efectiva contra la propagación del sida teniendo en cuenta que los preservativos disminuyen el riesgo de infección pero nunca lo eliminan. Llamó esta estrategia para priorizar los elementos de la lucha contra la sida con las letras ABC, que en inglés son las iniciales de abstinencia, fidelidad y preservativo.[7]​ Desde ese momento, diversas administraciones públicas la han promovido. Algunos estudios, concluyen que sería efectiva una apuesta más decidida de las administraciones en este sentido.[8]​ Un de los problemas con el que se han encontrado los impulsores de estas políticas es la dificultad de cambiar los comportamientos de los jóvenes.[9]

Estados Unidos

La Estrategia Nacional de lucha contra el sida, aprobada por la administración de Barack Obama en Estados Unidos en julio de 2010, afirma que «es importante facilitar el acceso a una educación sanitaria que se basa en los beneficios de la abstinencia y de retardar o limitar la actividad sexual, garantizando al mismo tiempo que los jóvenes que toman la decisión de ser sexualmente activos tienen la información que necesitan para tomar medidas para protegerse ellos mismos».[10]​ Con anterioridad en Estados Unidos ha habido iniciativas similares de otros gobiernos que han sido efectivos[11]​ y por eso han tenido continuidad.[12]

Europa

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa lo incluyó el 28 de enero de 2012 en la Recomendación 1959 de Políticas de cuidados preventivos de salud a los estados miembros. Entre las 25 directivas para proteger la salud de los europeos, en el apartado 9.5 recomienda «promover una educación sexual integral de la salud, incluida la abstinencia, para prevenir la propagación de enfermedades de transmisión sexual».[13]

Uganda

Después de la aplicación de políticas basadas en la estrategia ABC, entre 1990 y 2001, Uganda redujo la tasa de infección de sida a un 10%, del 15% al 5%.[14]​ En 2004 el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, aseguró que la tasa de contagios seguía cayendo gracias a la campaña de promoción de la abstinencia sexual y a la fidelidad.[15]

Referencias[editar]

  1. Gran Enciclopèdia Catalana (ed.). «Continència». Enciclopedia.cat. Consultado el 24 de septiembre de 2013.  (en catalán)
  2. Melody, John (1913). "Continence", Catholic Encyclopedia. New York: Robert Appleton Company. 
  3. Cardinal Roberti, H. E. (1962). Abstinence and Continence al Dictionary of Moral Theology. London: Burns & Oates Publishers of the Holy See. 
  4. Brown, Gabrielle (1989). The New Celibacy: A Journey to Love, Intimacy, and Good Health in a New Age. New York: McGraw-Hill. 
  5. Shalit, Wendy (2012). Retorno al pudor. Madrid: Rialp. ISBN 9788432139635. 
  6. Ruiz, Rebeca (27 de marzo de 2013). «Abstinencia sexual, una renuncia voluntaria». EFE Salud. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  7. Halperin, Steiner, Cassel, D.,M.,M. (2004). «The time has come for common ground on preventing sexual transmission of HIV». The Lancet (364): 1913-1915. 
  8. López del Burgo, Cristina (diciembre de 2008). «Prevención equitativa del sida». AE Bioetica. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  9. «La abstinencia sexual no funciona entre los jóvenes». 20 minutos. 5 de enero de 2009. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  10. «The White House Office of National AIDS Policy». The White House. 13 de julio de 2010. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  11. «La estrategia de la abstinencia da resultado en EE.UU.». Aceprensa. 7 de mayo de 2008. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  12. «El Congreso de EE.UU. renueva la financiación del plan contra el sida en África». Aceprensa. 4 de marzo de 2008. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  13. Assemblea Parlamentària - 2011 (ed.). «Preventive health care policies in the Council of Europe member states». Consell d'Europa. Archivado desde el original el 26 de septiembre de 2013. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  14. Lantigua, Isabel F (25 de septiembre de 2006). «Abstención y condones contra el sida en Uganda». El Mundo. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  15. «Uganda asegura haber reducido los contagios gracias a una campaña pro abstinencia». El País. 12 de julio de 2004. Consultado el 24 de septiembre de 2013.