Señor oscuro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Señor Oscuro»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Señor oscuro (o también maestro oscuro) es un nombre frecuentemente usado en ficción para referirse a un poderoso villano rodeado de secuaces, especialmente cuando se cree que pronunciar su auténtico nombre trae mala suerte. Tales villanos suelen buscar el dominio o la destrucción del mundo, la galaxia o el universo; y en muchos casos se trata de seres que originalmente pertenecieron a las fuerzas del bien pero se corrompieron, usualmente como resultado de fricciones con el resto de las fuerzas del bien, por su propio poder, o a causa de eventos traumáticos, generalmente ocurridos en su infancia, siendo estos elementos el punto de quiebra para el cambio de lineamiento.

Contexto religioso y político[editar]

En el contexto de las «órdenes religiosas» (a diferencia de la literatura de entretenimiento) se refiere normalmente a Satán u otras entidades similares que ostentan el poder sobre criaturas diabólicas inferiores y buscan terminar con la tranquilidad y la vida de la gente, a veces trágicamente, y siempre maliciosamente.

Muchos de los clichés de los señores oscuros proceden de los estados totalitarios con propaganda e ideología fascistas o comunista. En un entorno moderno, son a veces dictadores megalómanos cuyos secuaces son representados con ropas similares a los uniformes de las tropas nazis, y la arquitectura es con frecuencia del estilo geométrico y modernista común en el Estalinismo.

Contexto fantástico y de ciencia ficción[editar]

Tolkien[editar]

En las novelas fantásticas los señores oscuros se convirtieron en un cliché tras el éxito de El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, novela central de su legendarium, donde ese señor oscuro es Sauron. El caso de Sauron también inició el hábito de que los personajes tengan demasiado miedo de llamar al «señor oscuro» por su nombre: los gondorianos de la Tierra Media tienen por norma no mencionar jamás el nombre de Sauron, porque temen que esto le atraiga, y siempre se refieren a él como «el enemigo» o «el enemigo sin nombre», incluso aunque saben que tiene un nombre. En el libro póstumo El Silmarillion, que trata la historia de Arda desde una perspectiva temporal y geográfica más amplia que El Señor de los Anillos, se revela que Sauron es el segundo señor oscuro, pues era el lugarteniente del primer señor oscuro, Morgoth, hasta la derrota de éste. Morgoth (a quien Gandalf define como: «el gran enemigo de quien Sauron no era más que un sirviente») llevó el mal original al mundo y creó a los orcos torturando y mutilando elfos. Además, los objetivos malignos de Morgoth y Sauron eran muy diferentes. Morgoth quería controlar o destruir la misma materia de Arda, mientras que Sauron deseaba dominar la voluntad de sus criaturas.

Sauron y Morgoth ostentan el título de «señor oscuro» y otros lo desean, como Saruman el Blanco, quien buscaba hacerse por todos los medios con el Anillo Único para quedarse con la mayor y mejor parte de la fuerza de Sauron. Galadriel supera el deseo de hacerse con el título de Sauron, y por este motivo y por sus servicios al Portador del Anillo, se le permite regresar al Oeste.

Siguiendo el ejemplo de Sauron, en el género fantástico los señores oscuros siempre son representados como criaturas inmensamente poderosas e implacablemente malvadas con una insaciable lujuria por el poder, con las que no se puede razonar ni negociar. La paz sólo puede ser restablecida con su destrucción definitiva. Los señores oscuros no se enfrentan directamente a los héroes; con frecuencia son dioses o demonios oscuros, moran en otras dimensiones o tienen una fortaleza oscura e inaccesible. Suelen confiar en una amplia y sombría red de siervos, que con frecuencia tiene una estructura extremadamente jerárquica.

Harry Potter[editar]

Otro señor oscuro es Lord Voldemort, de la serie de libros de Harry Potter, de J. K. Rowling: busca el poder, la inmortalidad y no duda en destruir a quienes se encuentren a su paso. Se evita mencionar su nombre en cualquier contexto, refiriéndose a él como «El Señor Tenebroso», «Quien-tú-sabes» o «El-que-no-debe-ser-nombrado» y tiene un grupo de seguidores (los Mortífagos) a su entera disposición. En el último libro los Mortífagos usan un hechizo que detecta a todo aquel que pronuncie la palabra «Voldemort». A diferencia de algunos, él nunca perteneció al lado del bien, su padre abandonó a su madre cuando él se enteró de que ella era una bruja, y la misma murió el día del parto de Voldemort, nacido como Tom Marvolo Riddle (Tom Sorvolo Ryddle en la edición en español), el 31 de diciembre de 1926, criándose en un orfanato muggle hasta que fue llamado a el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Siempre tuvo un odio irracional hacia su padre por abandonarlo, y a todos los muggles y magos descendientes de ellos en general. Asesinó a toda su familia muggle, eliminando así esa parte de su vida, y considerándose «sangre pura». Siempre exhibió conductas de crueldad, sadismo, manipulación, prepotencia y megalomanía. Fue un alumno ejemplar en el Colegio Hogwarts, obteniendo excelentes calificaciones y todo tipo de títulos y honores. Era un gran conocedor de magia, probablemente «el mago con más conocimientos sobre magia que cualquier otro», según el propio Albus Dumbledore, excelente duelista, invencible para cualquier mago, experto en legeremancia, el arte de leer la mente, junto con Dumbledore y Severus Snape, por lo que era casi imposible mentirle. Al ser descendiente de Salazar Slytherin, hablaba pársel, la lengua de las serpientes, habilidad que casi ningún mago poseía, sólo los descendientes de Salazar, hablante de esta lengua, y, al ser él el último, era, probablemente, el único que hablaba esta lengua, aparte de Harry Potter, a quien le transfirió esta habilidad accidentalmente. Fue un gran maestro en la magia oscura, fue catalogado como «el mago oscuro más peligroso de todos los tiempos», y muestra de su habilidad, es que fue capaz de dividir su alma en siete partes y crear siete horrocruxes, aunque uno (Harry Potter), fue accidental y no estaba consciente de su existencia.

También, previo a Voldemort, destaca Gellert Grindelwald, un mago oscuro que también buscaba el poder y gobernar sobre los muggles al considerarlos indignos al no poseer magia; al contrario que Voldemort, cuyo fin último era la inmortalidad, Grindelwald buscaba eliminar el Estatuto Internacional del Secreto para subyugar a los muggles, además de encontrar las tres Reliquias de la Muerte y convertirse así en el señor de la muerte, levantándose sobre los demás como el mago más poderoso del mundo. Sin embargo fue derrotado en un duelo por Albus Dumbledore y sentenciado a cadena perpetua en Nurmengard hasta su muerte por el propio Voldemort.

Star Wars[editar]

En la serie de Star Wars, Darth Vader y su maestro el emperador Palpatine son señores oscuros. Cuando aún no estaba confirmada la existencia de Darth Sidious (seudónimo de Palpatine), Mace Windu se refiere a él como «el señor oscuro de los Sith». En el «universo expandido» de la serie se mencionan muchos más de estos maestros del Lado Oscuro. En la trilogía de las precuelas se presentan también a los aprendices de Palpatine, Darth Maul y Darth Tyranus.

Aunque parezca trivial, también se debería mencionar la similitud entre la palabra «darth» (que es un arcaísmo equivalente a «in») y la palabra «dark» (que significa ‘negro’, ‘oscuro’, ‘neblinoso’).

Eragon[editar]

En la serie de novelas de Christopher Paolini también aparece un señor oscuro, personificado como Galbatorix, que tiene un comienzo similar a Darth Vader, pero no se menciona la existencia de un poder maligno superior. A diferencia de otros, los personajes en Alagaësia sí dicen el nombre completo y verdadero de Galbatorix.

Otros[editar]

El siniestro Doctor Mortis, personaje creado por el guionista chileno Juan Marino Cabello para el medio radial en la década de 1940, y que a partir de 1966 fue publicado por diversas editoriales chilenas en forma de historieta con repercusión en los países circundantes. El Doctor Mortis es un supervillano ubicuo y multifacético, un demonio encarnado, que se presentaba como un vampiro humano indestructible con poder sobre los elementos y los muertos, con una legión de cofrades, y cuyo objetivo final era sojuzgar a la humanidad e instaurar una especie de reino de los muertos.

En la película La Aldea (The Village), de M. Night Shyamalan, los aldeanos viven atemorizados por unos seres a los que se refieren como «los innombrables».

Véase también[editar]