Sancho Alfónsez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miniatura medieval que representa a Alfonso VI el Bravo, rey de Castilla y León.

Sancho Alfónsez (c. 1093 - Batalla de Uclés, 30 de mayo de 1108).[1] Infante heredero de los reinos de León, Castilla y Galicia. Fue hijo de Alfonso VI de León y de la mora Zaida, quien después de ser bautizada tomó el nombre cristiano de Isabel, Helysabeth en las crónicas. Fue nuera de Al-Mu'tamid de Sevilla,[2] al estar casada con Fath al-Mamun (hijo de Al-Mu'tamid)[3] que era gobernador de Córdoba cuando la tomaron los almorávides el 27 de marzo de 1091.

Nacimiento[editar]

No hay acuerdo entre los diversos historiadores sobre su fecha de nacimiento. El año 1093 es el más probable y el más antiguo posible, pues su madre Zaida llegó a la corte de Alfonso VI probablemente en 1090 como garantía del cumplimiento de un pacto.[2]

Zaida llega a Toledo huyendo desde Almodóvar del Río (Córdoba) llevando consigo parte del tesoro real y una carta de su suegro Al-Mu'tamid para solicitar auxilio a Alfonso VI. En Toledo se entera de la muerte de su marido Fath al-Mamun fallecido el 27 de marzo de 1091 y de la conquista de Sevilla por los almorávides en septiembre del mismo año.

Lo más probable es que las relaciones entre el rey y Zaida comenzaran pronto y fruto de ellas nació Sancho. Retrasar su nacimiento hasta 1097, sabiendo que nació en torno al 12 de septiembre, supone que en el momento de la batalla de Uclés (1108) sólo tendría 10 años, lo cual no es nada probable y más si tenemos en cuenta que su padre ya le había encomendado el gobierno de la ciudad de Toledo, probablemente porque ya tuviera la edad de 14 años, según lo cual nacería en 1094.

Heredero del trono leonés[editar]

Aunque nació de la relación que mantuvieron sus padres, no se sabe si antes o después de la muerte de la reina Constanza, algunos historiadores opinan que no llegaron a contraer matrimonio, mientras que otros, Gonzalo Martínez Diez, por ejemplo, opina que casaron en 1100 quedando Sancho legitimado por dicho matrimonio y declarado heredero de los reinos cristianos.[4]

El "quirógrafo de la moneda" (1107), que es el último diploma donde suscribe el infante, aporta el dato de que su padre le había encomendado el gobierno de Toledo.

Defunción del infante Sancho[editar]

Las crónicas nos ofrecen diversas versiones sobre su muerte en la batalla de Uclés el 30 de mayo de 1108. Para unos, como Rodrigo Jiménez de Rada, en su obra De rerum hispaniae, murió en el campo de batalla junto a su ayo García Ordóñez. Para la Primera Crónica General de España de Alfonso X, murió en el lugar conocido como Siete Condes o Sicuendez, cuando escapaba de la batalla. Según la crónica árabe Nazm al-Yuman de Ibn al-Qatan murió, después de la batalla, al pretender refugiarse en el castillo de Belinchón (Cuenca). Gonzalo Martínez Diez señala que la versión de Jiménez de Rada es juglaresca y legendaria, y «de nulo valor histórico», a la luz de otra fuente árabe, que confirmaría la versión de Ibn al-Qatan, la Carta oficial de Tamim destinada a su hermano, el emir Alí ibn Yusuf, donde no se menciona en el recuento in situ de las bajas al infante real, pero sí a García Ordóñez, con lo que el heredero Sancho no habría fallecido en el campo de batalla. Por otra parte, Rodrigo Jiménez de Rada trata a Sancho como a un niño de corta edad, llamándolo parvulo, parvo y puer, cuando el infante ya tendría alrededor de quince años, edad mínima para que le fuera encomendado el dominio de Toledo, como reflejan las fuentes coetáneas.[5]

No se conoce con certeza la edad que tenía cuando murió. Según Évariste Levi-Provençal, parece que tenía 14 años y 8 meses, nacido alrededor de 1093 cuando sus padres mantuvieron relaciones. Menéndez Pidal y otros historiadores dicen que debió nacer hacia 1097 y que en el momento de la batalla sólo tendría unos 10 años. Su prematura muerte aceleró el fin de su padre, quien carecía de más hijos varones. Alfonso VI murió el 30 de mayo de 1108.[1]

Relato novelado de su muerte según Rodrigo Jiménez de Rada[editar]

El arzobispo de Toledo, en su obra De rerum hispaniae ofrece el siguiente relato novelado sobre su muerte en la batalla de Uclés, relato que copia con ligeras variantes la Primera Crónica General de España de Alfonso X.

Y como fuera gravemente herido el caballo que montaba el infante Sancho, dijo (éste) al conde: “Ayo, ayo, han herido el caballo que monto”. Le contestó el conde: “No te muevas, porque si no te herirán a ti”. Y al punto se desplomó el caballo que había sido alcanzado y, al arrastrar consigo al hijo del rey, se apeó el conde y parapetó como pudo al niño entre él y su escudo, mientras la muerte le apremiaba por todas partes. Él, valiente como era, no sólo protegía al niño con el escudo, sino que repelía los ataques que llovían de todos lados, pero, al serle cercenado un pie de un tajo, no pudo aguantar más y cayó sobre el niño para morir él antes que el niño...Una vez que los condes y nobles que habían salido con vida del combate llegaron a Toledo y se presentaron ante el rey con los rostros abatidos, el rey, sobrecogido por un dolor indescriptible, les habló así: “Dónde está mi hijo, la alegría de mi vida, el consuelo de mi vejez, mi único heredero?” Le respondió el conde Gómez: “No nos encomendasteis a nosotros el hijo por el que preguntáis”. El rey le dijo: “Aunque lo encomendé a otro, también os hice a vosotros responsables del combate y de su seguridad; y el que estaba especialmente encargado de ésta luchó, fue herido y murió encima de él; vosotros en cambio, que abandonasteis a mi hijo, ¿cómo os atrevéis a venir?

Sepultura del infante Sancho Alfónsez[editar]

Después de su fallecimiento en la Batalla de Uclés, en 1108, el cadáver del infante Sancho fue conducido a la localidad leonesa de Sahagún, donde fue sepultado en el Monasterio de San Benito de Sahagún.[6]

Los restos del infante, que no se conservan en la actualidad, debido a los incendios, saqueos y profanaciones que sufrió el monasterio de San Benito, fueron enterrados, cerca de sus padres, bajo una lápida, en la que fue esculpida una inscripción latina, que traducida al castellano viene a decir:

Sancho, hijo del rey Don Alfonso VI. Por mandato de su padre, vino traído acá desde la villa de Uclés, donde peleando contra los Moros murió infaustamente, año 1108.

Homenaje[editar]

En Uclés desde el año 2008 y con motivo del IX Centenario de la Batalla de Uclés hay una calle con el nombre del infante Sancho.

Notas[editar]

  1. a b Martínez Diez (2003), pp. 150-154.
  2. a b Pallares, M.ª del Carmen y Portela, Ermelindo La reina Urraca Editorial Nerea, S.A. 2006. ISBN 84-96431-18-5 página 20
  3. Julio Porres Martín-Cleto, «La llamada dote de la mora Zaida», Tulaytula: Revista de la Asociación de Amigos del Toledo Islámico, n.º 3, 1998, pág. 33, ISSN 1575-653X.
  4. Martínez Diez (2003), p. 121.
  5. Martínez Díez (2003), pp. 153-154.
  6. Del Arco y Garay, Ricardo (1954). «XIII». En Instituto Jerónimo Zurita. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Sepulcros de la Casa Real de Castilla. Madrid. p. 192. 

Bibliografía[editar]

  • AYUNTAMIENTO DE UCLÉS. La batalla de Uclés (1108) contra los almorávides, 2008.
  • ARCO Y GARAY, Ricardo del (1954). Instituto Jerónimo Zurita. Consejo Superior de Investigaciones Científicas., ed. Sepulcros de la Casa Real de Castilla. Madrid. 
  • FLÓREZ, Enrique. Memorias de las Reynas catholicas, Historia Genealógica de la Casa Real de Castilla y de León.
  • LEVI-PROVENÇAL. "La mora Zaida, femme d´Alphonse VI et leur fils l´infant D. Sancho". En Hesperis, 1934.
  • MARTÍNEZ DIEZ, Gonzalo (2003). Alfonso VI: señor del Cid, conquistador de Toledo. Madrid: Temas de Hoy (Historia). ISBN 978-84-8460-251-4. 
  • SAIZ ORDOÑO, Agrimiro. Zaida, ¿princesa y concubina? Ediciones Aldebarán, Cuenca, 2010.
  • SALAS PARRILLA, Miguel. Uclés en la historia, 2007.
  • SALAS PARRILLA, Miguel. Capítulo "Sáncho Alfónsez" en el libro colectivo La batalla de Uclés (1108) contra los almorávides. Ayuntamiento de Uclés, 2008.

Véase también[editar]