Rastro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rastro en La Haya, Países Bajos.

El término rastro o rastrillo hace mención a un mercado que se instala en días señalados, generalmente al aire libre, que vende productos a menor precio del normal. Los rastros se sitúan en lugares públicos o cedidos por el ayuntamiento como plazas, avenidas, aparcamientos, etc. A diferencia de los mercadillos, que suelen vender ropa y comida, los rastros se suelen dedicar al comercio de productos antiguos o de segunda mano tales como muebles, libros, sellos, objetos de coleccionismo, etc.

Origen del término[editar]

El más popular de los celebrados en España es El Rastro de Madrid[cita requerida] que tiene lugar todos los domingos por la mañana en las proximidades de la Plaza Mayor (Metro La Latina), alrededor de la Ribera de Curtidores, es decir, en el Rastro, origen del nombre.

Rastros benéficos[editar]

El término rastro o rastrillo también se refiere a mercadillos benéficos. Estos mercados suelen tener lugar con periodicidad anual, se celebran en una fecha determinada y con un objetivo concreto. Durante unos días —máximo una semana— se ponen a la venta productos nuevos o usados donados por particulares, fabricantes o comercios que se han ido acumulando a lo largo del año. Las secciones más populares de los rastros son textil, ropa infantil, juguetes, libros o menaje del hogar. Generalmente, tampoco falta el bar o restaurante en el que se sirven productos cedidos por establecimientos de la localidad.

La recaudación se destina a determinada organización social u obras benéficas. Las personas allí ocupadas no son profesionales, sino voluntarias y hacen el trabajo gratuitamente. Los rastros o rastrillos benéficos suelen precederse de una campaña de publicidad en prensa y radio apoyada por carteles que se colocan por la localidad. Para aumentar su atractivo, en ocasiones, acogen la presencia (bien como visitantes, bien como trabajadores) de personajes populares de la comunidad.

Otros usos[editar]

Otro uso del término rastrillo se da cuando una familia cambia de ciudad o país y vende sus posesiones para no hacer mudanza. En este caso sería más correcto usar el término almoneda.

Véase también[editar]