Plaza de Cascorro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 40°24′38.76″N 3°42′26.12″O / 40.4107667, -3.7072556

Estatua de Eloy Gonzalo

La plaza de Cascorro es una plaza de Madrid que dedica su nombre a los héroes de la guerra de Cuba que defendieron la localidad cubana de Cascorro como el soldado Eloy Gonzalo y el soldado Carlos Climent Garcés.[1]​ La plaza se encuentra ubicada en uno de los puntos más populares del Rastro de Madrid, en el barrio de La Latina. Se encuentra ubicada al final de la calle de los Estudios y da paso a la Ribera de Curtidores.

Historia[editar]

El espacio era desde sus inicios un lugar abierto dedicado al sacrificio de animales que iría a parar a la vecina plaza de la Cebada. La plaza existía anteriormente al siglo XX y se denominaba plazuela del Duque de Alba, posteriormente como plaza de Nicolás Salmerón (dedicada al político y filósofo Nicolás Salmerón). Fue cuando Alfonso XIII erige una estatua en honor de los héroes de Cascorro que la plaza, que también se denominaba popularmente plaza del Rastro, adquiere el nombre popular de plaza de Cascorro (se aceptó oficialmente este nombre posteriormente en 1941).[2]

La Estatua de Eloy Gonzalo[editar]

La estatua se encuentra en la plaza de Cascorro de Madrid y fue realizada en bronce por el escultor Aniceto Marinas (1866–1953) y el pedestal por el arquitecto José López Sallaberry. Fue inaugurada el 5 de junio de 1902 como un homenaje al héroe cuidado durante su infancia en la Real Inclusa de Madrid. Representa a uno de los héroes de la guerra hispano-estadounidense en Cuba, Eloy Gonzalo. Pues aunque este soldado madrileño ha pasado a la historia como "el héroe de Cascorro". En el año 1896, realizó la arriesgada hazaña de ir él solo, con una lata de petróleo, a prender fuego al paraje donde estaban unos defensores de la independencia cubana. En la estatua Eloy aparece con el torso rodeado de una cuerda.

Pero lo cierto es que en realidad hubo otros héroes en esa batalla, a los que el coronel Sesina les calificó sus actos como heroicos, como por ejemplo los del soldado Carlos Climent Garcés quién salvó las vidas de sus compañeros heridos llevándolos a la enfermería en medio de los ataques del poblado de Cascorro. Aunque este soldado valenciano ha pasado a la historia más desapercibido que su compañero.

Referencias[editar]

  1. Jiménez, Margarita (1977). Ábaco, ed. Madrid en sus Plazas, Parques y Jardines (primera edición). Madrid. p. 109. ISBN 84-85226-09-7. 
  2. Santana Rodríguez, Rafael (1997). Las Palmas de Gran Canaria : Sanro, ed. Historia del Rastro de Madrid (primera edición). ISBN 84-88743-07-6. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]