Qartayannat al-Halfa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Qartayannat al-Halfa
Ciudad de al-Ándalus

Flag of None.svg
Bandera
Coats of arms of None.svg
Escudo

Ceramica islamica cartagena.jpg
Ubicación de Qartayannat al-Halfa
Datos generales
Entidad Ciudad
Subdivisiones Xarq al-Ándalus
Idioma Idioma principal: árabe
Idiomas minoritarios: hebreo, mozárabe
Eventos históricos
Habitantes Andalusíes
Fundación 711
Desaparición 1245
Administración
Correspondencia actual BanderaCartagena.png Cartagena, Región de Murcia (España)
La linterna del parque Torres.
Jarra pintada al manganeso (s. XIII).

Qartayanna o Qartayannat al-Halfa fue la denominación que recibió la ciudad española de Cartagena durante el período de dominación musulmana de la península ibérica, desde los años de la invasión en el siglo VIII a la conquista castellana en 1245.

Etimología[editar]

El topónimo Qartayannat (árabe: قرطجانة, Qarṭaǧānatu) deriva de la denominación latina Carthago Nova, a través de una forma tardía del acusativo Carthaginem. El epíteto al-Halfa («la del esparto») hace referencia al trabajo del esparto que se realizaba en la ciudad, ya destacado por los bizantinos al llamarla Carthago Spartaria, y servía además para distinguirla de otras poblaciones con el mismo nombre como Qartayannat al-Yazira (Carteia, San Roque) y Qartayannat Ifriqiya (Cartago).[1]

Historia[editar]

Durante mucho tiempo se había pensado que durante la etapa andalusí, Cartagena había quedado reducida a una minúscula aldea de pescadores. Sin embargo, numerosas referencias literarias en fuentes árabes y las últimas excavaciones arqueológicas están cambiando esta visión sobre la Cartagena árabe.

La descripción tradicional de la Cartagena islámica como casi un despoblado se fundamenta en su exclusión de la lista de ciudades sujetas al Pacto de Tudmir de 713, que ha sido justificada por los estudiosos aludiendo a una irrelevancia respecto a otros núcleos urbanos, a que ya hubiera sido conquistada por las armas o a que formara parte de los dominios de la monarquía visigoda y no del duque Teodomiro.[2][3]​ Con todo, parece que Cartagena quedó de alguna forma integrada en las dependencias del duque, como demuestra el viaje que éste realizó hasta Damasco para reclamar ante el califa Hisham a causa de la injerencia del valí Abd al-Malik ibn Qatan, que en 733 había ocupado Qartayannat por la fuerza.[4]​ La sentencia del califa obligó no sólo a la retirada de Abd al-Malik, sino que además significó su destitución y encarcelamiento.[5]​ En cuanto al tratado de 713, la fecha del final de su vigencia es objeto de debate entre los investigadores, pero es generalmente aceptado que hacia finales del siglo VIII había dejado de tener validez.[6]

Parece que a partir del siglo X, periodo en el que el historiador eclesiástico Enrique Flórez recoge en su España sagrada la existencia de un obispo católico llamado Juan,[7]​ la ciudad experimentó una lenta recuperación favorecida por la incipiente pujanza mercantil de la vecina Mursiyya (fundada circa 825) y la actividad militar de las atarazanas durante el Emirato,[2][8]​ gracias a la cual pudo contar con una mezquita y una alcazaba fortificada sobre el actual cerro de la Concepción. En este sentido, son varios los geógrafos y viajeros que dan testimonio de la revitalización de la villa, como Ibn Hawqal, al-Udri o al-Idrisi, quien relata:

Cartagena es el fondeadero obligado de la ciudad de Murcia. Es una ciudad antigua que data de tiempos remotos. Su puerto sirve de refugio para los navíos grandes y pequeños, es [una ciudad] atractiva y llena de recursos.

Al-Idrisi, Kitab Ruyar.[9]

A los vestigios materiales ya conocidos, como la linterna del parque Torres o la maqabriya (lápida prismática) tunecina del Museo Arqueológico Municipal,[10]​ se han sumado en los últimos tiempos los restos de viviendas del siglo XII que aparecieron en las excavaciones del teatro romano,[9]​ y diversos enterramientos se han encontrado en las actuales calles Cuatro Santos, Jara y Soledad, bajo las que se ubicaba la maqbara.[11]​ Se tiene asimismo constancia documental y numismática de una ceca de plata operativa en época almohade,[1]​ y de una judería.[12]

El siglo XIII vio el nacimiento en Cartagena de Hazim al-Qartayanni (1211-1284), autor de la Qasida al-Maqsura, una de las obras magnas de la poesía árabe andalusí, así como la caída de la ciudad en manos cristianas. En 1243, el emir Ibn Hud al-Dawla había aceptado con el Tratado de Alcaraz la rendición de vasallaje de la Taifa de Murcia a la Corona de Castilla, pacto que no fue reconocido por el arráez de Qartayannat.[13]​ Ante esta insumisión, el infante Alfonso de Castilla ordenó, en nombre de su padre el rey Fernando III, el asedio de la plaza por las tropas terrestres del maestre Pelayo Pérez Correa y una flota cántabra al mando del almirante Roy García de Santander. La ciudad fue tomada en la primavera de 1245 y, al quedar fuera del tratado, se le concedió el Fuero de Córdoba.[14]

En los años siguientes, la población musulmana nativa, conocida ahora como mudéjar, comenzó una constante emigración hacia el reino nazarí de Granada o el Magreb, al tiempo que el aporte demográfico cristiano no despegaba debido a la inseguridad producida por la exposición ante la piratería berberisca desde el mar y las razias granadinas desde tierra. En 1264 estalló en Cartagena una insurrección mudéjar simultánea a las del resto del reino, controladas dos años después por tropas aragonesas y castellanas,[15]​ que significaría el éxodo definitivo de los hispanoárabes de la ciudad.

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. a b Vega Martín, Miguel (2006). «Qarṭaŷanna y Bāguh, cecas almohades, y la hipótesis de las acuñaciones conmemorativas». Al-Qantara (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). XXVII (1): 63-75. ISSN 0211-3589. 
  2. a b Gutiérrez Lloret, Sonia (1996). La cora de Tudmīr, de la Antigüedad tardía al mundo islámico: poblamiento y cultura material. Casa de Velázquez. p. 263. ISBN 978-84-868-3971-0. 
  3. García Antón, J. (1985). «Sobre los orígenes de Todmir». Antigüedad y cristianismo (Universidad de Murcia) (2): 378. ISSN 0214-7165. 
  4. Prat Ferrer, Juan José (2013). «Cronología medieval vista desde los reinos hispánicos 711-1517» (pdf). Academia.edu. p. 7. 
  5. Martos Rubio, Ana (2013). Breve historia de al-Ándalus. Ediciones Nowtilus. p. 108. ISBN 84-996-7476-3. 
  6. Gutiérrez Lloret, Sonia (1998). «Ciudades y conquista. El fin de las civitates visigodas y la génesis de las mudun islámicas del sureste de al-Andalus». En Cressier, Patrice; García-Arenal, Mercedes. Genèse de la ville islamique en al-Andalus et au Maghreb occidental. Casa de Velázquez. p. 150. ISBN 84-868-3989-0. 
  7. Flórez, Enrique (2003) [1753]. Lazcano, Rafael, ed. Iglesias sufragáneas antiguas de Sevilla. España sagrada 10. Guadarrama: Editorial Agustiniana. pp. 315-6. ISBN 84-957-4524-0. 
  8. Cortada, Juan (1841). Historia de España. Imprenta de Antoni Brusi. p. 248. 
  9. a b Ramallo Asensio, Sebastián F.; San Martín Moro, Pedro A.; Ruiza Valderas, Elena (1996). «Excavaciones arqueológicas en el teatro romano de Cartagena. Campaña de 1995» (pdf). ArqueoMurcia. 
  10. Martínez Enamorado, Virgilio (2009). «La mqābriyya "tunecina" del Museo Arqueológico de Cartagena». Mastia (Museo Arqueológico Municipal de Cartagena) (8): 131-137. ISSN 1579-3303. 
  11. Marín Baño, Carmen (1993). «Segunda intervención arqueológica en la calle Cuatro Santos nº17 de Cartagena» (pdf). ArqueoMurcia. 
  12. Ayaso Martínez, José Ramón (1997). «Los judíos en Cartagena en la Baja Edad Media». Miscelánea de estudios árabes y hebraicos. Sección de hebreo (Universidad de Granada) (46): 137-160. ISSN 1696-585X. 
  13. Rodríguez Llopis, Miguel (1997). Alfonso X: aportaciones de un rey castellano a la construcción de Europa. Editora Regional de Murcia. p. 180. ISBN 978-84-756-4196-6. 
  14. Cerdá Ruiz-Funes, Joaquín (1986). «En torno a los caballeros en los fueros de las ciudades del antiguo reino de Murcia». Liber amicorum: profesor don Ignacio de la Concha. Universidad de Oviedo. p. 142. ISBN 978-84-600-4217-4. 
  15. «Edad Media Cristiana». Historia de Cartagena. Región de Murcia Digital. 

Bibliografía[editar]