Plaza de Santo Domingo (Murcia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Plaza de Santo Domingo
MurciaEspaña
Iglesia de Santo Domingo, Capilla del Rosario y Arco de Santo Doming.jpg
Datos de la ruta
Nombre anterior Plaza del Mercado
Tipo Plaza Pública

La Plaza de Santo Domingo de Murcia (Región de Murcia, España) es una de los espacios urbanos más destacados de dicha ciudad española. Situada en el casco antiguo de la urbe, es una plaza peatonal desde su última reforma urbana. En ella se emplazan algunos de los edificios más representativos de Murcia.

Historia[editar]

Imagen de la Plaza de Santo Domingo, con la Casa Cerdá al fondo.

La Plaza de Santo Domingo también fue conocida con el nombre de Plaza del Mercado, debido a que en ella se llevaban a cabo actividades de compra venta que convertían a este espacio urbano en un auténtico centro de comercio, situado fuera de las murallas de la ciudad, en terrenos del arrabal de la Arrixaca.

Existen documentos que datan del año 1272 donde figura la existencia del Mercado de los Jueves y la Feria Anual que se llevaban a cabo en ella. Con este nombre perduró hasta el siglo XIX.[1]

La función de la plaza incluía el abastecimiento de sal para la ciudad y sus comarcas vecinas. El 4 de abril de 1476 la reina Isabel la Católica confirmó la concesión de la venta de sal a este mercado.

Años antes, en 1411, las predicaciones que San Vicente Ferrer realizó en la ciudad tuvieron lugar en esta plaza. Por este motivo, en la fachada de la Iglesia de Santo Domingo que da a la misma se encuentra la escultura del santo en actitud de predicar desde un falso balcón.

En el siglo XVII la plaza fue fortificada en su parte sur, la más cercana al centro de la ciudad. Desde 1685 el Mercado pasó a celebrarse en el Plano de San Francisco entre los meses de septiembre y marzo, mientras que el resto del año se continuó celebrando en Santo Domingo.

Esta plaza fue también un punto de reunión para celebrar los distintos eventos festivos más importantes de la ciudad. En ella se realizaban actividades como la Fiesta de Toros que posteriormente se acabó trasladando a la Plaza Camachos. Se usó también para algunas ejecuciones públicas en la horca como la del bandolero Jaime el Barbudo en 1824.

Ya en el siglo XX se diseñó una zona ajardinada en su interior, aunque fue en 1893 cuando se plantó el famoso y centenario ficus que hoy la adorna. Durante la Guerra Civil se construyó en ella un refugio antiaéreo, por eso se encontraba más elevada la zona central de la misma (esta zona desapareció en la última ordenación de la Plaza). Tras la contienda se colocó una cruz de los caídos sobre el jardín, que también fue eliminada con la remodelación llevada a cabo en 1998 y que fue obra del arquitecto Antonio González Serna, convirtiéndola en peatonal.

Fachada de la barroca Iglesia de Santo Domingo desde la Plaza.

Edificios de interés[editar]

A la Plaza de Santo Domingo se asoman algunos de los edificios más conocidos de la ciudad, comenzando por el antiguo conjunto monástico que le da nombre, la Iglesia de Santo Domingo y la contigua Capilla del Rosario, construcción de estilo barroco la primera (levantada entre los años 1722 y 1745) y del siglo XVI la segunda, con elementos renacentistas. La presencia de los monjes dominicos en este emplazamiento se remonta a tiempos medievales.

A pesar de que la Iglesia es la que da nombre a este espacio la fachada principal de la misma da realmente a la cercana Plaza Julian Romea. La monumental fachada que da a la Plaza de Santo Domingo se pensó por tanto más como un telón para un importante espacio urbano en un momento de expansión económica para la ciudad como fue el siglo XVIII

Un elemento inconfundible de la plaza es el Arco de Santo Domingo. El Arco de Santo Domingo comunica el Palacio Almodóvar con la Capilla del Rosario sobre la calle del mismo nombre. En 1982 el conjunto formado por el Arco, la Iglesia y la Capilla fueron declarados BIC.[2]

El Palacio Almodóvar es un edificio de estilo manierista del siglo XVII, reconstruido en gran parte en 1908. En la fachada tiene dos figuras de piedra que representan a dos "salvajes",[3] guardianes simbólicos del edificio. Fue sede del Gobierno Civil y Comisaría hasta 1950.

El conocido arquitecto Pedro Cerdán fue quien diseñó el Grupo Escolar Cierva Peñafiel, de estilo ecléctico (principios del siglo XX), en terrenos del desamortizado convento dominico.

También destacan los edificios del Banco Central y la impresionante edificio de viviendas ecléctico llamado Casa Cerdá, del primer tercio del siglo XX obra del arquitecto J. A. Rodríguez, constituyendo otro de los símbolos de la plaza.

Monumento a los Derechos Humanos en la Plaza.

Monumentos[editar]

En la Plaza de Santo Domingo, en uno de los parterres se encuentra el busto conmemorativo del ingeniero Ricardo Codorníu y Stárico, obra del escultor José Planes realizada en 1926. Codorniú fue el creador del desaparecido Jardín de Ruíz Hidalgo y sobre todo, responsable de las históricas repoblaciones efectuadas en numerosas sierras murcianas a finales del siglo XIX, consiguiendo recuperar gran parte de los bosques perdidos por la actividad humana y como lucha contra las lluvias torrenciales que en los montes sin vegetación generaba desastrosas inundaciones en la región. Por este motivo se le denomina el Apóstol del árbol.

También existe un pequeño monumento en honor a los Derechos Humanos.

Referencias[editar]

  1. «Región de Murcia Digital. Murcia. Patrimonio. Plaza de Santo Domingo. Historia y personajes.» (2012). Consultado el 28/01/2012.
  2. «Región de Murcia Digital. Murcia. Patrimonio. Plaza de Santo Domingo. Zonas que la rodean.» (2012). Consultado el 28/01/2012.
  3. Murcia, Guía Artística. Murcia: Consejería de Cultura, Educación y Turismo. 1988. p. 17. ISBN 84-7564-068-0.