Perales del Río

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Perales del Río
Flag of None.svg
Bandera
Coats of arms of None.svg
Escudo
Perales-del-Río-mapa.PNG
País Flag of Spain.svg España
Población 8.743 hab.
[editar datos en Wikidata]
Iglesia de los Santos Justo y Pastor.

Perales del Río es un barrio de Getafe (Comunidad de Madrid, España). Está situado a 12 km al este del centro de Getafe, muy cerca del río Manzanares (de ahí su nombre). Este barrio no está unido a la ciudad, por lo que se puede denominar pedanía.

Respecto a la Prehistoria, han sido hallados piezas de sílex datadas entre 100.000-50.000 a.C. que se asocian a la cultura musteriense o acholense. A parte de lo anterior, en las proximidades de Perales del Río, se han encontrado fragmentos óseos de mamíferos de distintas épocas tales como el mamut o el elefante antiguo, que perteneció al Pleistoceno medio. Por último, señalar que han encontrado restos de cerámica prehistóricas( concretamente 5173 fragmentos) en el yacimiento de Arenero de Soto, muy próximo a nuestro barrio.

Es curioso, que en torno a los siglos XVI y XVII, Getafe tuviese entidad de "lugar", mientras que Perales del Río con unos 20-26 habitantes y una economía bastante menos desarrollada tuviese entidad de "villa". Recientemente se ha precedido a su canalización como medida para solventar la degradación que estaba sufriendo el cauce.

Además, Perales del Río ha sido también una zona de trashumancia activa, ya que en esta época, la Comunidad Autónoma de Madrid tiene catalogadas 1796 vías pecuarias que tienen en total unos 4200 Km ., de las cuales pasan por la “villa”: la Cañada Real o Senda Galiana, la Vereda de San Marcos, la Vereda del Camino Real de San Martín, la Vereda del Molino y la Vereda de Leganés a Perales del Río.

Es el barrio menos poblado del municipio, con 25.000 habitantes, pero actualmente se está ampliando mediante proyectos urbanísticos. Se puede decir que este es el barrio más antiguo de Getafe, puesto que en esta zona próxima al río se han encontrado restos de villas romanas, visigodas y medievales. En Perales del Río está la iglesia de los Santos Justo y Pastor, patronos de la Ciudad de Alcalá de Henares, recientemente reconstruida pues fue bombardeada en la guerra civil y data del siglo XVIII.

El barrio dispone de los Colegios Públicos "Julián Besteiro" y "Daoiz y Velarde", el Colegio Concertado "Santa Teresa de Jesús", el IES "Ignacio Aldecoa", un polideportivo y una piscina municipal, además de otros servicios como centro comercial, campos y pistas de Fútbol y Baloncesto y Centro Cívico que ha sido recientemente inaugurado. Parte de este barrio está emplazado dentro del Parque Regional del Sureste, lo que hace que crezca solo en dirección oeste. La carretera regional que une Villaverde y San Martín de la Vega atraviesa el barrio, así como otra que va al centro de Getafe. La línea urbana de autobús L-4, que pasa cada 30-45 min es la que une este barrio aislado con el resto de Getafe, mientras que las líneas de autobús interurbano 411 y 415 lo unen con Madrid. Se está ampliando mucho últimamente y creciendo apresuradamente.

La patrona del municipio es la Virgen del Carmen. Su festividad se celebra el 16 de julio. Dentro de la pedanía hay un conjunto de casas que forman el Caserío de Perales, donde se ubica la iglesia de los Santos Justo y Pastor. Allí es donde se celebra el día del Espárrago, donde la asociación de vecinos invita a una degustación de espárragos verdes a la plancha y cerveza fresquita junto a un mercadillo de artesanía, todo ello amenizado por dos grupos de rock. Dicha fiesta se suele celebrar el primer fin de semana del mes de junio, siempre y cuando no coincida con los festejos de Nuestra Señora de los Ángeles.

De especial mención cabe destacar el espacio natural más importante del barrio, Las Lagunas de Perales. Actualmente el complejo consta de tres lagunas de diverso tamaño. De origen artificial, las lagunas surgieron como tantos otras, de la extracción de áridos hasta romper el nivel freático y aflorar el agua subterránea. La fauna que contiene es bastante diversa en cuanto a número de especies y densidad poblacional se refiere, destacando el gran número de vertebrados presentes. Respecto a los mamíferos destaca el gran número de conejo común que se pueden observar tanto directamente como por sus actividades vitales :madrigueras y letrinas.

La vegetación existente en el interior del recinto resulta insuficiente para mantener la población actual de lagomorfos por lo que éstos deben alimentarse en el exterior y volver al interior, más seguro, donde está ubicada su madriguera.

Respecto a las aves se han identificado en el interior del recinto más de 30 especies, aunque muchas de ellas no residentes. La especie más habitual en las lagunas es el verderón común (Carduelis chloris), seguida del gorrión común (Passer domesticus).

La vegetación existentes paupérrima, destacando principalmente la presencia de retama. La retama es una leguminosa muy resistente y perfectamente a climas áridos o subáridos necesitando muy poca agua.

Crece habitualmente en suelos pobres en nutrientes en los que casi ningún otro vegetal puede establecerse, por lo que resulta un excelente indicador de la calidad del suelo.

La abundancia de esta planta nos indica que a pesar del tiempo que llevan valladas las lagunas, se ha hecho poco o muy poco por hacer de estás un ecosistema más rico. Igualmente criticable es la política de plantación de árboles que en ellas se está llevando a cabo.

En lugar de plantar vegetación autóctona de la zona y, por tanto, más apropiada tanto para la fauna que en ella vive como para las condiciones climatológicas del lugar, se ha optado por plantar coníferas bastante inapropiadas por diversas razones.

El río, como en tantas y tantas ciudades, ha sido el punto sobre el que se produjeron los primeros asentamientos. Sin embargo actualmente el crecimiento del barrio es en sentido contrario debido precisamente a que el río actúa como barrera impidiendo la expansión hacia el este.

Esta variabilidad de caudal no va ligada necesariamente a la climatología ni a la época del año, sino que depende de los vertidos que recibe, como se observa en la foto superior o en la del final del artículo.

La acequia de Perales constituye un pequeño cauce que discurre paralelo al río Manzanares, con el cual se comunica.

Las agujas de estos árboles presentan sustancias inhibidoras del crecimiento de otras plantas, convirtiendo el suelo de los bosques que forman en poco más que desiertos de flora.

Además estos árboles, no adaptados a nuestras temperaturas tienden a arder con más facilidad que la vegetación propia de la zona.

A pesar de la cantidad de depuradoras que nos rodean y las secadoras de lodo, el agua que baña nuestro barrio es la que se observa en la fotografía; marrón, opaca y maloliente. Dadas estas condiciones resulta desalentador pensar en la flora y fauna presentes, salvo por los omnipresentes mosquitos, quizá más peraleños que cualquiera de nosotros.

El arroyo de La Abulera es un pequeño cauce fluvial que vierte sus aguas al río Manzanares, del que es afluente, a su paso por Perales del Río

Las paredes, de más de 1 metro de altura, son de cemento y totalmente verticales, impidiendo el asentamiento de cualquier tipo de planta.

Se han cementado los últimos 500 metros, hasta su desembocadura en el río Manzanares.

Presenta un escaso caudal, pero que es bastante regular a lo largo del año.

Como tantas otras veces el resultado de este proyecto ha sido pésimo, convirtiendo un arroyo natural en un canal de cemento al que poder verter más fácilmente los desechos.

Es impensable hablar de calidad del agua con poco que miremos las imágenes, pues sus blanquecinas aguas están cargadas de nutrientes y sustancias contaminantes que acabarán en el río Manzanares, en el sustrato, en las plantas y quizá en nosotros mismos.
Este elemento es sumamente antiguo y data al menos de la construcción de El Carmen II. Siempre ha presentado el recorrido actual, aunque es muy inestable en el tiempo, encontrándose totalmente seco en unas temporadas mientras que llega a presentar agua corriente en otras.

¿Qué sería de Perales del Río sin el río que le da nombre? Esta arteria fluvial dio la vida necesaria para que se asentasen los primeros pobladores de la zona en tiempos pretéritos.

Este arroyo actúa de frontera natural entre los municipios de Getafe y Madrid por el norte.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]