Orinoterapia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La orinoterapia (también llamada uroterapia o urinoterapia) es una pseudoterapia que consiste en beber la propia orina. Sus defensores sostienen que se trata de una terapia eficaz en un amplio abanico de dolencias, incluso graves. No existe evidencia de tal eficacia.

Historia[editar]

La mayoría de culturas antiguas han usado la orina como medicina.[cita requerida] En la actualidad, los practicantes de la orinoterapia sostienen, basándose en este uso tradicional, que la orina tiene varias propiedades medicinales y preventivas.

Antigua Roma[editar]

En la antigua Roma, existía una tradición entre los galos[cita requerida] que consistía en usar la orina para blanquear los dientes. Un poema famoso del poeta romano Cayo Valerio Catulo, criticando a un celtibérico llamado Gellius Egnatius, dice:[1][2]

Egnatius, debido a que el tiene dientes blancos,
sonríe todo el tiempo. Si eres demandado
en el tribunal, cuando el abogado señale lagrimas,
el sonríe: si estas de duelo en la pira
de piadosos hijos, la solitaria madre llorando,
el sonríe. Lo que sea, donde sea,
haga lo que haga, el sonríe: el se enferma,
ni cortes, yo diría, ni encantador.
Por tanto le recuerdo, de mi, buen Egnatius.
Si tu fueras un sabino o tiburtino
o un gordo umbro, o un regordete etrusco,
o un lanuviano de oscuros dientes, o del norte de Po,
y yo mencionaré mi propia veronesa también,
o quien sea limpie más religiosamente sus dientes,
Aun quiero que no sonrías todo el tiempo:
no hay nada mas tonto que sonreír tontamente.
Ahora, eres celtibérico: en el país de Celtiberia,
lo que cada hombre mea, lo acostumbra utilizar para cepillar
sus dientes y sus rojas encías, cada mañana,
de modo que el hecho de que tus dientes están tan pulidos
solo muestra que estás más lleno de pis.

India[editar]

Hace más de 5.000 años, se escribió un texto religioso Sánscrito llamado el Damar Tantra, el cual contiene 107 versos exaltando las virtudes médicas de la orina.[3]​ En este texto, la orinoterapia es referida como Shivambu Kalpa. Aquí, shivambu puede ser traducido como "las aguas de Shiva", haciendo alusión a la orina. Este antiguo texto indio sugiere, entre otros usos y recetas, masajear la propia piel con orina concentrada. En la tradición ayurvédica de la India, la orinoterapia también se llama amaroli.

Otras culturas[editar]

  • En China, la orina de los niños es considerada curativa. En las regiones al sur de China, el rostro de los bebés es lavado con orina para proteger su piel.[cita requerida]
  • Los franceses habitualmente empapan calcetines en orina y los enrollan alrededor de sus cuellos para curar la faringitis estreptocócica.[cita requerida]
  • En Sierra Madre (México), los granjeros preparan cataplasma para huesos rotos haciendo que un niño orine en un tazón de polvo de maíz quemado. La mezcla es hecha pasta y se aplica sobre la piel.[4]
  • Los aztecas usaban orina para limpiar heridas externas y prevenir infecciones, además de administrarla como bebida para sanar problemas estomacales e intestinales.[cita requerida]

Durante el Renacimiento, al igual que en la antigua Roma, la orina era usada para blanquear los dientes, aunque ellos no necesariamente consumían su propia orina.[cita requerida]

Algunas hipótesis sobre la utilidad terapéutica de la orina[editar]

Picadura de medusas e insectos[editar]

Orinar sobre picaduras de medusas, avispas y abejas es un remedio popular,[cita requerida] pero puede ser contraproducente ya que puede originar sobreinfección bacteriana en el sitio de la picadura.

Posibles efectos anticancerígenos[editar]

En 1997, Joseph Eldor, del Instituto Teórico Médico en Jerusalén, publicó un artículo en la revista Medical Hypotheses, (que provee un espacio para publicar ideas no convencionales en medicina y cuyos artículos no son evaluados por pares) sugiriendo que dado que las células cancerígenas liberan antígenos que aparecen en la orina, la autoterapia oral podría estimular el sistema linfático intestinal para producir anticuerpos contra esos antígenos.[5]​ Sin embargo, no hay investigación científica que avale la afirmación de que la orina, administrada en cualquiera de sus formas, pueda ayudar en el tratamiento del cáncer [6]​ y los restantes componentes químicos en la orina pueden tener efectos negativos en la salud al ser ingeridos.

Efecto antibacteriano de la orina[editar]

Donald Kaye, profesor asociado de medicina del Centro Médico de la Universidad Cornell, de Nueva York, publicó un extenso estudio en 1968[7]​ sobre la actividad antibacteriana in vitro de la orina humana. Al ser un experimento in vitro, no se pueden extrapolar sus conclusiones, y es erróneo usarlo como evidencia de su utilidad como antibacteriano en uso interno.

Caso de muerte después de administración intravenosa de orina[editar]

El 6 de febrero de 2009, Gabriela Ascarrunz, boliviana de 30 años (ó 35, según otros informes), falleció por una infección generalizada luego de que su amiga, Mónica Schütt, le inyectara orina a través de suero intravenoso. La mujer había sido hospitalizada dos días antes. Según su padre, los médicos le habían diagnosticado adherencia intestinal, y estaba a punto de ser operada. El hecho fue descubierto, pero la mujer falleció dos días después.[8]

Gabriela tenía una infección abdominal, atribuida a una operación de grapado gástrico a la que se había sometido en Tacna, Perú. Según el médico Emilio Fernández, Gabriela fue diagnosticada de abdomen agudo. Según declaraciones de Schütt, su amiga era anémica y diabética, ambas condiciones las cuales pueden predisponer a infecciones post quirúrgicas, por lo que Mónica Schütt decidió administrarle orina a través del suero intravenoso, temiendo que no soportaría la operación, según declaración del fiscal [9]

La diseñadora habría llegado a la clínica en compañía de su madre y aprovechando que la paciente se encontraba sola, habría procedido a ponerle paños empapados con orina en el abdomen e inyectar orina en la bolsa de suero que recibía por goteo intravenoso, horas antes a la operación de su amiga. Justo terminando esta operación, volvió el padre de la enferma y, según su declaración al fiscal,[10]​ se percató de los hechos, se opuso, haciendo marcharse a Schütt y llamando a una enfermera para cambiar el suero. A pesar de que la orina es estéril dentro de la vejiga, se contamina fácilmente tras su excreción, especialmente si no es manipulada con técnica estéril y refrigerada.

La diseñadora de modas Monica Schütt se marchó a Estados Unidos tras la muerte de su amiga, e intentó desde allí que le representara su abogado o su madre ante la justicia boliviana. Hasta el día de hoy es considerada una prófuga de la justicia boliviana .

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Tus dientes!, para Egnatius, poema de Catulo
  2. Características de Catulo' Ficción Social. Christopher Nappa, Frankfurt-am-Main: Peter Lang, 2001. Pp. 180. ISBN 3-631-37808-4. SFr.56.00.
  3. «IndiaDivine.org: Shivambu from the Damar Tantra». (Contiene versos 1 a 30 en inglés)
  4. Orinoterapia, Martin Gardner, Escéptico Inquisidor, Mayo-Junio de 1999.
  5. Orinoterapia para pacientes con cáncer, J. Eldor, Medical Hypotheses 48 (#4, abril de 1997), pp. 309–315. PMID 9160284.
  6. Orinoterapia, hoja informativa en la Sociedad Americana de Cancer.
  7. [1] Donald Kaye (1968), Antibacterial activity of human urine, J. Clin. Invest. v. 47, p 2374-2390
  8. «Una modelo fallece tras dosis de orina» Caracol Radio. Consultado el 14 de abril de 2012
  9. «Crónica Viva - Muere modelo boliviana tras ser inyectada con orina en la sangre». 
  10. Diario "El Día", 11 de feb 2009, La disenadora reconoce que sí inyectó orín + declaración del padre

Enlaces externos[editar]