Nim Chimpsky

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nim Chimpsky (19 de noviembre de 1973 – 10 de marzo del 2000) fue un chimpancé el cual fue sujeto de un  extenso estudio de adquisición de lenguaje animal (nombre en clave 6.001) en la Universidad de Columbia, dirigido por Herbert S. Terraza; el análisis lingüístico estuvo dirigido por el psicolingüista Thomas Bever. Chimpsky recibió su nombre como un calambur con el de Noam Chomsky, teórico principal sobre la estructura del lenguaje humano y gramática generativa, quién sostiene que los humanos están "programados" para desarrollar lengua.[1]​ Normalmente llamado Nim Chimpsky, su nombre completo era Neam Chimpsky, y Nim su abreviatura.

La validez del estudio es discutida, cuando la Terrace argumentó que todo estudio sobre el lenguaje de los simios , incluyendo Proyecto Nim, estuvo basado en información errónea sobre los chimpancés. R. Allen y Beatrix Gardner habían hecho un estudio similar más temprano, llamado Proyecto Washoe, en el cual otro chimpancé fue criado como un niño humano.[2]Washoe recibió afecto y participó en la toda actividad social diaria con su familia adoptiva. Su capacidad de comunicación era de lejos más desarrollada que la de Nim. Washoe vivió 24 horas al día con su familia humana de nacimiento. Nim, con 2 semanas de vida fue criado por una familia en un entorno familiar por padres sustitutos humanos, como parte de un estudio "concebido a principios de los 70 como desafío a las tesis de Chomsky de que los humanos son los únicos que tienen lenguaje", pero cuyos "datos, junto con datos de otros estudios, no dieron ninguna evidencia de la capacidad de un simio para utilizar una gramática".[3]​ Ambos chimpancés pudieron utilizar fragmentos de la Lengua de signos americana para hacerse entender. 

Proyecto Nim[editar]

Proyecto Nim era un intento de ir más allá del Proyecto Washoe. Terrace y sus colegas pretendieron utilizar téxnicas experimentales más exhaustivas, y la disciplina intelectual de análisis experimental de comportamiento, de modo que las capacidades lingüísticas de los simios pudieran ser expuestas de forma más sostenida.

Roger Fouts escribió:

Dado que el 98.7% del ADN en humanos y chimpancés es idéntico, algunos científicos (aunque no Noam Chomsky) creen que un chimpancé criado en una familia humana, y utilizando LSA (Lengua de signos americana), podría arrojar luz sobre la direccióon de que el lenguaje es adquirido y usado por humanos. El Projecto Nim, encabezado por el psicólogo conductual Herbert Terrace en la Universidad de Columbia,  fue concebido a principios de 1970 como un desafío a las tesis de Chomsky de que sólo los humanos poseen lenguaje.

La atención estuvo particularmente centrada en la capacidad de Nim de dar respuestas diferentes a secuencias diferentes de señales y a emitir secuencias diferentes para comunicar un significado diferente. Sin embargo, los resultados, según Fouts, no fueron tan impresionantes como los declarados con el proyecto Washoe. Terrace, pese a todo, fue escéptico del Proyecto Washoe y, según los críticos, fue lejos para desacreditarlo. 

Dado que Nim aprendió 125 signos, Terras concluyó que no había adquirido nada que los investigadores estuvieran preparados para designar  como "lenguaje" ( como el definido por Noam Chomsky) a pesar de que habían aprendido a repetir a sus entrenadores señales en contextos apropiados. La lengua está definida como un "sistema articulado" doblemente, en qué las señales están formadas para objetos y estados combinados sintácticamente, de maneras que determinan cómo los significados deben ser entendidos. Por ejemplo, "man bites dog" y "dog bites man" utilizan el mismo conjunto de palabras pero debido a su orden serán entendidas por hablantes ingleses denotando significados muy diferentes.

Uno de los colegas de Terrace, Laura-Ann Petitto, estimó que con criterios más estándar, Nim cuenta con un vocabulario más cercano a 25 que a 125. Aun así, otro alumno el cual cuidó de Nim más tiempo que Petitto discrepó de ella y de la manera en la que Terrace dirigió su experimento. Los críticos afirman aquella Terrace utilizó su análisis para destruir el movimiento de la búsqueda del lenguage de los simios. Terrace argumentó que ninguno de los chimpancés utilizaba lenguaje, porque podrían aprender señales pero no podrían formarlas sintácticamente como una lengua, como describió arriba.

Terrace y sus colegas concluyeron que el chimpancé no mostró ningún comportamiento secuencial significativo que revelase gramática humana. El uso de la lengua de Nim era estrictamente pragmático, como medio de obtener un resultado, a diferencia del de un niño humano, el cual puede servir para generar o expresar significados, pensamientos o ideas. No había nada que pudiese ser enseñado a Nim que no pudiese ser enseñado a un palomo usando los principios del condicionamiento operante.  Los investigadores por tanto cuestionaron las declaraciones hechas sobre el comportamiento de Washoe, y argumentaron que los resultados aparentemente impresionantes podrían equivaler a nada más de un efecto de "Clever Hans", por no mencionar una aproximación experimental relativamente informal.

Los críticos de los estudios  lingüísticos de los primates incluyen a Thomas Sebeok,  semiótico e investigador de sistemas de comunicación no humanos, quién escribió:

In my opinion, the alleged language experiments with apes divide into three groups: one, outright fraud; two, self-deception; three, those conducted by Terrace. The largest class by far is the middle one.[4]

Sebeok hizo también comparaciones sobre Washoe con Clever Hans . Algunos psicólogos evolutivos, en efecto estando de acuerdo con Chomsky, argumentan que la imposibilidad aparente de enseñar el lenguaje a animales es indicativo de que la capacidad de utilizar la lengua es un desarrollo connaturalmente humano .[5]

Proyecto Nim, una película documental por James Marsh sobre el estudio de Nim, explora la historia (y la riqueza de imágenes de archivo) para considerar asuntos éticos, las experiencias emocionales de los entrenadores y del chimpancé, y los asuntos más profundos que el experimento levantó. Este documental (producido por BBC Films, Red Box Films, y Passion Films) abrió en 2011 el Festival Sundance de cine.[6]​ La película fue hecha pública en teatros el 8 de julio de 2011 por Roadside Atraccions, y fue sacada en DVD el 7 de febrero de 2012.[7][8]

Objeciones[editar]

La aproximación escéptica de Terrace a las declaraciones de que los chimpancés podrían aprender y entender el lenguaje de signos llevó a arduas disputas con Allen y Beatrix Gardner, quienes iniciaron el Washoe Proyecto. Los Gardner argumentaron que la aproximación de Terrace al entrenamiento, y el uso de muchos ayudantes diferentes, no  desarrollaron los recursos cognitivos y lingüísticos del chimpancé de plenamente. 

Roger Fouts, del Proyecto Washoe , también declara que el Proyecto Nim fue pobremente desarrollado porque no utilizó una metodología lo bastante fuerte para evitar tales comparaciones y defenderse. También comparte el punto de vista de los Gardner de que el proceso de adquirir habilidades de lenguaje a través de interacciones sociales naturales da sustancialmente resultados mejores que el del comportamiento conductista. Fouts argumenta, basándose en experimentos propios, que el conductismo puro puede llevar el uso de lengua a un método principalmente dirigido  conseguir recompensas más que de levantar capacidades de comunicación. Fouts declaró más tarde, sin embargo, que una comunidad de chimpancés LSA (incluyendo Washoe)  estaba utilizando espontáneamente esta lengua como parte de su sistema de comunicación interno. Incluso han enseñado directamente signos LSA a sus hijos (Loulis) sin intervención o ayuda humana. Esto significa no sólo que pueden utilizar la lengua sino que lo que se ha convertido en una parte significativa de sus vidas. [9]

La controversia no está completamente resuelta, en parte porque los costes financieros y otros costes para llevar a cabo los experimentos de entrenamiento del lenguaje con simios hacen difíciles los estudios. Las definiciones de lenguaje e imitación, y la cuestión de cómo fue realizado el lenguage de Nim, son controvertidas. 

Retiro y fallecimiento[editar]

Cuándo Terrac acabó el experimento, Nim fue transferido de vuelta al Instituto de Estudio de Primates en Oklahoma, donde luchó por adaptarse después de ser entrenado para vivir como niño humano durante la primera década de su vida. Cuando Terrace hizo su primera y única visita para ver a Nim después de un año en el Instituto de Estudio de Primates, Nim corrió a Terrace tras verlo visiblemente excitado. También mostró el progreso que había hecho durante el Proyecto Nim, ya que inmediatamente empezó a conversar en lenguaje de signos con Terrace. Nim entró en un estado de depresión tras la marcha de Terrace, quien nunca volvió para verlo de nuevo. Nim desarrolló amistad con muchos de los trabajadores del Instituto de Estudio de Primates, y aprendió algunos signos más, incluido el signo llamado "stone" (piedra) el cual indicaba que Nim quería fumar marihuana.[10]

El Instituto más tarde vendió a Nim al Laboratorio para Cirugía Experimental en Primates. (LEMSIP), un laboratorio  farmacéutico para testar en animales.

Nim Murió el 10 de marzo de 2000 en la edad de 26 de un ataque de corazón. La historia de Nim y otros animales que aprenden lenguaje es contada por Eugene Linden en su libro Silent Partners: The Legacy of the Ape Language Experiments.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Radick, Gregory (2007). The Simian Tongue: The Long Debate about Animal Language. University of Chicago Press. p. 320. 
  2. Berger, Joseph (3 de julio de 2011). «Chasing a Namer lost to Time». The New York Times. 
  3. Terrace, Herbert; Petitto, L. A.; Sanders, R. J.; Bever, T. G. (23 de noviembre de 1979). «Can an ape create a sentence». Science 206 (4421): 891-902. PMID 504995. doi:10.1126/science.504995. «However objective analysis of our data, as well as those obtained by other studies, yielded no evidence of an ape's ability to use a grammar.» 
  4. Wade, N. (1980). «Does man alone have language? Apes reply in riddles, and a horse says neigh». Science 208. pp. 1349-1351. 
  5. Pinker, S.; Bloom, P. (1990). «Natural language and natural selection». Behavioral and Brain Sciences 13. pp. 707-784. 
  6. «Project Nim». Sundance Film Festival. Archivado desde el original el 21 de julio de 2012. 
  7. Fleming Jr, Mike (27 de enero de 2011). «Sundance: Roadside Attractions To Release 'Project Nim'». Deadline. Consultado el 18 de diciembre de 2014. 
  8. «Project Nim». Metacritic. 
  9. Fouts, Roger; Mills, Stephen Tukel (1998). Next of Kin: My Conversations with Chimpanzees. William Morrow Paperbacks. ISBN 978-0380728220. 
  10. «'Project Nim': A Chimp's Very Human, Very Sad Life». NPR.org. NPR. 20 de julio de 2011. 
  11. Silent Partners: The Legacy of the Ape Language Experiments. Ballantine Books. 1987. ISBN 978-0345342348. 

Lectura complementaria [editar]

  • Hess, E. (2008). Nim Chimpsky: El Chimp Quién Sería Humano. Nueva York: Bantam. 
  • Seidenberg, M. S.; Pettito, L.Un. (1979). "Firmando comportamiento en simios: Una revisión crítica". Seidenberg, M. S. (1979). «Signing behavior in apes: A critical review.». pp. 177-215.  7. pp.  
  • Terraza, H. S. (1979). Nim. Nueva York: Knopf. 
  • Terraza, H. S.; Cantante, P. (Noviembre 24, 2011). "Puede Chimps Conversar?: Un Intercambio". Terrace, H. S. (24 de noviembre de 2011). «Can Chimps Converse?: An Exchange».  

Enlaces externos[editar]