Chantek

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Chantek es un ejemplar concreto de orangután con habilidades lingüísticas.

Su nombre propio procede del malayo, y significa «adorable» o «bello».

Chantek nació en 1977 en un centro de primates de Atlanta (Georgia). Lo recibieron con nueve meses y, entre 1978 y 1986, el orangután estuvo totalmente inmerso en un "entorno de signos", teniendo a seres humanos por compañeros y cuidadores, presentes todo el tiempo. Chantek fue criado como un niño, recibía sesiones diarias de signos con profesores y estudiantes que colaboraban en su cuidado diario, y, además, se le había enseñado a limpiarse y tenía que hacer tareas. Recibía un sueldo de arandelas de metal que le gustaba gastar en un restaurante de comida rápida y además le gustaba limpiar la zona donde dormía, dando a veces una mano en la cocina. Se le sacaba a jugar a los parques y lagos cercanos, y una montaña desde la que podía observar las alas deltas que pasaban por el cielo, cuando aún era muy joven. Chantek aprendió varios cientos de signos, y también aprendió a entender el inglés hablado, así como la lengua de signos americana. A Chantek se le acabó dando muy bien el uso de signos y comprenderlos durante sus sesiones con sus profesores. Desarrolló estas habilidades en el mismo tiempo que lo hacen los niños, e incluso inventó algunos signos por su cuenta cuando encontraba objetos nuevos. Por ejemplo, se refería a las lentes de contacto como "ojo bebida", y también usaba adjetivos descriptivos con algunos nombres, como "pájaro rojo". Los profesores de Chantek le dieron un gran número de oportunidades. Él hacía otra clase de juegos, al igual que los niños de la misma edad más o menos. Le gustaba que le hicieran cosquillas y lo persiguieran, y disfrutaba pintando y haciendo manualidades. Pero a medida que envejecía, se hizo demasiado grande para su hogar. Pero desgraciadamente un día, fue acusado de agredir a una estudiante del campus de la universidad, por lo cual Chantek fue expulsado de esta, por ser una amenaza a la comunidad y por escaparse continuamente (ya que tenía la capacidad intelectual de usar herramientas humanas para romper cercas, abrir candados, etc.) y además cancelaron el proyecto de investigación de comunicación lingüística con animales. En consecuencia fue trasladado al centro de primates de Georgia (donde había nacido) estando allí durante 11 años, siendo prácticamente encarcelado y cayendo en una profunda depresión. Pero finalmente fue transferido a un hábitat especial que es parte del Zoo de Atlanta. Allí vive Chantek en un entorno naturalista, con hierba y árboles a los que trepar, y más libertad, pero cuando recién había llegado Chantek creía que era "perros" los demás orangutanes. Pero con el tiempo se adaptó y es feliz, aunque no tiene los mimos privilegios que tenía cuando era joven. Sigue haciendo señales con regularidad al personal del zoo pero no con la misma fluidez que lo hacía antes ya que perdió la práctica, y actualmente sus antiguos profesores lo visitan.