Naylamp

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tumi o cuchillo ceremonial de la cultura Lambayeque, cuyo mango es una representación de Naylamp, con su máscara, sus ojos almendrados y alas en ambos costados.

Naylamp, Naymlap o Ñañlap es un personaje mitológico del Antiguo Perú. De acuerdo a relatos recogidos por cronistas españoles, provino del mar, trayendo la civilización a las tierras lambayecanas (norte del actual Perú), donde fundó un reino o señorío en el que se sucedieron varios reyes (cultura lambayeque), antes de ser conquistado por los chimúes. En el arte precolombino se le representa con rasgos antropomorfos y zoomorfos combinados (preferentemente de ave). Su nombre significaría, en la lengua moche, “ave o gallina de agua”. Para Federico Kauffmann Doig, es una versión más del Dios Andino del Agua.

Etimología[editar]

La primera mención escrita de este personaje mítico proviene del cronista español Miguel Cabello Valboa, que en su Miscelánea Antártica (1586) lo nombra como Naymlap. De allí proviene la variante Naylamp. Dos siglos después, Modesto Ruviños y Andrade, siguiendo también relatos orales, relata básicamente la misma leyenda, mencionando al personaje como Namla (1782). Cabe resaltar que Ruviños Andrade escribió su crónica sin conocer la de Cabello Valboa, lo que nos permite constatar cómo un relato mítico puede permanecer en la memoria colectiva sin alteraciones significativas.

Rubiños Andrade puntualiza también que el nombre de Namla significaba ave o gallina de agua, lo que aludiría a su procedencia marina. Basándose en ello, Federico Kauffman Doig considera que la forma correcta del nombre sería Ñañlap, ya que en idioma muchik, Ñan o Ñain significa ave (de acuerdo a la recopilación de vocablos muchik hecho por Fernando de la Carrera en su obra titulada Arte de la lengua yunga de los valles del obispado de Trujillo, del año 1644). La variante fonética Naymlap de Cabello Valboa se debería a la interpretación peculiar del cronista de la pronunciación del nombre (Naym en vez de Ñan).

La leyenda[editar]

Proveniente del sur y al frente de una flota de balsas, Naylamp llegó a las costas lambayecanas, desembarcando en las playas de la hoy caleta San José y al pie de la desembocadura de un río que se llamó Faquisllanga (río de Lambayeque). Le acompañaba un séquito de funcionarios, versados en diferentes artes y oficios, así como su esposa Ceterni y varias concubinas. Se adentró unos 2 km de la costa, donde construyó un templo, al que nombró Chot (posiblemente la actual Huaca Chotuna) y en el colocó un ídolo de jade verde al que llamó Yampallec. De allí provendría el nombre de Lambayeque dado a la región. Dicho ídolo representaba al mismo Naylamp.

Naylamp sería pues el fundador legendario del Reino Sicán o Lambayeque en el siglo IX d.C. y al morir fue divinizado por sus hijos. Estos contaron que Naylamp era inmortal y que decidió convertirse en ave, regresando a su lugar de origen. La dinastía fundada por Naylamp gobernó los ricos valles de Lambayeque. Dichos reyes fueron: Cium, Escuñain, Mascuy, Cuntipallec, Allascunti, Nofan nech, Mulumuslan, Llamecoll, Lanipat cum, Acunta y Fempallec. Doce en total, incluyendo a Naylamp.

El último de dichos reyes, Fempallec, quiso cambiar de sitio el ídolo Yampallec, lo que acarreó la ira divina. Estando en ese trance, un demonio en forma de mujer se le apareció y lo tentó a tener relaciones carnales. Como castigo divino, hubo un gran diluvio que duró 30 días, al que sucedió un periodo de sequías y hambruna como nunca se había visto (posiblemente se trata de la descripción de los efectos de un severo fenómeno del Niño). Los sacerdotes culparon de los desastres a Fempallec, y en venganza, lo ataron de las manos y los pies, y lo echaron al mar. Así finalizó la dinastía de Naylamp. El valle de Lambayeque quedó sumido en el caos, hasta que el reino Chimú conquistó la región en el siglo XIV.

Cronología[editar]

Aceptando la posibilidad de que Naylamp fuese un personaje histórico, se plantea el problema de su datación cronológica. Tratándose de su carácter de héroe epónimo o fundador de una civilización, se presume que sería de los inicios de la cultura lambayeque, es decir, del siglo VIII d.C. Su imagen empezó desde entonces a ser retratada en el arte lambayeque, manteniéndose hasta antes de la conquista chimú del siglo XIV, tal como lo prueba la evidencia arqueológica. Sin embargo, cabe la posibilidad de que el mito sea mucho más antiguo, remontándose hasta la época moche (siglo II al VII). Ello estaría evidenciado en muestras del arte moche en las que se ve a un gran personaje sobre una balsa tirada por nadadores (lo que también aparece en la cerámica lambayeque). Los lambayeque pudieron haber reelaborado ese mito para explicar el origen de su realeza.

Influencia en el arte[editar]

Muchos estudiosos concuerdan en que Naylamp está representado profusamente en el arte de la cultura lambayeque, siendo ejemplares emblemáticos el llamado tumi de oro o cuchillo de Íllimo y la máscara funeraria de oro de Batán Grande. Pero algunos, como Izumi Shimada, no comparten esta posición.

En líneas generales, a Naylamp se le representa con rasgos antropomorfos y zoomorfos combinados, destacando los ojos almendrados (a veces llamados ojos alados) y alas que le brotan de los costados. Asimismo, suele estar ataviado con un tocado imponente (mitra o sombrero), signo de su alta jerarquía.

Posible origen[editar]

Teoría maya[editar]

El arqueólogo alemán Max Uhle vio en este mito un argumento más a favor de su teoría del origen mesoamericano de la cultura andina. Según Uhle, Naylamp habría sido un personaje maya venido de la lejana Centroamérica y que transplantó su civilización a suelo peruano. Sin embargo la teoría inmigracionista de Uhle fue refutada por Julio C. Tello, quien demostró la antigüedad mayor de la civilización peruana con respecto a la maya. Hay que señalar también que la versión transmitida por Cabello Valboa dice que Naylamp provino de la “parte suprema” del Perú, es decir, del sur, mas no del norte.

Teoría arqueológica[editar]

Si bien es difícil asociar un personaje mítico a la evidencia arqueológica, algunos de los últimos descubrimientos arqueológicos nos pueden dar una idea de la élite gobernante asociada a este personaje. Sin embargo, dado el carácter de ser mitológico de Naylmap, es imposible establecer categóricamente de manera científica su origen.

Las tumbas de élite encontradas nos muestran una élite gobernante multicultural. Mediante análisis de ADN mitocondrial, los arqueólogos han encontrado en mujeres enterradas en la Tumba Oeste de Huaca del Oro (Batán Grande) un claro patrón de vínculos con la población nativa (posiblemente moche) y otros grupos. Es así que la idea de Naylamp (un personaje principal de la élite) viniendo de otra región y mezclándose con la gente local es muy plausible. Además, los diversos artefactos encontrados en la Tumba Este vinculados a culturas ecuatorianas contemporáneas nos podría llevar a pensar que este personaje pudo haber venido del norte. Esto se refuerza con el gran acceso a conchas marinas de esta zona aparecidas en su tumba (Spondylus crassisquama).

Representaciones artísticas[editar]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]